Con la desaceleración de la economía europea, ¿pueden los eurócratas permitirse jugar duro con el Brexit?

0

Un estudio realizado el año pasado por el Instituto Halle de Alemania estimó que un Brexit sin acuerdo costaría 12.000 puestos de trabajo en el Reino Unido, y 422.000 puestos de trabajo en los otros 27 miembros de la UE, de los cuales 100.000 están en Alemania y 50.000 en Francia. Recientemente, el Banco Central de Irlanda pronosticó una pérdida de hasta 100.000 puestos de trabajo a medio plazo, sólo en Irlanda, sin ningún acuerdo. Es evidente que los negociadores de la UE corren el riesgo de perder el apoyo incondicional de sus dos mayores pagadores posteriores al Brexit y de otros. Pero para Bruselas, ceder ante el Brexit fomenta la rebelión de las poblaciones desafectadas de otros Estados miembros. Al igual que los soviéticos que gobernaron Europa del Este a finales de los ochenta, el establishment de Bruselas se encuentra luchando por mantener intacto su modelo político no democrático.

Cada vez es más probable que Bruselas se dé cuenta de que los acontecimientos están fuera de su control. Para el Reino Unido, esto introduce daños colaterales que requieren una separación aún más urgente de la UE. En un artículo publicado a finales de junio, Bob Lyddon señala que una crisis financiera en la Eurozona (que cada vez es más probable, como se argumenta más adelante) podría hacer que el pasivo contingente del Reino Unido como miembro de la UE ascienda a 441.000 millones de euros. «Esto se deriva de la casi criminal irresponsabilidad de los negociadores del Reino Unido».

Cualesquiera que sean las cifras, no cabe duda de que se trata de una cuestión extremadamente grave. Además, en el caso de una crisis financiera y sistémica en la zona euro, el Reino Unido se enfrentará a su propia crisis, aunque sólo sea debido a los pasivos cruzados a través de los dos sistemas bancarios. Y la recesión económica cíclica que siempre sigue al fracaso de un período de expansión del crédito está llegando muy rápidamente.

La economía de la UE está muy desequilibrada, con Alemania dominando la producción y las exportaciones. Otros Estados miembros muy poblados, especialmente en el Club Med y en Francia, se encuentran en un lío financiero. Han confiado en la producción alemana para hacer frente a su derroche improductivo. Su producción se está contrayendo.

Alemania se ha visto afectada por tres acontecimientos adversos al mismo tiempo. Está la guerra arancelaria del Presidente Trump contra China, que ha socavado los mercados de mayor crecimiento de Alemania en el extremo oriental de la Ruta de la Seda, y la amenaza de que desplegará tácticas similares contra Alemania. Existe una legislación medioambiental de la UE, que está dejando obsoleta la producción de motores de Alemania y obligando a los fabricantes a poner un límite de tiempo a la producción existente, al tiempo que invierten enormes sumas en tecnología eléctrica. El daño que esto ha hecho se extiende a lo largo de toda la cadena de producción, socavando el Mittelstand.

También está la crisis de los principales bancos alemanes, que se ve más públicamente en el Deutsche Bank debido a los pasivos a largo plazo de su división de banca de inversión. Pero todos los bancos alemanes, así como los de toda la UE, se enfrentan a una combinación letal de compresión de márgenes por tipos de interés negativos y un legado de una costosa red de sucursales cuando los clientes están migrando a la banca en línea. La caída de la producción alemana supone ahora una amenaza adicional para sus carteras de préstamos.

En segundo plano, se observa el paso del ciclo crediticio mundial de su fase expansiva a una contracción periódica, que suele dar lugar a una crisis crediticia. Entender la transición de la expansión del crédito a una tendencia a contraerse es reconocer que la expansión del crédito como medio de estimular una economía depende de engañar a los actores económicos para que crean que las perspectivas están mejorando. Cuando aumenta la evidencia de que no lo son, la estimulación monetaria fracasa y el crédito comienza a contraerse. A pesar de que el BCE mantiene los tipos de interés negativos, a pesar de la capacidad de las empresas de alta calificación para obtener financiación a tipos cero o incluso negativos, y a pesar de la oferta del BCE de pagar a las empresas por los préstamos (a lo que ascienden los tipos negativos más elevados), los agentes económicos son ahora conscientes de que todo esto es un engaño.

Por este motivo, Alemania parece estar en las primeras fases de una recesión económica cada vez más profunda, y no hay nada que la política monetaria pueda hacer al respecto. Brexit simplemente se sumará a estos problemas, no sólo para los fabricantes, sino también para sus banqueros, como implica el informe del Instituto Halle.

Cada vez es más difícil ver cómo, con la escalada de los déficits presupuestarios de los gobiernos miembros, Bruselas puede permitirse continuar con su enfoque de «cabeza en la arena» en las negociaciones comerciales con Gran Bretaña. Los eurócratas se repliegan naturalmente hacia un mayor proteccionismo cuando ven amenazado el sistema. Pero pedir más dinero a Alemania, Francia, los Países Bajos, Austria, Finlandia, Suecia y Dinamarca cuando sus ingresos fiscales están disminuyendo es improbable que sirva de mucho.


Fuente.

Print Friendly, PDF & Email