Las familias se pueden tornar clanes en una sociedad libre

0

¿Cómo podría ser una familia en una sociedad totalmente libre? Para responder a esta pregunta, primero debemos examinar nuestro concepto actual de familia para entender cómo los gobiernos repercuten actualmente en su definición.
“Familia” es un término que vagamente aplicamos a las relaciones de sangre, niños adoptados, cónyuges y parientes políticos. Nuestra familia “extendida” puede incluir a individuos o grupos fuera de la “familia” a quien damos estatus honorario. Estrictamente hablando, el individuo determina quién es familia y quién no lo es. La ley no prevé una definición limitante.

Nuestro sistema legal actual, sin embargo, sí define las relaciones particulares de la familia, sobre todo los de su cónyuge e hijos. El matrimonio, la adopción, la maternidad, y a veces, la cohabitación tienen consecuencias legales en la mayoría de las partes del mundo.

Para muchas personas, el matrimonio es simplemente una promesa de vivir juntos de manera indefinida. Sin embargo, el matrimonio es también un contrato legal con los términos dictados por el precedente legal local y nacional que redistribuye la propiedad y establece obligaciones financieras futuras. El matrimonio no es sólo entre la pareja; el gobierno toma un papel importante en la definición de los derechos de cada cónyuge y en determinar quién es elegible para el matrimonio. La mayoría de los gobiernos prohíben los matrimonios del mismo sexo, así como aquellos entre individuos estrechamente relacionados genéticamente.

Parejas de edad avanzada a menudo conviven para evitar perder sus beneficios de Seguro Social o de incurrir en responsabilidad por los gastos médicos de los demás. El matrimonio también conlleva una carga impositiva cuando ambos cónyuges trabajan. Los divorcios que podrían resolverse fácilmente mediante la separación de las parejas, se ven complicados por la interferencia del gobierno.

Experimenté el impacto potencial de la intromisión del gobierno durante mis audiencias de divorcio a mediados de 1970. Mi marido y yo, ambos sin hijos, habíamos dividido nuestras propiedades a través de líneas maestras contractuales con las que pudimos estar de acuerdo. Sin embargo, durante nuestra audiencia, el juez recordó repetidamente a mi marido que él podría, y probablemente debería, demandar por pensión alimenticia ya que yo estaba haciendo un poco más dinero que él en ese momento.

Habíamos intentado compensar tales cosas en nuestro acuerdo de disolución marital; sin embargo, el juez parecía decidido a complicarlo sugiriendo una puntillosa aplicación legal para ello. Si mi marido hubiera tenido menos integridad, podría haber aprovechado esta oportunidad para obtener una pensión alimenticia, que seguramente el juez hubiera estado gustoso de conceder. En lugar de una separación pacífica, hubiéramos estado luchando entre nosotros. La cantidad en cuestión era tan pequeña que cualquier ganancia que mi marido podría haber logrado habría sido devorada por los honorarios legales.

Afortunadamente, mi marido era un hombre de palabra, e insistió en que estaba satisfecho. Fue evidente, sin embargo, que el juez estaba listo para imponer a raja tabla la definición legal de deberes conyugales sobre nosotros, incluso si nunca los habíamos aceptado.

Hoy en los EE.UU., dependemos del gobierno para proporcionar definiciones de las relaciones entre los cónyuges, así como las que existen entre padres e hijos. Este gobierno interfiere frecuentemente en la adopción de niños por los ilusionados padres debido a las diferencias raciales. La discriminación basada en el color sería una cosa del pasado si se permitiera a los padres blancos adoptar niños negros, y viceversa. En cambio, nuestra clase media va habitualmente al extranjero como China, Corea o Vietnam para adoptar. Debido a las malas condiciones en estos países, muchos de los bebés tienen el mayor número de problemas de salud como los niños nacidos aquí de adictos a las drogas.
Por lo tanto, el gobierno influye mucho en la estructura familiar, hasta indirectamente. Beneficiarios de asistencia social, por ejemplo, se ven especialmente afectados negativamente. En Michigan, donde alquilé a familias de bajos ingresos, el bienestar no estaba disponible para las madres si el padre de sus hijos compartía su residencia. La lógica del gobierno era que el padre tenía la obligación de cuidar de su familia; las ayudas sólo se ofrecen a las mujeres que fueron abandonadas. Desde el punto de vista de las madres, los padres no eran sólo prescindibles, sino que impidieron que la familia recibiera comida como regalo, refugio y atención médica de mayor valor en dólares… ¡que la paga de dos trabajadores con salario mínimo! Como resultado, los padres solían relacionarse con adolescentes para engendrar hijos, pero no para cohabitar o involucrarse con sus hijos. Tener hijos y recibir suficiente bienestar para establecer su propia residencia a menudo era considerado el rito de iniciación de adultos, especialmente entre las minorías. Por lo tanto, la política del gobierno actual puede afectar grandemente la estructura familiar indirecta, así como directamente.

