La economía clásica frente a la teoría de la explotación

0

Durante más de un siglo, una de las doctrinas económicas más populares del mundo ha sido la teoría de la explotación. De acuerdo con esta teoría, el capitalismo es un sistema de virtual esclavitud, que sirve a los intereses estrechos de un puñado comparativo de empresarios y capitalistas, quienes, impulsados ​​por una codicia insaciable y la lujuria de poder, existen como parásitos sobre el trabajo de las masas.

Esta visión del capitalismo no ha sido sacudida en lo más mínimo por el aumento constante del nivel de vida promedio que ha tenido lugar en los países capitalistas desde el comienzo de la Revolución Industrial. El aumento del nivel de vida no se atribuye al capitalismo, sino precisamente a las infracciones cometidas contra el capitalismo. Las personas atribuyen el progreso económico a los sindicatos y la legislación social, ya lo que consideran una mejora de la ética personal por parte de los empleadores.

De la misma manera, tiemblan ante el pensamiento de que no existen sindicatos, de una sociedad sin leyes de salario mínimo, leyes de horas máximas y leyes sobre trabajo infantil, ante el pensamiento de una sociedad en la que no hay obstáculos legales que impidan a los empleadores seguir adelante. su propio interés. En ausencia de dicha legislación, la gente cree que las tasas salariales volverían al nivel mínimo de subsistencia; Las mujeres y los niños volverían a trabajar en las minas; y las horas de trabajo serían tan largas y tan duras como sea posible para los seres humanos, todo en beneficio de los capitalistas, precisamente como sostuvo Marx.

La teoría de la explotación y el derrocamiento de la economía clásica

Es obvio que la teoría de la explotación es uno de los factores más poderosos que han estado operando para llevar al mundo por el Camino de servidumbre, como lo describe el título del libro del profesor Hayek sobre la tendencia hacia el socialismo.1 De hecho, la influencia perniciosa de la teoría de la explotación va mucho más allá del apoyo directo y obvio que da al socialismo. También ha contribuido al triunfo del socialismo en formas más sutiles. Desempeñó un papel importante, quizás el decisivo, en el derrocamiento de la economía clásica británica. El sistema de Smith y Ricardo fue percibido como una implicación ineludible de los principios esenciales de la teoría de la explotación. Los opositores de la teoría de la explotación, por lo tanto, se sintieron comprensiblemente obligados a descartar un sistema tan perverso. Y lo descartaron.

Junto con «la teoría laboral del valor» y la «ley de hierro de los salarios», descartaron características adicionales de la economía política clásica, como la doctrina de los fondos salariales y su corolario de que los ahorros y el capital son la fuente de casi todos los gastos en el sistema económico. Dos generaciones más tarde, el abandono de las doctrinas clásicas sobre el ahorro hizo posible la aceptación del keynesianismo y la política de inflación, déficit y gasto gubernamental en constante expansión. Del mismo modo paradójico, el abandono de la doctrina clásica de que el costo de producción, en lugar de la oferta y la demanda, es el determinante directo (si no el último) de los precios de la mayoría de los productos manufacturados o procesados ​​liderados, casi al mismo tiempo, a la promulgación de las doctrinas de «competencia pura y perfecta», «oligopolio», «competencia monopolística» y «precios administrados», con su implícito llamamiento a una política de antimonopolio radical o nacionalizaciones absolutas para «frenar los abusos de las grandes empresas» Así, a lo largo de estos dos caminos adicionales, la influencia de la teoría de la explotación ha servido para promover la causa del socialismo.

De hecho, la teoría de la explotación ha tenido tanto éxito en el desprestigio de la economía clásica, que incluso sugerir que el costo de producción puede ser un determinante directo del precio es invitar a la censura, tanto de ignorar todo lo que la economía ha enseñado desde 1870 como de Simpatizando con el marxismo. Por lo tanto, es importante señalar a este respecto que Böhm-Bawerk y Wieser eran muy conscientes del hecho de que el costo de producción es a menudo el determinante directo del precio. Sostuvieron simplemente que la determinación de los precios que constituyen los costos se basa en la oferta y la demanda (una posición muy cercana a la de John Stuart Mill, por cierto) y, por lo tanto, en el funcionamiento del principio de disminución de la utilidad marginal.2 La mayoría de los seguidores de Böhm-Bawerk y Wieser parecen, desafortunadamente, más influenciados por Jevons en este tema que por Böhm-Bawerk y Wieser.3

Mi propósito aquí es mostrar cómo la economía clásica puede desechar fácilmente aquellos aspectos de la misma que en el pasado contribuyeron a la teoría de la explotación. Y, más aún, para mostrar cómo puede realmente proporcionar las bases para una crítica fundamental y radical de la teoría de la explotación. Si mi esfuerzo se considera exitoso, entonces tal vez pueda despertarse cierto interés en la economía clásica como una fuente importante de conocimiento, en particular con respecto a la crítica del keynesianismo y las opiniones actualmente dominantes sobre el monopolio y la competencia. (La naturaleza precisa de estas aplicaciones es un tema demasiado vasto para ser tratado en esta ocasión. Sin embargo, he intentado explicarlo en otra parte.4)

El marco conceptual de la teoría de la explotación.

Hay tres aspectos de la economía clásica que contribuyen a la teoría de la explotación. Los dos más conocidos son, por supuesto, la teoría del valor-trabajo y la ley del hierro de los salarios. Algo menos prominente, pero no menos importante, es el marco conceptual dentro del cual se avanza la teoría de la explotación. Este marco es la creencia de que los salarios son la forma original y primaria de ingresos, de la cual los beneficios y todos los demás ingresos no salariales emergen como una deducción con la llegada del capitalismo, los empresarios y los capitalistas. El marco conduce fácilmente a la afirmación del derecho del asalariado a la producción total o a su valor total. Se basa en la creencia adicional de que todos los ingresos que se deben al desempeño del trabajo son salarios y que todos los que trabajan son asalariados. Es sobre la base de estas creencias que Adam Smith abre su capítulo sobre salarios en La riqueza de las naciones con las siguientes palabras:

El producto del trabajo constituye la recompensa natural o salario del trabajo. En ese estado original de cosas, que precede tanto a la apropiación de la tierra como a la acumulación de existencias, todo el producto del trabajo pertenece al obrero. No tiene propietario ni amo para compartir con él.

Y Smith continúa, un poco más adelante:

Pero este estado original de las cosas, en el que el trabajador disfrutaba de todo el producto de su propio trabajo, no podía durar más allá de la primera introducción de la apropiación de tierras y la acumulación de existencias. Por lo tanto, se llegó al final mucho antes de que se hicieran las mejoras más importantes en los poderes productivos del trabajo, y no sería inútil rastrear aún más cuáles podrían haber sido sus efectos sobre la recompensa o los salarios del trabajo.

