La Reserva Federal como estafa: Lo que decían en 2007

0

[Escrito presentado la conferencia “Birth and Death of the Fed» en Jekyll Island, Georgia, 26-27de febrero de 2010]

En febrero de 2004, publiqué un artículo titulado “Greenspam”. La lección era no escuchar el falso testimonio de Greenspan. Borrarlo de la mente como mensajes de spam de correo electrónico. Ver lo que ha hecho y lo que está haciendo, para proteger to riqueza y capital. Olviden todo lo que lean sobre su testimonio, excepto las preguntas y comentarios del congresista Paul.

Esta charla será un seguimiento de ese artículo. Describiré a la banca central como una estafa. La Reserva Federal juega con nosotros como un estafador. Una estafa (también conocido como engaño, trile o timo) se define como un intento de defraudar a una persona o grupo ganándose su confianza. La víctima es conocida como el primo, el que realiza la estafa es el timador y los cómplices son los cebos. Los timadores explotan las características humanas como la avaricia, la vanidad, la honradez, la compasión, la credulidad y la ingenuidad. El factor común es que el primo confíe en la buena fe del timador.

Ahora me concentraré en la estafa básica de la Fed de tratar de ganarse y mantener nuestra confianza en su sistema y hacer que no tomemos las debidas precauciones contra los efectos negativos de sus políticas.

La inflación es indudablemente un engaño y parte de la estafa: imprimir dinero y rebajar el valor de los activos denominados en dólares beneficiando simultáneamente a amigos y cómplices políticos es sin duda un fraude que podría clasificarse como estafa. ¡Es incluso más cierto porque cuando la gente acabe perdiendo la confianza en el sistema de la Fed y se dé cuenta de lo que está haciendo ésta, se acabará el juego, el dólar bajará y la Fed terminará!

Hay algunos aspectos básicos más de la naturaleza fraudulenta de la Fed de los que no me ocuparé aquí. ¿Es la Fed una “conspiración”? Es un aspecto del que se ocupa probablemente con mayor detalle el libro de Edward Griffin, The Creature from Jekyll Island. ¿O es la Reserva Federal solo una tapadera para un cártel bancario? De este aspecto se ocupa en detalle la obra de Murray Rothbard.

Dejaremos aparte otros asuntos fraudulentos de la Fed. Asuntos como ¿por qué no se ha auditado la oferta de oro de la nación durante décadas? ¿Por qué la propia Fed no ha sido auditada adecuadamente? Y ¿ha estado la Fed manipulando el mercado del oro o prestando subrepticiamente la oferta de oro de la nación? Supongo que todos estos asuntos están relacionados con la estafa general básica, pero no son necesarios para lo que estamos comentando hoy.

El enfoque básico estará ahora en la misión de la Fed de instaurar en nosotros confianza en la economía al tiempo que instaura en nosotros confianza acerca de las capacidades de la propia Fed. La primera misión es fácil de ver porque lo funcionarios de la Fed son casi siempre optimistas y casi nunca públicamente pesimistas respecto de la economía. La economía siempre se ve bien, cuando no estupenda. Si hay algunos problemas, no hay que preocuparse, la Fed acudirá al rescate con carros de dinero, tipos de interés más bajos y crédito fácil. Si las cosas se ponen peor, lo que no pasará, la Fed será capaz de responder con armas monetarias de estimulación masiva.

Todo esto es coherente con el punto de vista de los economistas de la corriente principal que ven el ciclo económico como causado por problemas psicológicos y sacudidas al azar. En su opinión, es culpa tuya por convertirte en demasiado especulativo y arriesgado y luego caer en la aversión al riesgo y la depresión. ¡Es culpa tuya!

También limitaré mi análisis en términos de tiempo. Cuando empecé a preparar la materia de esta charla (hace muchos meses), la única razón por la que se limitó a 2007 fue que fue el periodo anterior a la aparición de la crisis actual. La crisis se reveló finalmente en 2007. Con todos los datos a su disposición, sin duda la gente habría estado advirtiendo a la gente para que se preparara para lo que se avecinaba. De hecho, podemos probablemente elegir cualquier periodo y encontrar el sentimiento constantemente optimista expresado por la comunidad establecida. No tenía declaraciones o testimonios concretos en mente cuando se eligió el título de la charla, solo la convicción de que “estafa” era una parte coherente y segura de cómo opera la Fed.

