Cincuenta formas de abandonar el Leviatán

,
2

La gestión de la sociedad por el Estado no solo es contraria a la libertad humana; es también irrealizable. No puede lograr lo que pretende conseguir, que con frecuencia no es otra cosa que un control absoluto de algún sector económico y de la vida social. El intento produce el contraataque de la sociedad. La gente encuentra lagunas y atajos o simplemente inventa nuevas salidas para hacer el progreso posible. Esto se debe a que la gente no quiere vivir enjaulada. Lucha para ser libre, y, a veces, lo consigue.

El Leviatán estatal lleva más de un siglo ganando la partida, a veces tras largos períodos convulsos pero por lo general desangrando a la sociedad merced a las múltiples pequeñas heridas que le causa a diario ¿Qué pasaría si en nuestros días este proceso pudiera ser detenido? ¿Qué sucedería si el aparato de control fuese burlado por un millón de actos empresariales que evadieran los intentos del Estado por planificar y dirigir? Existe una fundamental asimetría entre la estructura del gobierno y la estructura de la sociedad interconectada.

En la actualidad, la innovación ha proporcionado a la gente más herramientas. Y con frecuencia  emplea esas herramientas para sortear las barreras que los políticos y los burócratas han erigido. Algunos de nosotros tomamos nota de esas ‘técnicas de elusión’ a diario. Y aunque podamos disfrutar viendo lo astutas que pueden llegar a ser, no nos paramos a examinarlas en conjunto. Aquí es cuando este fenómeno que consiste en buscar vías para escapar y destruir el sistema -que la cultura pop etiqueta a menudo como rebelarse, desafiar o saltarse las reglas («breaking bad») – se pone interesante.

Considérese el servicio de correos. No se ha privatizado. Simplemente ha caído en desuso gracias a la aparición del correo electrónico, de los mensajes instantáneos, y de otras miles de formas de comunicación. Podrá continuar existiendo una década más o menos, pero como una especie de zombi. Sin duda sus días están contados.

Éste es el arquetipo. Se suponía que el gobierno debía facilitar el servicio pero dejó de hacerlo. Ahora los mercados han recogido los trozos y están creando nuevos productos y servicios que hacen la vida mejor, lo que reduce el papel y significación de la actividad pública. Cada vez que el Estado cierra una puerta o tapa un agujero, la gente encuentra dos nuevas puertas, dos nuevos agujeros.

Si este modelo disruptivo y de desafío es parte de una tendencia más amplia, aporta una visión muy reveladora sobre la estrategia que la gente, que aspira a ser libre, debe codificar intelectualmente, estimular y poner en práctica. Lo hemos mencionado antes aquí cuando hablamos de «hackear» al Leviatán y del «estado de alerta» preconizado por Kirzner para descubrir métodos y estratagemas de actuación.

La tarea de hackear al Leviatán por la vía de la innovación ofrece un camino prometedor en comparación con la política o la lenta marcha de la educación de masas. Algo está pasando. Es como la singularidad de la desobediencia civil. La caja de Pandora. Quizás una serie de sucesivas mareas de innovación. Un montón de gente está participando en una gran revelación. Y si estás vislumbrando grandes planes de ingeniería social, abandonalos. El mundo está a punto de ser mucho más dinámico.

He aquí 50 formas mediante las que la gente está salvando los obstáculos levantados por los Estados:

1.- Airbnb: Este servicio permite a la gente alquilar una casa por un par de días. Ofrece precios competitivos comparado con los de los hoteles y permite sortear todo el aparato regulatorio, control de zonas, monopolios sindicales y otras barreras al acceso. Por supuesto en algunos Estados, los cárteles de la hostelería no están contentos.

2.- Uber: Los taxis necesitan licencias lo que eleva las tarifas. Es un confortable y bien protegido cártel. Uber te permite rodear este sistema y encontrar recorridos interesantes en coches limpios a mejores precios al tiempo que hace posible acreditar a los conductores (¡Oh !¡No tienen licencia!) con ratios de reputación.

3.- Bitcoin: Hace tiempo que los gobiernos destruyeron nuestro dinero. El mercado ha creado una cripto-moneda que no requiere de intermediarios. Podría significar la muerte del euro, del dólar y de otras monedas fiduciarias. Las implicaciones son asombrosas y esperanzadoras.