Tan pronto como la tierra se convierte en propiedad privada, el propietario exige una parte de casi todos los productos que el trabajador puede obtener o recolectar de ella. Su renta hace la primera deducción del producto del trabajo que se emplea en la tierra.

Rara vez sucede que la persona que labra el suelo tiene los medios para mantenerse hasta que cosecha la cosecha. Su mantenimiento generalmente se le adelanta a partir de las existencias de un maestro, el agricultor que lo emplea y que no tendría ningún interés en emplearlo, a menos que él tuviera que compartir el producto de su trabajo, o a menos que sus acciones fueran reemplazadas por él con un beneficio. Este beneficio hace una segunda deducción del producto de la mano de obra que se emplea en la tierra.

El producto de casi todo el resto del trabajo está sujeto a la deducción similar de la ganancia. En todas las artes y manufacturas, la mayor parte de los trabajadores necesitan un maestro para hacerles avanzar los materiales de su trabajo y su salario y mantenimiento hasta que se complete. Él comparte el producto de su trabajo, o el valor que agrega a los materiales sobre los cuales se otorga; y en esta parte se encuentra su beneficio.5

En estos pasajes, Smith avanza claramente lo que yo llamo la doctrina de la primacía de los salarios. Es decir, la doctrina de que en una economía precapitalista, el «temprano y rudo estado de la sociedad», en la que los trabajadores simplemente producen y venden productos y no compran para vender, los ingresos que reciben los trabajadores son los salarios. Los salarios son el ingreso original, según Smith. Todos los ingresos en la sociedad precapitalista se supone que son salarios, y no se supone que los ingresos sean beneficios, según Smith, porque los trabajadores son los únicos receptores de ingresos. Al mismo tiempo, por supuesto, Smith promueve la doctrina corolario de que el beneficio surge solo con la llegada del capitalismo y es una deducción de lo que es naturalmente y, por implicación, el salario legítimo.

Estas doctrinas, como digo, constituyen el marco conceptual de la teoría de la explotación. Son el punto de partida de Marx.

En una economía precapitalista, la producción, dice Marx, se caracteriza por la secuencia C-M-C. En este estado de cosas, un trabajador produce una mercancía C, la vende por dinero M, y luego compra otras mercancías C. En esta situación, no hay explotación, ya que no hay beneficios, no hay «plusvalía»; todos los ingresos son, presumiblemente, salarios. La plusvalía, el beneficio, surge solo con el desarrollo del capitalismo, según Marx. Aquí la secuencia M-C-M’ se aplica. Bajo esta secuencia, el capitalista gasta una suma de dinero M en la compra de materiales y maquinaria y en el pago de salarios. Se produce una mercancía C, que luego se vende por una suma de dinero mayor, M’, de la que se gastó en producirla. La diferencia entre el dinero que gasta el capitalista y el dinero que recibe por el producto es su ganancia o plusvalía.6

Los beneficios, entonces, según Smith y Marx, surgen solo con el capitalismo, y son una deducción de lo que, de manera natural y legítima, pertenece a los asalariados.

Esta no es todavía la teoría de la explotación en sí, solo el marco conceptual de la teoría de la explotación. Es un marco lo suficientemente amplio como para incluir a Marx, el principal defensor de la teoría de la explotación, y Böhm-Bawerk, su principal crítico.

En este marco, Marx aplica la teoría del valor del trabajo y la ley del hierro de los salarios, y llega a la teoría de la explotación. En este mismo marco, Böhm-Bawerk aplica el enfoque de descuento y llega a una crítica de la teoría de la explotación.7 Ambos hombres recurren a sus respectivas doctrinas para explicar qué hace posible la supuesta deducción de beneficios de los salarios y qué determina el tamaño de esta deducción.

La explicación de Böhm-Bawerk es que los bienes presentes son más valiosos que los bienes futuros, y que el asalariado recibe un trato justo al recibir una cantidad de dinero presente más pequeña de lo que valdrá su futuro producto. La explicación de Marx es que el capitalista le paga arbitrariamente al asalariado un salario correspondiente al número de horas requeridas para producir las necesidades del asalariado y vende el producto del asalariado a un precio correspondiente al número mayor de horas para el cual trabaja el asalariado.

Ahora, en mi opinión, el lugar fundamental para cuestionar la teoría de la explotación no es sobre la teoría del valor del trabajo o la ley del hierro de los salarios, sino aquí, sobre su marco conceptual, sobre las doctrinas de la primacía de los salarios y la deducción de beneficios de los salarios. Además, es precisamente la economía clásica en sí misma la que proporciona los medios para hacer este desafío. Para la economía clásica, implica que es falso afirmar que los salarios son la forma original de ingresos y que los beneficios son una deducción de ellos. Esto se hace evidente, tan pronto como definimos nuestros términos en líneas clásicas:

El «beneficio» es el exceso de recibos de la venta de productos sobre los costos monetarios de producirlos; además, debe repetirse, los costos monetarios de producirlos.

Un «capitalista» es aquel que compra para luego vender para obtener una ganancia.

Los «salarios» son dinero pagado a cambio del desempeño de la mano de obra, no por los productos de la mano de obra, sino por el desempeño de la propia mano de obra.

Sobre la base de estas definiciones, se deduce que, si solo hay trabajadores que producen y venden sus productos, el dinero que reciben en la venta de sus productos no es el salario. «La demanda de productos básicos», para citar a John Stuart Mill, «no es demanda de mano de obra».8 En la compra de productos básicos, uno no paga salarios, y en la venta de productos básicos, uno no recibe salarios.

En la economía precapitalista, si alguna vez existió tal economía, todos los receptores de ingresos en el proceso de producción son trabajadores. Pero los ingresos de esos trabajadores no son salarios. Son, de hecho, beneficios. De hecho, todos los ingresos obtenidos en la producción de productos para la venta en la economía precapitalista son beneficios o «plusvalía»; No se obtienen ingresos por producir productos para la venta en una economía de ese tipo. Porque lo que reciben los trabajadores de una economía precapitalista son los recibos de la venta de productos. Pero no tienen costos de producción de dinero que deducir de esos recibos de ventas, ya que no han actuado como capitalistas: no han comprado nada con el fin de hacer posible sus recibos de ventas y, por lo tanto, no tienen costos monetarios. La diferencia entre los recibos de la venta de productos y los costos de producción de dinero cero es la magnitud total de los recibos de ventas.

