Sobre la cuestión de hasta qué punto los bancos centrales pueden llevar a cabo esta difícil tarea, hay muchas contestaciones posibles. Los optimistas pensarán que ellos serán capaces de compensar con creces los peligros que su existencia crea. Los pesimistas se mostrarán escépticos y pensarán que a la postre terminarán haciendo más mal que bien.”

Friedrich A. Hayek

La Calidad del bolívar.

Hace pocos días el gobierno de Venezuela recurrió a una operación conocida como Swap Financiero o Pignoración del Oro Monetario, lo que en común jerga ciudadana representa una especie de empeño de oro monetario de las Reservas Internacionales (RRII) a cambio de liquidez inmediata de divisas.

El Gobierno empeño cerca de $ 1.000 Millones en Oro Monetario al CITIBANK a un interés del 7% a cambio de efectivo para cubrir sus compromisos inmediatos. Esta acción  debería encender las alarmas, no solo por el significado que tiene el empeño del Oro Monetario (como verdadera reserva real existente, superior en calidad incluso a cualquier papel moneda en las arcas del Banco Central) sino porque representa explícitamente  un golpe letal a la calidad del bolívar como moneda.

Todavía se puede recordar a Hugo Chávez (2003) solicitando al Banco Central de Venezuela (BCV) el traspaso de $ 1.000 Millones a manos del Ejecutivo para hacer uso discrecional y por el bien de la nación, en su momento tal petición no fue posible porque la ley del BCV lo negaba. En la modificación de la Ley del BCV del 2005 se incorporó el concepto de Reservas Excedentarias y se procedió a migrar mucho más de $ 1.000 Millones de las RRII, se estiman desvíos que podrían superar los $ 50.000 Millones hacia el Fondo de Desarrollo Económico Nacional (FONDEN) y otros, diversos mecanismos fueron creados para la inyección de recursos capturados irresponsablemente de las RRII, el manejo de estos recursos carece de transparencia y auditoria alguna, han sido manejados con total opacidad, se desconoce el destino y uso que se les haya dado.

Las Reservas Internacionales representan el respaldo y sustento de la cantidad de moneda doméstica que el Banco Central emite, en teoría cada bolívar que circula y que es emitido por el BCV debe estar respaldado por su contravalor en RRII. Esta correcta acción del BCV garantiza la Calidad de la moneda, mantiene su fortaleza externa y también resguarda el poder de compra interno al no emitir más bolívares de los que corresponden al respaldo existente.

La calidad de la moneda se puede perder por dos acciones principalmente, la primera de ella: Cuando su contravalor o respaldo en RRII disminuye sin sentido alguno (desvió de fondos, fuga de capitales y otros), se deteriora el poder de compra externo de la moneda si hay menos cantidad de dólares respaldando la misma cantidad de bolívares o incluso una cantidad superior, la proporción bolívares por dólar se ve incrementada, es decir, el bolívar pierde valor real frente a su respaldo en RRII.

Hoy las Reservas Internacionales de Venezuela se ubican en su nivel más bajo en 12 años, se ha evidenciado un deterioro progresivo de los activos de reserva, pese a que han existido momentos de prosperidad y bonanza que debieron ser utilizados para superar la adversidad en momentos críticos, lo que hoy se evidencia es un deterioro progresivo en las RRII que afecta sin duda a la realidad económica del país, en la siguiente grafica pueden observar su comportamiento:

La Segunda determinante que afecta la calidad de la moneda está vinculada al correcto desempeño de la emisión monetaria, un manejo irresponsable de la emisión monetaria puede tener perjudiciales consecuencias, la principal y mas dañina es la inflación, cuando el BCV acude a la emisión monetaria para financiar las políticas del gobierno inicia un proceso que se conoce como inflación.

Cuando se emite mayor cantidad de dinero de la corresponde al funcionamiento de la economía y al crecimiento de los activos de respaldo se genera inflación, si la economía no crece y el respaldo en reservas internacionales tampoco, el crecimiento en la emisión monetaria debe ser nulo, en otro sentido, si la economía crece y el respaldo en reservas también, el crecimiento de la emisión debe corresponder a dicha proporción.

Cuando la emisión supera los niveles reales de crecimiento del respaldo y comportamiento de la economía ocurre un proceso llamado inflación, que posteriormente se ve reflejado en el incremento generalizado de los niveles de precios, como erróneamente se define la inflación.

Cuando hay mayor cantidad de dinero detrás de la misma cantidad de bienes y servicios, o incluso de una menor cantidad de estos, la relación de intercambio de bienes y servicios versus dinero pasa a ser deficitaria, se intercambia menor cantidad de bienes y servicios por la misma cantidad de dinero que se usaba antes para obtenerlos, o se debe ahora intercambiar mayor cantidad de dinero para obtener la misma o menor cantidad de bienes y servicios que antes.