4.- Generación de electricidad por particulares: Las grandes compañías, como Google están hartas de tratar con grandes empresas eléctricas que están altamente reguladas. Temen cortes de suministro y necesitan disponer de fuentes de suministro más fiables. Están generando su propia electricidad. Solo hay unas pocas, pero también solo unos pocos ricachones utilizaron teléfonos móviles en el pasado.  Así es como se producen las innovaciones. Entonces el precio baja y la calidad mejora. La ley de Moore entra en acción. Algún día esta tendencia podría desafiar a la red eléctrica.

5.- Servicios privados de Salud: Los médicos están optando por no adherirse a la Ley de seguros obligatorios de salud conocida como Obamacare y al sistema de pagos a terceros que aquélla instituye. En vez de eso paga directamente a los médicos de su bolsillo. Consigue los cuidados que necesitas y consigue un plan (privado) de salud para emergencias médicas (en vez de confiar en lo que la ley de cuidados de salud -Obamacare- tenga a bien ofrecerte).

6.- Bitmessage: ¿Quieres burlar los sistemas de vigilancia estatales? Bitmessage es lo último en cripto-comunicaciones, está llamado a sustituir el correo electrónico. Unos pocos ajustes a la interfaz de usuario y estaremos listos para usarlo.

7.- E-mail: El proceso de destrucción del Servicio Postal de los EE.UU. como proveedor monopolista del servicio de correo está ya consumado. Llevó 20 años conseguirlo, pero hoy el correo electrónico es el nuevo correo de primera clase. Mientras, el servicio postal del gobierno pierde miles de millones de dólares cada año. Un proveedor moribundo como ése podría seguir operando durante décadas como monopolio subsidiado con impuestos. Pero el mercado sigue evolucionando.

8.- Silk Road (Ruta de la seda): Este sitio anónimo te permite utilizar cripto-monedas para comprar sustancias ilícitas. Podría parecerte alarmante pero considera que: ese sitio proporciona una gran tranquilidad a un mercado imparable que el gobierno ha hecho que se convierta en violento y mortal  (cerrado por orden del gobierno el 2 de octubre. Recuerda Napster. Viva la hidra).

9.- Normas de protección de derechos de autor aplicadas en Youtube: Las normas de protección de los derechos de autor fueron en el pasado simples de aplicar pero conforme las remezclas, las parodias y las reproducciones no autorizadas de contenidos protegidos se multiplican, las excepciones a la aplicación de reglas estrictas de protección de los derechos de autor están aumentando. Ahora un video de Miley Cyrus publicado al alba es reproducido más de mil veces antes de que se ponga el sol. Estamos en efecto presenciando la muerte del sistema de protección de los derechos de autor tal como fue originalmente concebido y en virtud del cual el Estado confería un monopolio sobre cada manifestación u objeto artísticos.

10.- Impresión 3D: No solo podrá la gente eludir las inconstitucionales restricciones a la tenencia de armas de fuego (como ha hecho Cody Wilson), sino que la gente podrá eludir fácilmente las patentes y demás regulaciones imprimiendo sus propios difusores de duchas de gran caudal. Cuando todo el mundo se convierte en fabricante, nadie queda sujeto a regulaciones.

11.- Los préstamos entre particulares a través de redes P2P: El Club Lending y el Club Prosper permiten a la gente sortear a los grandes bancos y actuar como prestamistas o prestatarios en operaciones de micro-financiación colectiva. Donde llegan las comunicaciones se puede hacer negocio.

12.- Cooperativas para la cobertura de riesgos de salud: No tienen que ser solo las organizaciones religiosas cristianas quienes establezcan cooperativas de este tipo. Estos grupos cubren los riesgos catastróficos que tienen sus cooperativistas de padecer altos costes sanitarios, esquivando – de momento – a las grandes aseguradoras y el aparato regulatorio estatal (véase también este grupo).

13.- El movimiento que defiende el consumo de leche cruda: El gobierno ha intentado durante décadas eliminar la leche no pasteurizada, lo cual no ha detenido a los partidarios de su consumo. Hay clubes de compradores por todas partes. Cuanto más intenta reprimirlo la policía federal más crece la demanda del producto.

