Crítica de libros: Free Banking

0

[Free Banking: Theory, History, and a Laissez-Faire Model • Larry Sechrest • Auburn, Ala.: The Ludwig von Mises Institute, 2008 • xviii + 178 páginas]

Completado con un extenso nuevo prólogo, la reimpresión de Free Banking de Larry Sechrest llega justo a tiempo. El nuevo prólogo es una importante contribución al debate en curso dentro de los círculos austriacos sobre la libertad bancaria frente a la banca de reserva al 100%. Un acceso más sencillo al libro será un activo para quienes quieran entender o enseñar mejor la importancia esencial del dinero y el marco monetario, el papel de la banca y el de la intermediación financiera para un buen funcionamiento de la economía de mercado.

La publicación del libro asimismo llega a tiempo, justo cuando la disputa acerca de la crisis actual ha reavivado el importante debate acerca de la reforma monetaria y del mercado financiero. Este debate se producirá tanto dentro de círculos austriacos como en la profesión económica en conjunto. Como el ciclo actual ha atraído un interés más amplio y una mayor receptividad hacia las perspectivas austriacas (particularmente hacia la afirmación de que los bancos centrales sean probablemente el agente causal o posibilitador de burbujas y ciclos de auge y declive (Leijonhufvud 2008, p. 1 y Cochran, 2010), los economistas austriacos tienen una buena oportunidad para convertirse en parte importante en este debate.

Destacar la eliminación de la banca central como un importante primer paso para evitar futuras crisis de este tipo debería estar a la cabeza de las contribuciones austriacas. Sin embargo, el debate sobre libertad bancaria, del que Free Banking es una importante contribución, es un aspecto secundario crítico en el debate más general acerca de los fundamentos de un marco monetario estable.

Este libro, publicado por primera vez en 1993, fue intento del autor de “fomentar la evolución de la teoría de la banca libre” con la esperanza de que el libro fuera valioso tanto para “el economista profesional como para la persona media interesada”. Creyendo que la “defensa de la banca libre de reserva fraccionario basada en un producto ‘fuera del dinero’ ha sido presentad convincentemente” por Lawrence White, George Selgin y Kevin Dowd , así como por la edición original de este libro (2008, p.1), Sechrest dirige sus esfuerzos investigadores a otros aspectos del dinero, la teoría del capital y los ciclos económicos, así como a seguir un interés personal en el rendimiento de la navegación mercante.

Sin embargo, una creciente literatura# en la tradición austriaca (en particular, el volumen cálidamente recibido de Jesús Huerta de Soto, Money, Bank Credit, and Economic Cycles#) atacando la banca de reserva fraccionaria de laissez-faire y apoyando la banca de reservas al 100% desde bases legales, éticas y económicas, ha estimulado una revisión de los aspectos críticos.

Mientras el Profesor Sechrest estaba realizando su propia revisión, mi correspondencia con él me llevó a revisar estos nuevos argumentos. Yo había realizado una extensa investigación sobre el asunto de la libertad de banca durante un proyecto de investigación que asimismo se había estimulado por comentario en  un intercambio de correos electrónicos con el Profesor Sechrest, antes de mi lección sobre Mises en 2004 (Cochran, 2004, p. 22, n. 4). Esto lleva a una inclusión eventual de una explicación “agnóstica” de la libertad bancaria en el contexto de la moneda fuerte.

El resultado de la revisión más reciente y detallada de Larry de esta literatura se resume en el nuevo prólogo. Aunque muchos puedan no estar de acuerdo con sus conclusiones, que veo que a menudo reflejan mi propia evaluación de la nueva literatura, simplemente su lúcida explicación merece el precio del nuevo libro.

Aparte del prólogo, el libro es una reimpresión de la edición de 1993. El foco primario está en contrastar la banca libre con la banca central. Aunque se consideran modelos alternativos de banca libre, el modelo formal presentado y defendido es una variante del análisis de White-Selgin. Aparte de desarrollar un modelo formal, la presentación explora la banca libre en el contesto de los fundamentos micro del análisis macro con un énfasis en las leyes de Say y Walras y el el equilibrio monetario. Revisa y critica eficazmente la literatura entonces significativa, estudia los episodios históricos de banca libre, revisa las críticas comunes y ofrece una defensa de la postura de White-Selgin así como pensamientos sobre futuras investigaciones.

