La UE, no el Brexit, mató a la British Steel

0

El 22 de mayo de 2019, la British Steel anunció que se había declarado insolvente y la empresa entró en quiebra con el Reino Unido. La explicación de este fracaso es que la British Steel es víctima de la decisión del Reino Unido de salir de la burocracia de la Unión Europea. A primera vista, esto parece ser cierto, ya que la empresa declaró que los pedidos del continente han disminuido debido a la incertidumbre sobre el proceso de salida que el Parlamento del Reino Unido ha arrastrado en los últimos tres años. Sin embargo, si investigamos más a fondo, nos damos cuenta de que fue la UE, y no la decisión del Brexit, la que mató a la empresa.

Exceso de regulación europea

Si nos fijamos en el último informe anual de la compañía, encontramos que la compañía pasó de un beneficio de 92 millones de libras esterlinas en el año fiscal 2017 a una pérdida de 19 millones de libras esterlinas en el año fiscal 2018. Para echar agua a los reclamos del Brexit, los ingresos de la compañía aumentaron 11% año tras año. El verdadero problema fueron los gastos de la empresa, que se incrementaron en un 25% durante el mismo período. El proceso de producción de acero es intensivo en energía, por lo que una parte significativa de este aumento de precios está relacionada con un fuerte aumento de los precios de la energía en el Reino Unidoentre finales de 2017 y principios de 2018. El segundo gran generador de costes es que la British Steel ya no pudo retrasar el pago de la política obligatoria de límites máximos y comercio de la UE. Bajo el sistema de tope y trueque, las empresas pudieron adelantar los créditos futuros para pagar los años en curso. Los créditos futuros de la British Steel se agotaron en 2018 y se enfrentaban a una factura de 100 millones de libras esterlinas para cubrir los gastos de 2018. Esta cantidad representa un 10% de la base de ingresos anuales de la empresa y era tan grande que la empresa solicitó al Gobierno británico un préstamo para cubrir los costes, ya que la empresa sólo dispone de unos 5 millones de libras esterlinas en efectivo para realizar dicho pago. Una buena parte de la subida de los precios de la energía antes mencionada también está relacionada con el hecho de que el régimen de límites máximos y comercio de la UE se está volviendo más agresivo a medida que avanza hacia la fase 2021-2030 del programa.

La British Steel se habría declarado insolvente financieramente el 22 de mayo de 2019 incluso si el Reino Unido hubiera votado a favor de permanecer en la UE.

Si la British Steel no hubiera recibido una factura insensata de 100 millones de libras esterlinas por las emisiones de carbono y quién sabe cuánto ha pasado a través de la factura de servicios públicos, la empresa estaría en buena forma en este momento. Y la gente ni siquiera puede disfrutar de la sensación de que una industria contaminante se mantiene bajo control, ya que las compras de acero sólo se trasladarán a países como China, Rusia e India, que ocupan tres de los cuatro primeros puestos en las emisiones globales, donde hay poca preocupación por los niveles de emisión y los créditos de emisiones de la UE no tienen autoridad legal. La excusa del Brexit es sólo una forma conveniente de aferrarse a un acontecimiento más visible, ya que señalar que la política medioambiental de la UE destruyó la British Steel sería políticamente embarazoso para el Parlamento de la UE y para los políticos del Reino Unido, que verían cómo se creaba un programa nacional de tope y trueque después del Brexit.

Esto es sólo un microcosmos

Este evento es sólo uno de los muchos ejemplos del mundo real de las políticas destructivas de centralización de la UE. El programa de límites máximos y comercio y una serie de otras imposiciones reguladoras de la microgestión son un factor clave que impulsa los malos resultados económicos y las terribles condiciones de empleo de la UE. Dado lo oneroso que es el régimen regulador de la UE, el Reino Unido finalmente tomó la decisión correcta para salir de la Unión. Si la empresa no tuviera que pagar el absurdo impuesto de 100 millones de libras esterlinas, la British Steel podría ajustar más ágilmente los precios para tener en cuenta cualquier reacción arancelaria punitiva que la UE impondría al Reino Unido por atreverse a salir de su esfera política de control. Imagínese cuántos millones de libras más de empresas británicas de gastos burocráticos innecesarios podrían perder si el Reino Unido optara por una salida sin acuerdo y se negara a imponer las mismas normas y reglamentos que el público británico votó a favor de abandonar.


El artículo original se encuentra aquí.

Print Friendly, PDF & Email