¿Es la maría demasiado potente como para legalizarla?

0

Slate informa en un artículo titulado “Not That High: Today’s marijuana is too strong, and that’s bad for new business” de que la potencia de la marihuana es ahora “demasiado alta”. El hermano de la escritora Emma Marris es un químico profesional que prueba la composición y potencia para cultivadores y dispensarios de marihuana médica. Basándose en la información que obtuvo de su hermano, Marris escribe:

La marihuana es mucho más fuerte de lo que solía ser. Muchas de las cepas en venta en los dispensarios de marihuana médica se aproximan al 25% de THC, o tetrahidrocannabinol, el componente de la planta conocido por ponerte a tono.

La investigación para mi libro, The Economics of Prohibition, demuestra que la potencia media de la marihuana era de menos del 4% en 1984, con sus muestras de mayor potencia cercanas al 10%. La potencia media era de menos del 0,5% en la década de 1970. Esto indica una tendencia a largo plazo a una mayor potencia de la marihuana.

Marris continúa:

“Nuestras potencias están fuera de la escala”, confirma el veterano cultivador Todd Ellison, cofundador de la Colorado Marijuana Marketing, una tienda con todo lo necesario para los empresarios relacionados con la hierba que necesiten ayuda en mercadotecnia. “Conozco a un tipo que me enseñó a cultivar, que ha estado cultivando desde la década de 1960. Y esto le sobrepasa”. Y Ellison está de acuerdo. “Tengo casi 40 años. He tenido tres hijos. No quieres algo que te atonte y te mantenga tonto todo el día”.

En su investigación, Marris descubría que muchos consumidores de marihuana consideran que es demasiado potente e incluso peligrosa. Cuenta historia de adultos muriendo en fiestas o experimentando paranoias. “Oí a una mujer de más de 60 años contar una historia acerca de su marido llevando una china diminuta a una reunión que se estaba llevando a cabo en una fiesta que acabó muerto en su silla”.

Un estudio reciente de la revista británica Lancet confirma que la marihuana se considera ahora más peligrosa, clasificándose sorprendentemente como la séptima droga más peligrosa, legal o ilegal. Esas clasificaciones son de por sí polémicas, pero en clasificaciones científicas anteriores la marihuana no hubiera estado entre las 10 primeras. En este estudio, la clasificación de la marihuana aumenta totalmente debido al impacto de “daño a otros” y prevalencia de uso, de otra manera habría sido difícil incluirla entre las 20 primeras.

¿Por qué se ha convertido la marihuana en “demasiado potente”? ¿Ha descubierto Marris un “fallo del mercado” porque ve que los cultivadores estás maximizando los beneficios cultivando marihuana más potente? “Además, la gente la cultiva y la vende también la fuma y ha creado una alta tolerancia y un profundo afecto por sus efectos. Les gusta fuerte”. Está claro que la autora está alegando que el mercado está dirigido desde el lado de la oferta y que el consumidor se ve dañado en consecuencia.

La maría superpotente no es un fallo del mercado. Es sencillamente el resultado de la prohibición del gobierno. De hecho, es uno de los mejores ejemplos de la ley de hierro de la prohibición. Cuando un gobierno decreta y aplica una prohibición, elimina el libre mercado que se ve luego reemplazado por el mercado negro. Esto normalmente lo cambia todo respecto del “mercado”. Cambia cómo se fabrica el producto, como se distribuye y vende a los consumidores. Cambia cómo el se empaqueta el producto y, en particular, el propio producto. La ley de hierro de la prohibición contempla especialmente cómo la prohibición hace más potentes drogas como el alcohol y la marihuana. La clave del fenómeno es que la aplicación forzosa de la ley hace más arriesgado fabricar, vender o consumir el producto. Esto anima a loa suministradores a concentrarlo para hacerlo más pequeño y más potente. De esta manera consigues “más provecho por dólar”.

Durante la Ley Seca (1920-1933), el consumo de alcohol pasó de un mercado de cerveza, vino y whisky a uno de whisky destilado con poco vino o cerveza disponibles. El whisky destilado podía ser más del doble de potente de que el whisky normal que se fabricaba antes y después de la Ley Seca. El producto se diluía luego en el punto de consumo. Durante la década de 1920, se inventaron todo tipo de cócteles para diluir el whisky y ocultar los malos olores y sabores.

Por tanto, la actual alta potencia de la marihuana no es un fenómeno del mercado ni un fallo del mercado. Está dirigida principalmente por la prohibición del gobierno y los desincentivos que produce en el lado de los vendedores en el mercado. Bajo estas condiciones, los consumidores pueden preferir una marihuana más potente en igualdad de condiciones pero no es esencialmente un fenómeno motivado por el consumidor.

Cuando se legalice la marihuana, deberíamos esperar que el mercado reaparezca y comercialice el producto. De hecho, deberíamos esperar ver una variedad de productos ofreciendo potencias diferentes. Habría que esperar que aparezcan marcas concretas ofreciendo un potencia estable relativa junto con otros atributos del producto, como sabor, aroma, olor y empaquetado.

La marihuana normalmente se fuma, pero la aproximación dominante al consumo puede variar con la legalización. Las evidencias de los dispensarios de marihuana médica indica que el consumo de marihuana, como ingrediente el productos alimentarios, aumenta en entornos semi-legales. Podríamos esperar este tipo de cambio cuando se legalice la marihuana.

También deberíamos considerar que la marihuana es un tipo de cáñamo y que pueden cultivarse diversas variedades de cáñamo por la fibra de la planta o la semilla que produce. En ambos casos, la potencia de la marihuana es nula. Son solo las dos cepas médicas, cannabis sativa y cannabis indica, las que producen niveles tangibles de THC.

La legalización de la marihuana haría muchas cosas. Indudablemente expandiría el uso médico de la marihuana y la investigación de su potencial médico. También abriría dos grandes mercados agrícolas y de productos para la fibra de cáñamo y el aceite de semillas. Finalmente, arreglaría el supuesto “fallo de mercado” que debería atribuirse correctamente a la prohibición del gobierno.


Publicado el 30 de abril de 2013. Traducido del inglés por Mariano Bas Uribe. El artículo original se encuentra aquí.

Print Friendly, PDF & Email