El mito de la tasa de interés neutral

0

En su discurso ante el Economic Club de Nueva York el 28 de noviembre de 2018, el presidente de la Junta de la Reserva Federal, Jerome Powell, dijo que la tasa de interés de política del banco central de Estados Unidos está apenas por debajo de la tasa neutral. Esto llevó a muchos comentaristas a sugerir que es probable que llegue a su fin una postura de tasa de interés más estricta de la Reserva Federal. A finales de octubre, la tasa objetivo de los fondos federales se situó en el 2,25%.

ffrate.JPG

La opinión generalizada es que, mediante políticas monetarias adecuadas, el banco central de EE. UU. puede navegar la economía hacia un camino de crecimiento de estabilidad económica y prosperidad. El ingrediente clave para lograr esto es la estabilidad de precios. La mayoría de los expertos opinan que lo que impide el logro de la estabilidad de precios son las fluctuaciones de la tasa de fondos federales en torno a la tasa de interés neutral.

La tasa neutral, se mantiene, es una que es consistente con precios estables y una economía equilibrada. Lo que se requiere es que los responsables de la política de la Fed dirijan con éxito la tasa de los fondos federales hacia la tasa de interés neutral.

El economista sueco Knut Wicksell articuló este marco de pensamiento a finales del siglo XIX, que tiene sus orígenes en los escritos del economista británico Henry Thornton del siglo XVIII.

El marco de la tasa de interés neutral

Según Wicksell, existe una cierta tasa de interés sobre los préstamos, que es neutral con respecto a los precios de los productos básicos, y no tiende a elevarlos ni a bajarlos.

Según esta opinión, la principal fuente de inestabilidad económica es la variación entre la tasa de interés del mercado monetario y la tasa neutral.

Si la tasa del mercado monetario cae por debajo de la tasa neutral, la inversión superará el ahorro, lo que implica que la demanda agregada será mayor que la oferta agregada. Suponiendo que el exceso de demanda sea financiado por la expansión de los préstamos bancarios, esto conduce a la creación de nuevo dinero, lo que a su vez eleva el nivel general de precios.

A la inversa, si la tasa del mercado monetario aumenta por encima de la tasa neutral, los ahorros superarán la inversión, la oferta agregada superará la demanda agregada, los préstamos bancarios y la cantidad de dinero se contraerán, y los precios caerán. Por lo tanto, cuando la tasa del mercado monetario está en línea con la tasa neutral, la economía se encuentra en un estado de equilibrio y no hay presiones al alza ni a la baja en el nivel de precios.

Una vez más, esta teoría plantea que son las desviaciones en la tasa de interés del mercado monetario de la tasa neutral lo que pone en movimiento los cambios en la oferta monetaria, que a su vez perturban el nivel general de precios. En consecuencia, es el rol de la autoridad central hacer que las tasas de interés del mercado monetario estén en línea con el nivel de la tasa de interés neutral.

Según este punto de vista, para establecer si la política monetaria es estricta o flexible, no es suficiente centrarse únicamente en el nivel de las tasas de interés del mercado monetario; más bien, uno también necesita comparar las tasas de interés del mercado monetario con la tasa neutral. Por lo tanto, si la tasa de interés del mercado está por encima de la tasa neutral, la postura de la política es estricta. Por el contrario, si la tasa de mercado está por debajo de la tasa neutral, entonces la postura de la política es flexible.

¿Podemos saber cuál es la tasa neutral?

En el marco general, la tasa de interés neutral establecida en el punto de la intersección de las curvas de oferta y demanda.

Sin embargo, la ley de la oferta y la demanda presentada por la economía dominante no se origina a partir de los hechos de la realidad, sino de la construcción imaginaria de los economistas. Ninguna de las cifras que sustentan las curvas de oferta y demanda se originan en el mundo real; son puramente imaginarios.

Según Mises, «es importante darse cuenta de que no tenemos ningún conocimiento o experiencia con respecto a la forma de tales curvas».1

Sin embargo, los economistas debaten acaloradamente las diversas propiedades de estas curvas invisibles y sus implicaciones con respecto a las políticas del Estado y del banco central.

Dado que tales curvas no existen y solo son útiles para fines de ilustración, esto implica que no es posible establecer a partir de curvas no existentes la tasa de interés neutral.

Ahora, si no se puede observar la tasa de interés neutral, ¿cómo se puede saber si la tasa de interés del mercado está por encima o por debajo de la tasa neutral?

