La derecha religiosa: hacia una coalición

0

[Publicado en Rothbard-Rockwell Report, 6 de febrero de 1993]

¿Cómo es que yo, un libertario pro-elección, me levanté y animé cuando el reverendo Falwell anunció, después de la elección, que podría revivir a la Mayoría Moral; y me provocó rechazo cuando Cal Thomas, ex vicepresidente de esa organización, desde su elevado cargo como uno de los columnistas cristianos favoritos de los neoconservadores, instó a Falwell a que no lo hiciera? (12 de noviembre) Thomas aconseja «más compasión y menos confrontación», advirtiendo que estamos en una «cultura post-cristiana», de modo que los cristianos conservadores deberían limitarse a medidas tan «positivas» como gastar su dinero en becas para que los niños asistan a escuelas privadas, y en centros de embarazo en crisis para ofrecer servicios de adopción. En otras palabras: abandonar la acción política, o cualquier confrontación contra el mal.

La mayoría de los libertarios piensan de los cristianos conservadores en los mismos términos escabrosos que los medios de comunicación de izquierda, si no más: que su objetivo es imponer una teocracia cristiana, prohibir el licor y otros medios de disfrute hedónico, y derribar las puertas de los dormitorios para imponer una policía de la moralidad en el país. Nada más lejos de la realidad: los cristianos conservadores están tratando de luchar contra una élite liberal de izquierda que utilizó al Estado para atacar y destruir virtualmente los valores, principios y cultura cristianos.

¿Hay que derribar las puertas de los dormitorios?

Es cierto que el protestantismo del siglo XIX, particularmente en los territorios yanquis del norte, fue impulsado por el pietismo evangélico postmilenarista para usar al Estado para erradicar el pecado, una categoría que fue ampliamente definida, para incluir la ilegalidad del licor, así como del juego de azar, los bailes y todas las formas de romper el sabbat. La sodomía se hizo ilegal, pero también lo fue la inmoralidad heterosexual, como la fornicación y el adulterio. Pero el anticuado pietismo postmilenarista ha estado muerto como un dodo desde la década de los veinte. Mientras que muchos cristianos conservadores están a favor de mantener algunas o todas las leyes sexuales en los libros por razones simbólicas, no conozco ningún grupo cristiano que quiera embarcarse en una cruzada para hacer cumplir estas leyes, o para tener a la policía derribando las puertas de los dormitorios. Para el caso, hay muy pocos grupos prohibicionistas conservadores; si la prohibición llega a los Estados Unidos, será una medida liberal de izquierda, hecha para mejorar nuestra «salud» y para reducir los accidentes en las carreteras. No hay grupos cristianos que quieran perseguir a los gays o a los adúlteros.

La batalla ahora está en un territorio muy diferente. La batalla es sobre las leyes «antidiscriminatorias», para hacer ilegal contratar, despedir o asociar, de acuerdo con la preferencia sexual o la anti preferencia. En el caso de los gays, como en el caso de los negros, las mujeres, los hispanos, los «discapacitados» y otros innumerables grupos victimológicos a los que se dirigen las medidas «antidiscriminatorias», se descubren nuevos «derechos» igualitarios que se supone que deben ser respetados por la majestad de la ley. En primer lugar, estos «derechos» se elaboran a expensas de los derechos genuinos de cada persona sobre su propia propiedad; en segundo lugar, toda esta charla sobre «derechos» es irrelevante, ya que el problema de la contratación, el despido, la asociación, etc. es algo que debe ser decidido por las propias personas e instituciones, sobre la base de lo que sea más conveniente para la organización en particular. Los «derechos» no tienen nada que ver con el caso. Y en tercer lugar, la Constitución ha sido sistemáticamente pervertida para abandonar el gobierno mínimo estrictamente limitado en nombre de una cruzada de los tribunales federales para multiplicar y hacer cumplir estos derechos falsos hasta el último detalle.

