Israel Kirzner sobre la ética y el legado de la economía austriaca

0

[Reseña: Reflections on Ethics, Freedom, Welfare Economics, Policy, and the Legacy of Austrian Economics. Por Israel M. Kirzner. Peter J. Boettke y Frédéric Sautet, eds. Fondo Libertad 2018. Xiv + 782 páginas].

Todos los interesados en la economía austriaca tienen una gran deuda con los editores de la vasta colección de artículos de Israel Kirzner, uno de los principales estudiantes de Ludwig von Mises. Los lectores encontrarán que Kirzner hace hincapié en ciertos temas repetidamente, y me gustaría comentar dos de ellos.

Los enemigos del libre mercado a menudo afirman que los defensores del capitalismo tienen motivaciones ideológicas. Mises, por ejemplo, trabajó en Viena como funcionario de la Cámara de Comercio, y no disfraza su ardiente apoyo al libre mercado. ¿Pueden los que tienen otros compromisos ideológicos desestimar razonablemente sus puntos de vista? Kirzner argumenta que no pueden. La economía es estrictamente libre de valores. Los valores personales y las lealtades políticas de Mises no influyen más en la validez de su teoría económica que las opiniones políticas de Einstein sobre la validez de la teoría de la relatividad.

Kirzner lo explica de esta manera: «Mises, el ideólogo apasionado en nombre del liberalismo clásico insistió —de hecho, insistió apasionadamente— en el wertfreiheit del economista. Precisamente porque creía que la ciencia económica puede ofrecer un apoyo poderoso al liberalismo clásico, vio que es tan crucialmente importante que la reputación de esa ciencia se mantenga más allá de toda sospecha…. Pero las enseñanzas del economista pueden tener el efecto deseado, se dio cuenta Mises, sólo si el economista qua científico mantiene un austero desapego de los debates ideológicos políticos a los que la ciencia puede hacer contribuciones cruciales» (pp.214-215, énfasis en el original).

Incluso un crítico tan fuerte del libre mercado como Gunnar Myrdal reconoció el compromiso de la escuela austriaca de valorar la libertad: «Cuando Gunnar Myrdal escribió su The Political Element in the Development of Economic Theory …le dio a la Escuela Austriaca altas calificaciones por abstenerse de permitir que sus objetivos políticos den forma a su ciencia». (p.213)

Por ejemplo, cuando Mises muestra que el cálculo económico bajo el socialismo es imposible, esta conclusión no depende en absoluto del propio desdén de Mises por ese sistema. Es una conclusión estrictamente científica.

Aunque este tema es importante, otro tema lo supera en interés de los estudiantes de economía austriaca contemporánea. Kirzner hace mucho por aclarar el misterio que rodea su relato sobre el empresario y, al hacerlo, reduce la distancia entre su posición y la visión «realista causal» que Joseph Salerno y Peter Klein han asumido y desarrollado a partir de Mises y Rothbard. Queda algo de distancia, pero utilizando el material que el propio Kirzner nos proporciona, podemos ver por qué el relato realista causal es mejor que el de su rival.

La dificultad clave del relato de Kirzner se refiere a que las oportunidades de descubrimiento empresarial que tiene están «ahí fuera», esperando ser encontradas. ¿No es esto una mala metafísica? El propio Kirzner reconoce la dificultad: «A veces se ha criticado mi teoría de la iniciativa empresarial por considerar el futuro como una especie de tapiz que espera ser desplegado: ya está allí; simplemente está detrás de la pantalla; sólo tiene que desenrollarse y entonces el futuro entrará en el campo de la visión, mientras que la verdad es, sin duda, que los críticos señalan que el futuro no `existe’ en ningún sentido filosóficamente válido. Debe ser creado para que la noción de alerta en el sentido de ver lo que hay en el futuro sea una noción errónea». (p.696)

Kirzner acepta la crítica. No lo está, dice, asumiendo que los descubrimientos están «ahí fuera», sino que sólo significa que los empresarios tratan de anticiparse al futuro: «Reconozco la validez filosófica de este tipo de crítica… Creo que la distinción es seguramente una entre una perspectiva ex ante y una ex post. Desde esta perspectiva, la validez filosófica de la idea de los acontecimientos futuros no va al grano. Ex post miramos hacia atrás y decimos: si tan sólo hubiera visto venir esto. La oportunidad estaba ahí. ¿Existe una oportunidad? Una oportunidad es siempre algo en el futuro: no existe. Sin embargo, hablamos de una oportunidad que existe, lo que significa que ex post podemos decir: bueno, la acción que tomé fue exitosa; o la acción que tomé no fue una acción más próxima a la que yo podría haber tomado» (p.695).

