¿Economía en dos lecciones? No, la lección de Hazlitt es suficiente

0

Economics In Two Lessons: Why Markets Work So Well, and Why They Can Fail So Badly. Por John Quiggin. Princeton University Press, 2019. Xii + 390 páginas.

El economista australiano John Quiggin no está satisfecho con el gran libro de Henry Hazlitt Economía en una lección y en su nuevo libro se esfuerza por enderezar a su autor. Dice de Hazlitt: «Su lección contiene verdades importantes sobre el poder de los mercados, pero ignora verdades igualmente importantes sobre las limitaciones del mercado»(p.4). Aprender sobre estas limitaciones es la segunda lección que Quiggin quiere enseñarnos.

La incursión de Quiggin contra Hazlitt no alcanza su objetivo, en gran parte debido a un problema con el concepto clave del libro, el «coste de oportunidad», que él aplica a Hazlitt. Él define el concepto de esta manera: «El costo de oportunidad de cualquier cosa es lo que debes renunciar para poder tenerlo». (p.3) Hasta ahora, todo bien, pero ahora surge la dificultad en su caso contra Hazlitt. Él aplica el concepto tal como se usa en la economía neoclásica, pero Hazlitt era austriaco y no lo usa de esta manera.

Quiggin toma como referencia un estado de equilibrio neoclásico, o al menos algo parecido. Dice: «Replanteemos la Lección Uno: Los precios de mercado reflejan y determinan los costos de oportunidad a los que se enfrentan los consumidores y productores. …pero la simple historia de arriba encarna muchas suposiciones sobre el funcionamiento de los mercados». (págs. 40 y 42). Bajo estos supuestos, no hay ganancias mutuas del comercio. «En un equilibrio competitivo perfecto, los precios coinciden exactamente con el coste de oportunidad. No quedan «almuerzos gratis». Más precisamente, cualquier beneficio adicional que pueda generarse para cualquier persona en la economía debe ir acompañado de un coste de oportunidad igual o superior, donde el coste de oportunidad se mide por los bienes y servicios a los que se renuncia, valorados a precios de equilibrio». (p.43)

Aplica explícitamente su comprensión de la Lección 1 a Hazlitt: «Cuando la economía se hace correctamente, argumenta Hazlitt, la respuesta es siempre dejar en paz al mercado. Por lo tanto, la Lección única puede ser reformulada como: Una vez que se toman en cuenta todas las consecuencias de cualquier acto o política, los costos de oportunidad de la acción gubernamental para cambiar los resultados económicos siempre exceden los beneficios». (p.3) La estrategia de Quiggin contra Hazlitt es argumentar que hay muchos casos en los que el modelo neoclásico no se aplica. En estos casos, el costo de oportunidad para los individuos se desvía del costo de oportunidad para la sociedad.

Quiggin ha malinterpretado el argumento de Hazlitt en Economía en una lección. Si pasamos de la destilación de Quiggin de la lección del libro a lo que dice Hazlitt, no encontramos la afirmación, basada en la suposición de que la economía está en equilibrio neoclásico, o cerca de él, de que «los costos de oportunidad de la acción gubernamental para cambiar los resultados económicos siempre exceden los beneficios». Por el contrario, Hazlitt discute una serie de casos particulares en la economía del mundo real. En cada uno de ellos, muestra que interferir con el libre mercado a menudo tiene consecuencias negativas. Por ejemplo, dice acerca de la legislación sobre el salario mínimo: «Sin embargo, debe quedar claro que una ley de salario mínimo es, en el mejor de los casos, un arma limitada para combatir el mal de los salarios bajos, y que el posible bien que puede lograrse con una ley de este tipo sólo puede exceder el daño posible en la medida en que sus objetivos son modestos. Cuanto más ambiciosa sea una ley de este tipo, mayor será el número de trabajadores que intente cubrir, y cuanto más intente aumentar sus salarios, más probable será que sus efectos perjudiciales superen sus efectos positivos». https://mises.org/wire/hazlitt-explains-minimum-wage-laws

Hazlitt escribió su libro para una audiencia popular, pero Quiggin, un experto y erudito economista profesional, no lo entiende bien porque lo lee a través de las anteojeras de una suposición sobre lo que Hazlitt «debe» estar diciendo.

Quiggin aplica el concepto de equilibrio neoclásico al capítulo más famoso de Hazlitt, la parábola de la ventana rota. En la parábola que Hazlitt tomó de Bastiat, un joven matón lanza un ladrillo por la ventana de una panadería. La gente de la multitud imagina que esto ayudará al negocio, ya que el panadero, para reemplazar la ventana, dará dinero a un vidriero, que lo gastará en las cosas que quiera, y así sucesivamente. Hazlitt pide a los lectores que recuerden que, de no haberse roto la ventana, el panadero habría comprado un traje nuevo, por lo que la economía no se beneficia al romper una ventana.

