Los inmigrantes no son los únicos que no deberían poder votar

0

vote_money_2Gran parte del debate sobre la inmigración actual en los Estados Unidos se centra en la cuestión de la «amnistía», que es un término vago que puede significar cualquier cosa, desde «no vamos a deportar» hasta «vamos a otorgarle a usted vía rápida a la ciudadanía y los derechos de voto. »

Desde una perspectiva de laissez-faire, el aspecto de la amnistía de deportación – un aumento de la falta de acción federal – es una cosa. La extensión del derecho de voto, sin embargo, es algo completamente distinto.

De hecho, el debate sobre la amnistía ha ayudado a ilustrar la diferencia entre los derechos de propiedad reales, concretos, y los muy diferentes «derechos» políticos, como el voto. La limitación de los derechos de propiedad es siempre ilegítima. La limitación de los derechos políticos, por otro lado, a veces puede ser esencial.

Derechos de propiedad versus «derechos políticos»

Por ejemplo, todo el mundo en todas partes tiene derechos de propiedad, independientemente del tipo de régimen bajo el que vivan y de si el gobierno reconoce la existencia de esos derechos. Estos derechos incluyen el derecho a poseer su propio cuerpo, a la propiedad pacíficamente adquirida y a celebrar contratos pacíficos con otras personas, incluyendo los contratos relativos a empleo y vivienda. Los ciudadanos extranjeros conocidos como «inmigrantes ilegales» también tienen estos derechos.

Pero los derechos de propiedad de este tipo no deben confundirse con los «derechos» políticos que son bastante distintos del derecho de propiedad. De hecho, en la práctica, los derechos políticos como el voto se utilizan a menudo para justificar la coerción en contra de otros en forma de expansión del gasto público y el control del gobierno sobre todos los aspectos de la vida cotidiana.

Los críticos de la amnistía que deseen restringir aún más el libre uso de propiedad por parte de los empleadores, propietarios y trabajadores cometen un error cuando tratan de limitar la inmigración mediante la restricción de los derechos de propiedad. Por otra parte, están en un terreno más sólido cuando intentan restringir la expansión del poder del gobierno mediante la restricción de la franquicia y el número de personas elegibles (a través de la ciudadanía) para recibir cheques del gobierno.

El supuesto detrás de esta posición sobre los inmigrantes es que los recién llegados tienden a buscar una expansión de los beneficios del gobierno, y que son receptores netos de impuestos, que reciben más beneficios fiscales de lo que pagan. Esta es una afirmación empírica que pueden o no ser verdad . Pero, sin duda, es cierto que algunos inmigrantes son de hecho receptores netos de impuestos, y es en esa dirección que debemos dirigir nuestra atención.

Limitar el tamaño del gobierno al limitar el voto

Al hacer sus argumentos en contra de la ampliación del voto a los inmigrantes, los activistas que sostienen esta posición se colocan entre los pocos que realmente se enfrentan al problema de los derechos de voto generalizados en una sociedad donde un gran número de receptores netos de impuestos también tienen la capacidad de votar por más beneficios por ellos mismos.

Sin embargo, cuando realmente empezamos a examinar el gran número de votantes que se benefician de la expansión del gasto público, los inmigrantes empiezan a parecer relativamente insignificantes. Las legiones de los empleados del gobierno, contratistas del gobierno y beneficiarios de la Seguridad Social, todos sabemos que cualquier recorte significativo en el gasto del gobierno los dañarían personalmente. Y votan.

Por lo tanto, si vamos a tomar la posición de que quienes se benefician de los fondos fiscales no deben votar, ¿por qué vamos a mirar solo a los inmigrantes?

Los pagadores netos de impuestos versus los receptores netos de impuestos

En su breve libro Burocracia, Ludwig von Mises examinó este problema en el contexto de los empleados del gobierno. En una sección titulada «El burócrata como votante» Mises explica:

El burócrata no solo es un empleado del gobierno. Él es, bajo una constitución democrática, al mismo tiempo, un votante y como tal es parte del soberano, su empleador. Él está en una posición peculiar: es tanto el empleador como el empleado.Y su interés pecuniario se eleva por encima de su interés como empleador, ya que se hace con mucho más de los fondos públicos que lo que contribuye a ellos.

