El atractivo de un nivel de precios estable

0

Una de las razones por las que la mayoría de los economistas de la década de los veinte no reconocieron la existencia de un problema inflacionario fue la adopción generalizada de un nivel de precios estable como meta y criterio de la política monetaria. La medida en que las autoridades de la Reserva Federal se han guiado por el deseo de mantener estable el nivel de precios ha sido objeto de una considerable controversia. Mucho menos controvertido es el hecho de que cada vez más economistas llegaron a considerar un nivel de precios estable como el principal objetivo de la política monetaria. El hecho de que los precios generales fueran más o menos estables durante la década de 1920 les dijo a la mayoría de los economistas que no había amenaza inflacionaria y, por lo tanto, los acontecimientos de la Gran Depresión les cogieron completamente desprevenidos.

En realidad, la expansión del crédito bancario crea sus efectos traviesos al distorsionar las relaciones de precios y al elevar y alterar los precios en comparación con lo que habrían sido sin la expansión. Estadísticamente, por lo tanto, sólo podemos identificar el aumento de la oferta monetaria, un simple hecho. No podemos probar la inflación señalando aumentos de precios. Sólo podemos aproximarnos a las explicaciones de los movimientos complejos de los precios si nos adentramos en la historia económica de una época, una tarea que va más allá del alcance de este estudio. Baste decir aquí que la estabilidad de los precios mayoristas en la década de los veinte fue el resultado de la inflación monetaria compensada por el aumento de la productividad, que redujo los costos de producción y aumentó la oferta de bienes.

Pero esta «compensación» era sólo estadística. No eliminó el ciclo de auge-declive, sólo lo oscureció. Los economistas que enfatizaron la importancia de un nivel de precios estable fueron, por lo tanto, especialmente engañados, ya que deberían haberse concentrado en lo que estaba sucediendo con la oferta de dinero. En consecuencia, los economistas que dieron la voz de alarma sobre la inflación en la década de los veinte fueron en gran medida los cualitativistas. Fueron descartados por los «nuevos» economistas, que se dieron cuenta de la importancia primordial de lo cuantitativo en los asuntos monetarios. El problema no radicaba en un crédito particular en determinados mercados (como el bursátil o el inmobiliario); el auge de los mercados bursátil e inmobiliario reflejaba el ciclo comercial de Mises: un auge desproporcionado de los precios de los títulos de bienes de capital, causado por el aumento de la oferta de dinero como consecuencia de la expansión del crédito bancario.1

La estabilidad del nivel de precios en la década de los veinte queda demostrada por el Índice de Precios al Por Mayor de la Oficina de Estadísticas Laborales, que cayó a 93,4 (100 = 1926) en junio de 1921, subió ligeramente a un máximo de 104,5 en noviembre de 1925, y luego cayó a 95,2 en junio de 1929.  Los índices de precios de los consumidores también se comportaron de manera similar.2 El nivel de precios, en resumen, subió ligeramente hasta 1925 y bajó ligeramente a partir de entonces. Por otra parte, el Índice Snyder del Nivel General de Precios, que incluye todos los tipos de precios (bienes raíces, acciones, alquileres y tarifas salariales, así como precios mayoristas) aumentó considerablemente durante el período, de 158 en 1922 (1913 = 100) a 179 en 1929, un aumento del 13%. Por lo tanto, la estabilidad sólo se logró en los precios al consumidor y al por mayor, pero estos eran y siguen siendo los campos considerados especialmente importantes por la mayoría de los escritores económicos.

Dentro del agregado general de los precios al por mayor, los alimentos y los productos agrícolas aumentaron durante el período, mientras que los metales, los combustibles, los productos químicos y los muebles para el hogar disminuyeron considerablemente. El hecho de que el auge se sintiera en gran medida en las industrias de bienes de capital puede observarse por (a) la cuadruplicación de los precios de las acciones durante el período, y por (b) el hecho de que la producción de bienes duraderos y la producción de hierro y acero aumentaron cada una en alrededor de un 160%, mientras que la producción de bienes no duraderos (en su mayoría bienes de consumo) aumentó sólo en un 60%.