También limito mi análisis a los principales cargos de la reserva Federal. Después de todo, es su estafa. Sin embargo podríamos extender asimismo la investigación y encontrar seguramente declaraciones y testimonios similares de otros cargos en el Departamento del Tesoro y la Casa Blanca, así como de defensores y promotores de malas inversiones desde Wall Street al complejo inmobiliario. Lo que haré aquí es cortar y pegar sus palabras y presentar lo más destacado de sus discursos. Como cabe prever, sus testimonios y discursos son muy matizados y cautelosos.

Bernanke

Banca central y supervisión bancaria en Estados Unidos” – Discurso realizado en la reunión anual de la Allied Social Science Association en Chicago el 5 de enero de 2007

Empecemos a principios de 2007 con el presidente de la Fed, Ben Bernanke. El antiguo profesor de economía de Princeton dio un discurso en la reunión anual de la  American Economic Association. Bernanke es el primer presidente de la Fed que procede de la universidad desde Arthur Burns. Fue Burns el que nos ayudó a abandonar el patrón oro. ¡Dios sabe adónde nos lleva Bernanke!

Al dirigirse a sus colegas economistas de la corriente principal, Bernanke fue inusualmente descarado al describir el acceso y capacidad de Fed al uso de información y datos referidos a los mercados financieros. Este conocimiento y experiencia incluye el mercado de activos derivados y garantizados. Describe a la Fed como una especie de superhéroe para los mercados financieros. Al explicar el papel de la Fed como reguladora jefe de los mercados financieros, hace poderosas afirmaciones respecto de la capacidad de la Fed de identificar riesgos, anticipar crisis financieras y responder efectivamente a cualquier reto financiero.

Muchas grandes corporaciones bancarias son participantes complejos en los mercados financieros, incluyendo los mercados de activos derivados y garantizados. Al monitorizar y analizar las actividades de estos bancos, la Fed obtiene información valiosa acerca de tendencias y el discurrir actual de estos mercados. Junto con el conocimiento obtenido mediante su política monetaria y sus actividades de pago, la información obtenida a través de estas actividades de supervisión da a la Fed una compresión excepcionalmente amplia y profunda del discurrir de mercados e instituciones financieros. (…)

Con su capacidad como banco supervisor, la Fed puede obtener información detallada de estas instituciones acerca de sus operaciones y prácticas de gestión del riesgo y realizar las acciones necesarias para ocuparse de riesgos y deficiencias. La Fed es asimismo o bien el supervisor directo o paraguas de varios grandes bancos comerciales que son críticos para el sistema de pagos mediante sus actividades de compensación y liquidación.

En otras palabras, la Fed lo sabe todo acerca de los mercados financieros. Pero la cosa empeora:

Sin embargo, en mi opinión, los mayores beneficios externos de las actividades supervisoras de la Fed son los relativos al papel de la institución en prevenir y gestionar crisis financieras.#

En otras palabras, la Fed puede prevenir la mayoría de las crisis y gestionar las que se produzcan.

Finalmente, el amplio rango de las actividades de la Fed en los mercados financieros, incluyendo no solo la supervisión bancaria y sus roles en el sistema de pagos pero también la interacción con los operadores primarios y la monitorización de los mercados de capitales asociados con la realización de la política monetaria, han dado a la Fed un amplia y única experiencia en evaluar y responder ante dificultades financieras emergentes.

En otras palabras, la Fed es una previsora experimentada y de largo alcance de las crisis financieras. Es una afirmación fuerte dado el desastroso historial de Bernanke en pronosticar acontecimientos a corto plazo.

El presidente Bernanke es tristemente famoso en Internet por el vídeo en YouTube que atestigua su visión de color de rosa de la crisis que se desarrollaba entre 2005 y 2007. Negaba que hubiera una burbuja inmobiliaria en 2005, negaba que los precios de las viviendas pudieran bajar significativamente en 2005 y que afectara a la economía real y al empleo en 2006 y trataba de calmar los miedos respecto del mercado de hipotecas subprime. Declaraba que esperaba un crecimiento y fortalecimiento razonable en la economía en 2007 y que el problema en el mercado subprime (que ya se había presentado) no impactaría en el mercado hipotecario en general. A mediados de 2007 declaraba que la economía global era fuerte y predecía una rápida vuelta al crecimiento normal en Estados Unidos. Recuerden que los austriacos estaban escribiendo acerca de la burbuja inmobiliaria, sus causas y los posibles resultados ya en 2003.