Así, en la economía precapitalista, solo los trabajadores reciben ingresos y no hay capital monetario. Pero todos los ingresos que reciben los trabajadores son beneficios, y ninguno son salarios. En la secuencia CMC, todo es «plusvalía»: un cien por ciento de los recibos de ventas y un porcentaje infinito del capital de dinero cero. En la secuencia M-C-M’, una proporción más pequeña de los ingresos es la «plusvalía», en la medida en que M es grande en relación con M’

Esta misma conclusión, que en la economía precapitalista, todos los ingresos son beneficios, y ningún ingreso son salarios, puede lograrse mediante la mal entendida proposición de Ricardo de que «los beneficios aumentan a medida que los salarios caen y caen a medida que aumentan los salarios». Los salarios pagados en la producción, según Ricardo, son pagados por los capitalistas, no por los consumidores. Si, como en la economía precapitalista, no hay capitalistas, entonces no hay salarios pagados en la producción, y si no hay salarios pagados en la producción, el ingreso total obtenido debe ser la ganancia.

Smith y Marx están equivocados. Los salarios no son la principal forma de ingreso en la producción. Los beneficios son. Para que existan salarios en la producción, primero es necesario que haya capitalistas. La aparición de los capitalistas no hace surgir el fenómeno del beneficio. El beneficio existe antes de su aparición. La aparición de los capitalistas trae consigo los fenómenos de los salarios y los costos monetarios de producción.

En consecuencia, los beneficios que existen en una sociedad capitalista no son una deducción de lo que originalmente eran salarios. Por el contrario, los salarios y los otros costos monetarios son una deducción de los recibos de ventas, de lo que originalmente era toda ganancia. El efecto del capitalismo es crear salarios y reducir los beneficios en relación con los recibos de ventas. Cuanto más económicamente capitalista es la economía, cuanto más se compra para vender en relación con los recibos de ventas, más altos son los salarios y más bajos son los beneficios en relación con los recibos de ventas.

Por lo tanto, los capitalistas no empobrecen a los asalariados, sino que hacen posible que las personas sean asalariados. Porque no son responsables del fenómeno de los beneficios, sino del fenómeno de los salarios. Son responsables de la existencia misma de salarios en la producción de productos para la venta. Sin los capitalistas, la única forma en que uno podría sobrevivir sería mediante la producción y venta de sus propios productos, es decir, como un generador de beneficios. Pero para producir y vender los propios productos, uno tendría que poseer su propia tierra y producir o haber heredado sus propias herramientas y materiales.Relativamente pocas personas podrían sobrevivir de esta manera. La existencia de los capitalistas hace posible que las personas vivan vendiendo su trabajo en lugar de intentar vender los productos de su trabajo. Por lo tanto, entre los asalariados y los capitalistas existe de hecho la armonía de intereses más cercana posible, ya que los capitalistas crean salarios y la capacidad de las personas para sobrevivir y prosperar como asalariados. Y si los asalariados quieren una mayor participación relativa de los salarios y una menor participación relativa de los beneficios, deberían querer un mayor grado económico del capitalismo, deberían querer más y más capitalistas.

La confirmación histórica de la teoría que estoy proponiendo se puede encontrar en la Introducción al El capitalismo y los Historiadores del Prof. Hayek. Allí encontramos afirmaciones como: «La historia real de la conexión entre el capitalismo y el surgimiento del proletariado es casi exactamente lo opuesto a lo que sugieren estas teorías de la expropiación de las masas». Y: «El proletariado al que se puede decir que el capitalismo «creó» no era, por lo tanto, una proporción de la población que habría existido sin él y que se degradó a un nivel más bajo; fue una población adicional que fue habilitada para crecer por las nuevas oportunidades de empleo que proporcionaba el capitalismo».9

La teoría correcta, así como la historia real, es exactamente lo opuesto a la doctrina de la primacía de los salarios.

Los beneficios y el trabajo: la contribución productiva de los empresarios y capitalistas

En una economía precapitalista, el ingreso del trabajo es la ganancia, y el beneficio es, por lo tanto, un ingreso laboral. También en una economía capitalista, hay muchos casos en que los beneficios son obviamente un ingreso laboral: todos los casos en que los hombres de negocios realizan trabajo en sus propias empresas, ya sea en una capacidad gerencial o manual. Sin embargo, la práctica de la economía, sin tener en cuenta la de la contabilidad y de la propia empresa, ha sido clasificar todos los ingresos como salarios y reservar el término beneficio (la mayoría de los cuales ha llegado a llamar interés) para describir los ingresos recibidas en virtud de la propiedad del capital.

Argumentaré que en una economía capitalista, no menos que en una economía precapitalista, la ganancia sigue siendo un ingreso laboral, un ingreso atribuible al trabajo de empresarios y capitalistas, y esto es así, aunque los beneficios son en su mayor parte se obtiene como una tasa de retorno sobre el capital y tiende a variar con la cantidad de capital invertido.

La variación de los beneficios con el tamaño del capital invertido es perfectamente compatible con su atribución al trabajo de quienes las ganan, porque en una economía capitalista el trabajo de quienes obtienen beneficios tiende a ser predominantemente de naturaleza intelectual, un trabajo de pensamiento, planificación y toma de decisiones. Al mismo tiempo, el capital se erige como el medio por el cual los empresarios y los capitalistas implementan sus planes: son sus medios para comprar la mano de obra de los ayudantes y para equiparlos y proporcionarles materiales de trabajo. Por lo tanto, la posesión de capital sirve para multiplicar la eficacia del trabajo de los empresarios y los capitalistas, ya que cuanto más poseen, mayor es la escala en la que pueden implementar sus ideas. Por ejemplo, un hombre de negocios que piensa en una mejor manera de producir algo puede aplicar esa mejor manera en diez veces la escala si posee diez fábricas que si posee una sola. El hecho de que en un caso el mismo trabajo por su parte lleve a diez veces la ganancia que en el otro caso es perfectamente consistente con el beneficio total que aún se puede atribuir a su trabajo.

La variación compuesta de los beneficios con el paso del tiempo también es perfectamente consistente con el hecho de que son el producto del trabajo de los empresarios y los capitalistas. La relación de los beneficios con el paso del tiempo se deriva del hecho de que los beneficios varían con el tamaño del capital invertido por período de tiempo. Si uno puede obtener beneficios en proporción a su capital en un período de tiempo determinado, entonces si la inversión por un período más largo es para ser competitiva, debe obtener los beneficios que uno podría haber ganado en el período más corto más los beneficios que podría haber obtenido. Por la reinversión del capital propio y sus beneficios.

