¿Es la secesión un derecho?

0

Grant derrotó a Lee, la Confederación se derrumbó, y la idea de secesión desapareció para siempre, o al menos eso es lo que la sabiduría convencional dice. La secesión no es irrelevancia histórica. Muy por el contrario, el tema es integral al liberalismo clásico. En efecto, el derecho de secesión es consecuencia inmediata de los derechos fundamentales defendidos por el liberalismo clásico. Hasta un escolar sabe, el liberalismo clásico comienza con el principio de la propiedad de uno mismo: cada persona es el verdadero dueño de propio su cuerpo. Junto con este derecho, de acuerdo con los liberales clásicos desde Locke hasta Rothbard, va el derecho a apropiarse de las cosas sin dueño.

Desde esta perspectiva, el gobierno ocupa un rol estrictamente auxiliar. Existe para proteger los derechos que poseen los individuos independientemente – no es la fuente de estos derechos. En la Declaración de Independencia se dice, «para garantizar estos derechos [la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad], los gobiernos se instituyen entre los hombres, derivando sus justos poderes del consentimiento de los gobernados».

Pero, ¿qué tiene todo esto que ver con la secesión? La conexión, sugiero, es obvia: si el gobierno no protege los derechos de los individuos, estos pueden terminar su relación con el gobierno. Y una forma que esta renuncia puede tomar es la secesión – un grupo puede renunciar a su lealtad a su gobierno y formar un nuevo gobierno. (No es, por supuesto, la única forma. Un grupo puede derrocar a su gobierno en conjunto, en lugar de limitarse a abjurar de su autoridad sobre ellos).

La Declaración de la Independencia sólo adopta esta posición: cuando un gobierno «se haga destructor de estos fines, es el derecho del pueblo a cambiarlo o abolirlo». Pero los colonos americanos no intentaron abolir el gobierno británico, sino que «lo cambiaron» mediante la retirada de su autoridad a las colonias. En resumen, se separó de Gran Bretaña. Como tal, el derecho de secesión se encuentra en el corazón de la legitimidad de nuestro país. Niéguelo, y usted debe rechazar la fundación de Estados Unidos.

Alguien aquí podría interponer una objeción. Independientemente de la opinión de Jefferson y el Congreso Continental, ¿no es consistente aceptar los derechos naturales, como los concibieron los liberales clásicos y negarse a reconocer un derecho de secesión? En esta posición, las personas tienen derechos naturales, pero una vez que se elija un gobierno quedarán atrapadas por él. En respuesta a esta objeción, hay que distinguir dos casos.

En primer lugar, la posición podría sostener que, aun cuando el gobierno viola los derechos que fue establecido para asegurar, sus súbditos no pueden apartarse de él. Pero este es un argumento extraño: el gobierno existe para ciertos propósitos, pero puede continuar sin cesar incluso si actúa en contra de estos objetivos mismos.

Para ello, se podría responder que para proteger los derechos individuales, se puede recurrir a medios distintos de la secesión. Se debe reconocer a este punto de vista que las alternativas a secesión de hecho disminuyen la fuerza del imperativo en su favor. Después de todo, si un Estado puede interponer su autoridad para bloquear una ley del gobierno federal dentro de sus fronteras, ¿por qué también se concedería el derecho a salir del todo?

Este punto de vista, creo, es lógicamente coherente, pero tiene poco que recomendar. ¿Por qué la gente debería abandonar este medio muy potente de mantener a raya a su gobierno? Al hacerlo deja a sus derechos naturales, si son reconocidos en teoría, inoperantes en la práctica. Por lo menos podemos decir esto: los que niegan el derecho de secesión tienen la carga de promover una justificación de su postura. ¿Por qué los partidarios de los derechos naturales rechazan el derecho de secesión?

Quienes se oponen a la secesión pueden, sin embargo, tomar una posición menos extrema. Se puede conceder que la secesión se va a permitir si el gobierno viola los derechos individuales, pero por lo demás no. Un grupo no puede renunciar a su autoridad debidamente constituida sólo porque prefieren ser gobernados por otros. ¿No dice la propia Declaración que los gobiernos no deberían cambiarse por «motivos leves y transitorios»?

Esta posición, sin duda es más fuerte que el repudio total de la secesión, pero hay que preguntar una vez más: ¿Cuál es su justificación? A primera vista, parece que sostener que un grupo podría sustraerse de la autoridad de un gobierno cada vez que le plazca está más en línea con la opinión puramente funcional del gobierno que tiene el liberalismo clásico. Negar esto insinúa que el Estado es algo más que una herramienta para asegurar los derechos. Al igual que una persona no tiene que contratar los servicios de una empresa, sino que puede cambiar a otra ¿por qué no puede un grupo cambiar las agencias de protección?

