Ludwig von Mises y la naturaleza del dinero

0

[Extraído de Mises: Last Knight of Liberalism]

Como verdadero discípulo de Carl Menger, Ludwig von Mises comenzó la presentación de su teoría del dinero con un análisis de la naturaleza del dinero en sí. Luego pasó a lidiar con la determinación del poder de compra del dinero y con el impacto de lo que llamó Umlaufsmittel (medios fiduciarios) en el sistema monetario.

Al tratar con la naturaleza del dinero, Mises se basó en gran medida en el trabajo de Carl Menger. El fundador de la Escuela Austriaca había demostrado que el dinero no debe definirse por las características físicas de cualquier bien que se use como dinero; más bien, el dinero se caracteriza por el hecho de que el bien en consideración es (1) una mercancía que se utiliza (2) en intercambios indirectos, y (3) se compra y vende principalmente con el propósito de dichos intercambios indirectos.

Menger también hizo hincapié en que el dinero surge espontáneamente en el mercado como respuesta a la falta de la doble coincidencia de necesidades. Los intercambios indirectos son recurridos, por ejemplo, por el fabricante de la silla que busca comprar una docena de huevos al granjero que ya tiene suficientes sillas, o por el pintor que intenta comprar un vaso de cerveza al cervecero que no se preocupa por el arte. Primero, intercambian sus productos por productos altamente comercializables, como sal, trigo o monedas de plata, para intercambiar estos «medios de intercambio» por huevos y cerveza en un acuerdo posterior. El significado de este hecho fue que un sistema monetario podría surgir sin un contrato social previo y sin un mandato gubernamental.1

Mises agregó y refinó este análisis de la naturaleza del dinero de cuatro maneras.

Primero, se opuso a la idea de que las funciones del dinero –ser un medio de intercambio, una reserva de valor, un medio de pago, un medio de pago diferido, un numéraire (medida del valor)– eran de igual importancia. Mises argumentó que una mercancía podría desempeñar el papel de numéraire solo porque se usaba como medio de intercambio; y, de manera similar, una mercancía se mantuvo como una reserva de valor precisamente porque era comercializable. Así existía un orden jerárquico de las funciones del dinero: los medios de intercambio eran primordiales, siendo una condición necesaria para los demás.

En segundo lugar, Mises desarrolló una tipología integral de objetos monetarios, es decir, en lenguaje mengeriano, de todas las cosas generalmente aceptadas como medios de intercambio. En el nivel más fundamental, distinguió varios tipos de «dinero en sentido estricto» de varios tipos de «sustitutos de dinero» o sustitutos. El dinero en sentido estricto es un bien por derecho propio. En contraste, los sustitutos del dinero eran títulos legales a dinero en el sentido más estricto. Por lo general, los bancos los emitían y eran canjeables en dinero real en los mostradores del banco emisor (ver diagrama en la página anterior).

Guido chart

Guido chart

Al establecer esta distinción fundamental entre el dinero y los títulos de dinero, aplicó ideas cruciales del trabajo pionero de Böhm-Bawerk sobre la economía de las entidades legales. Destacó: «Las reclamaciones no son bienes; Son medios de disponer sobre bienes. Esto determina su naturaleza completa y su importancia económica».2 Como lo demostraría su exposición en partes posteriores del libro, estas distinciones tienen una gran importancia, tanto para la integración de la teoría monetaria en el marco de la teoría del valor y los precios de Menger como para el análisis del papel de la banca en el sistema monetario. En el corazón de su teoría de la banca se encuentra un análisis comparativo de la importancia económica de dos tipos muy diferentes de sustitutos del dinero. Mises observó que los sustitutos de dinero podían estar cubiertos por una cantidad de dinero correspondiente, en cuyo caso eran «certificados de dinero», o podían carecer de dicha cobertura, en cuyo caso eran medios fiduciarios: Umlaufsmittel . Mises dedica todo el último tercio de su libro a un análisis de las consecuencias económicas del uso del Umlaufsmittel.3

En tercer lugar, Mises refutó la idea de que los precios del dinero son una medida de valor. Aquí se basó en el trabajo del economista checo Franz Cuhel, quien algunos años antes, en su Zur Lehre von den Bedürfnissen(Sobre la teoría de las necesidades), había aclarado varias cuestiones fundamentales de la nueva teoría de los precios de Menger.4 Cuhel fue un defensor de la teoría psicológica de la utilidad marginal (Gossen-Jevons-Wieser), pero varias de sus contribuciones a la teoría del valor y la utilidad resultaron útiles a pesar de este hecho.