Desde la creación del BCV en 1940 ha existido en primera instancia una disciplina asociada a la no impresión de dinero sin respaldo, básicamente por las condiciones existentes en su momento, primero el patrón oro limitaba este tipo de acciones hasta que finalmente dejo de existir, luego Venezuela adopto un anclaje al dólar estadounidense, imposibilitando alteraciones monetarias, en 1983 en el conocido viernes negro se rompe con el anclaje al dólar y el comportamiento monetario deja de estar referenciado a un tipo de cambio fijo,  a partir de este punto se evidencia una creciente y abusiva alteración de la emisión monetaria, sin duda las etapas más representativas se encuentran en los últimos 20 años, superando por mucho a cualquier registro anterior, pueden observarlo en la siguiente grafica:

La inflación es un mecanismo perverso que permite financiar el comportamiento irresponsable de los gobiernos con cargo al ingreso y ahorro de los ciudadanos, con la inflación los primeros en recibir el dinero fruto de la impresión ilegal no percibirán sus efectos en lo inmediato, en cambio, a los últimos les tocara padecer el efecto de la bola de nieve, con peores consecuencias, sufriendo un deterioro más acelerado en el poder de compra de la moneda.

La inflación es un determinante de calidad en la moneda porque afecta el poder de compra doméstico y es capaz de erosionar los ingresos y ahorros, cada vez que el botón “Print” del BCV se activa para emitir dinero, sin que se pueda notar, el gobierno está disminuyendo la calidad de los ahorros e ingresos en la misma proporción que genera inflación. El gobierno se financia con cargo a la calidad de los ahorros e ingresos de los ciudadanos y empresarios.

Los procesos inflacionarios imposibilitan la capacidad de ahorro real, cuando el crecimiento de la inflación supera el crecimiento de la tasa de interés de ahorro resulta una acción irracional mantener dinero ahorrado, al final del año es más lo que ha perdido el dinero en valor a lo que ha ganado por interés de ahorro.

En base a los determinantes de la calidad de moneda que se han establecido se puede concluir que: El deterioro del poder de compra externo está vinculado al respaldo real existente en las reservas internacionales, sí el respaldo disminuye, el poder de compra también lo hará, (obviando cualquier mecanismo de control cambiario y distorsiones monetarias inducidas). Una moneda que cada vez se respalde menos  en activos externos, es una moneda de mala calidad. El deterioro sufrido en las Reservas Internacionales de Venezuela indica que la calidad del bolívar como moneda ha disminuido preocupantemente y se encuentra en situación de alto peligro.

La inflación es el otro determinante de la calidad de la moneda, la inflación afecta el poder de compra doméstico, en economías inflacionarias el dinero pierde capacidad de compra de manera muy rápida,  en meses futuros se tendrá que destinar mayor cantidad de dinero para comprar los mismos bienes y servicios que antes. La inflación es un mecanismo invisible, pero no imperceptible. Es invisible porque cada vez que el BCV imprime dinero sin respaldo genera inflación que diluye la calidad del dinero,  aunque el dinero pueda tener la misma presencia física,  no tiene la misma calidad, pero esta acción del gobierno no es imperceptible, en el momento que el ciudadano quiera acceder a bienes y servicios o disfrutar de sus ahorros podrá evidenciar que el dinero es incapaz de permitirle acceder al menos a la misma cantidad de bienes y servicios que antes.

La calidad del bolívar se ha visto afectada por la irresponsable emisión monetaria sin respaldo  (inflación) que ha erosionado  la capacidad de compra interna y la fortaleza monetaria .

Estas determinantes limitan el proceso de planeación intertemporal que hace posible que los ciudadanos y empresarios ahorren hoy para mañana acometer mayores proyectos de bienes de capital, se presiona al consumo como único mecanismo de respaldo inmediato de ingresos, la pérdida de calidad en la moneda infunda distorsiones en la economía afectando las etapas del proceso productivo, como no es rentable ahorrar hoy para acometer proyectos de inversión mañana los ciudadanos y empresarios destinaran sus recursos a mayores bienes de consumo, involucrando menor inversión en bienes de capital, estas acciones envuelven un proceso que produce un desplazamiento de los recursos y factores de la economía de un área mas intensiva en capital a un área mas intensiva en consumo,  la economía se conduce a escenarios críticos e insostenibles que traerán duras consecuencias y que en crearan traumas dolorosos en el proceso de reacomodo de los factores productivos, no solo sera traumatico el proceso de crisis, sino también el de recuperación,  si finalmente se toman acciones certeras para salir de la crisis.

La calidad del bolívar se ha visto afectada por la irresponsable emisión monetaria sin respaldo… Click to Tweet

Willians Ruiz @williansruiz

Director de Liberty & Capital – FreeMarket Consulting.

Print Friendly, PDF & Email