Esta doble relación se vuelve más importante incrementa el número de personas en la nómina del gobierno. El burócrata como votante desea más conseguir un aumento que mantener el presupuesto equilibrado. Su principal preocupación es engrosar la nómina.

Mises pasó a examinar el surgimiento de poderosos grupos de interés en Francia y Alemania en los años anteriores a «la caída de sus constituciones democráticas.» Según explicó:

No solo eran las huestes de empleados públicos y de empleados de las ramas de negocio nacionalizadas (por ejemplo, el ferrocarril, el correo, el telégrafo y el teléfono), eran los receptores de beneficios por paro y de las prestaciones sociales, así como los agricultores y otros grupos que el gobierno subvencionaba directa o indirectamente. Su principal preocupación era sacar más provecho de los fondos públicos. Ellos no se preocupaban por cuestiones de «ideales» como la libertad, la justicia, la supremacía de la ley, y el buen gobierno. Pedían más dinero, eso era todo. Ningún candidato para el parlamento, las dietas provinciales o ayuntamientos podía arriesgarse a oponerse al apetito de los empleados públicos por un aumento. Los diferentes partidos políticos estaban deseosos de superarse unos a otros en la munificencia.

Mises concluyó:

La democracia representativa no puede subsistir si una gran parte de los votantes están en la nómina del gobierno. Si los miembros del Parlamento ya no se consideran mandatarios de los contribuyentes, sino los representantes de los que reciben sueldos, salarios, subsidios, beneficios y otras dádivas de la tesorería, para los que se hace la democracia .

La lógica de esta posición es simple. Si los contribuyentes con derecho a voto (en concreto, los contribuyentes netos de impuestos) son superados en número o vencidos por los receptores netos de impuestos, entonces, inevitablemente, el sistema económico tiende cada vez más hacia el despilfarro económico, lo que lleva finalmente a la quiebra.

No es sorprendente que muchos comentaristas que señalan con razón el problema de la generosidad y de los votos del gobierno para los inmigrantes también dejen de mencionar a todos aquellos grupos políticamente más poderosos y populares (es decir, los constructores de carreteras y armas, y los pensionistas) cuyos ingresos dependen también de los gastos del gobierno . Y, por supuesto, los empleados «oficiales» del gobierno, todos dependen directamente de cheques del gobierno para recibir ingresos, y en números mucho más grandes que cualquier grupo de inmigrantes.

Aunque la ley federal y las decisiones de los tribunales federales exigen que todos los ciudadanos se les da un estatus de un solo hombre, un voto, queda muy claro que es imprudente en extremo permitir que una persona que depende principalmente de fondos del gobierno para obtener ingresos ejercer un voto en cualquier elección que pueda tener un impacto en su cheque de pago.

En cualquier otro contexto, esto se consideraría un enorme conflicto de intereses. Naturalmente, no podríamos aprobar que un miembro de concejo votara para que la ciudad contrate a su propia firma para pavimentar calles (aunque esto seguramente sucede de todos modos). Y, sin embargo, alegremente aceptamos que a los votantes se les permita hacer algo muy similar.

Y si bien puede ser correcto, sin embargo es políticamente fácil oponerse a los derechos de voto y cheques de asistencia social para los inmigrantes, ya que votan en cantidades relativamente pequeñas. Pero esta acción ascenderá a poco en el largo plazo a menos que los contribuyentes netos comiencen a enfrentar la realidad de que los electores que votan para mantener el dinero del gobierno fluyendo estarán bien representados entre los ciudadanos de hace mucho tiempo que animarán más fuerte el espectáculo de fuegos artificiales de los suburbios en la celebración del Cuatro de Julio del próximo año.


Publicado originalmente el 24 de julio de 2015. El artículo original se encuentra aquí.

Print Friendly, PDF & Email