También se debe tener en cuenta que los salarios, que nadie cuestiona son atribuibles al trabajo de los asalariados, varían con otras cosas además del gasto de mano de obra de los asalariados, por ejemplo, con el estado de la tecnología y la oferta de capital. Equipos y con condiciones competitivas en otras industrias. Para que un ingreso sea atribuible al trabajo, no es de ninguna manera necesario que el desempeño del trabajo sea el único factor que determine su tamaño. De hecho, según ese estándar, prácticamente nada podría atribuirse al trabajo humano más allá de lo que las personas podrían producir con sus propias manos. Los ingresos deben atribuirse al desempeño del trabajo, a pesar de su variación con los medios empleados y con otras circunstancias externas, sobre el principio de que es el trabajo del hombre el que proporciona la inteligencia de guía y dirección en la producción. Es solo sobre esta base que a un trabajador que usa una pala de vapor, por ejemplo, se le debe acreditar la excavación del agujero que cava, no menos que un trabajador que usa sus propias manos, ya que guía y dirige la pala de vapor.

Guiar y dirigir la inteligencia, no el esfuerzo muscular, es la característica esencial del trabajo humano. Como dice von Mises, «lo que produce el producto no es trabajo y problemas en sí mismos, sino el hecho de que el trabajo es guiado por la razón».10 Naturalmente, los empresarios y los capitalistas suministran la orientación y la dirección de la inteligencia en la producción a un nivel superior al de los asalariados, circunstancia que refuerza el estado productivo primario de las ganancias y de las personas que obtienen ganancias sobre los salarios y los asalariados.

Me gustaría señalar que la atribución de ganancias al trabajo de empresarios y capitalistas también es perfectamente coherente con su reflejo simultáneo del estado general de preferencia temporal en el sistema económico. La preferencia temporal opera para determinar la tasa general de rendimiento del capital, que los empresarios y los capitalistas ganan o no en función de sus logros productivos individuales. Quizás una analogía útil es el hecho de que la demanda del consumidor determina los beneficios generales de los trabajadores de un grado dado de habilidad en comparación con los de los trabajadores de un grado diferente de habilidad. Sin embargo, al mismo tiempo, cada trabajador individual es responsable de sus propios ingresos. Esto es simplemente una reafirmación del principio de que el ingreso es atribuible al trabajo, aunque también varía con otros factores. En el caso del beneficio, uno de esos otros factores, que opera como un determinante general, es la preferencia temporal.

La naturaleza precisa del trabajo de los empresarios y capitalistas debe ser explicada. En esencia, es elevar la productividad, y por lo tanto los salarios reales, del trabajo manual mediante la creación, coordinación y mejora de la eficiencia de la división del trabajo.

Los hombres de negocios y los capitalistas crean una división del trabajo al fundar y organizar empresas comerciales y al proporcionar capital. Las empresas comerciales son las unidades centrales de la división del trabajo: representan una división del trabajo externa, en la división de tareas entre las diferentes empresas e industrias, e internamente, en el desglose de tareas entre diferentes divisiones, departamentos y trabajadores individuales dentro de las firmas la provisión de capital es indispensable para la existencia de la división del trabajo en su aspecto vertical, es decir, para una sucesión de trabajadores, cada uno comienza su trabajo donde otros lo dejan. En su ausencia, los trabajadores tendrían que esperar a ser pagados por los consumidores finales. En muchos casos, como la producción de equipos duraderos, la construcción de edificios y, aún más, las fábricas que producen equipos duraderos, incluidos los equipos duraderos para la construcción posterior de dichas fábricas, esto conllevaría un tiempo de espera que se prolongará más allá de la vida útil de los trabajadores, e incluso más allá de las vidas de sus hijos. La provisión de capital, por lo tanto, introduce una división de pagos necesaria, por así decirlo, que permite a los productores recibir un pago dentro de un período de tiempo razonable después de realizar su trabajo. Y cuanto más capitalista (cuanto más capital requiere) en el sistema económico, mayor es la proporción de la fuerza laboral que puede emplearse en la producción de bienes de consumo temporalmente más remotos.11

Los empresarios y los capitalistas coordinan la división del trabajo para evitar pérdidas y obtener mayores tasas de rendimiento de su capital en lugar de menores tasas de rendimiento. Para ello, se les lleva a tratar de evitar la expansión excesiva de cualquier industria en relación con otras industrias y, al mismo tiempo, para asegurarse de que cualquier industria que no esté suficientemente expandida en relación con otras industrias se amplíe aún más. Este es un aspecto importante de la importancia del principio, tan bien desarrollado por los economistas clásicos, que existe una tendencia hacia una tasa uniforme de ganancias sobre el capital invertido en todas las ramas de la industria.12 Además, la actividad empresarial de empresarios y capitalistas representa una coordinación de la división interna del trabajo en sus empresas.

Finalmente, los empresarios y los capitalistas mejoran continuamente la eficiencia de la producción como resultado de su búsqueda competitiva de tasas excepcionales de ganancias y su ahorro e inversión con el fin de acumular fortunas personales. La única forma de obtener una tasa excepcional de ganancias donde prevalece la libertad legal de competencia es ser un innovador en la producción de mejores productos o productos igualmente buenos pero menos costosos. Los beneficios excepcionales de cualquier innovación dada desaparecen cuando los competidores comienzan a adoptarla y la convierten en el estándar normal de una industria. Esto requiere que se introduzcan innovaciones repetidas como condición para continuar obteniendo una tasa excepcional de ganancia. De esta manera, todo el beneficio de cada innovación tiende a transmitirse a los consumidores en forma de mejores productos y precios más bajos, con beneficios excepcionales que son completamente transitorios en el caso de cada innovación particular y un fenómeno permanente solo en la medida en que la mejora es continuo.13

El ahorro de empresarios y capitalistas para acumular fortunas personales funciona para lograr el progreso económico al garantizar que una proporción suficientemente alta de la capacidad de producción del sistema económico se dedique a la producción de bienes de capital, con el resultado de que la producción de cada año puede comenzar con la existencia de más bienes de capital que los que estaban disponibles el año anterior. Su ahorro e inversión tiene este efecto en virtud de que aumenta la demanda de bienes de capital en relación con la demanda de bienes de consumo y, por lo tanto, hace rentable la mayor producción relativa de bienes de capital. (Otro aspecto de este ahorro e inversión es que la demanda de mano de obra se eleva en relación con la demanda de bienes de consumo).

A la luz de estos hechos sobre la naturaleza de la contribución productiva de los empresarios y capitalistas, es posible revisar la doctrina clásica de la teoría del valor trabajo de una manera que ayude a explicar un aumento constante en los salarios reales y que anule la llamada ley de hierro de los salarios. Y eso es simplemente esto: al aumentar constantemente la productividad del trabajo manual, los empresarios y los capitalistas están reduciendo constantemente la cantidad de trabajo requerido para producir virtualmente cada bien. El efecto de esto es reducir constantemente los precios en relación con los salarios, es decir, aumentar los salarios reales.