Sobre la falsedad de los derechos, hablemos de estos asuntos: supongamos que decido abrir un restaurante chino. Tomo una decisión empresarial consciente de contratar sólo camareros chinos que hablen chino e inglés, ya que quiero atraer a una clientela mayoritariamente china. ¿No debería tener el derecho de usar mi propiedad para contratar sólo camareros chinos? El mismo tipo de decisión de negocios debe ser la correcta y permanecer indiscutible si deseo contratar sólo hombres, sólo mujeres, sólo negros, sólo blancos, sólo gays, sólo heterosexuales, etc. para tomar mi decisión de negocios. Pero, ¿qué pasa si mi decisión comercial resulta ser errónea y pierdo muchos clientes no chinos? En ese caso, mi negocio sufrirá, y yo cambiaré o me retiraré del negocio. Una vez más, debería ser mi decisión, punto. En resumen: las leyes antidiscriminatorias de cualquier tipo son malas, atentan contra los derechos genuinos de la persona y de la propiedad, y son antieconómicas, ya que paralizan las decisiones comerciales eficientes.

Esto nos lleva al primer movimiento controversial de la pre-administración del electo Clinton: eliminar la prohibición de los homosexuales en el ejército. El ejército debe ser considerado como cualquier otro negocio, organización o servicio; sus decisiones deben basarse en lo que es mejor para el ejército, y los «derechos» no tienen nada que ver con tales decisiones. La antigua prohibición militar de los homosexuales en el ejército no tiene nada que ver con los «derechos» o incluso con la «homofobia», sino que es el resultado de una larga experiencia, así como del sentido común. El ejército no es como cualquier organización civil. No sólo sus hombres están en situaciones de combate (que comparte parcialmente con equipos civiles como la policía), sino que el comandante militar tiene un control virtual total sobre la persona y la vida de su subordinado, especialmente en situaciones de combate. En tales situaciones, los abiertamente homosexuales podrían mostrar favoritismo hacia sus seres queridos, y participar en la explotación y el abuso sexual de los subordinados bajo su mando. Añada la incomodidad de muchos en situaciones cercanas e íntimas, y obtendrá la destrucción de la moral y la eficiencia de las unidades de combate.

La respuesta estándar de los gays es interesante por ser abstracta y no responde al punto. A saber: todas las actividades sexuales son y deben ser ilegales en el ejército, y mucho menos ha de permitirse el abuso sexual de sus subordinados. Que se haga que sólo las acciones sean ilegales dicen los defensores de los gays en el ejército, y que se haga cualquier orientación lícita y legítima.

Un problema con esta respuesta que suena libertaria es que confunde lo que debería ser ilegal per se con lo que debería ser ilegal como miembro voluntario de una organización (por ejemplo, el ejército) que puede y debería tener sus propias reglas de membresía, por no hablar de su propia contratación, promoción y despido. En el derecho penal, sólo las acciones (como el robo y el asesinato) deben ser ilegales, y no la orientación mental. Pero quién debe o no debe ser miembro del ejército debe depender de las reglas militares, y no simplemente incluir a alguien que no sea un criminal. Por lo tanto, los tipos frágiles que son medio ciegos claramente no se encuentran en un estado de criminalidad per se; pero seguramente, los militares tienen el derecho de prohibir la membresía de tales personas.

En segundo lugar, la respuesta pro-gay estándar ignora los hechos de la naturaleza humana. Sin duda, los libertarios en particular deberían estar atentos a lo absurdo de hacer que el sexo sea ilegal y luego declarar el fin del asunto. El punto es que los militares entienden que, si bien el sexo en el ejército debe ser proscrito, esto no va a resolver el asunto, porque la naturaleza humana a menudo triunfa sobre la ley. La prostitución ha sido ilegal desde tiempos inmemoriales, pero apenas ha desaparecido. Es precisamente por su astuta comprensión de la naturaleza humana que los militares quieren mantener la prohibición de los homosexuales en el ejército. Los militares no asumen ingenuamente que no hay gays en el ejército o en la marina ahora. Por otro lado, no tiene intención de ir a una «caza de brujas» para tratar de descubrir a los gays secretos. El punto es que, con los gays necesariamente en el armario, el problema del favoritismo, el abuso sexual, etc. se minimiza en gran medida. Sin embargo, si se permite la homosexualidad abiertamente en el ejército, los problemas y el sufrimiento del ánimo aumentarán.