Cuhel refutó las afirmaciones cuantitativas de Böhm-Bawerk y Wieser sobre la utilidad marginal, que se referían a unidades homogéneas de un suministro de bienes, donde cada unidad individual proporciona la misma utilidad. Según Böhm-Bawerk, las utilidades derivadas del uso de varias unidades podrían agregarse, hasta el punto de que la utilidad, por ejemplo, de consumir quince ciruelas equivale exactamente a quince veces la utilidad de consumir una ciruela. Pero Cuhel objetó que esto contradecía la idea básica de la ley de la utilidad marginal decreciente, es decir, que la satisfacción derivada del consumo de cada unidad adicional del bien es menor que la utilidad derivada del consumo de la unidad anterior.5

Cuhel también hizo un caso devastador contra las comparaciones interpersonales de satisfacciones. Los beneficios derivados del consumo de dos productos diferentes podrían compararse solo de manera indirecta, y solo en un caso limitado, a saber, en el caso de la toma de decisiones individuales en un momento determinado. Del hecho de que una persona elige disfrutar de la satisfacción A en lugar de B, se puede inferir que A produce más satisfacción para esta persona que B, porque en el momento de la elección, tanto A como B estaban presentes y competían directamente entre sí.6 Por lo tanto, las elecciones observadas de los individuos proporcionan evidencia sobre el tamaño relativo del disfrute. Pero este es el único tipo de evidencia disponible porque es fundamentalmente imposible percibir las satisfacciones comparativas de otras personas.7 Solo se puede tener un conocimiento directo de las utilidades que la satisfacción de varias necesidades tiene para uno mismo. Las utilidades de otras personas deben inferirse, indirectamente, de su toma de decisiones real.

De ello se deduce que no existe tal cosa como el cálculo del valor o incluso la medición del valor. Incluso el dinero no tiene un valor constante y, por lo tanto, no puede proporcionar la base para un cálculo de valor. Además, dado que los precios del dinero son el resultado de procesos de valoración individuales, son eventos históricos individuales, siempre determinados por las circunstancias particulares en las que surgen. Contrariamente a lo que sugiere el sistema de ecuaciones de Walras, no hay relaciones constantes entre los precios del dinero en diferentes momentos y lugares.

Por lo tanto, era imposible seguir a Irving Fisher en su intento de establecer una ley cuantitativa, como la física, de la relación entre la cantidad de dinero y los precios del dinero (el nivel de precios). Mises puso gran énfasis en esta crucial implicación de la teoría del valor para la metodología de la economía:

Debido a que no hay relaciones constantes en el campo de la acción humana, no se puede hacer que las ecuaciones de los catalácticos matemáticos sirvan a problemas prácticos de la misma manera que las ecuaciones de la mecánica resuelven los problemas mediante el uso de datos y constantes que se han determinado empíricamente.

En mi libro sobre el dinero no dije una palabra polémica contra la escuela matemática. Presenté la doctrina correcta y me abstuve de atacar el método de los matemáticos. De hecho, incluso resistí la tentación de analizar el término vacío «velocidad». Refuté la economía matemática al demostrar que la cantidad de dinero y el poder de compra de la unidad monetaria no son inversamente proporcionales. Esta prueba demostró que la única relación constante que se creía que existe entre «cantidades económicas» es una variable determinada por los datos de cada caso individual. Así explotaron las ecuaciones de intercambio de Irving Fisher y Gustav Cassel.8

La crítica de Mises a la versión mecánica de la teoría cuantitativa tuvo un impacto mucho más allá de la teoría del dinero. Para esta versión de la teoría de la cantidad representó una agenda más amplia: una visión cuantitativa de la ciencia social en general. Mises demostró que no hay constantes cuantitativas que relacionen las acciones humanas con las repercusiones en el ámbito social. Un aumento en la demanda de manzanas en todos los casos llevaría a precios de manzana más altos de lo que hubiera existido, pero no hay ninguna ley que nos diga que un aumento del 10 por ciento de la demanda de la manzana causará, digamos, un aumento del 8 por ciento o del 14 por ciento. de los precios de la manzana. Las cantidades reales siempre dependerán de las circunstancias particulares de cada caso individual.