De hecho, la producción de artículos de consumo tales como alimentos manufacturados y productos textiles aumentó sólo un 48% y un 36% respectivamente, de 1921 a 1929. Otra ilustración de la teoría de Mises fue que los salarios eran mucho más altos en las industrias de bienes de capital. La sobrepuja de las tasas salariales y otros costos es una característica distintiva del análisis de Mises sobre las industrias de bienes de capital en el auge. Los ingresos medios por hora, según el índice del Conference Board Index, aumentaron en determinadas industrias manufactureras de 0,52 dólares en julio de 1921 a 0,59 dólares en 1929, lo que representa un aumento del 12%. Entre este grupo, las tasas salariales en las industrias de bienes de consumo como botas y zapatos permanecieron constantes; subieron un 6 por ciento en muebles, menos del 3 por ciento en empacadoras de carne y un 8 por ciento en la fabricación de hardware. Por otro lado, en industrias de bienes de capital como las máquinas y las máquinas herramienta, los salarios aumentaron en un 12%, y en un 19% en la madera aserrada, en un 22% en los productos químicos y en un 25% en el hierro y el acero.

La expansión del crédito de la Reserva Federal, entonces, tanto si se pretende como si no, logró mantener estable el nivel de precios frente a un aumento de la productividad que, en un mercado libre y sin trabas, habría conducido a la caída de los precios y a un aumento de los niveles de vida de toda la población. La inflación distorsionó la estructura de producción y provocó el consiguiente período de ajuste por depresión. También impidió que toda la población disfrutara de los frutos del progreso en precios más bajos y aseguró que sólo los que gozaban de salarios e ingresos monetarios más altos podían beneficiarse del aumento de la productividad.

Hay mucha evidencia para la acusación de Phillips, McManus y Nelson de que «el resultado final de lo que probablemente fue el mayor experimento de estabilización del nivel de precios de la historia resultó ser, simplemente, la mayor depresión».3 Benjamin Strong aparentemente se convirtió en una filosofía de nivel de precios estable durante 1922. El 11 de enero de 1925, Strong escribió en privado,

que era mi creencia, y pensé que era compartida por todos los demás en el Sistema de la Reserva Federal, que toda nuestra política en el futuro, como en el pasado, estaría dirigida hacia la estabilidad de los precios en la medida en que fuera posible para nosotros influir en los precios.4

Cuando se le preguntó, en las Audiencias de Estabilización de 1927, si la Junta de la Reserva Federal podía «estabilizar el nivel de precios en mayor medida» que en el pasado, mediante operaciones de mercado abierto y otros dispositivos de control, el Gobernador Strong respondió,

Personalmente creo que la administración del Sistema de la Reserva Federal desde la reacción de 1921 ha sido tan casi dirigida como la sabiduría humana razonable podría dirigirla hacia ese mismo objetivo.5

Parece que el Gobernador Strong tuvo una gran influencia, a principios de 1928, en la redacción del proyecto de ley del Representante James G. Strong de Kansas (sin relación) para obligar al Sistema de la Reserva Federal a promover un nivel de precios estable.6 El Gobernador Strong estaba enfermo en ese momento y fuera de control del sistema, pero escribió el borrador final del proyecto de ley junto con el Representante Strong. En compañía del congresista y profesor John R. Commons, uno de los principales teóricos de un nivel de precios estable, Strong discutió el proyecto de ley con miembros de la Junta de la Reserva Federal. Cuando la Junta lo desaprobaba, Strong se sintió obligado, en sus declaraciones públicas, a aceptarlas.7

Debemos señalar además que Carl Snyder, un seguidor leal y casi adorador del Gobernador Strong, y jefe del departamento de estadística del Banco de la Reserva Federal de Nueva York, fue uno de los principales defensores del control monetario y crediticio por parte de la Reserva Federal para estabilizar el nivel de precios.8