14.- Arbitraje privado: Si tienes una disputa con alguien, el último sitio donde quieres acabar es en la espesura de la selva judicial estatal. La gente está optando por el arbitraje privado. El arbitraje privado puede no ser nada nuevo pero la amplitud con que se está recurriendo a él si que lo es. Hay montones de firmas privadas de arbitraje. Entre las que operan en línea, en la Internet, Judge.me está difunta pero Net-Arb aún funciona. Mantente informado.

15.- Escrow: ¿Cómo te aseguras de que recibes lo que pediste y pagaste en línea ? Escrow.com se ocupa gustosamente de suspender el pago y verificar la transacción antes de premiar a ambas partes con los resultados. Supone seguridad para propiedades que residen en la nube -y nunca intervienen ni tribunales ni leyes estatales.

16.- Exploración turística espacial: XCor, SpaceX, y muchos otros grupos están participando en la carrera espacial privada. Están haciendo lo que la NASA, solo que mejor, más rápido y más barato.

17.-  Estrellas de Youtube: Gentes como Lindsey Stirling, Rebecca Black y miles de personas más están puenteando el viejo sistema centralizado de contratar a un agente y rogar a un sello discográfico monopolista para que tome el control de tu vida. Lindsey ha hecho y subido agudos videos a Youtube que la han lanzado al estrellato, consiguiendo fechas para conciertos de pago. Esta descentralización está ocurriendo en el ámbito del cine, de la música y en otras cosas más.

18.- TOR/Web profunda: Este navegador para la cripto-web rebota tu dirección internet original (dirección IP) por todo el planeta. De esta manera puedes navegar anónimamente – lejos del alcance de los vigilantes de la NSA (¿Qué es un ciberpunk?).

19.- Publicación universal: Hubo en tiempo en que unos pocos controlaban los medios de información  principales. La publicación en blogs y en la web hizo posible que te pudieras expresar más fácilmente. La censura se ha vuelto casi imposible. Los periódicos están finalmente expandiéndose on line más allá de sus territorios. Pero están perdiendo el control de las fuentes de información primarias. Solo Tumblr tiene 50 millones de editores particulares (Liberty.me pronto ofrecerá una nueva plataforma distribuida).

20.- El fin de las recetas: Ahora puedes hacer tus pedidos de medicamentos de muchos países, de una forma segura, barata y segura (y sin receta). Ya no tienes porqué darle su tajada a la gran industria farmacéutica y sanitaria de la Obamacare.

21.- Descrimininalización de la marijuana de uso médico: Los Estados están relajando sus  prohibiciones respecto de la marijuana. Está cada día más claro que la guerra contra la droga está perdida y que algunas drogas como el cannabis, tienen auténtico valor terapéutico. Con independencia de ello, la prohibición, es una empresa descabellada, y las medidas punitivas son cada vez con más frecuencia vistas como crueles e innecesarias. Aún cuando la represión sigue, esos son los primeros signos de la obsolescencia de la guerra contra la droga y del disentimiento popular.

22.- Expatriarse: A veces, si no te gusta un sitio, solo tienes que irte. Es cada vez más fácil encontrar un ambiente más propicio, ya sea por el clima, la fiscalidad o la cultura. El número de norteamericanos que se convierten en expatriados ha alcanzado una cifra récord en 2013. Aunque aún se cuentan solo por miles, la opción de marcharse está ahí y hay más gente dispuesta a hacerlo que nunca.

23.- Ciudades lanzadera de negocios: La gente de los países en vías de desarrollo están empezando a comprender que los países ricos lo son por una razón. Así que los países pobres han comenzado a importar las instituciones virtuosas o están reordenando el territorio con vistas a favorecer la prosperidad (mientras que los paises ricos están yendo en la dirección errónea). Además de las zonas económicas especiales que tiene China, la ciudades lanzadera de negocios hondureñas son un nuevo experimento que vale la pena observar.

24.- Las islas flotantes: Blueseed fue uno de los primeros ejemplos de nuevas iniciativas empresariales que llevarán a la gente a los mares en busca de oportunidades y de un conjunto de reglas superiores. El Seasteading Institute también ha trabajado con éxito con una firma holandesa para diseñar los primeros módulos destinados a plataformas flotantes. Cuanto más duro es el marco fiscal y regulatorio establecido por los gobiernos más viable se hace que el mar se convierta en un lugar para vivir y para hacer negocios.