Debe tenerse en cuenta que se sigue el mismo resultado si consideramos que tanto los salarios como los precios están determinados por la demanda y la oferta en el sentido clásico, es decir, por la relación entre el gasto y la cantidad vendida. Visto de esta manera, un aumento en la productividad del trabajo aumenta la oferta de bienes en relación con la oferta de mano de obra y, por lo tanto, reduce los precios en relación con las tasas salariales. También se debe tener en cuenta que esta explicación de asuntos incorpora tanto la doctrina del fondo de salarios como la doctrina de Ricardo de la distinción entre «valor y riqueza»: la primera, en su implicación de una demanda distinta y dada de trabajo; este último, en su percepción del aumento en los salarios reales, no se debe a un aumento en los ingresos monetarios, sino a una caída en los precios, que es la consecuencia natural de una mayor capacidad para producir.14 Por lo tanto, admitir que los precios de los productos están determinados por la cantidad de mano de obra requerida para producir bienes no conduce en absoluto a la teoría de la explotación, siempre que se agregue que los empresarios y los capitalistas son responsables de la continua reducción de esa cantidad y, por lo tanto, de una continua reducción de los precios en relación con los salarios.

Por supuesto, debe quedar claro, lo que los economistas clásicos nunca lograron hacer, de que la cantidad de mano de obra como determinante de los precios se limita estrictamente a la categoría de productos reproducibles. Las principales categorías de precios no están determinadas por ello, sobre todo, las tasas de salarios. Estos precios están determinados por la oferta y la demanda, por la utilidad marginal, incluida la utilidad de los productos marginales. Los salarios tampoco están conectados, ni siquiera indirectamente, con el «costo de producción de mano de obra».

El crecimiento de la población en una sociedad de división de trabajo y libre mercado no requiere el cultivo de suelos progresivamente inferiores en condiciones de rendimientos decrecientes, hasta que se alcanza el punto en que la productividad del trabajo en la «tierra cultivada por última vez» rinde únicamente la subsistencia, como Ricardo mantenía a menudo, pero no siempre.15 Por el contrario, en una sociedad de este tipo (una sociedad que es capitalista en el sentido completo del término, es decir, que incorpora libertad económica), el crecimiento de la población significa que la división del trabajo puede llevarse más lejos y que las ramas de la misma que están involucradas Con el descubrimiento de nuevos conocimientos y su aplicación a la producción puede llevarse a cabo a una escala mayor. Por lo tanto, el efecto del aumento de la población en tal sociedad es en realidad aumentar la productividad del trabajo y los salarios reales.

Esta conclusión, creo, se desprende del principio de Adam Smith de que «la división del trabajo está limitada por la extensión del mercado».16 También se basa en el hecho de que la propiedad privada de la tierra y los recursos naturales ofrece el incentivo para aumentar la productividad de la tierra de manera constante, con el resultado de que a medida que pasa el tiempo, las granjas más pobres y las minas trabajadas producen más que las mejores granjas y minas previamente trabajadas, y el punto a partir del cual disminuyen los retornos aumenta cada vez más.

Una vez que se reconoce que los salarios monetarios se determinan estrictamente por la oferta y la demanda, entonces queda claro que la supuesta disposición del trabajador asalariado a trabajar por un salario de subsistencia en lugar de morir de hambre, y la preferencia del capitalista, estando las demás cosas iguales, a pagar salarios más bajos en lugar de salarios más altos, son ambos  irrelevantes para el salario que al trabajador realmente le deben pagar. Ese salario está determinado por la demanda y oferta de mano de obra. No puede caer más bajo que lo que corresponde al punto de pleno empleo. Si cae por debajo de ese punto, se crea una escasez de mano de obra, lo que se traduce en un interés personal de los empleadores capaces y dispuestos a pagar un salario más alto para aumentar los salarios, de modo que no pierdan empleados frente a otros empleadores que no pueden o no desean pagar tanto.

Además, una caída en los salarios hacia el punto de pleno empleo no representa la posibilidad de que los salarios de subsistencia se logren a través de la puerta trasera, por así decirlo, porque está acompañada por una caída tanto en los precios de los productos como en la carga de apoyar a los desempleados. La caída de los salarios implica una caída de los precios tanto en el principio del costo de producción como en el principio de la oferta y la demanda, ya que los salarios más bajos no solo significan costos más bajos sino también más empleo, por lo tanto, más producción y, por lo tanto, mayor oferta de bienes que llegan al mercado. La caída de los precios, junto con una reducción en la carga de apoyar a los desempleados, casi seguramente significa un aumento en los salarios reales «para llevar a casa».

La productividad creciente de la mano de obra y, en consecuencia, la caída de los precios de los productos que logran los empresarios y los capitalistas tienen lugar en este contexto de tasas salariales determinadas por la oferta y la demanda independientes de mano de obra. Por lo tanto, a medida que los precios de los productos caen, los salarios no bajan y, por lo tanto, los salarios reales aumentan. (Si, la cantidad de dinero y el volumen de gasto en el sistema económico siguen siendo los mismos, hay una creciente oferta de mano de obra, mientras que la productividad de la mano de obra aumenta, las tasas de salarios monetarios disminuyen, pero los precios bajan más). En la medida en que la cantidad de dinero aumenta, mientras que la productividad del trabajo aumenta, la demanda de trabajo y productos aumenta. Como resultado, el aumento en los salarios reales puede estar acompañado por el aumento de las tasas de salarios monetarios y por la constante o incluso el aumento de los precios de los productos.Pero la relación entre salarios y precios reflejará el cambio en la productividad del trabajo, ya que reduce los precios de los productos en relación con los salarios, mientras que el aumento en la cantidad de dinero opera para afectar a ambos de manera más o menos igual. (Bajo el patrón oro, habría una modesta tasa de aumento en la cantidad de dinero, lo que probablemente estaría acompañado por la caída de los precios y el aumento de los salarios en dinero).

Hasta aquí la «ley del hierro de los salarios» en todas sus variaciones.

