Los mexicanos están más seguros en El Paso que en México

0

El gobierno mexicano, que ha contribuido en gran medida a que México tenga una de las peores tasas de homicidio del mundo, ha anunciado que podría iniciar acciones legales contra Estados Unidos «por no proteger a sus ciudadanos después del tiroteo masivo de este fin de semana en la ciudad fronteriza de El Paso».

En una declaración reciente, el Ministro de Relaciones Exteriores Marcelo Ebrard declaró

El Presidente me ha instruido para que la indignación de México se traduzca en acciones legales eficientes, rápidas, rápidas y contundentes para que México asuma un papel y exija que se establezcan las condiciones que protejan los derechos de los mexicanos…. Mexicanos en los Estados Unidos.

Sin embargo, es difícil creer que los políticos mexicanos estén realmente indignados por las muertes de ciudadanos mexicanos en los Estados Unidos cuando la tasa de homicidios de México es casi cinco veces mayor que la de los Estados Unidos, y una de las peores del mundo. Además, la tasa de homicidios en México en 2017 subió al nivel más alto jamás registrado, llegando a 24,8 por 100.000. Los datos preliminares sugieren que 2018 puede ser aún peor.

Más de 30.000 investigaciones de homicidios fueron abiertas en México en 2017. En Estados Unidos, que tiene 200 millones de habitantes más que en México, los homicidios ascienden a unos 17.000.

mexico_homicide.PNG

Este hecho, sin embargo, no ha impedido que el estado mexicano muestre una total falta de autoconciencia cuando se trata del crimen y la seguridad.

El ministro de Asuntos Exteriores también insinuó que los EE.UU. tenían la culpa debido a leyes de armas defectuosas:

Ebrard dijo que México solicitará información a Estados Unidos sobre cómo el arma utilizada en el ataque fue adquirida por el tirador.

«Consideramos que la cuestión de las armas es crucial», añadió.

Al igual que con los homicidios en general, es difícil creer que los políticos mexicanos sean sinceros cuando expresan indignación sobre la manera en que los estadounidenses adquieren armas de fuego.

El control de armas es estricto en México, lo que significa que la posesión ilegal de armas es generalizada, y los ciudadanos respetuosos de la ley son superados por los miembros de los cárteles de la droga y los delincuentes callejeros comunes.

El gobierno mexicano — y los defensores del control de armas en los Estados Unidos — han intentado distraer de estos hechos alegando que los Estados Unidos es de alguna manera responsable de la presencia de armas ilegales en México, pero las pruebas no han respaldado esto.

Tratando de culpar a las armas de EE.UU. por la violencia mexicana

La estadística citada con frecuencia que supuestamente muestra que hasta el 70 por ciento, o incluso el 90 por ciento, de las armas incautadas en México provienen de los Estados Unidos no es cierta. Esa estadística se basa únicamente en las armas incautadas que también son rastreadas por la ATF. ¿Cuántas de las armas incautadas en México provienen de los Estados Unidos? Según Stratfor, «casi el 90 por ciento de las armas incautadas en México en 2008 no fueron rastreadas hasta Estados Unidos», ni el gobierno mexicano pide a la ATF que rastree todas las armas incautadas en México. Esto se debe a que muchas de esas armas pueden ser rastreadas hasta el propio gobierno mexicano.

Después de todo, no es como si América Latina no tuviera armas de fuego producidas localmente. La Encuesta sobre Armas Pequeñas de 2012 toma nota de ello:

América Latina tiene una larga tradición en la producción de armas, con algunos fabricantes que remontan su historia a muchas décadas atrás. Brasil tiene la mayor industria de armas de la región, seguido por Argentina. Las armas de fuego también son producidas por industrias privadas o gubernamentales en Bolivia, Chile, Colombia, Ecuador, México, Paraguay, Perú y Venezuela. Aunque la mayor parte de la producción está destinada a equipar a los militares y a las fuerzas de seguridad, parte de la producción es para uso privado».

El informe también se refiere a los «principales exportadores» de armas pequeñas en Argentina, Chile, México y Brasil. Así que sabemos que México contiene fabricantes locales de armas hasta el punto de que algunos son «grandes exportadores» que también producen armas para instituciones gubernamentales. Y los arsenales del gobierno también son una fuente para los mercados negros.

Peor aún, las mismas instituciones gubernamentales que trabajan para mantener las armas de fuego fuera del alcance de ciudadanos privados pacíficos, a menudo están aliadas con los cárteles. Como señaló un artículoreciente del New York Times sobre la resistencia local en Michoacán al caos sembrado por los cárteles, «la gente de la ciudad formó milicias para expulsar tanto al cártel como a la policía local, a quienes se consideraba cómplices».

En otras palabras, a menudo no existe una línea clara entre las fuerzas del orden y los propios cárteles.

A menudo, las fuerzas de seguridad oficiales simplemente no pueden ser molestadas. Las cosas son aún peores cuando, como dijo un miembro del cártel, «los soldados y los policías están realmente de nuestro lado».

Por lo tanto, no debería ser una sorpresa que muchas de las armas incautadas en México provengan de fuentes oficiales del gobierno.

Por supuesto, aunque fuera cierto que los criminales mexicanos recibían sus armas de los Estados Unidos, ¿cómo es que la ola de crímenes sólo va en una dirección? Si las armas son la razón de la alta criminalidad en México -donde las armas son difíciles de adquirir legalmente-, ¿no deberían ser mucho más altas las tasas de criminalidad en los Estados Unidos, donde las armas son mucho más fáciles de conseguir?

