El plan para “poner fin al control gubernamental” de la BBC no es tan bueno como suena

0

Por todo lo que podría decirse acerca del sesgo izquierdista que tantas veces ha sido exhibido por el monolito británico de noticias y medios patrocinado por el Estado, uno de los temas más consistentes en la historia reciente de la BBC ha sido su relación de adversarios con Jeremy Corbyn. Habiendo hervido a fuego lento en el trasfondo del ciclo de noticias en los últimos años, esta hostilidad hacia el actual líder de extrema izquierda del Partido Laborista de Gran Bretaña se ha esfumado en las últimas semanas como resultado de la cobertura de la BBC del escándalo más reciente de Corbyn.

Este reciente escándalo se relaciona con unas fotos que han surgido de un evento que tuvo lugar en Túnez en 2014, durante el cual el Sr. Corbyn colocó una ofrenda floral en un monumento a miembros de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) que fueron asesinados por un bombardeo israelí en 1985. La controversia surge del hecho de que varios miembros de la OLP, enterrados cerca del monumento, fueron acusados ​​de tener vínculos con la Masacre de Munich de 1972, durante la cual el grupo palestino ‘Septiembre Negro’ tomó como rehenes y mató a 11 miembros del Equipo de los Juegos Olímpicos de Israel y un oficial de policía de Alemania Occidental. Los aliados del Sr. Corbyn han acusado a la BBC de exhibir un fuerte prejuicio contra el líder laborista en su cobertura de esta historia, por supuestamente enmarcarlo como Corbyn haber puesto una corona en las tumbas de los terroristas.

Esta controversia ha catapultado el tema del sesgo de la BBC a las portadas británicas, un tema que tiene un significado especial debido a la forma en que el mito de la “imparcialidad de la BBC” se usa para justificar el financiamiento de la BBC por la medida impopular del gobierno de Derechos de licencia de televisión.

Aprovechando la situación, el Sr. Corbyn ha utilizado este reciente altercado con la BBC como el impulso para lanzar un nuevo plan radical para la reforma de la BBC, que ciertos titulares han llamado un plan para “poner fin al control gubernamental de la BBC”. Desde una perspectiva libertaria, tal posibilidad parecería casi demasiado buena para ser verdad. La extracción de dinero de los pagadores de la tarifa de licencia de televisión para financiar la BBC es un ejemplo de extorsión arbitraria como cualquier otra licencia fiscal o gubernamental, independientemente de la cuestión de la imparcialidad de la BBC. Si alguien en la vida política británica, incluso el liderazgo laborista socialista, abogaba por el fin de ese sistema de privilegio y control gubernamental, era mucho mejor.

Sin embargo, como suele ser el caso, la verdad del asunto resultó ser considerablemente menos optimista de lo que la prensa dominante temía que pudiera ser. De hecho, el plan de Corby no solo no terminaría con los privilegios del gobierno de la BBC, como implicaban ciertos titulares, sino que, por el contrario, los consolidaría aún más.

El plan, pronunciado en un discurso en el Festival de TV de Edimburgo, presentó una amplia gama de propuestas diferentes para los medios de comunicación que son casi incoherentes, desde aburridos puntos de conversación de centro izquierda hasta fantasías zaristas tecnológicas lejanas. En el extremo anterior del espectro se encontraban propuestas para complementar los ingresos de la BBC al imponer un impuesto hipotecado a gigantes tecnológicos, el actual chivo expiatorio de la izquierda británica. Además de esto, el plan de Corbyn incluiría a los “trabajadores” y consumidores en los directorios de las grandes compañías de medios, y permitiría al público elegir a los miembros de la junta de la BBC. En el cada vez más extraño final de las cosas, Corbyn también pidió que todos los que crean contenido para la BBC, empleados de la BBC y proveedores independientes, hagan pública su información sobre su clase social, presumiblemente para permitir que el gobierno imponga su propia visión demográfica. justicia. Finalmente, volviéndose completamente desquiciado de la realidad, Corbyn pidió la creación de una ‘Corporación Digital Británica’ propiedad del gobierno para “rivalizar con Netflix y Amazon”, incluyendo una plataforma de medios sociales controlada por el gobierno para “aprovechar los datos para el bien público”.

El aspecto del plan de Corbyn que llevó a algunos periódicos a caracterizarlo como un “fin del control gubernamental” de la BBC fue la propuesta de que los actuales privilegios de la BBC se pongan en un “estatuto legal permanente”. Esto contrasta con el sistema actual, según el cual el estatuto de la BBC está sujeto a revisión y renovación por parte del gobierno cada diez años, supuestamente otorgando a los ministros influencia para influenciar el contenido del reportaje de la BBC. Independientemente de la dudosa propuesta de que dicho cambio disminuya de alguna manera el sesgo pro-establecimiento de la BBC, está claro que afianzar permanentemente los actuales privilegios coercitivos de la BBC no podría en ningún sentido ser visto como un desenredo de la relación co-dependiente entre el estado británico y sus medios.

Las otras propuestas del plan de Corbyn también adolecen de deficiencias considerables, la mayoría de las cuales serán evidentes para el lector con conocimientos económicos. La propuesta invasora de publicar la clase social de creadores de contenido de la BBC ha sido una fuente particular de ira en reacción al plan de Corbyn. Esto es especialmente cierto dado que las distinciones dentro de la compleja y multifacética estructura de clase británica se han vuelto cada vez menos concretas y claramente definidas a lo largo de las décadas. Esto significa que es probable que el gobierno tenga que publicar una amplia gama de información personal sobre cada individuo para medir una aproximación aproximada de su clase social, incluida información sobre su educación, parentesco, ingresos, familia, área de residencia, etc. .

En resumen, aunque los titulares engañosos podrían haber inspirado inicialmente alguna esperanza de que el conflicto de Corbyn con la BBC podría haber llevado a un retroceso de los privilegios del gobierno de este último, una inspección más cercana de su plan revela que es apenas más favorable de lo que uno esperaría de su marca del socialismo pasado de moda. Sin un replanteamiento mucho más fundamental de la relación entre el gobierno y los medios, no debemos esperar que el actual sesgo de la BBC hacia el gobierno, el estado y el establecimiento cambie de manera más amplia en el corto plazo.


El artículo original se encuentra aquí.

Print Friendly, PDF & Email
Biblioteca Mises
Centro de documentación online
Contenido libre