Por supuesto, incluso dentro del dominio de los productos reproducibles, la cantidad de mano de obra no es de ninguna manera el único factor determinante del precio. Como el propio Ricardo explicó en las Secciones IV-VI de su capítulo sobre el valor, el período de tiempo durante el cual las ganancias deben aumentar en los salarios antes de que el producto final final se venda a los consumidores es un segundo factor determinante de los precios.17 (En mi opinión, la discusión de Ricardo sobre el factor tiempo es, en algunos aspectos, más perspicaz incluso que la de Böhm-Bawerk. Ciertamente, después de leer esas secciones, hay razones para creer que habría estado completamente de acuerdo con todo lo esencial puntos de La conclusión del sistema marxiano de Böhm-Bawerk.18De hecho, muchas personas pueden encontrar notable la declaración de Ricardo a McCulloch: «A veces pienso que si tuviera que escribir nuevamente el capítulo sobre el valor que se encuentra en mi libro, debería reconocer que el valor relativo de los productos básicos fue regulado por dos causas en lugar de por uno, a saber, por la cantidad relativa de mano de obra necesaria para producir las mercancías en cuestión, y por la tasa de ganancia durante el tiempo que el capital permaneció inactivo, y hasta que las mercancías fueron introducidas en el mercado».19

Además, los salarios en sí mismos y los precios de diversos materiales determinados por la oferta y la demanda son factores adicionales que inciden en la determinación de los precios, incluso en el dominio donde la cantidad de mano de obra es relevante.20Y, como se indicó anteriormente, por supuesto, la determinación del precio por costo nunca es una determinación definitiva, ya que los precios que constituyen los costos están en sí mismos determinados por la oferta y la demanda y reflejan la utilidad de los productos marginales, como lo explicó tan brillantemente Böhm-Bawerk.21 Y, sin duda, hay precios de productos que no tienen ninguna relación con la cantidad de mano de obra o el costo de producción en cualquier forma, pero están determinados exclusivamente por la oferta y la demanda, como lo señaló el propio Ricardo.22

Una reinterpretación radical del derecho del trabajo a todo el producto

El hecho de que las ganancias son un ingreso atribuible al trabajo de empresarios y capitalistas, y el hecho de que su trabajo representa la provisión de orientación y dirección de la inteligencia al más alto nivel en el proceso productivo, sugiere una reinterpretación radical de la doctrina del derecho del trabajo. a todo el producto. Es decir, ese derecho se satisface cuando primero el producto completo y luego el valor total de ese producto queda en posesión de empresarios y capitalistas (que es exactamente lo que ocurre, por supuesto, en las operaciones cotidianas de una economía de mercado). Para ellos, no los asalariados, son los productores fundamentales de productos.

Por el estándar de atribución de resultados a aquellos que conciben y ejecutan sus logros en el nivel más alto, uno debe atribuir a los empresarios y capitalistas el producto bruto total de sus empresas y los recibos de ventas por los que se intercambia ese producto. Tal es, de hecho, el estándar aceptado en todos los campos fuera de la actividad económica. Por ejemplo, uno atribuye el descubrimiento de América a Colón, la victoria en Austerlitz a Napoleón, la política exterior de los Estados Unidos a su Presidente (o, como mucho, un puñado de funcionarios comparativos). Estas atribuciones se hacen a pesar del hecho de que Colón no podría haber hecho su descubrimiento sin la ayuda de sus tripulantes, ni que Napoleón haya ganado su victoria sin la ayuda de sus soldados ni la política exterior de los Estados Unidos se llevará a cabo sin la ayuda de los empleados del Departamento de Estado la ayuda que estas personas brindan se percibe como el medio por el cual aquellos que suministran la inteligencia de guía y dirección al más alto nivel logran sus objetivos. La inteligencia, el propósito, la dirección y la integración fluyen hacia abajo desde la parte superior, y la imputación del resultado fluye hacia arriba desde la parte inferior.

Según este estándar, el producto de la antigua Ford Motor Company y la Standard Oil Company deben atribuirse a Ford y Rockefeller. (En muchos casos, por supuesto, el producto debe atribuirse a un grupo de empresarios y capitalistas, no solo a una sola figura destacada). En cualquier caso, el derecho del trabajo al valor total de su producción se satisface completamente, precisamente cuando un Rockefeller o Ford, o sus contrapartes menos conocidas, reciben el pago de sus productos por sus clientes. El producto es de ellos, no de los empleados. La ayuda que brindan los empleados es totalmente remunerada cuando los productores les pagan salarios.

Esta visión de la naturaleza del derecho del trabajo a la producción total conduce a una visión muy diferente del pago de los ingresos a los capitalistas cuyo papel en la producción podría considerarse pasivo, como, quizás, la mayoría de los accionistas menores y los destinatarios de intereses. Renta de la tierra, y regalías de recursos. Si el pago de tales ingresos representara una explotación del trabajo, no sería una explotación del trabajo de los asalariados. Tales ingresos son pagados por hombres de negocios, por los capitalistas activos; no son una deducción de los salarios, sino de las ganancias.Si alguna explotación estuviera presente aquí, sería este grupo, no los asalariados, quienes serían las partes explotadas. Lo que esto significaría en la práctica es que individuos como Rockefeller y Ford fueron explotados por viudas y huérfanos, ya que son esos individuos quienes constituyen una gran parte de la categoría de capitalistas pasivos.

De hecho, sin embargo, el pago de tales ingresos nunca es una explotación, porque su pago es una fuente de ganancias para quienes los pagan. Se les paga para adquirir activos cuyo uso es una fuente de ganancias por encima de los pagos que se deben realizar. Además, los beneficiarios de tales ingresos no necesitan ser en absoluto pasivos; pueden muy bien obtener sus ingresos por el desempeño de una cantidad considerable de trabajo intelectual. Cualquiera que haya intentado administrar una cartera de acciones y bonos o bienes raíces debe saber que no hay límite en la cantidad de tiempo y esfuerzo que dicha administración puede absorber en la forma de buscar y evaluar las posibilidades de inversión, y que el trabajo estar mejor hecho cuanto más tiempo y esfuerzo se pueda dar. En ausencia de la intervención del Estado en la forma de la existencia de deudas nacionales, garantías de préstamos y seguros de depósitos (sin mencionar los «pagos de transferencia»), la magnitud de los ingresos realmente no devengados en el sistema económico sería bastante modesta, por casi todo. cualquier otra forma de inversión requeriría el ejercicio de un grado significativo de habilidad y juicio. Aquellos que no puedan o no estén dispuestos a ejercer tal habilidad y juicio perderán rápidamente sus fondos o tendrían que contentarse con tasas de retorno muy bajas en compensación por la seguridad del capital y, posiblemente, reflejando la deducción de los honorarios de administración por parte de los fideicomisarios u otras partes .para casi cualquier otra forma de inversión requeriría el ejercicio de un grado significativo de habilidad y juicio. Aquellos que no puedan o no estén dispuestos a ejercer tal habilidad y juicio perderán rápidamente sus fondos o tendrían que contentarse con tasas de retorno muy bajas en compensación por la seguridad del capital y, posiblemente, reflejando la deducción de los honorarios de administración por parte de los fideicomisarios u otras partes .para casi cualquier otra forma de inversión requeriría el ejercicio de un grado significativo de habilidad y juicio. Aquellos que no puedan o no estén dispuestos a ejercer tal habilidad y juicio perderán rápidamente sus fondos o tendrían que contentarse con tasas de retorno muy bajas en compensación por la seguridad del capital y, posiblemente, reflejando la deducción de los honorarios de administración por parte de los fideicomisarios u otras partes.