Probablemente la peor de las declaraciones de Bernanke se produjo en 2006, cerca del cénit de la burbuja inmobiliaria y en un momento en que todas las manipulaciones hipotecarias exóticas estaban en pañales. Era la era de la hipoteca subprime, la hipoteca con solo intereses, el préstamo sin documentación y el apogeo de los títulos con garantía hipotecaria. El nuevo presidente de la Fed admitía la posibilidad un “crecimiento más lento en los precios de las viviendas”, pero declaraba confiadamente que si esto ocurriera sencillamente bajaría los tipos de interés.

Bernanke también declaró en 2006 que creía que el mercado hipotecario era más estable que en el pasado. Apuntaba en particular que “nuestros inspectores nos dicen que los patrones de préstamos son en general sólidos y no son comparables a los patrones que contribuyeron a amplios problemas en el sector bancario hace dos décadas. En concreto, se han mejorado las prácticas de tasación inmobiliaria”.

Amigos míos, esto es la Fed. Tomamos un presupuesto de 100.000 millones de dólares, miles de economistas y estadísticos, añadimos todos los datos económicos, incluyendo información detallada relativa a toda gran empresa financiera y ¿qué tenemos? Producción de respuestas constantemente erróneas o respuestas que están pensadas para mantener la “confianza” del ciudadano medio.

Mishkin

Gestión del riesgo empresarial y concesión de hipotecas” – Discurso realizado en el Forecaster’s Club en Nueva York el 17 de enero de 2007

Menos de dos semanas después del discurso de Bernanke ante la American Economic Association, su colega académico Fred Mishkin, gobernador del Consejo de la reserva Federal, subió al estrado del Forecaster’s Club de Nueva York. Importante economista y experto de la corriente principal, Mishkin se dirigió al grupo sobre el tema “Gestión del riesgo empresarial y concesión de hipoteca”.

Empieza:

En los últimos diez años hemos visto subidas extraordinarias en los precios de las casas (…) pero (…) es extremadamente difícil decir si están por encima de su valor fundamental. (…) Sin embargo, cuando los precios de los activos aumentan de forma explosiva siempre parece una preocupación de que pueda estar creándose una burbuja y que su estallido pueda llevar a una brusca caída de precios que pueda dañar seriamente la economía. (…)

El tema es aquí el mismo que se aplica a cómo deberían responder en general los bancos centrales a potenciales burbujas en precios de activos: Como los consecuentes desplomes de estos precios de activos podrían ser altamente dañinos para la economía (…) ¿debería la autoridad monetaria tratar de pinchar, o al menos ralentizar el crecimiento, de las burbujas que se produzcan?

Creo que la respuesta es no.

En otras palabras, si la Fed no está preocupada, usted tampoco debería estarlo.

No cabe duda de que las burbujas en los precios de los activos tienen efectos negativos potenciales en la economía. El alejamiento de los precios de los activos de los fundamentales puede llevar a inversiones inapropiadas que disminuyan la eficiencia de la economía.

En otras palabras, hay algunos problemas teóricos con las burbujas- Pero Mishkin tiene una teoría que dice que las burbujas no pueden existir.

Si el banco central no tiene ventaja informativa, y si sabe que se ha desarrollado una burbuja, también lo sabrá el mercado y la burbuja estallará. Así que cualquier burbuja que pueda ser identificada con certidumbre por parte del banco central es poco probable que se desarrolle mucho más.

Luego cuenta a sus oyentes que en el improbable caso de una burbuja, realmente no sería un problema:

Los desplomes en los precios de los activos pueden a veces llevar a serios episodios de inestabilidad financiera. (…) Aún así hay varias razones para creer que esta preocupación acerca del estallido de burbujas puede ser exagerada.