Ciertamente, los principales economistas británicos de la época creían firmemente que la Reserva Federal estaba estabilizando deliberada y exitosamente el nivel de precios. John Maynard Keynes elogió «la exitosa gestión del dólar por parte de la Junta de la Reserva Federal de 1923 a 1928» como un «triunfo» para la gestión de la moneda. D. H. Robertson concluyó en 1929 que «una política monetaria dirigida conscientemente a mantener el nivel general de precios aproximadamente estable …. aparentemente ha sido seguida con cierto éxito por la Junta de la Reserva Federal en los Estados Unidos desde 1922».9 Mientras que Keynes continuó aclamando la política de la Reserva unos años después de que comenzara la depresión, Robertson se volvió crítico,

… la gran «estabilización» americana de 1922-1929 fue en realidad un vasto intento de desestabilizar el valor del dinero en términos de esfuerzo humano por medio de un colosal programa de inversión… que tuvo éxito durante un período sorprendentemente largo, pero que ningún ingenio humano podría haber logrado dirigir indefinidamente sobre líneas sólidas y equilibradas.10

El canto de sirena de un nivel de precios estable había atraído a los principales políticos, por no hablar de los economistas, ya en 1911. Fue entonces cuando el profesor Irving Fisher inició su carrera al frente del movimiento del «dinero estable» en Estados Unidos. Rápidamente obtuvo la adhesión de destacados estadistas y economistas a un plan para una comisión internacional que estudiara el problema del dinero y los precios.

Entre los partidarios se encontraban el presidente William Howard Taft, el secretario de Guerra Henry Stimson, el secretario del Tesoro Franklin MacVeagh, el gobernador Woodrow Wilson, Gifford Pinchot, siete senadores y los economistas Alfred Marshall, Francis Edgeworth y John Maynard Keynes en Inglaterra. El presidente Taft envió un mensaje especial al Congreso en febrero de 1912, instando a la asignación de fondos para una conferencia internacional de este tipo. El mensaje fue escrito por Fisher, en colaboración con el Subsecretario de Estado Huntington Wilson, un converso al dinero estable. El Senado aprobó el proyecto de ley, pero murió en la Cámara de Representantes. Woodrow Wilson expresó interés en el plan pero dejó caer la idea en la prensa de otros asuntos.

En la primavera de 1918, un Comité sobre el Poder Adquisitivo del Dinero de la Asociación Económica Americana aprobó el principio de estabilización. Aunque se encontró con la oposición de los banqueros a su doctrina del dinero estable, liderada notablemente por A. Barton Hepburn del Chase National Bank, Fisher comenzó a organizar la Liga del Dinero Estable a finales de 1920, y estableció la Liga a finales de mayo de 1921, a principios de nuestra era inflacionaria. Newton D. Baker, secretario de guerra bajo Wilson, y el profesor James Harvey Rogers de Cornell fueron dos de los primeros organizadores.

Otros políticos y economistas prominentes que desempeñaron papeles importantes en la Liga de Dinero Estable fueron el profesor Jeremiah W. Jenks, su primer presidente; Henry A. Wallace, editor de Wallace’s Farmer, y más tarde secretario de agricultura; John G. Winant, más tarde gobernador de New Hampshire; el profesor John R. Commons, su segundo presidente; George Eastman de la familia Eastman-Kodak; Lyman J. Gage, ex secretario del Tesoro; Samuel Gompers, presidente de la Federación Americana del Trabajo; el senador Carter Glass de Virginia; Thomas R. Marshall, vicepresidente de los Estados Unidos bajo Wilson; el representante Oscar W. Underwood; Malcolm C. Rorty; y los economistas Arthur Twining Hadley, Leonard P. Ayres, William T. Foster, David Friday, Edwin W. Kemmerer, Wesley C. Mitchell, Warren M. Persons, H. Parker Willis, Allyn A. Young y Carl Snyder.