Esto es fácil de entender, pero esto es lo que Quiggin hace con él: «El argumento es convincente al principio, pero hay un problema sutil. En la reacción de la multitud está implícita la suposición de que los vidrieros no tienen mucho trabajo. Si… losvidrieros tienen más trabajos de los que pueden manejar, entonces no hay ninguna ventana extra – en el mejor de los casos, la orden del tendero simplemente desplaza alguna otra reparación menos urgente. Del mismo modo, para que la respuesta de Hazlitt sobre el sastre funcione, deben existir recursos desempleados en la industria de la sastrería, de modo que el traje del comerciante represente una adición a la producción. Si no es así, la demanda adicional del comerciante aumentará el precio de los trajes marginalmente, lo suficiente como para que otro cliente compre un traje menos. Es decir, la historia implica que la economía está en recesión, con desempleo en una amplia gama de industrias». (p.167)

En otras palabras, sólo hay dos posibilidades: o bien hay un equilibrio neoclásico, con sus estrictas condiciones, o bien hay una recesión. Quiggin echa totalmente en falta la visión austriaca del proceso mediante el cual los empresarios ajustan la producción para satisfacer las cambiantes demandas de los consumidores. La ausencia de un equilibrio neoclásico no es una recesión, sino el curso ordinario de la economía. A menos que el matón pueda anticipar las demandas de los consumidores mejor que los empresarios capitalistas, romper la ventana no servirá mejor a los consumidores.

Pero, ¿y si la economía está realmente en recesión o depresión? ¿No necesitamos entonces un aumento del gasto para estimular la economía? Quiggin, un ardiente keynesiano, ciertamente lo cree, y si tiene razón, el argumento de Hazlitt fracasa en estas condiciones y la multitud tiene razón sobre la ventana rota.

Aquí nos enfrentamos a un hecho extraño. Hazlitt escribió un gran libro, The Failure of the «New Economics», en el curso del cual critica la opinión keynesiana de que la recuperación de la depresión depende de un aumento en el gasto de los consumidores. Hazlitt en particular desafía al «multiplicador» keynesiano, sobre el cual Quiggin observa: «Es difícil tener una idea intuitiva de los números involucrados en la política fiscal. La idea clave es la del «multiplicador»». Quiggin ha leído el libro y critica algunas de sus afirmaciones, pero nunca aborda estos puntos centrales.1

En más de un aspecto, Quiggin carece de conocimientos de la teoría austriaca del ciclo económico. Nos dice que «Hayek no era particularmente notable entre los críticos de la Teoría General. El supuesto concurso Hayek-Keynes realmente refleja la reputación de Hayek como el profeta del liberalismo de mercado y de la «escuela austriaca» de economía». (p.36, nota 5) Quiggin tiene razón en que Hayek, para su posterior pesar, no escribió una respuesta a la Teoría General en ese momento, pero sí hubo una disputa entre los dos economistas. Hayek escribió una revisión crítica devastadora del Treatise on Money de Keynes, y Keynes criticó la visión de Hayek sobre el ciclo de negocios y alentó a Piero Sraffa a hacerlo también.

Si no ha terminado de criticar a Hazlitt, Quiggin también plantea otra cuestión. «Hazlitt no explica el punto de partida de su análisis. Sin embargo, su análisis se basa en la afirmación implícita… que existe una distribución natural de los derechos de propiedad privada, y que esta distribución natural existe antes de cualquier actividad gubernamental como los impuestos y el pago de beneficios de bienestar. Esto es una tontería. Es imposible separar algún subconjunto de los derechos de propiedad del marco social y económico en el que se crean y aplican». (p.138). Hazlitt era una regla utilitaria que no aceptaba los derechos naturales. Para él, es esencial para una economía libre y próspera que las personas tengan derechos legales estables a la propiedad, pero no hace la suposición que Quiggin le atribuye.

Quiggin dice que deberíamos aprender una segunda lección además de la lección que enseñó Hazlitt, pero esta segunda lección consiste en gran medida en dejar de lado la lección de Hazlitt. Se aconseja a los lectores que se atengan a Hazlitt. No requiere enmiendas que restablezcan las falacias intervencionistas que cuestionó.


El artículo original se encuentra aquí.

1.Quiggin no cita ni enumera en su bibliografía la colección de ensayos editados por Hazlitt, The Critics of Keynesian Economics.

Print Friendly, PDF & Email