Además, la Declaración de Independencia no necesita ser leída para respaldar sólo un derecho limitado de secesión. El pasaje que se refiere a motivos leves y transitorios forma parte de un debate sobre si el cambio de gobierno es prudente, pero el tema que nos ocupa no es la prudencia, sino los derechos. Muchos de los ejercicios de los propios derechos son imprudentes – podría tener el «derecho» a caminar hacia el tráfico, si la señal está en mi favor – pero tengo estos derechos a pesar de todo. Así, un grupo puede separarse imprudentemente, pero actúa dentro de sus derechos. Una vez más: si no, ¿por qué no?

El argumento puede seguir un paso más. Supongamos que un grupo que desee separarse es culpable de violar los derechos individuales. ¿Todavía tiene el derecho a la secesión? No veo por qué no. Por supuesto, no debe violar los derechos individuales, pero ¿por qué debería el hecho de que el grupo lo haga, obligarlos a someterse a un gobierno al que ya no desean obedecer?

Allen Buchanan, cuyo libro Secesión es la discusión más influyente de nuestro tema en la filosofía americana contemporánea, rechaza la legitimidad de la secesión del Sur en 1861 por los motivos sugeridos.[1] Desde la violación de los derechos de esclavitud, ningún estado esclavista tenía derecho a abandonar la Unión. Pero ¿por qué esta conclusión? (Por cierto, Buchanan sostiene que la secesión del Sur, restando la esclavitud, habría sido justificable). Claramente, la discusión de Buchanan del caso Sureño habría obtenido cercana atención a los argumentos actuales de los secesionistas del sur.

Debemos distinguir un caso aún más difícil. Supongamos que un grupo que viola los derechos individuales se separa. ¿Puede el ex gobierno intervenir sólo en la medida necesaria para garantizar los derechos de las personas en riesgo por la secesión?

Incluso en este caso, necesitamos una nota de cautela. El intento de resistir a la secesión en sí puede dar lugar a violaciones de derechos, y los beneficios de la intervención deben sopesarse con cuidado con respecto a sus costos. Incluso si uno está de acuerdo con Locke en que existe un derecho general a hacer cumplir la ley de la naturaleza, esto no genera ninguna obligación de hacerlo.

Robert Barro, un distinguido economista asociado con la teoría de las «expectativas racionales», ha abordado esta cuestión con discernimiento. Por supuesto, durante la Guerra Civil, el gobierno de Lincoln no actuó sólo para garantizar los derechos de los esclavos. Pero supongamos que lo hizo. ¿Hubiera estado justificado en el uso de la fuerza para resistir la secesión?

Barro sugiere que no, dado el costo de hacerlo:

La Guerra Civil de Estados Unidos, con mucho, el conflicto más costoso para los Estados Unidos… causó más de 600.000 fatalidades militares y un número desconocido de civiles muertos, y dañó severamente la economía del sur. El ingreso per cápita pasó de aproximadamente el 80 por ciento del nivel del norte antes de la guerra… a un 40 por ciento después de la guerra… Tomó más de un siglo después del fin de la guerra en 1865, para que los ingresos per cápita del sur volvieran a alcanzar el 80 por ciento del nivel del norte.[2]

Sin embargo, puede replicarse que esta cita de Barro no aborda el punto en cuestión. Nadie niega los costos de la guerra civil, pero nuestra pregunta tiene que ver con la justificación: ¿Uno tiene el derecho de interferir con un grupo secesionista que viola derechos?

Por supuesto que el punto planteado por Barro es relevante. Los costes de una acción no pueden ser descartados como irrelevantes para la moral. Esto es aún más cierto si se tiene en cuenta otra cuestión que plantea Barro. La afirmación, una vez más, es que la Guerra Civil ilustra (o más bien, habría ilustrado, si se hubiera llevado a cabo de otra manera) la tesis de que la secesión se puede bloquear para proteger los derechos individuales.

Barro hace aquí un típico punto de economista. El objetivo de la defensa de los derechos individuales probablemente podría haber sido asegurado a través de medios menos costosos.

Todo habría sido mejor si la eliminación de la esclavitud se hubiese logrado mediante la compra a los dueños de los esclavos – como hicieron los ingleses con los esclavos de las Antillas durante la década de 1830 – en lugar de luchar la guerra.[3]

¿Y si esta propuesta es rechazada como poco realista? ¿Qué habría pasado con la esclavitud si se hubiese permitido a los estados del sur separarse de forma pacífica? Barro sugiere que la esclavitud pronto habría llegado a su fin de todos modos. Aquí una explicación más detallada por el historiador Jeffrey Hummel presta apoyo a la postura de Barro:

Ninguna abolición fue completamente pacífica, pero Estados Unidos y Haití son sólo dos entre las veintitantas sociedades esclavistas donde la violencia predominaba. El hecho de que la emancipación abrumaba a esas arraigadas economías agrícolas como Cuba y Brasil sugieren que la esclavitud estaba muriendo políticamente de todos modos…. especulaciones históricas acerca de una Confederación independiente deteniendo o revertiendo este impulso abrumador son difíciles de dar crédito.[4]

Pero, ¿no hemos abordado la pregunta en un frente demasiado estrecho? No obstante la desacertada política del Norte durante la Guerra Civil, esto no es suficiente para demostrar que cualquier resistencia a la separación que tenga como objetivo la defensa de los derechos individuales no pueda justificarse. Aquí, por una vez, concedo la objeción, pero los que desean restringir la secesión en casos como este, necesitan mostrar cómo sus intervenciones preferidas pueden evitar los costos que nuestro ejemplo ilustra.