El ideal de un nivel de precios estable es relativamente inocuo durante una subida de precios, cuando puede ayudar a los defensores del buen dinero a tratar de frenar el auge; pero es muy travieso cuando los precios tienden a caer, y los estabilizadores piden inflación. Sin embargo, la estabilización es siempre un grito de guerra más popular cuando los precios están bajando. La Liga de Dinero Estable fue fundada en 1920-1921, cuando los precios estaban cayendo durante una depresión. Pronto, los precios comenzaron a subir, y algunos conservadores empezaron a ver en el movimiento monetario estable un control útil contra los inflacionistas extremos. Como resultado, la liga cambió su nombre a Asociación Monetaria Nacional en 1923, y sus funcionarios continuaron como antes, con el Profesor Commons como presidente.

Para 1925, el nivel de precios había alcanzado su punto más alto y había comenzado a caer, por lo que los conservadores abandonaron su apoyo a la organización, que de nuevo cambió su nombre por el de Stable Money Association. Los sucesivos presidentes de la nueva asociación fueron H. Parker Willis, John E. Rovensky, vicepresidente ejecutivo del Bank of America, el profesor Kemmerer y el «tío» Frederic W. Delano. Otros líderes eminentes de la Asociación de Dinero Estable fueron el Profesor Willford I. King; el Presidente Nicholas Murray Butler de la Universidad de Columbia; John W. Davis, candidato demócrata a la presidencia en 1924; Charles G. Dawes, director de la Oficina del Presupuesto bajo la dirección de Harding, y vicepresidente bajo la dirección de Coolidge; William Green, presidente de la Federación Estadounidense del Trabajo; Charles Evans Hughes, secretario de estado hasta 1925; Otto H. Kahn, banquero de inversiones; Frank O. Lowden, ex gobernador republicano de Illinois; Elihu Root, ex secretario de Estado y senador; James H. Rand Jr.; Norman Thomas, del Partido Socialista; Paul M. Warburg; y Owen D. Young. Se alistaron desde el extranjero Charles Rist del Banco de Francia; Eduard Benes de Checoslovaquia; Max Lazard de Francia; Emile Moreau del Banco de Francia; Louis Rothschild de Austria; y Sir Arthur Balfour, Sir Henry Strakosch, Lord Melchett, y Sir Josiah Stamp de Gran Bretaña.

Los vicepresidentes honorarios de la asociación fueron los presidentes de las siguientes organizaciones: American Association for Labor Legislation, American Bar Association, American Farm Bureau Federation, American Farm Economic Association, American Statistical Association, Brotherhood of Railroad Trainmen, National Association of Credit Men, National Consumers’ League, National Education Association, American Council on Education, United Mine Workers of America, the National Grange, the Chicago Association of Commerce, the Merchants’ Association of New York, y Bankers’ Associations en 43 estados y el Distrito de Columbia.

El director ejecutivo y jefe operativo de la asociación con un respaldo tan formidable fue Norman Lombard, traído por Fisher en 1926. La asociación difundió su evangelio por todas partes. Fue ayudado por la publicidad dada a la propuesta de Thomas Edison y Henry Ford de un «commodity dollar» en 1922 y 1923. Otros estabilizadores prominentes en este período fueron los profesores George F. Warren y Frank Pearson de Cornell, Royal Meeker, Hudson B. Hastings, Alvin Hansen y Lionel D. Edie. En Europa, además de lo mencionado anteriormente, se incluyeron los defensores del dinero estable: Profesor Arthur C. Pigou, Ralph G. Hawtrey, J.R. Bellerby, R.A. Lehfeldt, G.M. Lewis, Sir Arthur Salter, Knut Wicksell, Gustav Cassel, Arthur Kitson, Sir Frederick Soddy, F.W. Pethick-Lawrence, Reginald McKenna, Sir Basil Blackett y John Maynard Keynes. Keynes fue particularmente influyente en su propaganda a favor de una «moneda administrada» y un nivel de precios estabilizado, tal como se establece en su Breve tratado sobre la reforma monetaria, publicado en 1923.