Para empezar, el estallido de burbujas en precios de los activos a menudo no llevan a una inestabilidad financiera. (…)

Hay incluso razones más fuertes para creer que un estallido de una burbuja en los precios de la vivienda es poco probable que produzca una inestabilidad financiera. Los precios de las viviendas son mucho menos volátiles que los de las acciones, las caídas tras subidas no son lo normal y las caídas que sí se producen normalmente son relativamente pequeñas. (…) Por tanto, las caídas en los precios de las viviendas son mucho menos probables que causen pérdidas a las instituciones financieras, las tasas de morosidad de las hipotecas residenciales normalmente son bajas y las tasas de recuperación en las ejecuciones son altas. No es sorprendente que las bajadas en los precios de las viviendas no hayan llevado generalmente a inestabilidad financiera. La inestabilidad financiera que experimentaron muchos países en la década de 1990, incluido Japón, fueron causadas por malos préstamos derivaron de caídas en los precios de propiedades comerciales y no por caídas en precios de viviendas.

Chico, apuesto a que le gustaría hoy retirar sus palabras. Todo lo que dijo resultó ser falso y debería haber sabido que todas las suposiciones que utilizó para acallar el miedo e instaurar confianza sencillamente no eran verdad.

Mi explicación hasta aquí indica que los bancos centrales no deberían poner un énfasis especial en los precios de las viviendas u otros activos al dirigir la política monetaria. Esto no significa que los bancos centrales deban quedarse  brazos cruzados cuando esos precios suben de manera acusada. (…)

Los grandes aumentos de precios en activos como las viviendas presentan serios retos para los banqueros centrales. He argumentado que los bancos centrales no deberían dar una importancia especial a los precios de las viviendas en la dirección de la política monetaria sino que deberían responder a ellos solo en la medida en que tengan efectos previsibles en la inflación y el empleo. Sin embargo, los bancos centrales pueden tomar medidas para prepararse ante posibles inversiones bruscas en los precios de las viviendas y otros activos para asegurarse de que no dañarán seriamente la economía.

En otras palabras, a la Fed le gustan las burbujas. Mishkin dice que la Fed está preparada para protegernos del estallido de la burbuja, pero evidentemente también estaba equivocado en ese punto. Por supuesto, nunca se menciona que la Fed cause las burbujas y si se hace, los funcionarios de la Fed meterán baza para aplastar cualquier idea de ese tipo.

Kohn

Estabilidad financiera: Prevención y gestión de crisis” – Discurso realizado en el almuerzo del Exchequer Club en Washington DC el 21 de febrero de 2007

El vicepresidente de la Fed, Donald L. Kohn minimizaba la posibilidad de una crisis, pero decía:

En un mundo así, sería imprudente excluir movimientos bruscos en precios de activos y deterioro en la liquidez del mercado que pusieran a prueba la resistencia de la infraestructura de mercado y las instituciones financieras.

Aunque estos factores han estimulado el interés tanto en la prevención como en la gestión de las crisis, el desarrollo de mercados financieros también ha aumentado la resistencia del sistema financiero. De hecho, los mercados financieros de EEUU han demostrado ser notablemente robustos durante algunas de las importantes sacudidas recientes.

En otras palabras, simplemente pensar en las crisis las hace menos probables.

La Reserva Federal, en su papel como banco central, supervisora bancaria y participante en el sistema de pagos, ha estado trabajando de diversas maneras y con otros supervisores para impedir crisis financieras. Como banco central, nos esforzamos por promover la estabilidad económica. Como supervisora bancaria, trabajamos con otros para mejorar la gestión del riesgo y la disciplina del mercado. Y en el área de pagos y liquidaciones, hemos estado activos en gestionar nuestro riesgo y animar a otros a gestionar el suyo.

En otras palabras, la Fed impedirá cualquier crisis.

La primera línea de defensa contra las crisis financieras es tratar de prevenirlas. Una serie de nuestros esfuerzos actuales para animar a prácticas sensatas de toma de riesgos y para mejorar la disciplina de mercado son una continuación de la respuesta a las crisis de la banca y las instituciones de ahorro de la década de 1980 y principios de la de 1990.

“Animar a prácticas sensatas de toma de riesgos”, ¿he oído bien?

Identificar riesgos y animar a respuestas de gestión está asimismo en el centro de nuestros esfuerzos por animar a prácticas de gestión de riesgos en toda la estructura de las empresas financieras. Esencial para esas prácticas son las pruebas de estrés de carteras para acontecimientos extremos o adversos. Las pruebas de estrés no son en sí mismas nada nuevo, pero se han convertido en mucho más importantes. La evolución de los mercados e instrumentos financieros y la creciente importancia de la liquidez del mercado para gestionar riesgos ha hecho muy conscientes a los gestores de riesgo, tanto en el sector público como en el privado, de la necesidad de asegurarse de que los sistemas de medición y gestión del riesgo de las empresas financieras están teniendo suficientemente en cuenta el estrés que no podría haber generado temor hace diez o veinte años.

