El estado para dar, primero tiene que tomar robar

0

El estado para dar, primero tiene que tomar robar.

robo-impuestos

Empecemos por el principio, no existe tal cosa como un estado-país-nación-república, tan solo existen burócratas y ejecutores que le hacen creer a la gente que ellos tienen el derecho a gobernarlas porque pertenecen a un mismo grupo de gente que vive en un área determinada.

El estado es una idea que se basa en que usted no es dueño de nada, y el estado es dueño de todo, y mediante concesiones usted puede enajenar objetos hasta que la venia estatal decida.

La traducción de lo anterior es que el político-gobernante de turno es el dueño de todo y su suerte esta dada por la voluntad de este.

El político no trabaja, el político delinque; trabajar significa usar los recursos disponibles, bien habidos, para que, al ser implementados en una función, generen aun mas valor que el que había previo al inicio de la jornada. Quien trabaja no genera nunca una sustracción de activos (dinero, propiedades, riqueza) en terceras personas, por el contrario, ayuda a incrementar la riqueza de quienes intervienen en el proceso del trabajo.

El político o el estado obtiene sus recursos mediante el robo que hace a terceros, no trabajan, delinquen, sustraen recursos de las personas, le disminuyen su riqueza, y luego para limpiarle la cara a ese robo, lo disfrazan de alguna obra «social», como si algo por ser social fuese sinónimo de bueno. En realidad lo que busca el político con lo anterior es distribuir el botín entre el mayor numero de personas posibles con la finalidad de tener el respaldo suficiente para no ser llevado ante la justicia.

Cuando alguna persona le pide a un político educación, salud, agua, seguridad, tribunales, parques, carreteras, casa, comida o cualquier cosa, lo que le esta pidiendo es que robe a alguien para que luego le transfiera a ella parte del botín.

El diablo esta en los detalles, y los políticos son expertos en los detalles.

Propiedad Privada y Libertad, no mas socialismo-estatismo-colectivismo

Print Friendly, PDF & Email