Ralph Hawtrey demostró ser uno de los genios malvados de la década de los veinte. Un influyente economista en un país donde los economistas han dado forma a la política de manera mucho más influyente que en los Estados Unidos, Hawtrey, director de estudios financieros del Tesoro británico, abogó por el control del crédito internacional por parte de los bancos centrales para lograr un nivel de precios estable ya en 1913. En 1919, Hawtrey fue uno de los primeros en pedir la adopción de una norma de la bolsa de oro por parte de los países europeos, vinculándola con la cooperación internacional de los bancos centrales. Hawtrey fue uno de los principales trompetistas europeos de la proeza del gobernador Benjamin Strong.

Al escribir en 1932, en un momento en que Robertson se había dado cuenta de los males de la estabilización, Hawtrey declaró: «El experimento estadounidense de estabilización de 1922 a 1928 demostró que un tratamiento temprano podía frenar una tendencia a la inflación o a la depresión…. El experimento estadounidense fue un gran avance sobre la práctica del siglo XIX», cuando el ciclo comercial fue aceptado pasivamente.11 Cuando el gobernador Strong murió, Hawtrey calificó el evento de «desastre para el mundo».12Finalmente, Hawtrey fue la principal inspiración para las resoluciones de estabilización de la Conferencia de Génova de 1922.

Era inevitable que esta multitud de opiniones de moda se tradujera en presión legislativa, si no en acción legislativa. El representante T. Alan Goldsborough de Maryland presentó un proyecto de ley para «estabilizar el poder adquisitivo del dinero» en mayo de 1922, esencialmente la propuesta del profesor Fisher, alimentada a Goldsborough por el ex vicepresidente Marshall. Los testigos del proyecto de ley fueron los profesores Fisher, Rogers, King y Kemmerer, pero el proyecto de ley no fue reportado fuera del comité. A principios de 1924, Goldsborough lo intentó de nuevo, y el Representante O.B. Burtness de Dakota del Norte introdujo otro proyecto de ley de estabilización. Ninguno de los dos fue reportado fuera del comité.

El siguiente gran esfuerzo fue un proyecto de ley del representante James G. Strong de Kansas, presentado en enero de 1926, bajo el impulso del veterano estabilizador George H. Shibley, quien había estado promoviendo la causa de la estabilidad de los precios desde 1896. En lugar de la anterior propuesta de Fisher de un «dólar compensado» para manipular el nivel de precios, el proyecto de ley Strong habría obligado a la Reserva Federal a actuar directamente para estabilizar el nivel de precios. Las audiencias se celebraron desde marzo de 1926 hasta febrero de 1927. Testificando para el proyecto de ley fueron Shibley, Fisher, Lombard, Dr. William T. Foster, Rogers, Bellerby y Commons. Commons, Rep. Strong, y el Gobernador Strong reescribieron el proyecto de ley, como se indicó anteriormente, y se celebraron audiencias sobre el segundo proyecto de ley Strong en la primavera de 1928.

El punto culminante del testimonio para el segundo proyecto de ley Strong fue el del profesor Gustav Cassel de Suecia, cuya eminencia llenó la sala de audiencias del Congreso. Cassel había estado promoviendo la estabilización desde 1903. El consejo de este sabio fue que el gobierno no empleara medidas cualitativas ni cuantitativas para frenar el auge, ya que éstas reducirían el nivel general de precios. En una serie de conferencias estadounidenses, Cassel también instó a reducir los coeficientes de reservas de la Reserva Federal, así como la cooperación mundial entre los bancos centrales para estabilizar el nivel de precios.

El proyecto de ley Strong se encontró con el destino de sus predecesores, y nunca abandonó el comité. Pero la presión ejercida en las diversas audiencias de estos proyectos de ley, así como el peso de la opinión y las opiniones del Gobernador Strong, sirvieron para empujar a las autoridades de la Reserva Federal a tratar de manipular el crédito con fines de estabilización de precios.

La presión internacional reforzó el impulso hacia un nivel de precios estable. La acción oficial comenzó con la Conferencia de Génova, en la primavera de 1922. Esta Conferencia fue convocada por la Sociedad de Naciones, por iniciativa del Primer Ministro Lloyd George, que a su vez se inspiró en la figura dominante de Montagu Norman. La Comisión Financiera de la Conferencia adoptó una serie de resoluciones que, como dice Fisher, «han servido durante años como el potente arsenal de los defensores del dinero estable en todo el mundo».13Las resoluciones instan a la colaboración internacional entre bancos centrales para estabilizar el nivel de precios mundial, y también sugieren un patrón de intercambio de oro.