En otras palabras, el trabajo número uno de la Fed es impedir acontecimientos “extremos”, ¿o era causar esos acontecimientos?

Una segunda reforma central que derivó de crisis pasadas fue la necesidad de limitar el riesgo moral de la red de seguridad extendida para instituciones de depósito garantizadas (una red de seguridad que se requiere para ayudar a mantener la estabilidad financiera). El riesgo moral se refiere al incentivo aumentado para tomar riesgos que puede crear un sistema de seguros. Las aseguradoras privadas tratan de controlar el riesgo moral, por ejemplo, cargan primas basadas en riesgos e imponiendo franquicias. En el sector público, las cosas son habitualmente más complicadas.

¡Imagino que lo son! En otras palabras, la Fed debe refrenarse de rescatar a los mercados o animará al riesgo y la especulación.

Nunca se ha invocado la excepción de riesgo sistémico y hay actualmente esfuerzos para rebajar las posibilidades de que se haga nunca.

Bueno, pienso que ese historial ya se ha roto… en varios billones de pedazos.

Kroszner

Innovaciones recientes en mercados del crédito” – Discurso realizado en el simposio sobre Mercados del Crédito en la Sucursal de Charlotte del Banco de la Reserva Federal en Carolina del Norte el 22 de marzo de 2007

El gobernador de la Fed Randall S. Kroszner era el número uno respecto de la regulación de los mercados financieros. Era el hombre clave en prevenir cosas como el riesgo sistémico, pero consideraba que toda esta “innovación” e “ingeniería” financiera era algo bueno:

Los mercados del crédito han estado evolucionando muy rápidamente en años recientes. Se han introducido nuevos instrumentos para transferir el riesgo de crédito y los mercados del préstamo se han convertido en más líquidos. (…) Todos juntos, estos cambios han transformado el proceso mediante el que se atienden las demandas de crédito y se ubican y gestionan los riesgos de crédito. (…) Creo que estos avances en general han mejorado la eficiencia y la estabilidad de los mercados del crédito y el sistema financiero en general al hacer a los mercados del crédito más transparentes y líquidos, al crear nuevos instrumentos para desagregar y gestionar riesgos del crédito y dispersar más extensamente los riesgos del crédito. (…)

Los nuevos instrumentos, mercados y participantes que acabo de describir han producido algunos beneficios importantes a los mercados del crédito. Me ocuparé de tres de estos beneficios: mejora en la liquidez y transparencia, la disponibilidad de nuevas herramientas para la gestión del riesgo de crédito y una mayor dispersión del riesgo de crédito.

Lo que explica después sin “avances recientes” como los credit default swaps (CDS) de los cuales los que “están creciendo más rápido y son más líquidos” son los índices de derivados de créditos que incluyen cosas como paquetes de hipotecas residenciales subprime. Dice que: “De entre los derivados de créditos más complejos, los credit index tranches aparecen como un importante avance”.

Continua indicando que, históricamente, los mercados secundarios no eran líquidos ni transparentes (¡los bancos tenían sus propios préstamos!). Ahora se han mejorado la liquidez y la transparencia. Esto promueve una mejor gestión del riesgo ya que el riesgo se mide y se le da precio de una forma mejor porque los participantes en el mercado tienen mejores herramientas para gestionar el riesgo. El resultado ha sido una “más amplia dispersión del riesgo”.

A la vista de esto, una más amplia dispersión del riesgo parece favorecer la estabilidad del sistema financiero al reducir la probabilidad de que impagos en los créditos debiliten a ninguna institución financiera o clase de instituciones financieras.

Sí, hay algunas preocupaciones, pero la mayoría de éstas están “basadas en suposiciones discutibles”. Sí, hay riesgo, que es el riesgo que ha estado siempre por ahí: ahora podemos intercambiar este riesgo entre nosotros. No hay “nada fundamentalmente nuevo para los inversores (…) los índices de derivados del crédito simplemente reproducen el tipo de exposición al crédito que ha existido siempre”. Además, recordemos que este riesgo disminuye mucho porque los prestamistas requieren a los tomadores aportar un colateral.

