Tras el huracán Michael, la sociedad civil y la acción voluntaria salvaron vidas

0

La semana pasada, mi ciudad natal de Panama City fue devastada por el huracán Michael, la tormenta más poderosa en tocar tierra en más de 50 años. Las consecuencias sobre el terreno son imposibles de comprender sin verlas de primera mano: edificios destruidos, árboles dispersos, la infraestructura básica como el agua y la electricidad permanecen en la mayor parte del condado. Al este, la ciudad de Mexico Beach tiene pocas estructuras que permanecen en pie después de recibir la peor parte del viento y la marejada ciclónica. Los residentes de áreas rurales como Chipley y Marianna se ven obligados a navegar por carreteras que aún se encuentran intransitables debido a la gran cantidad de escombros que quedan.

Pude visitar el condado de Bay el fin de semana pasado para llevar suministros a amigos y familiares. A pesar de todo el horror que trajo la tormenta, también se mostró lo mejor que la sociedad puede ofrecer. Frente a las dificultades incomprensibles, hay una comunidad que se ha unido en busca de fuerza, consuelo y supervivencia.

Aunque los gobiernos federales, estatales y locales respondieron rápidamente a las consecuencias de la tormenta, gran parte del trabajo ha sido acción espontánea de los residentes, tanto dentro como fuera de las áreas afectadas. Las consecuencias del huracán Michael son la ilustración perfecta de la importancia de la sociedad civil y la acción voluntaria, dados los límites inherentes de la acción estatal.

Tan pronto como Michael tocó tierra, la primera prioridad para cualquier persona con seres queridos en el camino de la tormenta fue tratar de encontrar una manera de verificar si estaban bien. Inmediatamente quedaron claras las limitaciones de los servicios de emergencia tradicionales para ofrecer ayuda. Con el 9-1-1 simplemente incapaz de manejar el volumen de peticiones que llegaban, las redes sociales se convirtieron en una herramienta valiosísima para organizar los esfuerzos de rescate. En muchos casos, completos extraños se acercaban para informar sobre la situación de los residentes en toda el área, un alivio enorme para amigos y familiares que no tenían otra opción.

Por supuesto, las redes sociales requieren acceso a internet, y aquí también la competencia en la infraestructura celular ha demostrado ser valiosísima para los esfuerzos de recuperación. El daño causado a la red de Verizon no solo eliminó el servicio celular para decenas de miles de clientes, sino que también eliminó al proveedor principal de servicios para el personal de emergencia del condado de Bay. El acceso a la red de AT&T u otros puntos logró proporcionar medios de comunicación semi fiables, que se convirtieron en la columna vertebral de los continuos esfuerzos de los voluntarios.

Otro medio vital de comunicación ha sido las emisoras comerciales de radio, particularmente la red de estaciones bajo el paraguas de iHeartRadio. Estas emisoras no solo proporcionaron un flujo constante de información a través de las áreas afectadas, sino que también brindaron una salida para las solicitudes más allá de la red social individual de cualquier persona. Se han salvado vidas literalmente, ya que las personas que llamaron reclamaban oxígeno, medicamentos, agua y otras necesidades fueron atendidas en cuestión de minutos después de compartirlas en las ondas. También ayudó a dirigir una legión de voluntarios armados con motosierras, ahora apodado el Ejército de la Motosierra, para ayudar a despejar partes de la ciudad que están demasiado aisladas como para ser una prioridad para los intentos de rescate dirigidos por el Estado.

Empresas, iglesias y otras organizaciones también se han ofrecido para alimentar, ayudar y albergar a miles de personas que tienen también necesidades graves. Restaurantes, bares e incluso los grupos de alimentos «ilegales» de Facebook aparecieron rápidamente como comedores sociales, vaciando sus despensas para dar comidas calientes a los que habían perdido algo. También han aumentado los camiones de comida y otros grupos de todo el país, camiones de comida, agua, lonas y otros suministros vitales se están abriendo paso en el área para su distribución.

Otra forma en que hemos visto surgir la cooperación voluntaria es en la reacción al lado más oscuro de la naturaleza humana que surge en un momento de crisis. Los informes de saqueos comenzaron apenas unas horas después del huracán y se extendieron rápidamente más allá de los recursos de «rescate» de las tiendas devastadas por Michael. Con las fuerzas del orden dedicadas a prioridades más altas que la protección de la propiedad, los ciudadanos deben protegerse a sí mismos, y muchos se unen para ayudar a cuidar sus vecindarios.

También vale la pena recalcar que este elogio a la coordinación voluntaria después de la crisis no ha sido a costa de lo que los funcionarios del gobierno han podido hacer en el área. Todas las partes involucradas, desde los primeros en responder hasta los refugios organizados por el estado y las compañías eléctricas, han realizado un trabajo increíble durante la semana pasada. Sin embargo, lo que vemos son las limitaciones básicas de lo que un gobierno puede hacer por el público en un momento de crisis, incluso cuando tiene las mejores intenciones, y la importancia de la comunidad más allá del estado. El hecho de que la comunidad haya sido, en su mayor parte, liberada de la dura administración gubernamental es precisamente lo que ha permitido una respuesta tan rápida y vibrante a la tormenta.

Esto se vuelve más claro cuando se contrasta con una catástrofe muy diferente que afectó a la costa del Golfo: el derrame de petróleo de Deep Horizon. En ese caso, los esfuerzos realizados por entidades externas para ayudar con la limpieza fueron rechazados con frecuencia por el gobierno federal que reclamó el control total sobre la situación. La mano de obra para ayudar a lidiar con su llegada a tierra estaba estrictamente regulada por los requisitos de OSHA. Surgieron un control de carretera tras otro para detener el tipo de orden espontáneo que ofrece una sociedad civil. Si una respuesta tan centralizada y burocrática a un desastre se hubiera repetido la semana pasada, se habrían perdido muchas más vidas y muchas más estarían en peor situación que en la actualidad.

El huracán Michael trajo una destrucción que la franja de Florida nunca había visto antes, pero no logró destruir la comunidad que impactó. Pasarán años antes de que el área pueda regresar a una sensación de normalidad, y miles nunca podrán recuperar todo lo que han perdido. Aun así, es una bendición que, gracias a las increíbles y voluntarias acciones de innumerables residentes, se hayan salvado vidas y ya hayan comenzado los pasos hacia la recuperación.


El artículo original se encuentra aquí.

Print Friendly, PDF & Email