En la Comisión Financiera se encontraban figuras estabilizadoras como Sir Basil Blackett, el Profesor Cassel, el Dr. Vissering y Sir Henry Strakosch.14 La Sociedad de las Naciones, de hecho, fue rápidamente absorbida por los estabilizadores. El Comité Financiero de la Liga fue inspirado y dirigido en gran medida por el Gobernador Montagu Norman, trabajando a través de dos asociados cercanos, Sir Otto Niemeyer y Sir Henry Strakosch. Sir Henry era, como hemos indicado, un destacado estabilizador.15 Además, el principal asesor de Norman en asuntos internacionales, Sir Charles S. Addis, era también un ardiente estabilizador.16

En 1921, la Conferencia General del Trabajo, la Oficina Internacional del Trabajo (OIT) de la Sociedad de las Naciones y el Comité Financiero de la Liga crearon un Comité Mixto sobre Crisis Económicas. En este Comité Mixto estaban presentes tres importantes estabilizadores: Albert Thomas, Henri Fuss y el mayor J.R. Bellerby. En 1923, el informe de Thomas advertía que una caída en el nivel de precios «casi invariablemente» causa desempleo. Henri Fuss, de la ILO, propugnó la estabilización de los precios en la International Labour Review en 1926.

El Comité Mixto se reunió en junio de 1925 para afirmar los principios de la Conferencia de Génova. Mientras tanto, dos organizaciones internacionales privadas, la Asociación Internacional para la Legislación Laboral y la Asociación Internacional del Desempleo, celebraron un Congreso Internacional conjunto sobre Política Social en Praga, en octubre de 1924. El congreso pidió la adopción general de los principios de la Conferencia de Génova, mediante la estabilización del nivel general de precios. La Asociación Internacional para el Progreso Social adoptó un informe en su reunión de Viena en septiembre de 1928 preparado por el estabilizador Max Lazard de la casa de banca de inversión de Lazard Frères en París, en el que se pedía la estabilidad del nivel de precios. La OIT hizo lo mismo en junio de 1929, calificando la caída de los precios de causa de desempleo. Y, finalmente, el Comité Consultivo Económico de la liga aprobó los principios de Génova en el verano de 1928.

Así como los profesores Cassel y Commons no querían ninguna restricción crediticia en 1928 y 1929, el representante Louis T. McFadden, poderoso presidente del Comité de Banca y Moneda de la Cámara, ejerció una presión similar, aunque más poderosa, sobre las autoridades de la Reserva Federal. El 7 de febrero de 1929, el día después de que la carta de la Junta de la Reserva Federal a los bancos de la Reserva Federal advirtiera sobre la especulación bursátil, el propio representante McFadden advirtió a la Cámara de Representantes contra una reacción comercial adversa de esta medida. Señaló que no se había producido un aumento en el nivel de precios de los productos básicos, por lo que ¿cómo podía haber peligro de inflación? La Reserva Federal, advirtió con temor, no debería preocuparse por el mercado de valores o los préstamos de seguridad, para que no se produzca una caída general. Un dinero más ajustado dificultaría la financiación de capital y, junto con la consiguiente pérdida de confianza, precipitaría una depresión.

De hecho, McFadden declaró que la Reserva Federal debería estar preparada para reducir las tasas de interés tan pronto como pudiera aparecer cualquier caída en los precios o en el empleo.17 Otras voces influyentes que se alzaron en contra de cualquier restricción crediticia fueron las de W.T. Foster y Waddill Catchings, destacados estabilizadores y bien conocidos por sus teorías subconsumistas. Catchings era un prominente banquero de inversiones (de Goldman, Sachs and Co.), y magnate del hierro y el acero, y ambos hombres eran cercanos a la administración Hoover. (Como veremos, su «plan» para curar el desempleo fue adoptado, en su momento, por Hoover.)