Cuarto, y finalmente, Mises se ocupó más explícitamente que Menger de las afirmaciones de los estatistas monetarios o «chartalistas». Mientras que Menger había argumentado que el dinero podía surgir espontáneamente en el mercado, los estatistas académicos afirmaron que el dinero era una creación del Estado. El debate sobre este tema se remonta a los tiempos de Platón y Aristóteles. Corrió a lo largo de la Edad Media y solo fue resuelto, por un corto tiempo, por los economistas clásicos, que habían argumentado a lo largo de las líneas de Menger. Pero a fines del siglo XIX los estatistas contraatacaron. Cernuschi en Francia, Neupauer en Austria y Lexis en Alemania reafirmaron la opinión de que el dinero es lo que el estado declara ser tal.9 Pero el campeón más famoso de este punto de vista fue Georg Knapp, el mismo Knapp que fue pionero en los estudios sobre el gobierno germánico como una fuerza liberadora para los campesinos de Europa del Este. En su Staatliche Theorie des Geldes (Teoría estatal del dinero), Knapp argumentó que el dinero era una creación del orden legal y que, por lo tanto, la teoría del dinero debía estudiarse como una rama de la historia legal.10Según Knapp, el dinero surgió a través de la proclamación del Estado. El Estado dice que esto o aquello es dinero, y de repente se convierte en un símbolo para una cantidad correspondiente de bienes reales. La esencia del dinero era, por lo tanto, ser un token proclamado por el Estado (carta en latín) que podría usarse como un medio de pago legalmente válido.11

Los puntos de vista de Knapp no ​​fueron bien recibidos al principio,12 pero sí encontraron un apoyo temprano de banqueros prominentes13 y finalmente ganaron muchos conversos a la teoría estatal del dinero. Su teoría chartalista, después de todo, complementaba perfectamente las convicciones estatistas que ya prevalecían entre los profesores de economía alemanes. Como Mises observó más tarde:

La escuela estatista de economía alemana probablemente ha alcanzado su punto más alto en la Teoría Estatal del Dinero de Georg Friedrich Knapp. No es de por sí notable que esta teoría haya sido formulada; después de todo, sus principios han sido defendidos durante siglos en los escritos de canonistas, juristas, románticos y ciertos socialistas. Lo que fue notable fue más bien el éxito del libro.14

El error fundamental de Knapp fue no ver que las órdenes del gobierno solo pueden ser relevantes en el contexto de los contratos actualmente existentes que involucran pagos diferidos. Ex post, los Estados pueden determinar qué se debe contar como «dinero» y, por lo tanto, qué se debe contar como pago. Pero no tiene el poder de imponer a los participantes del mercado el uso futuro de cualquier medio de intercambio:

El uso comercial solo puede transformar una mercancía en un medio de intercambio común. No es el estado, sino la práctica común de todos aquellos que tienen negocios en el mercado, lo que crea dinero.5


El artículo original se encuentra aquí.

1.Aunque Menger realizó un análisis minucioso del proceso del surgimiento del dinero (un proceso que, a su juicio, fue la mejor ilustración del surgimiento de las instituciones sociales), no fue el primer economista en señalar que el dinero no se crea por medios sociales. contrato. Entre los predecesores de Menger estaban John Law (1705), Ferdinando Galliani (1751), Étienne de Condillac (1776), Adam Smith (1776), Antonio Genovesi (1788), Jean-Baptiste Say (1802) y Richard Whately (1832). Sobre el surgimiento de este enfoque en el siglo XVIII, vea Arthur E. Monroe, Teoría Monetaria antes de Adam Smith (Nueva York: Augustus M. Kelley, [1923] 1966).

2.Mises, Teoría del dinero y el crédito, p. 65; Mises también citó Rechte und Verhältnisse vom güterwirthschaftlichen Standpunkte de Böhm-Bawerk, pp. 120ff.

3.Lamentablemente, este enfoque comparativo de su análisis se perdió en la traducción al inglés del título del libro: Teoría del dinero y el crédito. El término Umlaufsmittel, que literalmente se traduce en «medios de circulación», se presentó en el texto en inglés como «medios fiduciarios». En consecuencia, el título del libro debería haber sido Teoría del dinero y los medios fiduciarios, pero el editor decidió que la terminología inusual irritaría a los lectores y, por lo tanto, optó por la Teoría del dinero y el crédito más suave pero desdentada, no respetando el hecho de que incluso en la versión original en alemán la expresión era inusual. Mises era hostil a las innovaciones en el lenguaje que no estaban justificadas por el análisis de los fenómenos hasta ahora descuidados. Pero la diferencia entre certificados de dinero, por un lado, y el Umlaufsmittel, por el otro, fue un fenómeno tan descuidado, hasta el punto de que la terminología científica establecida carecía incluso de los medios para expresar esta diferencia. Mises introdujo así la expresión Umlaufsmittel para este propósito e incluso la utilizó en el título de su libro para resaltar su importancia.

4.Ver Franz Cuhel, Zur Lehre von den BedürfnissenTheoretische Untersuchungen über das Grenzgebiet von Ökonomik und Psychologie(Innsbruck: Wagner, 1907).

