Una acusación promercado contra el sesgo izquierdista de las grandes tecnológicas

0

El feed de Twitter del presidente de los EE. UU. Donald Trump se muestra en la pantalla de un teléfono con la bandera estadounidense de fondo en esta foto de ilustración tomada el 2 de agosto de 2020. El presidente de EE. UU., Donald Trump, dijo que la aplicación china TikTok será prohibida en el Estados Unidos. (Ilustración fotográfica de Jakub Porzycki / NurPhoto a través de Getty Images) NURPHOTO VIA GETTY IMAGES

El miércoles pasado, el Capitolio de Washington fue escenario de disturbios políticos. Algunos de los que asistieron al mitin pro-Trump decidieron irrumpir en las instituciones políticas donde se ejerce el poder legislativo.

Los que se reunieron en Washington piensan que ha habido un “fraude electoral”. Esperaban que el Congreso y el Senado invalidaran las certificaciones del Colegio Electoral de estados como Georgia, Arizona y Michigan.

Incluso si nada de eso sucedió, la división entre los estadounidenses se hizo más evidente. Es difícil negar que existe tal desesperación alimentada por la agenda izquierdista (podemos referirnos a eventos como las protestas de Black Lives Matter y el acoso generalizado contra Donald Trump).

Es cierto que Donald Trump llamó a los manifestantes a mantener la paz y respetar la “ley y el orden”. A pesar de ello, la carga política y mediática ha aumentado hasta el punto de pedir un juicio político urgente. Es más, algunos servicios de redes sociales comenzaron a intensificar el sesgo izquierdista.

Las empresas de Mark Zuckerberg y Jack Dorsey (Facebook y Twitter) han suspendido las cuentas de Donald Trump. Algunos servicios de comercio electrónico han retirado el merchandising “trumpista”.

Toda esta confusión está incitando a muchos libertarios de derecha, conservadores, y tradicionalistas a cancelar sus cuentas personales. Estaban considerando opciones alternativas de microblogueo como Gab y Parler.

Evidentemente, las críticas hacia las empresas Big Tech han aumentado. Pero existe una gran disparidad de criterios a la hora de abordar este problema. Por tanto, el objetivo de este ensayo es abordar ese asunto desde una perspectiva pro mercado.

Las grandes tecnológicas le deben demasiado al gran gobierno

Mucha gente piensa que la libre empresa puede, en última instancia, envenenar las libertades individuales. También existe un concepto erróneo grave sobre las causas de la “concentración de propiedades” y los conceptos de monopolio y oligopolio.

Sin embargo, la realidad es muy diferente. Hay fuertes lazos de muchas grandes corporaciones con el gobierno, por lo que hablamos de “Big Government + Big Tech”. Entidades como Google, Facebook y Amazon se benefician considerablemente de los subsidios y exenciones fiscales.

Aparte de eso, esas corporaciones se convierten en partes interesadas del gobierno. A través de los grupos de presión, intentan beneficiarse de las regulaciones políticas. Por alguna razón, se espera que Silicon Valley sea influyente en la administración Biden.

Rara vez escuchará a personas como Bill Gates y Jeff Bezos hablar sobre las bondades de la libre competencia, la propiedad privada, el derecho natural y la economía de mercado. Prefieren formar parte de las élites políticas y financieras que están conectadas al llamado Estado Profundo.

Solo la competencia de libre mercado puede garantizar la libertad de expresión

Sin duda, como consumidores, evaluaremos pública y sinceramente las decisiones de los muchos que se involucran en el mercado como proveedores de servicios, las redes sociales en este caso. El hecho de que algo no sea proporcionado por el gobierno no significa “exención de críticas”.

Lo que se ha mencionado anteriormente se relaciona con el concepto de “democracia económica”. Como señaló el economista austríaco Ludwig von Mises en Manipulation of Money and Credit,

La economía de mercado capitalista es una democracia en la que cada centavo constituye un voto. La riqueza del empresario de éxito es el resultado de un plebiscito de consumidores. La riqueza, una vez adquirida, puede ser preservada solo por aquellos que continúan ganándola de nuevo satisfaciendo los deseos de los consumidores. El orden social capitalista, por tanto, es una democracia económica en el sentido más estricto de la palabra. En último análisis, todas las decisiones dependen de la voluntad de las personas como consumidores.

Gracias a nuestras interacciones en el mercado, podemos optar por recompensar o castigar a Big Tech por la calidad del servicio. En ese caso, los consumidores —usuarios de Internet— decidirían no favorecer a entidades que hacen un gran esfuerzo en impulsar una agenda socialista y revolucionaria.

Los monopolios y oligopolios son el resultado de intervenciones gubernamentales contra una posible descendencia de opciones en el mercado. En otras palabras, así es como las regulaciones políticas pueden actuar como una armadura contra la competencia.

Además, es importante recordar que los servicios de Big Tech están protegidos por declaraciones como la Sección 230 de EE. UU., Que ha sido ampliamente entendida como una exención del gobierno contra la libertad de expresión.

Las regulaciones políticas siempre favorecen a quienes intentan imponer su “verdad oficial” mediante la ingeniería social, considerada por Hans-Hermann Hoppe como una especie de ingeniería social. No importaría si las consecuencias son intencionales o no. La teoría y la práctica tienden a ser diferentes.

Dicho esto, el orden espontáneo puede ser la mejor herramienta contra el sesgo izquierdista de las redes sociales. Además, cabe señalar que la esencia descentralizada y distribuida de Internet y el código abierto juegan a nuestro favor.

A Pro-Market Case Against Big Tech Left-Wing Bias

Print Friendly, PDF & Email