En abril de 1929, Foster and Catchings advirtió que cualquier restricción crediticia reduciría el nivel de precios y perjudicaría a las empresas. El mercado de toros, aseguraron al público -junto con Fisher, Commons y el resto- estaba basado en una base segura de confianza y crecimiento estadounidense.18 Y los especuladores de toros, por supuesto, se hicieron eco del grito de que todo el mundo debería «invertir en Estados Unidos». Cualquiera que criticara el boom era considerado antipatriótico y «vendiendo a Estados Unidos en corto».

Cassel fue típico de la opinión europea al insistir en medidas inflacionarias aún mayores por parte de la Reserva Federal. Sir Ralph Hawtrey, de visita en Harvard durante 1928-1929, difundió el evangelio de la estabilización del nivel de precios a su audiencia estadounidense.19 El influyente laborista británico Philip Snowden instó en 1927 a Estados Unidos a que se sumara a un plan mundial de estabilización de precios para evitar una caída prolongada de los precios. Tanto el Londres Estatista como el (Londres) Nacional lamentaron la «deflación» de la Reserva Federal.

Quizás el más extremo fue un artículo salvajemente inflacionista de la respetada profesora Allyn A. Young, una estadounidense que en ese entonces enseñaba en la Universidad de Londres. Young, en enero de 1929, advirtió sobre la tendencia secular a la baja de los precios, e instó a todos los bancos centrales a no «acumular» oro, a abandonar su «fetiche por la alta proporción de reservas de oro» y a inflarse hasta el cansancio. «Los bancos centrales del mundo», declaró, «parecen temer a la prosperidad. Mientras lo sean, ejercerán una influencia retardadora sobre el crecimiento de la producción».20

En una época de locura, el artículo del profesor Young fue tal vez la pièce de résistance coronadora —mucho más censurable que los errores superficialmente más flagrantes de economistas como Irving Fisher y Charles A. Dice sobre la supuesta prosperidad de la «nueva era» del mercado de valores. El mero hecho de extrapolar las condiciones actuales de los mercados bursátiles no es, después de todo, tan reprobable como considerar la deflación como la principal amenaza en medio de una era de inflación galopante. Pero tal era la conclusión lógica de la posición estabilizadora.

Podemos concluir que las autoridades de la Reserva Federal, al promulgar sus políticas inflacionarias, estuvieron motivadas no sólo por el deseo de ayudar a la inflación británica y de subvencionar a los agricultores, sino que también se guiaron —o más bien se equivocaron— por la teoría económica de moda de un nivel de precios estable como objetivo de la manipulación monetaria.21

Este artículo es un extracto de La Gran Depresión, parte 2, capítulo 6, «Teoría e inflación»: Los economistas y el atractivo de un nivel de precios estable» (1963; 2008).


El artículo original se encuentra aquí.

1.El aspecto cualitativo del crédito es importante en la medida en que los préstamos bancarios deben ser para las empresas, y no para el gobierno o los consumidores, para poner en marcha el mecanismo del ciclo comercial.

2.El índice de precios al consumidor del National Industrial Conference Board (NICB) subió de 102,3 (1923 = 100) en 1921 a 104,3 en 1926, luego cayó a 100,1 en 1929; el índice de bienes de consumo de la Oficina de Estadísticas Laborales (BLS) cayó de 127,7 (1935-1939 = 100) en 1921 a 122,5 en 1929. Historical Statistics of the U.S., 1789-1945 (Washington, D.C.: U.S. Department of Commerce, 1949), pp. 226-36, 344.

3.C.A. Phillips, T.F. McManus y R.W. Nelson, Banking and the Business Cycle (Nueva York: Macmillan, 1937), págs. 176 y siguientes.

4.Lester V. Chandler, Benjamin Strong, Central Banker (Washington, D.C.: Brookings Institution, 1958), pág. 312. Desde este punto de vista, Strong fue, por supuesto, apoyado por Montagu Norman. Ibídem, pág. 315.