25.- Radicalización de los medios de difusión del arte: Adiós a los canales de televisión de la era de la guerra fría que se ven hoy sustituidos por los contenidos de suscripción voluntaria. Los programas que se están viendo («Breaking bad», «Orange is the new black», “Mad men», «Boardwalk Empire«) muestran escenarios de desafío, disruptivos y de persistencia de la libertad frente a la regimentación. No solo es el modelo de TV a la carta disruptivo, sus contenidos son subversivos.

26.- Escolarización privada/escolarización a domicilio: Si no te gustan las escuelas públicas saca a tus hijos de ellas. Millones de familias lo están haciendo. Algunas incluso están formando cooperativas virtuales y obteniendo contenidos de fuentes on line.

27.- Educación en la red: ¿Quieres tener una auténtica educación o un mecanismo de selección? Los cursos masivos abiertos al público on line y otras fuentes que se encuentran en la Internet (como la Khan Academy) están reduciendo los costes de la educación y alejándola de la inflación de precios impulsada por el gremio de la educación superior y de los campos de adoctrinamiento financiados con dinero público

28.- Suministro de nicotina alternativo: Desde una vuelta a los cigarrillos liados por uno mismo al tabaco sin humo o a los cigarrillos electrónicos, la gente está reaccionando a las presiones sanitarias y a la creciente fiscalidad del tabaco; solo que no lo está haciendo de la forma en que los apóstoles anti-tabaco querían. Son señales de que los gritos que llaman a la insurrección se vuelven más estridentes.

29.- Cooperativas comerciales de granjeros y agricultura urbana: Las cooperativas agrícolas de carácter comercial intercambian productos en especie. La gente realiza trueques y aporta su trabajo fuera de los auspicios de los esquilmadores del gobierno. Además, la gente en las grandes ciudades está cultivando sus propios alimentos, sin que intervenga el departamento de Agricultura de los EE.UU. (¡Ahí va un consejo!).

30.- Seguridad vecinal privada: Comprueba las nuevas apps como Peacekeeper. Es solo un ejemplo de las formas mediante las que las comunidades locales pueden reducir los costes de los servicios de   seguridad y de emergencia, conservándolos como servicios locales (Ahí va otro consejo para Detroit).

31.- Mercados de trueque: Si tienes un negocio, sabes cual va a ser el resultado. Si puedes intercambiar bienes y servicios directamente , es mejor evitar el rastro documental. Me das tiempo de programación, y yo te daré espacio de almacenamiento web. Promocionas mi producto, yo promocionaré los tuyos. Si el dinero no cambia de mano, puedes evitar toda clase de problemas con el gobierno. El trueque se ha convertido en una respuesta natural al recaudador de contribuciones.

32.- Activismo en redes sociales y por medio del correo electrónico: Con las redes sociales se puede iniciar y orientar un sentimiento de ultraje popular contra las maquinaciones de los legisladores. El clamor contra la «Proyecto de ley de represión de la piratería en línea» (SOPA) y el «proyecto de  ley para la prevención de las auténticas amenazas a la creatividad económica y el robo de la propiedad intelectual» (PIPA) son  un buen ejemplo. La marea de protestas contra la invasión de Siria contribuyó también a la retirada de esa desastrosa medida. El activismo político ya nunca será igual. Es democracia ejercida por medios informáticos. Aaron Swartz vivirá por siempre.

33.- Las cámaras de fotografía de los teléfonos: Una poderosa arma contra el Estado está probablemente en tu bolsillo ahora mismo. Considera los proyectos «Copblock» y «The peaceful Streets Project«. Hacen posible exigir responsabilidades a los policías al habilitar medios técnicos de «vigilancia permanente». Cuanta más gente se enfrente a la intimidación (basta con que grabe con una lente de aumentos desde su ventana) mejor.

34.- Mercados privados de capital riesgo: Tenemos un problema con el tipo de interés que establece la Reserva Federal. En realidad, nadie gana. Desde que comenzó la política de tipo de interés cero, un gigantesco sector de financiación no bancario se ha desarrollado allí donde los bancos desertaron la escena. Y es el mercado quien fija sus tipos.

