TLCAN 2.0: ¿Libre comercio o planificación central?

0

La semana pasada, Estados Unidos, México y Canadá acordaron reemplazar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) con un nuevo Acuerdo entre Estados Unidos, México y Canadá (USMCA). Tristemente, en lugar de reemplazar el comercio administrado del TLCAN con el verdadero libre comercio, el nuevo USMCA expande el control del Estado sobre el comercio.

Por ejemplo, bajo las «reglas de origen» de la USMCA, al menos el 75 por ciento de las piezas de un automóvil deben ser de los Estados Unidos, Canadá o México para evitar los aranceles. Esto es proteccionismo diseñado para aumentar los precios de los automóviles utilizando materiales de fuera de América del Norte.

La USMCA también requiere que entre el 40 y el 45 por ciento del contenido de un automóvil sea realizado por trabajadores que ganan al menos 16 dólares por hora. Como todos los salarios establecidos por el Estado , este requisito aumentará los precios y disminuirá el empleo.

La USMCA también exige a México que apruebe una legislación que reconozca el «derecho de negociación colectiva». En otras palabras, este llamado «tratado de libre comercio» obliga a México a importar el sindicalismo obligatorio al estilo estadounidense. Si la legislatura mexicana no cumple, EE. UU. y Canadá impondrán aranceles a los productos mexicanos.

La USMCA también exige que los tres países cumplan con las normas de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) para los derechos de los trabajadores. Entonces, si, por ejemplo, los burócratas de la OIT declararon que las leyes de Derecho al Trabajo violan las «normas internacionales del trabajo» porque debilitan la negociación colectiva y otorgan a los estados del Derecho al Trabajo una ventaja injusta sobre los estados y países del sindicalismo obligatorio, el gobierno federal puede tener que anular todas las leyes estatales de Derecho al Trabajo.

USMCA también obliga a los tres países a trabajar juntos para mejorar la calidad del aire. Esto suena inofensivo pero podría ser usado como una forma de puerta trasera para imponer nuevas regulaciones e impuestos costosos, como un esquema de límites máximos y comercio, en Estados Unidos.

Este acuerdo también prohíbe el uso de la devaluación de la moneda como un medio para intentar obtener una ventaja competitiva en el comercio internacional. La aplicación de esta disposición será difícil, si no imposible, ya que ningún banco central admitirá que está devaluando divisas para obtener una ventaja competitiva en el comercio internacional. Por supuesto, dado que el mero hecho de crear dinero reduce su valor, la única forma de evitar que los bancos centrales devalúen la moneda es sacarlos del negocio. Lamentablemente, no creo que los redactores de USMCA intenten restaurar el dinero del libre mercado.

La provisión de moneda probablemente se utilizará para justificar la coordinación de la política monetaria entre la Reserva Federal y los bancos centrales de México y Canadá. Esto llevará a una inflación en toda la región y a una guerra mundial de divisas, ya que EE. UU. presiona a México y Canadá para ayudar a la Fed a contrarrestar la supuesta manipulación monetaria de otros países y los desafíos al estado de la moneda de reserva del dólar.

Un verdadero acuerdo de libre comercio simplemente reduciría o eliminaría los aranceles y otras barreras comerciales. No dictaría salarios ni normas laborales, ni requeriría la cooperación intergubernamental en materia de normas ambientales y política monetaria. Un verdadero acuerdo de libre comercio tampoco lo haría, como lo hace la USMCA, enumerar nombres aceptables para los tipos de quesos.

Aquellos de nosotros que apoyamos el libre comercio real no debemos permitir que los partidarios de la USMCA se salgan con la suya al afirmar que la USMCA tiene algo que ver con el libre comercio. También debemos luchar contra las fuerzas del proteccionismo que amenazan con iniciar una guerra comercial destructiva. Además, debemos trabajar para evitar que el Estado intente controlar nuestras actividades económicas a través de regulaciones, impuestos y (lo más importante) el control de la moneda a través de la banca central y las leyes legales.


El artículo original se encuentra aquí.

Print Friendly, PDF & Email