Por qué los bienes de lujo benefician a todos

0

Uno de los mitos más persistentes sobre el capitalismo es que la riqueza y los recursos se «desperdician» cuando se gastan en lujos.

Pero ahora este desperdicio ha alcanzado un nuevo nivel. Gracias a nuestra abundante riqueza en el mundo desarrollado, ya no solo gastamos dinero en lujos para nosotros. También lo estamos «malgastando» en nuestras mascotas.

Por ejemplo, un artículo reciente en Salon sostiene que los miles de millones gastados en lujos para mascotas «podrían hacer más bien» si se gastan en otro lugar.

Ahora, sé lo que estás pensando. Crees que son los millennials quienes están tirando todo ese dinero para vestir a sus perros.

Bueno, no hay duda de que algunos millennials estadounidenses hacen eso, pero resulta que la clase media en China ha crecido tanto que los chinos ahora también están gastando miles de millones en sus mascotas. El artículo del Salon explica el «problema»:

Sylar, el border collie, tiene su propia mansión junto con un trampolín y una piscina cubierta…

La mansión de Sylar, donde otras mascotas pueden visitar y disfrutar de costosos tratamientos tipo spa … llamó la atención de los medios sobre el aumento del gasto en China en servicios relacionados con las mascotas. Se pronostica que los chinos gastarán alrededor de US $2,6 mil millones en sus mascotas para 2019, un aumento del 50 por ciento con respecto a 2016.

Esto, sin embargo, palidece en comparación con lo que los estadounidenses gastan anualmente en sus mascotas. Solo este año, se estima que el gasto en mascotas en los Estados Unidos supera los $72 mil millones, que es más que el PIB combinado de los 39 países más pobres del mundo.

Por supuesto, estos gastos no se distribuyen por igual entre todas las mascotas. Sylar, como otras celebridades, vive en el regazo del lujo, mientras que muchas de sus compañeras criaturas experimentan hambre, falta de vivienda, abuso y otras privaciones.

¿Cómo debemos pensar en la ética de gastar tanto dinero en mascotas cuando podría usarse para aliviar el sufrimiento en el mundo?

Esta es una vieja, vieja historia. La premisa básica ha sido durante mucho tiempo la siguiente: las personas no deben gastar su dinero en lujos, mientras que hay algunas personas en el mundo que no pueden comer lo suficiente, que carecen de una vivienda adecuada o que carecen de educación.

Ahora, no hay duda de que se puede obtener un valor real de las donaciones caritativas a las personas que viven en la pobreza. Animar a las personas a compartir la riqueza de esta manera, por supuesto, libremente y sin coerción estatal, es algo bueno.

Sin embargo, gran parte del argumento que se presenta en este caso del gasto en mascotas es que el gasto de este tipo tiene poco o ningún valor real.

Hay algunos problemas con los supuestos subyacentes aquí, así que echemos un vistazo a algunos de ellos ahora.

En primer lugar, no podemos realmente asignar valor a la cantidad de «utilidad» que se gana para el comprador, que es, por supuesto, la persona y no el perro, al comprar, por ejemplo, un disfraz de halloween para un perro.

Realmente no podemos decir cuánto beneficio psíquico se obtiene al comprar tales cosas ya que cada consumidor es diferente. Sin embargo, quizás el disfraz fue comprado por un padre con la esperanza de aumentar el vínculo familiar. O tal vez él o ella compró el disfraz para participar en un evento de la iglesia local diseñado para construir una comunidad entre los miembros. Es imposible decirlo, y por lo tanto es imposible concluir que cada centavo gastado en un «lujo» de una mascota es un desperdicio de dinero.

En segundo lugar, debemos recordar a dónde va ese dinero cuando se lo gasta en lujos. No es como si ese dinero simplemente se evaporara en el éter. El dinero gastado en cualquier artículo de lujo va a alguien en alguna parte, ya sea un comerciante, un fabricante, un conductor de camión que entrega el artículo o los trabajadores de la fábrica que crean cada artículo.