¿No se ha acercado Kirzner a la opinión de Rothbard de que los empresarios capitalistas valoran las oportunidades de obtener beneficios ante un futuro incierto? Kirzner no reconoce esto. Él dice: «Murray N. Rothbard. …ha argumentado que este reconocimiento y énfasis de Mises sobre el papel de la incertidumbre en la generación de beneficios puros es inconsistente con la interpretación que el escritor actual [Kirzner] ha dado a la teoría de Mises. Para Rothbard, una teoría de «alerta» del beneficio del beneficio debe acabar con la incertidumbre. …no he podido seguir el razonamiento de Rothbard sobre este asunto». (p.349, nota 33)

Pero exactamente el objetivo de la crítica de Rothbard era la visión de las oportunidades de lucro como «ahí fuera» en el mundo, una visión a la que Kirzner ha renunciado. En el artículo que cita Kirzner, Rothbard dice: «Además, al enfatizar la vigilancia, Kirzner está enfatizando una cualidad de percepción, de percibir una oportunidad que virtualmente existe, como algo real ahí afuera. En realidad, sin embargo, cualquier oportunidad de beneficio es incierta, y en lugar de ser una verdadera entidad existente, siempre debe estar sujeta a la incertidumbre. Nunca es tan simple como la mera vigilancia». (Véase «El Profesor Hébert sobre el emprendimiento»)

La diferencia que queda entre Kirzner y los realistas causales se centra en las ganancias y pérdidas para el empresario. Los realistas causales enfatizan las ganancias y pérdidas para los inversionistas capitalistas, pero Kirzner no está satisfecho: «Es cierto que la función puramente empresarial no se puede observar en el mundo real. … De modo que, en el mundo real, los propietarios de activos sufrirán pérdidas empresariales. Pero esto no significa que el fenómeno de la pérdida puramente empresarial esté intrínsecamente asociado a la función puramente capitalista. …las pérdidas y ganancias empresariales se deben a la función puramente empresarial». (p.742)

Podemos usar los puntos que Kirzner hace en otra parte para hacer que su reclamo sea irrelevante. En su penetrante discusión sobre el «imperialismo económico» de la Escuela de Chicago, Kirzner observa de manera muy efectiva que, en ausencia de la búsqueda de ganancias y pérdidas monetarias en el mercado capitalista, no existe ningún mecanismo que permita que las buenas ideas expulsen a las malas. «En el contexto del mercado, el elemento empresarial en la acción humana puede poner en marcha un proceso de descubrimiento mutuo. …pero fuera del mercado. …no hay nada en el carácter de la interacción interpersonal que sugiera un proceso sistemático de descubrimiento (análogo al proceso de descubrimiento inspirado en los mercados por el atractivo del beneficio empresarial puro)» (p. 165)

En sus comentarios escépticos sobre el «orden espontáneo» no mercantil, Kirzner vuelve a este tema. «El surgimiento en la sociedad de un lenguaje común, un conjunto común de normas para el peso y la medición, y códigos comunes de conducta social, difieren marcadamente del surgimiento de un precio de mercado para el trigo o para la mano de obra no calificada en mercados competitivos… La demostración de que las convenciones sociales ampliamente aceptadas pueden emerger sin una imposición autoritaria central no necesariamente apunta a ninguna optimización en las convenciones resultantes. Lo que se demuestra …. por la teoría de la coordinación a corto plazo (es decir, por la teoría de la economía de libre mercado) es que existe una tendencia espontánea hacia la optimización social en las condiciones pertinentes». (pp.64-66)

De este modo, Kirzner nos ha dado motivos suficientes para hacer nula su insistencia en que el empresario obtenga ingresos «puros» fuera del mercado capitalista. Sin embargo, los lectores cerrarán el volumen con admiración por la devoción de Kirzner a la economía austriaca, su inmenso aprendizaje y su habilidad dialéctica.


El artículo original se encuentra aquí.

Print Friendly, PDF & Email