También debe tenerse en cuenta que en una economía de laissez faire, sin impuestos a la renta personales o corporativos (una explotación real del trabajo) y sin restricciones legales en actividades comerciales como el uso de información privilegiada y la concesión de opciones sobre acciones, los empresarios y los capitalistas activos están en una posición para poseer una proporción cada vez mayor de los capitales que emplean. Con sus altos ingresos, pueden comprar progresivamente las acciones de propiedad de los capitalistas pasivos.

De esta manera, bajo el capitalismo, los trabajadores —los empresarios y los capitalistas activos— que tienen un derecho válido a la propiedad de las industrias, de hecho, son dueños de ellas. Una y otra vez, los recién llegados sin un centavo aparecen en escena y, en virtud de su éxito, aseguran una influencia creciente sobre la conducta de la producción y, en última instancia, obtienen la propiedad de vastas fortunas personales. Una consecuencia irónica de los errores de Adam Smith en esta área, que se contarán entre todos los otros absurdos del socialismo, es que los socialistas quieren otorgar la propiedad de las industrias ¡a los trabajadores equivocados! Y para hacerlo, quieren destruir el sistema económico que se lo da a los trabajadores adecuados. Quieren dárselo a los trabajadores manuales, mientras que el capitalismo se lo da a quienes suministran la inteligencia de guía y dirección en la producción.

No es sorprendente que los socialistas y sus compañeros de viaje, los «liberales» contemporáneos, denuncien que el capitalismo está cediendo la propiedad a los trabajadores adecuados. Lo denuncian cuando denuncian grandes salarios y opciones de acciones para ejecutivos clave.

Explotación y socialismo

Como ironía final, resulta que no solo el capitalismo no es un sistema de explotación del trabajo, sino que el sistema real de explotación del trabajo es el socialismo. El socialismo establece el mismo tipo de explotación por la supuesta existencia de la cual las personas buscan derrocar al capitalismo.

El estado socialista tiene el monopolio universal del empleo y la producción. Sus ciudadanos carecen de poder económico tanto como trabajadores como consumidores. Ningún factor económico obliga al Estado socialista a tener en cuenta sus deseos. Desde un punto de vista económico, los gobernantes del estado socialista deben preocuparse por los valores de los ciudadanos solo en la medida en que los necesitan para tener la salud y la fuerza necesarias para trabajar.

Además, el principal principio moral-político del estado socialista es que el ciudadano no es un fin en sí mismo, ya que se reconoce que está bajo el capitalismo, pero es un medio para los fines de la «sociedad». Dado que la sociedad no habita en ninguna cima de montaña conocida, y no se puede comunicar de ninguna manera directa, sus fines solo pueden darse a conocer a través de los gobernantes del estado socialista. Por lo tanto, el principio de que el individuo es el medio para los fines de la sociedad significa necesariamente, en la práctica, que es el medio para los fines de la sociedad como adivinados, interpretados y determinados por los gobernantes del estado socialista. Y lo que esto significa es que él es el medio para los fines de los gobernantes. Difícilmente puede imaginarse una disposición más servil.

Por lo tanto, la posición del individuo bajo el socialismo es que debe pasar su vida trabajando arduamente por los fines de los gobernantes, quienes no tienen ninguna razón voluntaria para suministrarle nada más que la subsistencia física mínima. Proporcionarán más (suponiendo que tengan la capacidad de hacerlo) solo si es necesario para prevenir disturbios o revoluciones o como un medio para proporcionar incentivos especiales para el logro de sus propios valores, como, por encima de todo, el poder y el prestigio. del régimen. Por lo tanto, proporcionarán un nivel de vida relativamente alto a los científicos de cohetes, a los agentes de la policía secreta ya los intelectuales y atletas cuyos logros ayudan a reflejar la gloria en el régimen. El ciudadano promedio, sin embargo, es afortunado si le proporciona subsistencia. Él es afortunado, porque, como Mises y Hayek han demostrado,la desordenación económica y el caos del socialismo es tan grande que, en ausencia de un mundo capitalista externo al que acudir en busca de ayuda, el socialismo llevaría a la destrucción de la división del trabajo y, por lo tanto, a una reversión a las condiciones económicas primitivas del feudalismo. Para tomar prestados algunos de los clichés del marxismo y usarlos sinceramente por una vez, el socialismo «ni siquiera puede mantener a sus esclavos en su esclavitud»; dejado a su suerte, hace que el trabajador promedio «se hunda cada vez más en la pobreza», hasta que se produce la despoblación masiva.Para tomar prestados algunos de los clichés del marxismo y usarlos sinceramente por una vez, el socialismo «ni siquiera puede mantener a sus esclavos en su esclavitud»; dejado a su suerte, hace que el trabajador promedio «se hunda cada vez más en la pobreza», hasta que se produce la despoblación masiva. Para tomar prestados algunos de los clichés del marxismo y usarlos sinceramente por una vez, el socialismo «ni siquiera puede mantener a sus esclavos en su esclavitud»; dejado a su suerte, hace que el trabajador promedio «se hunda cada vez más en la pobreza», hasta que se produce la despoblación masiva.23

Resumen y conclusión

A pesar del apoyo que históricamente dio a la teoría de la explotación, la economía clásica proporciona la base para cambiar la teoría de la explotación. Sobre la base del concepto de ganancias de Ricardo y la propuesta de J. S. Mill de que «la demanda de productos básicos no es una demanda de trabajo», permite mostrar cómo los beneficios, no los salarios, deben considerarse como la forma original y principal de ingresos, de la cual otros ingresos emergen como una deducción. Y, además, no solo cómo los beneficios son un ingreso laboral (a pesar de su variación con el tamaño del capital invertido y el período de tiempo durante el cual se invierte), sino también cómo el trabajo de empresarios y capitalistas tiene una responsabilidad más fundamental para la producción de productos que el trabajo de los asalariados, con el resultado de que «el derecho del trabajo a todo el producto» debería significar el derecho de los empresarios y capitalistas a los recibos de ventas, un derecho que se respeta todos los días, en las operaciones normales de una economía capitalista. Además, las doctrinas clásicas de la oferta y la demanda, el fondo salarial, la distinción entre valor y riqueza, e incluso la teoría del valor del trabajo (modificadas apropiadamente según las líneas sugeridas por Ricardo y J. S. Mill e incorporando los avances en la teoría de precios realizados por Böhm-Bawerk) posibilita una explicación de los salarios reales basados ​​en la productividad del trabajo, que es función de los empresarios y los capitalistas aumentar de manera constante. Finalmente, se puede mostrar cómo el socialismo, con su monopolio estatal universal sobre el empleo y la oferta, es el sistema económico al que realmente se aplica la teoría de la explotación.