Wicksell sugirió que los formuladores de políticas presten mucha atención a los cambios en el nivel de precios. Un nivel de precios en alza requeriría un ajuste al alza en la tasa de interés, mientras que un nivel de precios en baja indicaría que la tasa de interés debe ser bajada.2

Los bancos deben ajustar la tasa de interés del mercado en la misma dirección que los movimientos en el nivel de precios. Tenga en cuenta que este procedimiento seguido hoy por todos los bancos centrales. Así, en respuesta a los aumentos en los índices de precios por encima de una cifra aceptada, la Reserva Federal aumenta el objetivo de tasa de fondos federales.

Por el contrario, cuando los índices de precios están creciendo a un ritmo considerado demasiado bajo, la Fed reduce el objetivo.

De acuerdo con el marco de Wicksell, para mantener el precio y la estabilidad económica, una vez que se cierra la brecha entre la tasa de interés del mercado monetario y la tasa neutral, el banco central debe garantizar en todo momento que no surja una brecha. En el marco de Wicksellian, una política monetaria que mantiene la igualdad entre las dos tasas se convierte en un factor de estabilidad.

La mayoría de los expertos sostienen que una vez que la Reserva Federal ha logrado que la tasa de interés de los fondos federales alcance un nivel de tasa neutral, esto debe significar que la economía está perfectamente equilibrada.

A pesar del hecho de que la tasa de interés neutral no se puede observar, los economistas modernos opinan que puede estimarse por diversos medios indirectos. Por ejemplo, uno puede establecer qué es simplemente promediando el valor de la tasa real de los fondos federales (tasa de los fondos federales menos la inflación de precios) durante un largo período de tiempo.

Algunos otros economistas sostienen que la tasa neutral fluctúa con el tiempo y rechazan la idea de que la tasa neutral puede aproximarse a una cifra promedio. Para extraer la tasa de interés neutral no observable móvil, los economistas ahora emplean métodos matemáticos sofisticados como el filtro de Kalman.3 Sin embargo, ¿todo esto tiene mucho sentido?4

Lo que la Reserva Federal está tratando de establecer es un nivel de tasa de interés que corresponda a las condiciones del libre mercado.

Obviamente, esto está en contradicción con el libre mercado. En un libre mercado, en ausencia de políticas monetarias del banco central, las tasas de interés que emergen serían verdaderamente neutrales. En un libre mercado, nadie estaría obligado a establecer si la tasa de interés está por encima o por debajo de algún equilibrio imaginario.

El equilibrio en el contexto de una conducta consciente y decidida no tiene nada que ver con el equilibrio imaginario representado por la economía popular.

El equilibrio se establece cuando se cumplen los fines de los individuos. Cuando un proveedor logra vender su oferta a un precio que produce ganancias, se dice que ha alcanzado un equilibrio. Del mismo modo, los consumidores que compraron este suministro lo han hecho para cumplir sus objetivos.

En un libre mercado, en ausencia de creación de dinero, no hay necesidad de una política para restringir los aumentos en el nivel de precios.

Por qué el conocimiento del nivel de la tasa neutral no ayudaría a la Fed a lograr la estabilidad

Ahora, incluso si la Fed supiera el nivel de la tasa neutral, no podría lograr la estabilidad económica. La razón es que la Fed tendría que seguir políticas monetarias activas para mantener el objetivo de tasa neutral.

Este acto, sin embargo, dará lugar a ciclos de auge y caída e inestabilidad económica. Por lo tanto, no puede existir una política de tasa de interés neutral, que dará como resultado la estabilidad económica y de precios.

En lugar de orientar la tasa de interés del mercado monetario hacia la tasa neutral desconocida por medio de la manipulación monetaria, lo que conduce a una mayor inestabilidad, una alternativa mejor es dejar la economía en paz. En una economía de libre mercado sin un banco central, nadie estaría llevando a cabo ningún tipo de política monetaria.

En ausencia de políticas monetarias del banco central, que enriquecen a algunos individuos a expensas de otros, las tasas de interés que surjan serán verdaderamente neutrales.

En un libre mercado, nadie estaría obligado a establecer si la tasa de interés está por encima o por debajo de algún tipo de equilibrio imaginario.


El artículo original se encuentra aquí.

1.Ludwig von Mises, capítulo 16 (2) de La Acción humana, Valoración y apreciación, pág. 333.

2.Knut Wicksell, “La tasa de interés y el nivel de los precios”. Un estudio de las causas que regulan el valor del dinero. Reimpresiones de clásicos económicos, Augustus M. Kelley, Librería, Nueva York, 1965 p189.

3.Thomas Laubach y John C. Williams, «Measuring the Natural Rate of Interest«. Junta de Gobernadores del Sistema de la Reserva Federal, noviembre de 2001.

4.John C. Williams, «The Natural Rate of Interest«, Carta económica de FRBSF del 31 de octubre de 2003.

Print Friendly, PDF & Email