Las mismas restricciones se aplican a fortiori a las mujeres en el ejército, especialmente a las unidades integradas de contacto cercano e íntimo como las que existen en combate. (El antiguo método de las unidades femeninas segregadas para mecanografiar, conducir jeeps, etc. no planteaba tales problemas). Puesto que hay muchos más heterosexuales que homosexuales varones, y puesto que no se trata de un «armario» aquí, el favoritismo y el abuso serán mucho más desenfrenados. Una vez más, la ilegalización del sexo dentro del ejército sería aún más difícil de aplicar. Esto es especialmente cierto en el clima actual, en el que el «acoso sexual» se ha extendido hasta tocar e incluso mirar con los ojos. ¡Piense en las duchas con integración de sexo y piense en el escándalo Tailhook maximizado hasta el enésimo grado!

El problema de las mujeres en el ejército se ha agravado aún más por la normalización de los requisitos físicos de las fuerzas armadas. Dado que resultó casi imposible para las mujeres pasar las pruebas estándar de fuerza y velocidad, estas pruebas han sido entorpecidas para que la mayoría de las mujeres puedan pasarlas; ¡y esto incluye habilidades de combate tan esenciales como llevar armas y lanzar granadas!

Finalmente, los libertarios volverán a su argumento estándar de que mientras que todas estas restricciones se aplican a las organizaciones privadas, y que los «derechos» no se aplican a dichas organizaciones, los derechos igualitarios sí se aplican a organizaciones gubernamentales como el ejército. Pero, como he escrito en el caso de si alguien tiene «el derecho» de apestar una biblioteca pública sólo porque es pública, este tipo de nihilismo tiene que ser abandonado. Estoy a favor de privatizarlo todo, pero a menos que sea un día glorioso, los servicios gubernamentales existentes deben ser operados de la manera más eficiente posible. Sin duda, el servicio postal debería ser privatizado, pero, a la espera de ese feliz día, ¿deberíamos abogar por permitir que los trabajadores postales arrojen todo el correo al contenedor de basura, en nombre de hacer que ese servicio sea lo más terrible posible? Aparte de los horrores que tal posición impondría a los consumidores pobres (que somos nosotros), hay otro grave error en esta posición libertaria estándar (que confieso que alguna vez sostuve), que mancha y confunde el justo concepto de «derechos», y lo transmuta de una estricta defensa de la persona y la propiedad de un individuo, a una confusión igualitaria y confusa. Por lo tanto, los «derechos» antidiscriminatorios o incluso de acción afirmativa en los servicios públicos establecen las condiciones para su expansión, sin duda monstruosa, en el ámbito privado.

La cuestión del aborto y la descentralización radical

El tema del aborto es más difícil. Ya que la gente antiaborto considera que el aborto es el asesinato de un ser humano, el derribar las puertas de los dormitorios para detener el asesinato no sería entonces una posición anti-libertad. Y además, obviamente estaría en una categoría muy diferente a la de la aplicación policial de las leyes contra la actividad sexual.

Pero incluso aquí hay un espacio considerable para la coalición entre los libertarios pro-elección y la derecha religiosa pro-vida. En primer lugar, como he escrito sobre el candidato republicano libertario al Congreso Henry Butler, su posición pro-elección no le ahorró la calumnia de la multitud pro-aborto, ya que se opuso a la financiación del aborto por parte de los contribuyentes, no sólo porque estamos en contra de la financiación de la atención médica por parte de todos los contribuyentes, sino también porque es particularmente monstruoso forzar a aquellos que detestan el aborto como asesinato a pagar por tales asesinatos. Además, los pro-elección pueden unirse a los pro-vida para defender la libertad de elección de los contribuyentes y de los ginecólogos, que se encuentran bajo una presión cada vez mayor por parte de los pro-aborto, o de los contrarios.