De lo que Kroszner no se ha dado cuenta es de que al permitir a las instituciones dispersar sus riesgos, los reguladores han animado y permitido un enorme aumento en la cantidad agregada de riesgo. Cuando los bancos mantenían sus préstamos propios en sus cuentas, tenían cuidado en hacer préstamos prudentes, pero con dinero casi gratis disponible en la Fed, querrían dar más créditos y la única forma de hacerlo es dando créditos más arriesgados. No querrían quedarse con los préstamos de riesgo, así que lo “dispersarían”.

Kroszner decía a su audiencia que el mercado ya experimentó una sorpresa en mayo de 2005, pero que desde entonces se ha empleado mucha energía por parte de los participantes en el mercado para mejorar la gestión del riesgo.

No tenemos que preocuparnos, nos dice Kroszner, porque Gerald Corrigan está al cargo de asegurarse de que nada va mal. Corrigan (antiguo presidente de la Fed de Nueva York y director ejecutivo en la Ofician de la Presidencia de Goldman Sachs) ha estado al frente de un grupo del sector privado que controla “la política de gestión del riesgo en las contrapartes” para el sector financiero.

Las iniciativas cooperativas como [ésta liderada por Corrigan] pueden contribuir grandemente a garantizar que estos desafíos se afrontan con éxito identificando  prácticas efectivas de gestión del riesgo y estimulando la acción colectiva cuando sea necesario. (…) El reciente éxito de esas iniciativas fortalece mi confianza en que futuras innovaciones en el mercado servirán para mejorar la eficiencia y estabilidad del mercado, a pesar de las dificultades que acompañan inevitablemente al cambio.

Buscando más adelante, encontramos a Kroszner aún optimista el mismo año.

Gestión del riesgo y supervisión económica” – Discurso realizado en la Conferencia sobre Mercados competitivo y regulación efectiva en el  Institute of International Finance en Nueva York el 16 de noviembre de 2007

Mirando más adelante, la situación actual de la política monetaria debería ayudar a la economía a pasar el mal trago [sí, lo llamó el mal trago] durante el próximo año, con un crecimiento que probablemente vuelva a su tipo sostenible a largo plazo. A medida que se normalizan gradualmente las condiciones en los mercados hipotecarios, las ventas de viviendas deberían repuntar y es probable que los constructores progresen en la reducción de sus excesivos inventarios. Con el desvanecimiento de la rémora del sector inmobiliario, el crecimiento del empleo y las rentas debería repuntar y apoyar incrementos algo mayores en gasto de consumo. Y a medida que se expanda la demanda de los consumidores domésticos y nuestros socios exportadores, podrían esperarse aumentos en la inversión empresarial que siguen en general el ritmo del aumento en el consumo.

A lo largo del siguiente año, el Dow perdería 6.000 puntos; hoy hemos doblado la cantidad de desempleo, añadiendo más de 7 millones de parados. La confianza del consumidor alcanzó el mínimo en 27 años esta semana y las ventas de viviendas nuevas llegaron al nivel más bajo en medio siglo (¡el nivel más en la historia!). Kroszner, un economista formado en el Institute for Humane Studies, ha vuelto desde entonces a la Universidad de Chicago y a la dirección del Centro George Stigler.

Conclusión

Podemos ver que la Fed es una estafa. Sus pronunciamientos públicos, aunque muy matizados y elusivos, presentan constantemente al pueblo estadounidense un escenario de color rosa de la economía, el futuro y la capacidad de la Fed de gestionar el mercado. Ben Bernanke dijo al Congreso esta semana que estamos en las primeras etapas de una recuperación económica. Por supuesto, ha venido diciendo esto desde la primavera de 2009 (si no antes).

Son la gente que decía que no había burbuja, que no había peligro de crisis financiera y luego que la crisis financiera no impactaría en la economía real. Son la misma gente que decía que necesitaban un rescate multibillonario del sector financiero o tendríamos un serio problema en la economía. Consiguieron su rescate y tuvimos de todas formas el serio problema. Es hora de hacer que este juego, esta estafa, se acabe.


Traducido del inglés por Mariano Bas Uribe. El artículo original se encuentra aquí.

Print Friendly, PDF & Email