La bajada de aranceles nos beneficia a todos. Menos a los lobbies.

0

Desde muchos sectores del mercado interno están manifestando su total repulsa contra una bajada de aranceles comerciales entre todos los países. El argumento lo suelen alzar en mano de una reivindicación mercantilista de la economía nacionalista (de izquierdas y derechas) del mercado. Un proteccionismo al consumo interno y a los «productos locales». Obviando que es muy difícil determinar hoy día qué es un producto local lo cierto es que una bajada de aranceles nos beneficia a todos. En cuanto nuestro ahorro aumenta más y podemos mover nuestro nuevo capital a otros bienes de consumo o inversión. Sin embargo no beneficia a los lobbies arraigados al Estado que no quieren perder beneficios.

Esta visión mercantilista de la economía se acelera aún más cuando los partidos de esta tole compran los votos de la ciudadanía sin siquiera dar un argumento económico para bajar los aranceles y encima consiguen subirlos o gravarlos con impuestos o legislación favorable. Alzan la voz en nombre de la Patria y de los productos locales para así ir en contra de estas medidas que benefician a toda la población, menos, insisto, a estos sectores que son incapaces de producir el producto a un menor coste. Sin embargo una bajada de aranceles da beneficios en ambos lados de comprador y vendedor del producto. Por un lado ganamos en la productividad de dicho producto, este se vuelve más barato para producirse y por tanto aumenta su oferta con una disminución del precio dado que puede ser creado a bajo coste. Por el otro el comprador puede adquirir dicho producto a un precio más bajo por lo que ahorra la diferencia del producto igual y barato que el otro que es igual y más caro y que no puede adaptar su modelo al del otro competidor. Beneficio por ambos lados, el vendedor se ve recompensado por su producto de mejor calidad y el comprador puede gastar esa nueva diferencia obtenida en otros bienes. Pierde obviamente el competidor que no sabe mejorar.

Este odio a la competencia internacional lleva arraigada en todos los movimientos proteccionistas que no hacen más que ir en contra de la globalización y del libre mercado mientras reclaman a los Estados más y más ayudas inservibles al Tercer Mundo. Sin embargo lo que realmente se necesita para crear riqueza internacional es aún más libre mercado internacional entre países. Una libertad total de capitales, mercancías y personas por todo el globo y que no sean los lobbies y los Estados y sus satélites lobbystas los que controlen qué y a cual precio se ha de consumir un bien y condenen a estas personas a soportar gravámenes totalmente injustificados a excepción de hacer una llamada a la Patria y a la Democracia. Es el arma preferida de los socialistas de todos los partidos. Nos perjudican a todos y ganan ellos. Su argumento es una reducción a lo absurdo, a nadie se le ocurriría subir todo tipo de aranceles entre ciudades para «proteger el comercio local» veríamos toda nuestra economía destruida. ¿Por qué no usar este argumento con todo el mundo? Porque a ellos no le interesa y llaman al sentimiento patrio y servil de la población para su propio beneficio.

 

Print Friendly, PDF & Email