En una sociedad libre, el gobierno podría existir sólo para hacer cumplir los acuerdos contractuales incorporados voluntariamente por miembros de la familia. El gobierno no tendría ningún papel en la definición del contenido de estos contratos. Sin la definición del gobierno, el matrimonio y adopción como contratos formales, serían convenientes. Algunos matrimonios serían contratos de por vida. Un cónyuge que quisiera irse, podría esperar a pagar la pensión alimenticia como consecuencia de su opción. Algunos matrimonios serían simplemente un acuerdo para vivir juntos, sin mezclar el tema de las finanzas. Estos contratos pueden terminar sin pena si uno u otro individuo quisieran irse. Las parejas que buscasen que su idea inicial de matrimonio sea confirmada por los tribunales estarían motivadas para poner sus intenciones por escrito.

Las parejas del mismo sexo podrían entrar fácilmente en los contratos de matrimonio si así lo desearan. Una persona puede entrar en los contratos de matrimonio que permitan a más de un esposo. El matrimonio de grupo también se podría establecer por contrato.

La adopción en una “familia” no tiene porqué limitarse a los niños. Incluso como adultos, hermanos y hermanas podrían adoptarse en la familia, formal o informalmente. Tales adopciones podrían conllevar responsabilidades específicas; otros podrían ser nada más (desde el punto de vista legal) un cambio de nombre. Con todas las permutaciones disponibles para crear matrimonios, adopciones y familias, lo que implica la palabra “familia” hoy ¿es realmente significante?

Me imagino que la multitud de posibilidades disponibles para la gente que desea afiliación familiar resultaría en una estructura social que podríamos llamar con más precisión un “clan” o familia expandida. El clan incluso podría incluir los cónyuges divorciados que se han vuelto a casar con esposos alternativos.

Una posibilidad se hace más apropiada cuando los contratos están claramente definidos y respetados. Gran cantidad de distanciamiento que se produce durante el divorcio moderno surge de la lucha monetaria entre las partes. Si esta pelea se pudiera evitar mediante contratos matrimoniales claramente definidos, los sentimientos amargos que tan a menudo acompañan a la separación podrían reducirse considerablemente.

Los clanes podrían ser muy estructurados, como los mencionados en los contratos que especifican las funciones de cada miembro. Estos podrían ser informales y sin obligaciones legales asociadas con la pertenencia, similar a la “familia extensa” de hoy. Con el tiempo la estructura preferida podría evolucionar, pero la variedad podría desplegarse permanentemente para dar cabida a estilos de vida alternativos.

Algunos clanes podrían funcionar de manera similar a los órganos gobernantes “voluntarios” si sus contratos especificaran contribuciones a las actividades de los clanes (por ejemplo, fondos de la universidad, el mantenimiento del lugar de reunión del clan, el funcionamiento de un órgano de arbitraje, etc.). Otros clanes podrían simplemente esperar que los miembros den apoyo a la “familia” cuando lo consideren apropiado por tiempos de crisis, o tal cual en el caso de todo lo que sucede en las familias actuales que necesitan financiamiento como la atención de los padres ancianos, por ejemplo.

Sin las “redes de seguridad” del gobierno, los lazos familiares son propensos a ser más fuertes y significativos de lo que son hoy. Los individuos crearían contratos de mutuo beneficio con sus “familias” también. La libertad dará como resultado el que se fortalezcan y estrechen vínculos familiares que nuestros funcionarios públicos actuales atacan, pero no lo dicen.


Publicado en Free Nation en 1997, por Mary Ruwart. Traducción por Víctor Hugo Bonifaz.

Print Friendly, PDF & Email