Pero incluso aparte de la cuestión de la financiación, hay otros argumentos a favor de un acercamiento con los pro-vida. Hay una consideración prudencial: la prohibición de algo como un asesinato no va a ser ejecutable si sólo una minoría lo considera un asesinato. Una prohibición nacional simplemente no va a funcionar, además de ser políticamente imposible de conseguir en primer lugar. Los paleolibertarios pro-elección se lo pueden decir a los pro-vida: «Mira, una prohibición nacional es inútil. Deja de intentar aprobar una enmienda sobre la vida humana en la Constitución. En cambio, por esta y muchas otras razones, debemos descentralizar radicalmente las decisiones políticas y judiciales en este país; debemos poner fin al despotismo de la Corte Suprema y del poder judicial federal, y devolver las decisiones políticas a los niveles estatal y local».

Por lo tanto, los paleos pro-elección deben esperar que Roe v. Wade sea derrocado algún día, y que las preguntas sobre el aborto regresen a los niveles estatal y local-cuanto más descentralizado mejor. Dejar que Oklahoma y Missouri restrinjan o prohíban el aborto, mientras que California y Nueva York conservan el derecho al aborto. Con suerte, algún día tendremos localidades dentro de cada estado tomando tales decisiones. Los que quieran tener o practicar abortos pueden trasladarse o viajar a California (o al condado de Marin) o a Nueva York (o al lado oeste de Manhattan). La refutación estándar de los pro-abortistas de que las «mujeres pobres» que no tienen dinero para viajar se verían privadas de abortos, por supuesto, vuelve a un argumento general igualitario y redistribucionista. ¿Acaso los pobres no están ahora «privados» de viajes de vacaciones? Nuevamente, demuestra la agenda oculta de los pro-abortistas a favor de la medicina socializada y el colectivismo en general.

Un compromiso con la descentralización radical significa que los que eligen deben renunciar a la Ley de Libertad de Elección, que impondría el derecho al aborto por parte del gobierno federal a todo el país. Significa que los libertarios deben dejar de poner todos sus huevos judiciales en la cesta de la esperanza de conseguir buenos tipos, como Richard Epstein o Alex Kozinski, en la Corte Suprema. Mucho más importante es deshacerse de la tiranía judicial federal por completo, y descentralizar radicalmente nuestro sistema de gobierno, para volver a la olvidada Décima Enmienda.

Un desafortunado acto del presidente electo Clinton fue revertir la política de Bush de no financiar a los médicos que aconsejan abortos. Los izquierdistas distorsionaron inteligentemente esta acción como una «invasión de la libertad de expresión de los médicos». Pero no se trataba de «libertad de expresión». Las personas deben ser libres de hablar, pero esto no significa que deban estar protegidas de las consecuencias de dicha expresión. Ninguna persona, y por lo tanto ningún médico, tiene «derecho» a recibir financiación de los contribuyentes. Todo el mundo tiene derecho a decir lo que quiera, pero no a decir lo que quiera y a seguir siendo financiado por los contribuyentes. Y así como los contribuyentes no deben ser forzados a financiar abortos, tampoco deben ser forzados a financiar a las personas que aconsejan abortos.

«Oficializando» la religión

Durante décadas, los cristianos han sufrido un asalto organizado que ha expulsado a las expresiones del cristianismo de la escuela pública, de la plaza pública y casi de la vida pública. La razón ha sido una torsión absurda y una inflación excesiva de la prohibición de la Primera Enmienda de establecer una religión. Establecer una religión tiene un significado específico: pagar a los ministros e iglesias con fondos de los contribuyentes. Prohibir incluso la oración voluntaria en las escuelas públicas, o prohibir la enseñanza de la religión, es una mala interpretación intencionada del texto y de la intención de los autores, con el fin de sustituir nuestra antigua cultura cristiana por una cultura laica de izquierda. La prohibición de las guarderías frente a los ayuntamientos locales demuestra lo lejos que llegarán los secularistas; de hecho, muestra lo totalitarios que son en su empeño por prohibir la religión en las instituciones públicas.