* * * * *

Este ensayo apareció originalmente en The Political Economy of Freedom Essays in Honor of FA Hayek, editado por Kurt R. Leube y Albert H. Zlabinger (München y Wien: Philosophia Verlag, The International Carl Menger Library, 1985). En su forma original, está disponible como un folleto de la Escuela de Filosofía, Economía y Psicología de Jefferson. Aparte de algunos cambios en la redacción y la adición de algunos párrafos, la versión actual difiere principalmente en que las notas finales se han actualizado para referirse a obras que no existían en 1985. Esto se refiere en particular al libro del autor Capitalism: A Treatise on Economics (Ottawa, Illinois: Jameson Books, 1996), en lo sucesivo denominado simplemente Capitalismo, y su traducción del ensayo de Böhm-Bawerk «Value, Cost, and Marginal Utility». El autor desea señalar que Capitalismo contiene un tratamiento mucho más completo y detallado de los temas que se tratan aquí (ver en particular, los capítulos 11 y 14).


El artículo original se encuentra aquí.

1.F. A. Hayek, Camino de servidumbre (Chicago: University of Chicago Press, 1944).

2.Cf. Eugen von Böhm-Bawerk, Capital and Interest, traducción de Huncke y Sennholz, 3 volúmenes (South Holland Illinois: Libertarian Press, 1959), vol. II, pp. 168-76, pp. 248-56; Vol.III, pp. 97-115; Idem, «Wert, Kosten und Grenznutzen,» Jahrbuch für Nationalökonomie und Statistik, Dritte Folge, vol. III, 1892, p. 328 [este ensayo ha sido traducido posteriormente por el presente autor como «Value, Cost, and Marginal Utility,» Quarterly Journal of Austrian Economics , vol. 5, n. 3; véase también, idem, mis «Notas sobre la traducción»]; Friedrich von Wieser. Ursprung und Hauptgesetze des Wirtschaftlichen Werthes, Viena, 1884, pp. 146-160; Idem, Natural Value, Londres y Nueva York, 1893, p. 78, p. 181n, p.183; John Stuart Mill, Principios de economía política, Ashley Edition (reimpresión, Fairfield, New Jersey: Augustus M. Kelley, 1976), Bk. III, Cap. III – VI. Ver también, Reisman, Capitalism, pp. 200-201, 206-209, 414-416. (Tenga en cuenta que los números de página en la edición en línea, en pdf de Capitalism agregan 58 páginas de la primera página).

3.Jevons sostuvo que la única conexión posible entre el costo de producción y el precio era a través del intermediario de las variaciones en el suministro. Cf.WS Jevons, The Theory of Political Economy , Cuarta edición, (Londres: Macmillan y Co., 1924), p. 165.

4.Los capítulos 15 y 18 de mi libro Capitalism tratan exhaustivamente con el keynesianismo y sus fundamentos, mientras que el Capítulo 10 hace lo mismo con las opiniones que prevalecen actualmente sobre monopolio y competencia; sobre este último, vea también mi «Platonic Competition», The Objectivist, agosto y septiembre de 1968 (reimpresión, Laguna Hills, California: La Escuela de filosofía, economía y psicología de Jefferson).

5.Adam Smith, La riqueza de las naciones, editorial Cannan, Bk. Yo, cap. VIII.

6.Karl Marx, Das Kapital , vol. I. Pt. II, cap. IV.

7.Ibid., Passim; Böhm-Bawerk, Capital and Interest, op. cit., vol. I, pp. 263-71; Vol.II, pp. 259-89, passim.

8.John Stuart Mill, Principios de economía política , op. cit ., Bk. Yo, cap. V, Sec. 9.

9.F. A. Hayek, editor, El capitalismo y los historiadores (Chicago: University of Chicago Press, 1954), pp. 15f.

10.Cf. Ludwig von Mises, La Acción Humana, tercera edición (Chicago: Henry Regnery Company, 1966), pág. 142.

11.Cf. Böhm-Bawerk, Capital and Interest, op. cit., vol. I, pp. 263-71; Vol.II, pp. 105ss; Hayek, Prices and Production, edición revisada, (Londres: Routledge & Kegan Paul, 1935; reimpresión, Fairfield, New Jersey: AM Kelley, 1967), passim.

12.Cf. Adam Smith, op. cit., Bk. Yo, cap. X, Pt. YO; David Ricardo, Principios de economía política y tributación, tercera edición, (Londres: 1821), cap. IV. Ver también Reisman, Capitalism, pp. 172-180.

13.La anticipación exitosa de cambios en la demanda del consumidor por delante de otros también es una forma importante de obtener una tasa excepcional de ganancias, y sirve en gran medida para aumentar los beneficios derivados del progreso económico. Sobre este tema, ver Capitalism, op. cit., p. 179.

14.Ricardo, op. cit., cap. I, sec. VII; Cap. XX.

15.Ibíd., Cap. V.

16.Smith, op. cit., Bk. I, cap. III.

17.Cf. Ricardo, op. cit., cap. I.

18.Eugen von Böhm-Bawerk, La conclusión del sistema marxiano, traducido por Alice Macdonald (Nueva York: The Macmillan Company, 1898; reimpresión, Nueva York: Augustus M. Kelley, 1949). Este ensayo también se reimprime bajo el título «Contradicción no resuelta en el sistema económico marxiano» en Clásicos más cortos de Böhm-Bawerk (South Holland, Illinois: Libertarian Press, 1962).

19.Cf. The Works and Correspondence of David Ricardo, Piero Sraffa, Editor (Cambridge, England: The Syndics of the Cambridge University Press, 1952), vol. VIII, p. 194.

20.John Stuart Mill se acerca mucho a una declaración precisa de todos los factores relevantes en su capítulo sobre el análisis final del costo de producción. Cf. Molino, op. cit., Bk. III, cap. IV.

21.Cf., arriba, nota 2.

22.Cf. Ricardo op. cit., cap. Yo, sec. YO.

23.Cf. von Mises, Socialismo (New Haven: 1951; reimpresión, Indianapolis: Liberty Classics, 1981), pp. 113–42, pp. 211–20, pp. 516–-21; La acción humana, op. cit., pp. 698–715 ; Hayek, Camino de servidumbre, op. cit., pp. 48–50; Idem, editor, Collectivist Economic Planning(Londres: George Routledge & Sons, 1935); Reisman, Capitalism, pp. 275-278, 288-290.

Print Friendly, PDF & Email