En una explicación teórica importante, Sechrest sugiere que la banca libre es un elemento importante en un marco monetario institucional que contribuiría a la estabilidad tanto de los mercados financieros como de los de bienes. Argumenta que

La ley de Walras va al centro del asunto. Si el equilibrio monetario (…) se mantiene, entonces no puede haber influencia disruptiva monetaria que puede alimentar un ciclo económico. La única influencia disruptiva posible serían las convulsiones reales que causen los desequilibrios temporales en mercados concretos. Pero si se mantiene el equilibrio monetario más  menos continuamente, sostiene, entonces esas convulsiones reales no serán ni dominantes ni de efectos duraderos (2008, p. 49).

La nueva edición del libro ya ha estimulado comentarios y discusiones sobre esta afirmación, como se refleja en la crítica de Van Den Hauwe (2008) tanto de esta interpretación de la ley de Walras como a su aplicación en apoyo de la banca libre como institución estabilizadora. Otros aspectos de este argumento están asimismo abiertos a la crítica y el refinado. Ojalá se preste atención adicional a algunas de las otras afirmaciones potencialmente polémicas de Sechrest, cuya clarificación sería crítica si la libertad bancaria va a ser un marco monetario alternativo teórico y práctico.

La teoría ofrece tres proposiciones clave apoyando la banca libre: en primer lugar, la banca libre mantiene un equilibrio monetario ante un aumento de la k de Cambridge (reducción de la velocidad) y por tanto un nivel de precios y un flujo de gasto nominal constantes; en segundo lugar, la banca libre facilitaría los cambios de precios necesarios tras un aumento en la eficiencia productiva y en tercer lugar, los mercado de tiempo y dinero permanecerán individualmente en equilibrio y en relación entre sí. La tercera proposición es el enlace crítico entre la banca libre y la teoría austriaca del ciclo económico y, si está completa y es cierta, explica por qué un sistema de banca libre no estaría sujeto a esos ciclos.

El alegato más fuerte de las tres proposiciones parece estar muy ligado a dos suposiciones. La primera es que el dinero metálico raramente aparecerá en circulación en un sistema maduro de banca libre, ya que los poseedores de dinero tendrán una preferencia de casi el 100% por los billetes o depósitos de bancos en competencia. La segunda es que aunque la tenencia de billetes o depósitos representa un demanda de dinero, también es una forma de ahorro capitalista y de ahí que la emisión de moneda interna sea una intermediación en las condiciones, no creación de crédito. Por tanto con banca libre, la “oferta de moneda interna, inversión y fondos prestables se mueven todos juntos” (pp. 50-52).

Aunque factible, el argumento no es totalmente convincente e ignora, rebaja o desprecia una importante distinción en tres partes entre la tenencia de dinero como un bien presente, la compra de bienes presentes y la compra de provisiones para el futuro, es decir, ahorro e inversión (Cochran y Call, 2000, pp. 46-48). Si la primera suposición no se sostiene en un régimen maduro de banca libre o solo lo hace si los bancos mantiene una reserva en metálico de casi un 100%, entonces ambos argumentos de equilibrio del mercado monetario se vuelven sospechosos (ver la breve explicación sobre la redención, pp. 33-37) y el argumento de la intermediación se convierte en problemático o sospechoso. Por otro lado, los defensores de la banca de reserva del 100% amplían así su definición del dinero por lo que el ataque se convierte, no en un ataque a la banca de reserva fraccionaria, sino un ataque a la intermediación de condiciones.

Este libro, y la literatura de banca libre en general, presta demasiada poca atención al caso más problemático de deflación potencial que es hoy particularmente relevante: las múltiples contracciones de dinero interno producidas o no por un aumento en la demanda de redención (es decir, por un aumento exógeno en la demanda de tenencia de dinero en metálico [dinero externo]) pero por un impago de préstamos o la amenaza de un impago de préstamos generalizado, que tal vez dispare un crisis endógena de redención y una deflación potencialmente corrosiva.