35.- El intercambio de archivos en redes P2P: La supervivencia y persistencia del intercambio de archivos a través de «torrents» muestra que la desobediencia civil frente a los monopolios está viva y crece, a pesar de que ha sido perseguida durante más de 20 años. Cuanto con más ahinco  se oponen los monopolistas, más ganan los proveedores de servicios de intercambio de ficheros.

36.- Límites de velocidad de circulación por carretera: Llegados a cierto punto, nadie se molestó en no rebasar las 55 millas por hora (no solo Sammy Hagar). La gente aceleró en masa hasta que el Congreso decidió que los Estados establecieran límites más altos de velocidad. Es un caso paradigmático: La gente desobedeció hasta que se cambió la Ley.

37.- Micromecenazgo o financiación colectiva: Si necesitas fondos para un lanzamiento, puedes mendigar haciendo circular el platillo virtual. Pero no puede ser cualquier trasto viejo. Tienes que convencer a la gente para que te dé parte de sus recursos. Pero ésa podría ser una barrera mucho más fácil de franquear que captar fondos de capital-riesgo o rogarle a tu recién rescatado banco que te conceda un préstamo.

38.- Emprendimiento social: El estado del Bienestar tiende a convertir a la gente dependiente en pedigueña. La ayuda exterior, también. Pero los emprendedores con una causa, están creando mejores formas de ayudar a los pobres, desde los micropréstamos a la vuelta a las sociedades de ayuda mutua como las cooperativas sanitarias de origen cristiano citadas más arriba. El sector de los emprendedores sociales está experimentando un renacimiento que la tecnología ha hecho posible a pesar del Estado (véase también «jóvenes emprendedores sociales»).

39.- Turismo sanitario/salir del sistema sanitario de pago por tercero: Desde hace algún tiempo la gente está solucionando sus problemas médicos en otros paises que ofrecen cuidados comparables más baratos y sin tanto papeleo. De hecho, la gente solía venir de Canada para recibir servicios sanitarios que no podía recibir en el país de la sanidad «gratuita». La inflación de precios es ahora tan acusada en los EE.UU. que mucha más gente está yéndose al extranjero a recibir tratamiento o está optando por no acogerse a los servicios dispensados por el cartel sanitario de pago por tercero. Mientras tanto, alguna gente se está marchando para recibir tratamientos que el Departamento Federal del Medicamento (FDA) aún no ha autorizado.

40.- Organizaciones autogerenciadas: Firmas como Valve y Morning Star demuestran que no se necesitan jerarquías formales – «jefes» – para que una organización funcione bien. Esas firmas podrían enseñarnos que el mundo tampoco necesita jefes.

41.- Cobertura frente a los impuestos: Los creadores de valor están hartos de que sus recompensas sean saqueadas por la gente que posee las armas y las prisiones. Apple, por ejemplo, utiliza un entramado multinacional para obtener cobertura fiscal y que es tan complicado que los simples mortales no pueden entender como está montado. El resultado: se necesita un capital suplementario para lograr producir un iphone todavía mejor. Los políticos se lamentan pero los consumidores se alegran (justo cuando creías que las leyes suizas sobre privacidad habían acabado, no hay duda de que gente inteligente encontrará nuevas formas de esconder al Estado su dinero).

42.- Clubes de gastrónomos: Los entusiastas de la alta cocina están visitando a los chefs y a los grandes cocineros sin contar con los auspicios de quienes cuidan de la Salud Pública. Cada casa es un restaurante, cada cocinero alguien que está ganando dinero. Clubes de gourmets aparecieron en Chicago cuando los regidores de la ciudad prohibieron el foie-gras (una restricción que fue finalmente revocada gracias a la protesta popular, la desobediencia civil y la oposición de grupos especiales de interés afectados por la medida).