5.a. b. Ver ibid., Pp. 190f. Böhm-Bawerk había hecho esta afirmación en un largo ensayo sobre la teoría del valor, su primera afirmación sobre la teoría del valor. Ver Böhm-Bawerk, «Grundzüge der Theorie des wirtschaftlichen Güterwertes», Jahrbücher für Nationalökonomie und Statistik ns 13 (1886): 48. Fue este pasaje el que recibió críticas en Cuhel y Mises. Mises dijo muchos años después que, en claro contraste con los pasajes correspondientes de la Teoría positiva del capital de Böhm-Bawerk (Nueva York: GE Stechert, 1930), la afirmación en el Grundzüge «era incompatible con todo el tenor de la teoría de Böhm» (Mises to AE Foerster, carta fechada el 2 de marzo de 1965; Grove City Archive: archivo Böhm-Bawerk). Esta carta plantea un cierto problema porque aquí Mises dijo que Böhm-Bawerk finalmente se dio cuenta de su error y expresó la formulación correcta en una edición posterior de Capital and Interest (South Holland, Illinois: Libertarian Press, 1959, volumen 2, bk. 3, parte A, capítulo 3, p. 148). Pero en la segunda edición de Theorie des Geldes und der Umlaufsmittel, 2ª ed. (Munich y Leipzig: Duncker & Humblot, 1924, p. 13), Mises dijo que Böhm-Bawerk no había dicho nada nuevo sobre este asunto.

6.Ver Cuhel, Zur Lehre von den Bedürfnissen, pp. 178f.

7.Ver ibid., Pág. 210. Cuhel llamó a las utilidades subjetivas el inusual nombre de «Egenzen». En un caso análogo, Vilfredo Pareto llamó a la utilidad subjetiva «ophélimité».

8.Mises, notas y recuerdos, p. 58.

9.Ver Henri Cernuschi, Nomisma; o, «Legal Tender» (Nueva York: Appleton & Co., 1877); Josef von Neupauer, Die Schäden y Gefahren der Valutaregulierung für die Volkswirtschaft und die Kriegsbereitschaft (Viena: Lesk y Schwidernoch, 1892); Wilhelm Lexis, «Papiergeld», Handwörterbuch der Staatswissenschaften (Jena: Gustav Fischer, 1893; 2ª ed., 1901, 3ª ed., 1910). Mises menciona el libro de Neupauer en Mises, «Die wirtschaftspolitischen Motive der österreichischen Valutaregulierung,» Zeitschrift für Volkswirtschaft, Sozialpolitik und Verwaltung 16 (1907): 578.

10.Ver Georg F. Knapp, Staatliche Theorie des Geldes, 2ª ed. (Munich & Leipzig: Duncker & Humblot, 1918), p. 1.

11.Ver ibid., Pág. 31. Knapp pensó que tenía que crear un vocabulario completamente nuevo para tratar adecuadamente la teoría del dinero y entre muchas otras innovaciones se le ocurrió la expresión «gráfico».

12.En particular, Andreas Voigt, uno de los líderes del pequeño pero creciente grupo de economistas anti-Schmoller, le dio a Knapp una crítica desfavorable. Consulte a Andrés Voigt, «Die staatliche Theorie des Geldes», Zeitschrift für die gesamte Staatswissenschaft 62(1906): 317–40.

13.Ver L. Calligaris, «Staatliche Theorie des Geldes», Münchener Allgemeine Zeitung (1 de febrero de 1906); Idem, «Staatliche Theorie des Geldes», Österreichische Rundschau 7, no. 80 (10 de mayo de 1906); F. Bendixen, Das Wesen des Geldes (Leipzig: Duncker & Humblot, 1908), pág. 3; Idem, «Fünf Jahre Geldtheorie», Bank-Archiv 10, no. 10 (1911): 145ff .; W. Lexis, «Eine neue Geldtheorie», Archiv für Sozialwissenschaften und Sozialpolitik 5 (1906): 557–74; Idem, «Die Knappsche Geldtheorie», Jahrbücher für Nationalökonomie und Statistik, tercera serie, 32 (1906): 534–45.

14.Ludwig von Mises, Staat, Nation und Wirtschaft (Viena: Manz, 1919), pág. 5, n. 3. Mises se refirió al veredicto de Anderson de que el libro de Knapp «ha tenido una gran influencia en el pensamiento alemán sobre el dinero. Es típico de la tendencia en el pensamiento alemán de hacer del Estado el centro de todo». Benjamin M. Anderson, The Value of Money (Nueva York: Macmillan, 1917), pág. 433. También citó el exasperado comentario de Carl Menger sobre el éxito de la teoría estatal del dinero: «Es el desarrollo lógico de la ciencia policial prusiana. ¿Qué vamos a pensar en una nación cuya elite, después de doscientos años de economía, admire semejantes tonterías, que ni siquiera son nuevas, como la más alta revelación?» Mises, Erinnerungen, pág. 20; Notas y recuerdos, p. 35.

Print Friendly, PDF & Email