5.Véase también ibíd., págs. 199 y ss. Y Charles Rist recuerda que, en sus conversaciones privadas, «Strong estaba convencido de que era capaz de fijar el nivel de precios, por su interés y su política de crédito». Charles Rist, «Notice Biographique», Revue d’Èconomie Politique (noviembre-diciembre de 1955): 1029.

6.De este modo, Strong superó su marcado escepticismo sobre cualquier mandato legislativo para la estabilización de precios. Antes de esto, había preferido dejar el asunto estrictamente a la discreción de la Reserva Federal. Véase Chandler, Benjamin Strong, Central Banker, págs. 202 y ss.

7.Véase el recuento en Irving Fisher, ibíd., págs. 170 a 71. Commons escribió sobre el Gobernador Strong: «Lo admiré tanto por su abierta ayuda en el proyecto de ley como por su reserva de que debe ir con sus asociados».

8.Véase el elogio de Fisher a Snyder, Stabilised Money, págs. 64-67; y Carl Snyder, «The Stabilization of Gold: A Plan», American Economic Review (junio de 1923): 276-85; idem, Capitalism the Creator (Nueva York: Macmillan, 1940), pp. 226-28.

9.D.H. Robertson, «The Trade Cycle», Encyclopaedia Britannica, 14ª edición. (1929), vol. 22, pág. 354.

10.D.H. Robertson, «How Do We Want Gold to Behave?» in The International Gold Problem (London: Humphrey Milford, 1932), p. 45; quoted in Phillips, et al., Banking and the Business Cycle, pp. 186–87.

11.Ralph O. Hawtrey, The Art of Central Banking (Londres: Longmans, Green, 1932), pág. 300.

12.El líder de la estabilización, Norman Lombard, también elogió el supuesto logro de Strong: «Al aplicar los principios expuestos en este libro…[Strong] mantuvo en los Estados Unidos un nivel de precios bastante estable y una consecuente condición de bienestar económico generalizado desde 1922 hasta 1928». Norman Lombard, Monetary Statesmanship (Nueva York: Harpers, 1934), pág. 32n. Sobre la influencia de las ideas de precios estables en la política de la Reserva Federal, véase también David A. Friedman, «Study of Price Theories Behind Federal Reserve Credit Policy, 1921-29» (tesis de maestría inédita, Columbia University, 1938).

13.Fisher, Stabilised Money, p. 282. Nuestro relato sobre el crecimiento del movimiento monetario estable se basa en gran medida en el trabajo de Fisher.

14.Aunque Hawtrey fue la principal inspiración de las resoluciones, las criticó por no ir lo suficientemente lejos.

15.Véase Paul Einzig, Montagu Norman (Londres: Kegan Paul, 1932), págs. 67, 78.

16.Sir Henry Clay, Lord Norman (Londres: Macmillan, 1957), pág. 138.

17.Citado en Joseph Stagg Lawrence, Wall Street y Washington (Princeton, N.J.: Princeton University Press, 1929), págs. 437-43.

18.Commercial and Financial Chronicle  (abril de 1929): 2204-06. Véase también Beckhart, «Federal Reserve Policy and the Money Market», en Beckhart et al, The New York Money Market (Nueva York: Columbia University Press, 1931), vol. 2, págs. 99 y siguientes.

19.Véase Joseph Dorfman, The Economic Mind in American Civilization (Nueva York: Viking Press, 1959), vol. 4, pág. 178.

20.Allyn A. Young, «Downward Price Trend Probable, Due to Hoarding of Gold by Central Banks», The Annalist (18 de enero de 1929): 96-97. Véase también, «Our Reserve Bank Policy as Europe Thinks It Sees It Sees It,» The Annalist (2 de septiembre de 1927): 374-75.

21.Seymour Harris, Twenty Years of Federal Reserve Policy (Cambridge, Mass: Harvard University Press, 1933), vol. 1, 192 y siguientes, y Aldrich, The Causes of the Present Depression and Possible Remedies (Nueva York, 1933), págs. 20-21

Print Friendly, PDF & Email