Europa está creando impuestos y regulando la tecnología y ahora se está quedando atrás en innovación

0

Si analizamos el ranking de las principales empresas tecnológicas (2017), no hay una sola que sea europea entre los quince primeros. La gran mayoría son empresas norteamericanas y chinas.

Es aún más preocupante. Si vamos a las 50 principales compañías de tecnología global, solo cuatro son europeas, pero cuando analizamos esas cuatro, es más que discutible que sean líderes en innovación, patentes y poder de mercado. Los índices europeos de «tecnología» incluyen, diplomáticamente, algunos conglomerados industriales que han perdido la carrera tecnológica.

Esto no es por casualidad o mala suerte. Es por diseño, por desgracia.

Un impuesto incorrecto

La Unión Europea generalmente habla mucho sobre inversiones tecnológicas y su compromiso con nuevas industrias, pero gran parte de esto es una fachada. Penaliza de manera muy agresiva la inversión tecnológica, así como la creación de valor y la riqueza que conlleva. Los impuestos europeos penalizan la inversión tecnológica desde el principio, no solo poniendo obstáculos a las empresas desde el principio sino, lo que es más importante, con una política confiscatoria sobre inversiones de capital, esquemas de opciones sobre acciones y capital privado que financian el crecimiento de las empresas. No solo se trata de errores monumentales como el llamado «Impuesto de Google» y una visión miope de los impuestos destinados a obtener ingresos de cualquier cosa, sino que también es un asalto a cualquier inversión de capital, valor agregado y ganancias generadas por la toma de riesgos. Por los inversores que apuestan por la innovación. En Europa, si algo no está subvencionado, se considera sospechoso.

Todo viene del gran error de una Unión Europea que parece comportarse como una combinación de un predicador de televisión y el sheriff de Nottingham. Una que les dice a los demás qué tienen que hacer y cómo comportarse mientras confiscan la última moneda del contribuyente restante. La UE está obsesionada con los supuestos ingresos fiscales que solo un planificador central inventaría, y al mismo tiempo ignora y dificulta las enormes posibilidades de empleo, riqueza y mejora de productividad que pueda atraer.

Una regulación incorrecta

La UE subordina la innovación a los caprichos burocráticos de los funcionarios que insisten en mantener las cosas como estaban en 1980. La regulación europea para tecnología e innovación es tan lenta, ineficiente y onerosa como lo es para la vieja economía, y pone obstáculos bajo la excusa del normativismo, pero oculta algo mucho peor, el objetivo poco disimulado de apoyar a los sectores de baja productividad al poner barreras a los de alta productividad.

Cuando se discute este problema con los reguladores, se felicitan porque el período de aprobación, por ejemplo, de una empresa Fintech, es de seis a nueve meses. Peor aún, la miopía contra los negocios se refleja en una declaración de treinta empresarios tecnológicos enviados a la Unión Europea en la que advierten sobre un sistema «incoherente y punitivo», «a menudo arcaico y altamente ineficiente» que puede causar una «fuga de cerebros» de los mejores y más brillantes de Europa.

Subsidiar a los sectores de baja productividad para penalizar a los sectores de alta productividad

Un delgado velo de regulación y leyes disfraza el proteccionismo.

Hay una obsesión de los estados individuales por proteger a cualquier costo la posición de búsqueda de rentas de sus mal llamados «campeones nacionales», que se han convertido en una especie de Valores Sociales disfrazados y son dóciles compañeros del poder político. La constante subvención de sectores en el proceso de obsolescencia mientras penaliza a quienes podrían reemplazar y mejorar el patrón de crecimiento y el tejido empresarial es muy evidente en toda la UE. Al mantener vivos a los dinosaurios, los gobiernos impiden la creación de un ecosistema que haría que otras compañías crezcan, se desarrollen y se conviertan en líderes mundiales. No es una sorpresa que, país por país, veamos cómo la Unión Europea que habla constantemente sobre la competencia está, en realidad, tratando de poner barreras a los nuevos líderes para que los sectores que buscan rentas mantengan sus privilegios de hace décadas.

Al tratar de proteger a los dinosaurios, los países de la UE terminan dificultando la capacidad de innovación de sus economías y no permiten que los nuevos gigantes prosperen.

Este es el proteccionismo oculto bajo la excusa de la regulación y la tributación, y lo peor es que no protege a los conglomerados nacionales, ni los alienta a reinventarse, ni apoya la creación de nuevos líderes europeos.

Por supuesto, hay algunas iniciativas positivas, no se pueden negar, pero la evidencia empírica es que se ahogan bajo un millón de páginas de reglas e impuestos obsoletos de la Unión Europea que le impiden liderar el cambio tecnológico.

Si Europa quiere un futuro mejor para nuestros hijos y nietos, y para que nuestras economías se fortalezcan, debe dejar de subsidiar lo que no funciona y penalizar lo que funciona, dejar de atacar a quienes se arriesgan e invertir en innovación. Porque lo que ningún político europeo va a lograr es volver a 1980. Sin embargo, lo que lograrán los políticos es hacer de Europa el daño colateral ideal de un dominio tecnológico de Estados Unidos y China.


El artículo original se encuentra aquí.

Print Friendly, PDF & Email