Las Gigantes Tecnológicas tienen grandes problemas

0

Las Gigantes Tecnológicas han enfrentado los pedidos de una mayor regulación y, a medida que sus empresas han crecido, también lo ha hecho la presión. Ahora esas demandas vienen del propio Silicon Valley. El CEO de Apple, Tim Cook, le dijo recientemente a Axios que, aunque apoya el libre mercado, es solo una cuestión de tiempo antes de que las gigantes tecnológicas estén restringidas. «Tenemos que admitir que el libre mercado no está funcionando. Y no ha funcionado aquí «, dijo Cook. «Creo que es inevitable que haya un cierto nivel de regulación». De hecho, una reciente encuesta de Axios reveló que el 55 por ciento de los estadounidenses «temen que el gobierno federal no haga lo suficiente para regular a las grandes empresas de tecnología». Esa cifra ha subido 15 puntos respecto al año pasado.

El problema es que, si se implementan, dichas regulaciones solo afianzarán a las empresas existentes y perjudicarán a los consumidores.

Como señala Axios, la regulación de las gigantes tecnológicas se han convertido en «un tema raro que une a republicanos, demócratas e independientes». En agosto, el representante Steve King, republicano de Iowa, planteó la idea de convertir a los gigantes de la tecnología en servicios públicos. En la izquierda, el escritor Richard Eskow fue aún más lejos al pedir que las empresas como Amazon y Google se nacionalizaran. El joven fanático de la derecha, Charlie Kirk, abogó recientemente por que Google se clasifique como un monopolio y la ley antimonopolio se aplique en su contra.

Es comprensible por qué tantos en el espectro político tienen inquietud acerca de las Gigantes Tecnológicas. Después de todo, tiene una inmensa cantidad de poder, especialmente con respecto a la información almacenada.

Pero una mayor regulación solo dará poder a las Gigantes Tecnológicas y la dejará menos responsable que antes. La «puerta giratoria«, a través de la cual los funcionarios se mueven entre el gobierno y el sector privado, permite a las empresas influir fuertemente en la regulación. A veces incluso abogan por que se aumente la regulación como un medio para asegurar que las nuevas regulaciones funcionen en su beneficio. Cuando grupos como Negocios por un salario mínimo justo, cuyos miembros ya pagan a los empleados «muy por encima del salario mínimo», abogan por un aumento en el salario mínimo, no es por benevolencia hacia los trabajadores. Quieren forzar a sus competidores a pagar más con la esperanza de sacarlos del negocio. En economía, esto se conoce como captura regulatoria, una idea desarrollada por el premio Nobel George Stigler.

Otra táctica es hacer que el obstáculo regulatorio sea tan alto que asegure una nueva competencia y ahogue a las nuevas empresas en la cuna. Una empresa nueva en el sótano de alguien no puede pagar un ejército de abogados para navegar a través de una serie de regulaciones, como pueden hacerlo Google y Facebook.

Históricamente, las Gigantes Tecnológicas han tenido una intervención directa cuando se trata de cabildeo, pero eso está empezando a cambiar y los números lo demuestran. En 2017, Google, Amazon, Facebook y Apple gastaron más de $50 millones en cabildeo, un aumento del 32 por ciento para Facebook y un aumento del 51 por ciento para Apple. Para ser justos, eso es mucho menos que lo que otras industrias gastan en cabildeo, pero a medida que aumenta la regulación, espere ver a Las Gigantes Tecnológicas aumentar aún más su cabildeo y que se aplaque su competencia.

En un libre mercado, las empresas solo tienen el poder que los consumidores les dan cuando toman sus decisiones de consumo. Google, Facebook y Amazon son enormes y poderosos porque muchos eligen utilizar sus servicios. El economista Ludwig von Mises llamó a esto «soberanía del consumidor«, escribiendo, «El capitán es el consumidor. Ni los empresarios ni los agricultores ni los capitalistas determinan lo que debe producirse. Los consumidores hacen eso». No importa qué tan grande sea una empresa, si no le da a los consumidores lo que quieren, eventualmente fallará. Sólo mira a Nokia. En 2007, la compañía controlaba casi el 50 por ciento del mercado mundial de teléfonos inteligentes. Para 2013, ese número había caído a menos del 5 por ciento. Se produjo un cambio tan drástico en la suerte porque los consumidores optaron por hacerlo realidad y porque otras empresas innovaron más para atraerlos.

Pero si las Gigantes Tecnológicas se afianzan y protegen de la competencia mediante la regulación, el poder del consumidor sobre ellos disminuye. Es una receta para la disminución de la innovación y el servicio al cliente. Las Gigantes Tecnológicas se mantienen alerta por el temor de convertirse en el próximo Nokia, por lo que gastan decenas de miles de millones de dólares cada año en investigación y desarrollo. Habrá mucho menos incentivo para hacerlo si saben que están a salvo de posibles advenedizos que los suplantan.

Las Gigantes Tecnológicas tiene grandes problemas, pero una mayor regulación solo conducirá a un mayor cabildeo, menos competencia y menos innovación. Los consumidores le han dado a las Gigantes Tecnológicas su poder, y mientras haya competencia y alternativas, también tienen el poder de quitárselo. Aferrémonos a ese control en lugar de exigir que el Estado lo ejerza por nosotros.


El artículo original se encuentra aquí.

Print Friendly, PDF & Email