Por lo tanto, en la competencia de las visiones del mundo, los cristianos han tenido que funcionar con ambas manos atadas a la espalda. Desde la competencia, la cosmovisión secularista de izquierda no es llamada una «religión», la expulsión de la cosmovisión cristiana de las escuelas ha dejado el camino claro para que el secularismo de izquierda conquiste el campo de las ideas sin ser desafiado.

Obviamente, ningún libertario puede favorecer la oficialización genuina de una iglesia. Sin embargo, hay que señalar que se suponía que la Primera Enmienda sólo se aplicaría al Congreso, y no a los varios estados, y que algunos estados continuaron teniendo una iglesia oficial mucho más allá de la fundación de la República Estadounidense. Connecticut, por ejemplo, continuó la oficialización de la Iglesia Presbiteriana después de 1789, y sin embargo, no oímos historias de Connecticut quejándose bajo un despotismo intolerable. De modo que si incluso una iglesia oficial en uno o dos estados no necesita ser recibida con histeria, ¿qué debemos pensar de todo el alboroto sobre una guardería, o de la oración voluntaria o «In God We Trust» (En Dios confiamos) en las monedas estadounidenses?

Restaurar la oración, sin embargo, difícilmente resolverá en esta fecha el grave problema de las escuelas públicas. Las escuelas públicas son centros caros y masivos para el lavado de cerebro cultural e ideológico, en lo que desafortunadamente son mucho más efectivas que en la enseñanza de las 3R o en mantener un orden simple dentro de las escuelas. Cualquier plan para comenzar a desmantelar la monstruosidad de las escuelas públicas se encuentra con la oposición efectiva de los sindicatos de maestros y educadores. Es necesario un cambio verdaderamente radical para que la educación pase de la enseñanza pública a la enseñanza privada no regulada, religiosa y laica, así como la escolarización en el hogar por parte de los padres.

Agenda para la derecha cristiana

Estos son sólo algunos de los temas que invitan a una alianza entre los paleolibertarios y la derecha cristiana. Mientras que la derecha cristiana tiene muchas personas maravillosas, también necesita poner en orden su propia casa. Debe asumir dos tareas intra-cristianas vitales y necesarias, para las cuales necesita mucho más espíritu de confrontación y mucho menos «compasión». En primer lugar, debe aumentar los golpes de martillo contra la pietista e invasiva izquierda cristiana, la izquierda traicionera, igualitaria y socialista del «We Shall Overcome». En segundo lugar, debe entrar en el mundo real al oponerse a los dispensacionalistas y a sus predicciones y anhelos de un Armagedón inminente. No sólo sus repetidas predicciones del Armagedón los someten a un ridículo justificable, sino que la concentración en el Armagedón debilita fatalmente su voluntad de participar en la acción política y la confrontación. Además, su interpretación del Libro del Apocalipsis hace que los dispensacionalistas sean aún más fanáticos sionistas que Yitzhak Shamir y los Likudniks.

En resumen, la tarea de los paleolibertarios es salir del agujero libertario sectario y forjar alianzas con «reaccionarios» culturales y sociales, así como político-económicos. El fin de la Guerra Fría, así como el surgimiento de la «corrección política», ha hecho totalmente obsoleta la visión libertaria estándar de que los libertarios están a medio camino o «por encima» de la derecha y la izquierda. Una vez más, como antes de finales de los años cincuenta, los libertarios deberían considerarse a sí mismos personas de derecha.


El texto original se encuentra aquí.

Print Friendly, PDF & Email