La propiedad precede a la «economía»

0

El intercambio de algún bien o servicio entre al menos dos personas, es hacer economía, es satisfacer las necesidades mutuas de los bienes o servicios que se intercambian, pero lo que precede a la economía es la propiedad, es imposible «hacer» economía si antes no se poseen los recursos que se van a intercambiar, por lo tanto, la base de toda satisfacción humana producto del intercambio de recursos es única y exclusivamente la propiedad privada.

Toda persona que desea obtener un bien o un servicio de otra persona debe pagar por lo que desea recibir, el pago es lo que esa persona tiene en propiedad, es lo que esa persona ha hecho suyo y esta dispuesto a intercambiar, el granjero esta dispuesto a intercambiar parte de su cosecha a cambio de recibir servicio médico, el granjero posee su cosecha, es dueño de ella, por lo que puede disponer de ella a su antojo, es por ello que esta dispuesto a intercambiarla con el médico por sus conocimientos, el médico, aun cuando no posee un bien intercambiable, posee su cuerpo y todo lo que a el atañe, posee su mente y sus habilidades médicas, se posee a si mismo, por lo que el médico ofrece un servicio; el médico quien ha hecho de la medicina su modo de vida no produce alimentos, así que ante el ofrecimiento del granjero de intercambiar frutos por atención medica, accede voluntariamente.

Es posible hacer economía robándole a unos el producto de su trabajo e intercambiarlo por otros bienes, o poseer mano de obra en esclavitud y obligarla a trabajar en nuestro beneficio, al final se posee el bien robado y/o se posee al ser humano que otorga el «servicio», en este caso hace economía únicamente el ladrón y/o el explotador, no los seres humanos que intervinieron en la generación del producto que se robo, o los esclavos, puestos que estos no poseen propiedad sobre los productos que generan, ni sobre su cuerpo y por lo tanto tampoco de los servicios que les obligan a dar.

En una situación como la anterior, puesto que no poseen propiedad ni de sus cuerpos ni de sus productos para poder hacer economía, el único destino que les queda es la muerte a menos que el ladrón o el explotador cesen en su actuación por rectificación o por justicia, o les den migajas para mantener su subsistencia.

Si no poseemos nuestro cuerpo y la totalidad de productos que con él generamos, no es posible satisfacer nuestras necesidades individuales, e intercambiar bienes y servicios, es decir, hacer economía; vivimos entonces a merced de la voluntad del explotador de hoy, el estado, sus burócratas y ejecutores.

La posesión de nuestro cuerpo y de nuestra propiedad no admite que alguien pueda disponer de ella en contra de nuestra voluntad, y si alguien lo intentara debe atenerse a las consecuencias de atentar contra nuestro cuerpo y nuestra propiedad, es el respeto y aplicación del Principio de No Agresión (PNA).

Si no podemos hacer con nuestros cuerpos o bienes lo que queramos, lo que nos plazca, lo que deseemos, siempre que respetemos el PNA de terceros, entonces no somos propietarios de nada.

Si queremos que la «economía» mejore, tan solo hay que respetar el PNA, respetar que cada quien es dueño de si mismo y de sus bienes, y nadie mas que cada quien puede y debe decidir sobre su propiedad.

La propiedad precede a la «economía», la propiedad es Libertad.

Es Libertad, no estatismo-socialismo-comunismo

Print Friendly, PDF & Email