El sótano debajo del suelo salarial

1

Hay ciertos sonidos que tienden a hacer que la gente enloquezca. Piense en las uñas en una pizarra. Un bebé que grita sin parar en un largo vuelo. Un silbido agudo que no va a desaparecer.

Ahora tenemos que añadir otro: un presidente de EE.UU. que piensa que puede hacer que los salarios se eleven por ley. Para cualquiera que conozca los fundamentos de la economía – no distorsionado por una falsa mentalidad de planificación central – Oír esto es una tortura. Es doloroso. Te vuelve más y más loco hasta que finalmente quieres gritar: » ¡Haz que se detenga!»

Así es como me sentí cuando el presidente Obama dijo lo siguiente:

«Declaremos que en la nación más rica de la Tierra, nadie que trabaje a tiempo completo tiene que vivir en la pobreza y elevar el salario mínimo federal a 9 dólares la hora. Este pequeño paso aumentaría los ingresos de millones de familias trabajadoras”.

¿Por qué detenerse ahí? Declaremos también que todo el mundo debería ganar 9.000 o 9 millones de dólares por hora. Si lo único que se interpone entre nosotros y la riqueza total, es la palabra de un presidente y una acción por parte del Congreso, ¡qué estamos esperando!

¿Obama no entiende realmente lo que está mal con este enfoque? Hace tiempo que no he estado de acuerdo con él, pero realmente nunca pensé que fuera tan ignorante. Aunque, desde que leí sus primeras entrevistas, he percibido ciertas dificultades de comprensión en los aspectos económicos. No consigue ver de dónde viene la riqueza. No parece entender cómo funcionan los precios. Y ahora podemos estar seguros de que si entiende cómo funcionan los salarios, él no está dispuesto a divulgarlo.

Por supuesto, también podría estar mintiendo. No sería la primera vez que un político lo hace.

Gran parte del problema actual con el desempleo juvenil se debe a los aumentos salariales mínimos que hemos visto en los últimos cinco años. Cuando estalló la crisis en 2008, el salario mínimo era de  5,85 dólares. Muchos empleos quedaron conmocionados. Los trabajadores de bajos ingresos salieron a la calle. Cuando las cosas se calmaron de nuevo, fueron de puerta en puerta. Al año siguiente, se encontraron con que era ilegal aceptar un salario menor de 7,25 dólares. ¿Y nos preguntamos por qué hay tanta gente sin trabajo? No es un misterio. El enorme incremento en el suelo salarial no es la única razón, pero es un factor que contribuye.

Un suelo salarial de cualquier tipo atrapa a la gente en el sótano. Cuanto más elevado sea el suelo, mayor será el sótano. Hoy en día, millones de personas están ahí abajo, incapaces de encontrar la salida. Y ahora el presidente de los EE.UU, en nombre de la creación de puestos de trabajo, quiere hacer a más de los desempleados más permanentemente desempleados.

Siento una frustración particular con este tema, y no es solo debido a los textos de economía que he leído.

Mi primer empleo de verdad fue trabajando en el mantenimiento de unos grandes almacenes. Tenía 15 años (sí, mentí sobre mi edad, se podía hacer eso en ese entonces). Mi trabajo consistía en limpiar baños, aplastar cajas, recoger alfileres de los armarios del vestidor, encerar los suelos en la tienda de porcelana, pasar la aspiradora y dar brillo al cristal.

Fue un gran trabajo. Quiero decir, realmente genial. Me encantó, porque era un trabajo muy importante. Si no limpiaba los baños bien y reponía el papel higiénico y las toallas, los clientes al día siguiente podrían sentir asco y no volver nunca más. Jugué un papel muy importante para garantizar la rentabilidad de esa tienda.

Me encantó especialmente mi compañero de trabajo. Su nombre era Tad. La tienda cerraba por departamentos, dejando sólo a dos de nosotros divertirnos mucho haciendo todo este trabajo maravilloso. Cantábamos juntos, sentíamos emoción al peligro de la máquina de cera, sentíamos asco en los cuartos de baño sucios, y teníamos ese maravilloso sentimiento que viene con tener un verdadero compañero de trabajo.

Vean ustedes, Tad no era un niño normal. Tenía algunas deformidades. Su rostro tenía una forma extraña con lo que parecía una gran mancha en medio de la cara. No podía moverse muy bien, en realidad. Lo tenía que ayudar y asignarle tareas con cuidado. También era mentalmente retrasado. Hablaba de una manera sorda, y tenía que ser muy claro con las instrucciones.

Pero les diré algo, cuando él era feliz, me hacía feliz. Ver esa gran sonrisa recorrer su cara cuando yo elogiaba la manera en que daba brillo a un mostrador solo me daba una gran elevación.

Un día, apareció un cartel en el taller. Procedía del Departamento de Trabajo. El salario mínimo había subido a 50 centavos. Tab me señaló el letrero. Dijo: “¡Mira, estamos consiguiendo un aumento de sueldo!” Era un poco sospechoso. Yo estaba bastante seguro de que el jefe había sido el que había establecido el salario, no alguna cosa extraña del gobierno. Yo no acababa de creer que fuera cierto. Sin embargo, yo estaba contento de que él estuviera contento.

Al día siguiente, me presenté a la hora habitual después de la escuela. Estaba alistando la fregona, agua caliente llenaba el cubo, y me preparaba para hacer cosas. Tad no estaba allí. Le pregunté al jefe, “¿dónde está Tab hoy?”

Bueno, me explicó que él había contratado a Tad sólo porque era un chico que conocía de la iglesia. Necesitaba el trabajo. Sabía que iba a necesitar mucha ayuda, por lo que estaba contento de que yo pudiera trabajar con él. Al final, dijo, se trataba de caridad, porque él sabía que yo podía hacer el trabajo por mí mismo. Funcionó para nosotros estar juntos mientras él se lo podía permitir, pero con este nuevo salario mínimo, las cosas cambiaban. Los márgenes de beneficio de la tienda eran muy escasos, y tuvo que tomar una decisión difícil.

Para él, a largo o corto plazo: Tad tenía que marcharse.

Yo estaba devastado. Me quedé observando el letrero del Departamento de Trabajo al entrar de nuevo. ¡Maldita cosa! Ese letrero ha arruinado la vida del chico. Acabó con un gran acto de caridad. Y mira lo que me hizo. Ahora tenía que trabajar solo.

A la izquierda de Administración, las luces se atenuaron, y oí el clic familiar de las puertas hacia el exterior. Tendría que limpiar solo hoy. Hice todas las tareas que tenía que hacer. Pero no hubo más música ni risas ni bromas ni hermosas sonrisas. Tad estaba en otra parte, probablemente en casa, confundido y triste.

Murió unos años después.

Esto es lo que el salario mínimo significa para mí. Así que pueden decir que tengo una vendetta. Cuando el presidente anuncia que está elevando los salarios para que todos estén mejor, no puedo dejar de pensar en los millones de Tads que perderán la oportunidad de hacer cosas maravillosas en este mundo y en sus vidas.


Traducido del inglés por Álvaro Herráez González. El original se encuentra aquí.

Print Friendly, PDF & Email