43.- Deslocalización y relocalización: A veces los impuestos que gravan a las empresas, los controles sindicales y los controles impuestos por las normativas que les son de aplicación son excesivos y las empresas norteamericanas se llevan su producción fuera del país (en la actualidad, las empresas en los Estados Unidos tienen el tipo impositivo más alto del mundo si se incluyen los impuestos de los distintos Estados -además del impuesto de sociedades federal-) y mientras eso sucede, empresas extranjeras vienen a los EEUU a comprar las mejores instalaciones productivas disponibles (lejos de los elevados impuestos y de los cárteles sindicales).

44.-. Comida ambulante: A los restaurantes tradicionales de ladrillos y cemento les encantan las regulaciones ya que así pueden pisar el cuello de los competidores con su bota. Es por eso por lo que las ciudades que admiten en sus calles la cultura de camionetas desde las que se sirve comida preparada están forzando a los restaurantes convencionales a bajar sus precios para poder competir. Si puedes comerte tus tacos sobre el banco de un parque, puede valer la pena que te acerques a una de esas camionetas (lo último en micro-emprendedores). Con frecuencia están en la vanguardia de la experimentación y de la variedad.

45.- Redes sociales y Skype: Millones de personas del mundo entero están interactuando como si fueran vecinos puerta con puerta. Sutilmente esto atenúa las fronteras creadas por las naciones-estado y va creando un mundo mucho más cosmopolita -uno que pone de relieve la arbitrariedad de las jurisdicciones bajo las que puedes haber o no nacido.

46.- Automóviles sin conductor: La tecnología ya existe. Sin duda facilitará la vida de los conductores distraídos o embriagados, y resolverá el problema de las infraestructuras públicas que el Estado no repara. Los autos sin conductor nos proporcionarán viajes automatizados y seguros y privarán al Estado de los fondos que percibe de multar a la gente por infracciones, graves y leves, resultantes de infraestructuras deficientes, errores humanos y las conductas imprudentes. Bastará con que se implante su uso con éxito en una o dos áreas del mundo para desencadenar el cambio.

47.- Obtención de fondos online (Crowdsourcing de capital: “actividad online mediante la cual una persona u organización de cualquier tipo solicita a la multitud de Internet la aportación de dinero para la realización de un proyecto; aportación que recibirá a cambio algún tipo de contraprestación, ya sea ésta económica, material, de reconocimiento social o de auto-estima.”): Kickstarter y otros recolectores de fondos en línea fueron requeridos por la ley para que vendieran sus servicios a cambio de donaciones y a no vender acciones de sociedades de capital. ¿ Pero qué ocurre con los premios por las donaciones? ¿De qué importe pueden ser?  Se están probando los límites. En unos pocos años, podrás comprar capital para el lanzamiento de un producto o empresa con Bitcoins y el mundo entero se beneficiará de ello. En cualquier caso, el agujero existe, ya está hecho.

48.- Conservación privada: Puedes ser un defensor del medio-ambiente sin necesidad de tener que promover campañas de agitación para conseguir que el Estado se haga cargo de la gestión de tierras vírgenes con cargo al dinero de los contribuyentes. Grupos como Nature Conservancy y Ducks Unlimited hacen grandes cosas cuando no entregan la tierra al Estado. Y hay personas particulares que están optando por conservar sus tierras en vez de venderlas.

49.- Entornos virtuales envolventes: Estamos en un proceso de creación de Matrix a nuestro alrededor. De Second life a los juegos envolventes, pronto podremos experimentar enlaces entre el mundo virtual y la cripto economía de los que resultarán interesantes nuevas formas de organización.

50.- La revolución Twitter: ¿Tienes problemas con un dictador de hojalata o con unos fanáticos religiosos ? Organizate, manifiéstate y échalos con Twitter #overthrow (pero ten cuidado de no terminar instaurando un régimen que sea peor que el que ayudaste a derrocar).

Ahora que ves a la maquinaria en acción, da un paso atrás un momento. Imagínate al tiempo transcurrido a lo largo de la Historia como una cebolla. A lo largo de los últimos años, los seres humanos hemos acumulado capas de prosperidad alrededor de nuestro orbe azul. Al principio, fue la edad de piedra, entonces vino la era de la agricultura, después la era industrial y finalmente la era comercial. Ahora vivimos en la edad de las conexiones.