Tomemos, por ejemplo, un conserje de mascotas, sí, existen. Estas son personas que se especializan en mimar mascotas a cambio de dinero del dueño de la mascota. ¿Podemos decir que todo este dinero se desperdicia? Presumiblemente, al menos algunas de las personas que dirigen los servicios de conserjería para mascotas tienen familias. Algunos pueden no tener ninguna otra habilidad que no sea un conserje de mascotas. En cualquier caso, cualquier persona que trabaje como conserje de mascotas ha determinado que este es el trabajo menos malo que puede obtener en este momento.

¿Podemos concluir que el dinero pagado a estas personas simplemente se desperdicia? ¿Qué sucede si el conserje de mascotas usa ese dinero para cuidar a un familiar anciano o empobrecido? ¿O un niño discapacitado? Hacer declaraciones generales sobre cómo todo el dinero que se gasta en estos servicios se «desperdicia» no solo es incorrecto, sino inhumano.

Y esto nos lleva a nuestro tercer punto.

Algunos pueden responder a nuestra observación previa diciendo: «bueno, si redistribuíamos todo el dinero gastado en lujos, el conserje no tendría que trabajar duro para ayudar a su pariente anciano o hijo discapacitado».

En otras palabras, en el núcleo del argumento de «gastar el dinero en lujos se desperdicia» es a menudo una suposición de que alguna agencia gubernamental podría hacer un mejor trabajo al asignar el dinero.

Pero veamos lo que se requeriría para «reasignar» este dinero de una manera supuestamente mejor.

En primer lugar, los agentes del gobierno tendrían que determinar qué personas gastan demasiado en lujos y luego determinar qué parte de sus ingresos confiscarán para fines de reasignación.

Luego, se debe determinar qué personas recibirán los fondos redistribuidos.

Todo esto será dictado por reglas y regulaciones, y los burócratas del gobierno tomarán su corte en el proceso de reasignación, por supuesto.

Al final, algunas personas terminarán con más dinero del que tenían antes. Y algunos tendrán menos. Y los empleados del gobierno sin duda tendrán más.

Pero, ¿podemos estar seguros de que el conserje de mascotas que apoya a su familia con los beneficios de los lujos para mascotas realmente estará mejor? No, no podemos estar seguros. Es totalmente posible, ya que los ricos son menos capaces de comprar lujos, el conserje de mascotas se quedará sin trabajo y terminará trabajando en un campo que ella menos prefiere, y posiblemente incluso odia.

Además, no podemos estar seguros de que ella verá una ganancia neta en sus ingresos, ya que las reglas creadas por los burócratas pueden no favorecer a las personas en su situación particular.

Además, los subcontratistas y proveedores de servicios del conserje de mascotas verán una reducción en sus ingresos. Si esas personas hubieran estado invirtiendo su excedente, un excedente obtenido de atender a los lujos de las mascotas, hubieran estado invirtiendo en cualquier cantidad de bienes y servicios no de lujo, todas esas industrias sufrirán pérdidas.

Y finalmente, los trabajadores en el extranjero en países pobres que, por ejemplo, cosen disfraces de mascotas, verán menos demanda de su trabajo y, por lo tanto, menos ingresos. Estas personas probablemente sean las que más sufrirán por nuestro intento de castigar a las personas que gastan demasiado en artículos de lujo.

El efecto acumulativo es sustancial y no hay forma de que un planificador gubernamental pueda dar cuenta de todos los resultados posibles.

Y finalmente, por supuesto, está el hecho de que la reasignación forzosa de fondos requiere impuestos coercitivos por parte del estado: impuestos bajo amenaza de multas y encarcelamiento. Contraste esto con el intercambio voluntario entre los dueños de mascotas y el conserje de mascotas. Ambas partes se benefician y los beneficios no terminan ahí, como hemos visto.

Entonces, la próxima vez que veamos a alguien que está gastando dinero en un lujo que consideramos innecesario, ya sea un auto de lujo, un juguete aparentemente inútil o un servicio que «nadie necesita», es útil tener en cuenta que aquellos que venden y comercializar tales bienes son personas comunes y corrientes que se benefician de estas transacciones.

De hecho, las personas que piensan que las personas «ricas» tienen demasiado dinero y demasiados lujos, deberían aplaudir a las personas que venden trampolines para perros a los ricos. Después de todo, esas personas están ayudando a separar a los ricos de su dinero.


El artículo original se encuentra aquí.

Print Friendly, PDF & Email