No puede ser que México haya implementado una guerra contra las drogas. Los EE.UU. también libran una guerra contra las drogas.

Ni siquiera podemos recurrir a alguna teoría sobre la raza o la cultura mexicana. Muchas ciudades fronterizas de los Estados Unidos, que son de origen fuertemente mexicano-americano, son algunos de los lugares más seguros de los Estados Unidos. El Paso, por ejemplo, que es más del 80 por ciento hispano, ha sido durante mucho tiempo una de las ciudades más seguras de su tamaño en Estados Unidos. El homicidio es tan raro en El Paso, de hecho, con sólo 20 homicidios en 2017, que el tirador de El Paso duplicó la tasa de homicidios en esa ciudad por sí solo.

Reformas de estilo mexicano: más control de armas y más centralización del poder

Por lo tanto, cuando los políticos mexicanos insinúan que Estados Unidos no está protegiendo suficientemente a los ciudadanos mexicanos, es difícil imaginar cuál es el curso de acción apropiado para los funcionarios mexicanos. ¿Deberían los gobiernos de Estados Unidos adoptar una legislación al estilo mexicano?

Dado el completo fracaso del régimen de control de armas de México, uno esperaría que no.

Además, la centralización del poder del gobierno en México ha ayudado a asegurar que los gobiernos locales y estatales en México no puedan abordar los problemas por sí solos.

Aunque el sistema político mexicano es técnicamente un sistema federal, la realidad es muy diferente, ya que el gobierno central controla firmemente la abrumadora mayoría de los ingresos fiscales.

De hecho, el gobierno federal ha mantenido la mayor parte del control de los fondos gubernamentales. Como señaló The Economist en 2003, la mayor parte de los ingresos del gobierno, incluidos todos los niveles de gobierno, fluye únicamente al nivel federal:

El poder puede estar disperso, pero el dinero no lo está. Aproximadamente el 80% de los ingresos federales son asignados por el centro; la mayor parte del resto recae en los estados, aunque el 5% es gastado por los municipios. En Brasil, por el contrario, el gobierno federal controla sólo alrededor de la mitad de los ingresos totales del gobierno.

Bajo la ley mexicana de «coordinación fiscal», las facultades de los estados para aumentar los ingresos locales están restringidas. Consisten principalmente en impuestos bastante pequeños sobre las nóminas y los automóviles; los municipios deben confiar en los impuestos simbólicos sobre la propiedad. En un extremo, el Distrito Federal, el cuasi-estado que incluye gran parte de la Ciudad de México, recauda cerca del 45% de su presupuesto de 8.000 millones de dólares. La mayoría de los estados son afortunados si reúnen el 10% de sus gastos.

Para el otro 90%, deben confiar en las transferencias federales, divididas bajo una fórmula notoriamente complicada que data de 1980.

La situación no había cambiado notablemente para 2018, según Robert Velasco-Alvarez:

Según Moody’s, el estado mexicano promedio sólo recauda el 10 por ciento de sus ingresos. El otro 90 por ciento de los presupuestos de los estados viene en forma de transferencias del gobierno federal. 3Un ex jefe de la Unidad de Coordinación con los Estados de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público afirma que los municipios representan sólo el 1,1 por ciento de los ingresos tributarios de México.

Por el contrario, en los Estados Unidos, la recaudación de impuestos estatales y locales — aunque ciertamente menor que la de los ingresos federales — asciende a más del cuarenta por ciento del tamaño de los ingresos federales. En numerosos estados, los ingresos estatales por sí solos —sin contar los ingresos locales— alcanzan el treinta por ciento del tamaño de los ingresos federales. Cuando examinamos la ayuda federal a los estados como porcentaje de los ingresos estatales, encontramos que rara vez el gasto federal asciende a más del 35 por ciento de los ingresos estatales.

En otras palabras, los estados de México dependen considerablemente más del gasto federal que en los Estados Unidos. Esto significa más planificación central y más corrupción a nivel nacional. Tal vez no sea una sorpresa que después de 20 años de «soluciones» de arriba hacia abajo al problema del crimen en México, las tasas de homicidio sean más altas que nunca.

Así que uno podría imaginarse la versión de la reforma del político mexicano: implementar el control de armas y centralizar el poder político.

Podemos ver el resultado de este sistema en funcionamiento en México en este momento.

No digo nada de esto, por supuesto, para tratar de hacer que los gobiernos de los Estados Unidos parezcan inocentes o competentes. Los políticos estadounidenses no son ajenos al control de armas o a la corrupción, especialmente en lugares como Baltimore, donde el homicidio es desenfrenado.

Además, Estados Unidos ha empeorado la guerra contra las drogas en México desde hace mucho tiempo al presionar al gobierno mexicano para que abandone los esfuerzos para descriminalizar o legalizar algunas drogas recreativas. Durante mucho tiempo ha sido la política de los Estados Unidos utilizar las comunidades latinoamericanas como campo de batalla en la guerra contra las drogas de los Estados Unidos. Con resultados desastrosos para los latinoamericanos.

Pero la actual postura y grandilocuencia de México sobre los asesinatos de ciudadanos mexicanos en El Paso sería cómica si el tiroteo no fuera tan trágico. Escuchar a los funcionarios mexicanos reprender a un gobierno extranjero sobre los homicidios es como escuchar al gobierno de Estados Unidos hablar a otros gobiernos sobre la necesidad de respetar la soberanía de los estados extranjeros. Son sólo políticos hablando y deberían ser ignorados.


Fuente.

Print Friendly, PDF & Email