Es más importante que nunca que los investigadores tengan en cuenta la orden de Mies de que “la cuestión de la banca libre debe (…) explicarse una y otra vez, sobre principios básicos” (Mises, 1978, p. 45). La publicación del libro impulsa esa explicación y el libro cumple realmente con la intención de su autor de servir como referencia para quienes quieran enseñar, entender o mejor o realizar una investigación seria y participar o bien en el más estrecho debate de la banca libre o el más amplio de la reforma del mercado financiero. Es malo que el tiempo y los costes no permitan una actualización más significativa del libro o al menos tenga en consideración algo de significativo trabajo sobre el asunto desde la publicación original de 1993, como White (1999) o Horwitz (2000).

Aún sin la actualización, Free Banking ofrece una estupenda referencia y una introducción accesible y evaluación de la teoría e historia de la libertad bancaria. Aunque el libro del Profesor Sechrest será un activo para investigaciones posteriores, su muerte reciente e inesperada no solo nos ha costado un amigo querido, sino que asimismo en el continuo debate nos privado de sus sólida erudición, mente abierta y voluntad de dedicarse activamente a la búsqueda de la verdad.

Cuánto nos hubiera gustado tener la oportunidad de leer evaluar y responder a contribuciones tan recientes como la de Henderson y Hummel (2008), que consideran la era de Greenspan como una potencial evidencia de que la banca libre es una institución viable para la estabilidad macroeconómica, o Selgin (2008), que defiende la banca libre, pero ve esa era política como de una inestabilidad generada por la política de la banca central. Cómo me hubiera gustado ver sus contribuciones a la aplicación de análisis austriaco y la teoría del ciclo económico a la crisis actual.

A Larry, un verdadero erudito y un caballero, ojalá que la literatura futura en esta área se desarrollo con el espíritu que buscaste en todos tus trabajos. Tu voz racional, tu defensa de la libertad por principio y tu amistad se echarán mucho de menos.

Referencias

Barnett, William II y Walter E. Block. 2009. “Time Deposits, Dimensions, and Fraud”, Journal of Business Ethics 88, nº 4: pp. 711-716.

Block, Walter E. 2008. “Free Banking Bibliography”, Mises.org, 5 de diciembre.

Cochran, John P. 2010. “Capital in Disequilibrium: Understanding the ‘Great Recession’ and the Potential for Recovery”, The Quarterly Journal of Austrian Economics 13, nº 3.

———. 2004. “Capital, Monetary Calculation, and the Trade Cycle: The Importance of Sound Money”, The Quarterly Journal of Austrian Economics 7, nº 1: pp. 17-25.

Cochran, John P. y Steven T. Call. 2000. “Free Banking and Credit Creation: Implications for Business Cycle Theory”, The Quarterly Journal of Austrian Economics 3, nº 3: pp. 35-50.

Henderson, David R. y Jeffrey Rogers Hummel. 2008. “Greenspan’s Monetary Policy in Retrospect: Discretion or Rules?” Cato Briefing Papers Nº 109. 3 de noviembre. Washington DC: Cato Institute.

Horwitz, Steven. 2000. Microfoundations and Macroeconomics: An Austrian Perspective. Nueva York: Routledge.

Huerta De Soto, Jesús. 2009. Money, Bank Credit, and Economic Cycles (trad. Melinda A. Stroup), 2nd English edition. Auburn, Ala.: Ludwig von Mises Institute. [Publicado en España como Dinero, crédito bancario y ciclos económicos.  Madrid: Unión Editorial, 1998]

Leijonhufvud, Axel. 2008. “Keynes and the Crisis”. Policy Insight Nº 23. Centre for Economic Policy Research.

Mises, Ludwig von. 1978. On the Manipulation of Money and Credit. Dobbs Ferry, N.Y.: Free Market Books.

Selgin, George A. 2008. “Guilty as Charged”. Mises Daily, 7 de noviembre.

Van Den Hauwe, Ludwig M. P. 2008. “Free Banking, the Real-Balance Effect, and Walras’ Law”.

White, Lawrence H. 1999. The Theory of Monetary Institutions. Malden, Mass. y Oxford, U.K.: Blackwell Publishers.


Publicado el 3 de enero de 2011. Traducido del inglés por Mariano Bas Uribe. El artículo original se encuentra aquí.

Print Friendly, PDF & Email