En la era más reciente, un montón de cosas interesantes están empezando a ocurrir, la más interesante de las cuales es la creciente obsolescencia de los Estados. No saben nada que no sepamos, y lo único que pueden hacer que nosotros no podamos hacer es forzarnos a todos, a punta de pistola, a financiar sus caprichos. Nuestro conocimiento está distribuido en masa, y nunca dejamos de aprender unos de otros. Estamos integrados como en una especie de ciudad global auto-organizada. Unos pocos están empezando a darse cuenta de que las circunstancias de nacimiento y cultura son contingentes y las líneas se están difuminando. Las fronteras nacionales unen cada vez más débilmente a la gente que habita en su interior.

El coste de conectar con otra gente de ideas parecidas a las nuestras está reduciéndose. Cada uno de nosotros en su esfera privada de actividades puede seguir interactuando virtualmente sin necesidad de obtener un permiso. Es como si estuviésemos creando comunidades en el cielo y comerciando en el éter. No es asunto de la incumbencia de nadie ocurre simplemente porque millones de nosotros lo hemos decidido así. Es la forma última de democracia.

A corto plazo podría haber una carrera armamentística con las «autoridades», pero a no ser que esas autoridades estén realmente dispuestas a ser totalitarias muy deprisa, la rapidez de las intercomunicaciones y del proceso de creación las apabullará – incluso aún cuando intenten regularlo todo (con la mejor de las intenciones, claro)-.

Esta es la forma en la que mueren las leyes y los regímenes malvados. El cumplimiento se hace imposible. Se hacen excepciones. Las autoridades se agotan. La gente se siente fortalecida. Así ocurrió con las leyes de represión de la usura del medievo. Eventualmente se hicieron inviables al llegar la modernización.

Y en los días de la prohibición, la ley significaba que todos los vecinos estaban participando en el mercado negro. El rechazo de esa legislación, no se produjo porque Al Capone y sus competidores se mataran unos a otros. El rechazo se produjo porque los norteamericanos aprendieron a las malas que no puedes legislar moralidad -no fácilmente, al menos. Y los traficantes de bebidas alcohólicas de la época no disponían ni de Snapchat, ni de Bitcoins ni de Tor.

Imagínate ahora no solo el alcohol sino 10.000 productos, servicios y comunidades operando simultáneamente. Y en cada uno de esos productos y servicios, imagina mercados de millones de personas.

Parece que aún le quedan al Estado algunas posibilidades dados su poder y sus recursos:

  •  Crecer rápidamente junto con esas industrias – metastatizando esa economía, creando millones de agentes virtuales al estilo de la gestapo que tendrán que ir más allá de las fronteras nacionales para perseguir a la gente y mantenerla a raya.
  • Aplicar castigos severos a modo de escarmiento a unos pocos participantes de esas 10.000 industrias con la esperanza de asustar al resto y mantener a todos los demás a raya, provocando que muchas de esas industrias acaben en la bancarrota; o
  • Esquilmar un poco a todos ellos pero tolerarlo.

En cualquiera de esos escenarios podemos imaginar agencias internacionales de cooperación que cristalicen en una especie de INTERPOL, atacada de rabia, con la vista y el oído de la NSA y con las aspiraciones de la ONU. No es inconcebible que esa criatura llegue a existir. De hecho, parece que es más bien probable. Después de todo, esas nuevas comunidades y esos nuevos mercados serían internacionales.

¿Pero durante cuanto tiempo podrá el Estado hacer frente a ese vertiginoso ritmo de innovación, mientras la hidra de la desobediencia civil hace crecer una cabeza allí donde otra sea cortada? A no ser que el Estado se vuelva realmente represivo muy deprisa (y todos nos tememos que lo haga), sus funcionarios no podrán controlar los enjambres y las oleadas de destrucción creativa que esos enjambres traen consigo. Esas cincuenta formas se convertirán en 50.000. Éste es nuestro presente. Éste es nuestro futuro.


MAX BORDERS – Es el editor de The Freeman y director de contenidos de FEE. También es fundador de Voice & Exit y el autor de Superwealth: Why we should stop worrying about the gap between rich and poor.

JEFFREY A. TUCKER – Es un becario distinguido de FEE, Consejero-Delegado de la startup Liberty.me y editor de Laissez Faire books.


Traducido del inglés por Juan Gamon Robres.

Print Friendly, PDF & Email