En un momento determinado, me temo, este análisis de la secesión se encuentra abierto a malentendidos. La secesión surge de derechos individuales: No he intentado defenderla como un derecho de grupo irreductible a los derechos individuales. Por lo tanto, de ninguna manera se desprende que la mayoría de los habitantes de un territorio puede obligar a la separarse a los residentes que no desean hacerlo. La cuestión no es una de mayorías o minorías, sino de individuos. Por lo tanto, el argumento que aquí se ofrece de ninguna manera depende de suposiciones «democráticas».

El tema ha sido abordado con claridad sin igual por uno de los más destacados de todos los liberales clásicos, Ludwig von Mises.

El derecho a la libre determinación… significa por lo tanto: cada vez que los habitantes de un territorio determinado, ya sea en un solo pueblo, un barrio entero, o una serie de distritos adyacentes, dan a conocer, mediante un plebiscito realizado libremente, que ya no desean permanecer unidos al estado al que pertenecen en ese momento… sus deseos deben ser respetados y cumplidos.[5]

Mises hace hincapié en que este derecho.

Se extiende a los habitantes de cada territorio lo suficientemente grande como para formar una unidad administrativa independiente. Si fuese de cualquier forma posible conceder este derecho a la libre determinación para cada persona individual, tendría que hacerse.[6]

Una vez que se ha comprendido el punto de Mises, la falacia de un argumento que a menudo se escucha es evidente. Algunos han sostenido que los estados del sur actuaron de «forma no democrática» al negarse a aceptar los resultados de las elecciones de 1860. Lincoln, después de todo, recibió una mayoría del voto popular del país.

Para un ‘Misesiano’, la respuesta es obvia: ¿y qué? Una mayoría (y mucho menos una pluralidad) no tiene derecho de coaccionar a los disidentes. Además, el argumento falla en sus propios términos. No fue antidemocrática la secesión. Los estados del Sur no negaban que Lincoln era en realidad el presidente legítimamente electo. Más bien, querían separarse justamente porque él lo era. La democracia sólo les obligaría a reconocer la autoridad de Lincoln si hubieran decidido permanecer en la Unión.

Pero ahora surge un problema. Me he esforzado por defender la secesión de una perspectiva de derechos individuales. Notoriamente, Mises no reconocía los derechos naturales. Me temo que, como Jeremy Bentham, consideraba las declaraciones de derechos como «un disparate en zancos». ¿Por qué, entonces, Mises acepta la autodeterminación?

El razonamiento de Mises es característicamente incisivo. Si las personas se ven obligadas a permanecer bajo un gobierno que no eligen, entonces la lucha es el resultado más probable. El reconocimiento del derecho a la secesión «es la única forma viable y efectiva de prevenir revoluciones y guerras civiles e internacionales».[7] El argumento de Mises no se basa en los derechos naturales, pero por supuesto es consistente con el enfoque que he esbozado. Independientemente de la teoría moral, sin duda es un punto fuerte a favor de una visión que tiene consecuencias beneficiosas.

Escuchen la charla de David Gordon, «La falacia del Anti-Secesionismo», de la conferencia del Instituto Mises de 1995, «Secesión, Estado y Economía»


[1] Allen Buchanan, Secession: The Morality of Political Divorce from Fort Sumter to Lithuania and Quebec (Boulder, Colo.: Westview, 1991).

[2] Robert J. Barro, Getting It Right: Markets and Choices (Cambridge, Mass.: MIT Press, 1996), pp. 26–27.

[3]  Ibid., p. 28. Several of my remarks have been adapted from David Gordon, «In Defense of Secession,» review of Getting It Right: Markets and Choices, by Robert J. Barro, The Mises Review 3, no. 1 (Spring 1997): 1–5.

[4] Jeffrey Rogers Hummel, Emancipating Slaves, Enslaving Free Men (Peru, III.: Open Court, 1996), p. 352.

[5] Ludwig von Mises, Liberalism: In the Classical Tradition (Irvington-on-Hudson, N.Y.: Foundation for Economic Education, 1985), p. 109.

[5] Ludwig von Mises, Liberalism: In the Classical Tradition (Irvington-on-Hudson, N.Y.: Foundation for Economic Education, 1985), p. 109.

[6]  Ibid., pp. 109–10.

[7]  Ibid., p. 109.


Traducido del inglés por Andrés Minchalo G. El artículo original en inglés se encuentra aquí.

Print Friendly, PDF & Email