Por qué el cálculo socialista siempre es imposible

0

La escuela austriaca de economía, marcada por su enfoque único causal-realista, contribuyó con muchos conocimientos importantes al desarrollo de la ciencia económica. Sin embargo, a pesar de su profunda contribución, la escuela austriaca ha sido acusada de «no científica» debido a la falta de modelos matemáticos en el análisis austriaco. Sin embargo, en el marco austriaco se realizan cálculos en todas partes, ya que el núcleo vital de sus teorías es la importancia del cálculo para las acciones de los agentes económicos. Ciertamente, el concepto de la imposibilidad de un régimen socialista de planificación central fue la elaboración más completa de los cálculos económicos.

El concepto de cálculo económico fue propuesto por primera vez por Ludwig von Mises en su libro El cálculo económico en la comunidad socialista publicado en 1920. Antes del análisis de Mises, había numerosos pensadores sociales que criticaban el funcionamiento de una economía socialista, ya que para ellos, tal economía viola la naturaleza fundamental de los seres humanos. Sin embargo, esta crítica se basaba exclusivamente en motivos éticos y filosóficos. Mises fue uno de los primeros, junto con Max Weber y Boris Brutzkus, que independientemente propusieron un análisis totalmente diferente desde una perspectiva puramente económica. Sin embargo, Weber construyó de alguna manera un modelo psicológico de tipo ideal,1del cual llegó a la conclusión de que una economía socialista es «derrochadora» e «ineficiente».2 Por otro lado, Brutzkus sólo se ocupó de problemas concretos de Rusia.3 Sin embargo, «aunque hasta cierto punto Max Weber y el profesor Brutzkus comparten el mérito de haber señalado independientemente el problema central de la economía del socialismo, se trata de la exposición más completa y sistemática del profesor Mises».4 Para Mises, tal economía no sólo es derrochadora e ineficiente, sino que es imposible desde un punto de vista puramente teórico.

El análisis de Mises puede resumirse como sigue:

  1. Sin propiedad privada en los medios de producción, no habrá mercado para los medios de producción.
  2. Sin un mercado para los medios de producción, no habrá precios monetarios establecidos para los medios de producción.
  3. Sin precios monetarios, que reflejen la escasez relativa de bienes de capital, los responsables económicos no podrán calcular racionalmente el uso alternativo de los bienes de capital.5

De hecho, el problema planteado por Mises es que el planificador central es incapaz de proponer un cálculo económico racional. En resumen, es un problema de cálculo.

Sin embargo, el estudiante de Mises, Friedrich Hayek, aunque aceptó la conclusión final de su mentor, argumentó que «realmente no toca el corazón del problema». En sus ensayos recogidos en Individualismo y orden económico, propuso otro análisis que se desarrolla sobre su noción de «división del conocimiento»:6

  1. El conocimiento es disperso y no unificado. Por lo tanto, el conocimiento individual es siempre imperfecto.
  2. En una economía de libre mercado, esos conocimientos sobre la dispersión se coordinan a través del sistema de precios.
  3. En una economía socialista de planificación centralizada, después de abolir el sistema de precios, el planificador central no es capaz de poseer todo el conocimiento de toda la sociedad.
  4. Siendo incapaz de poseer todo el conocimiento necesario, el planificador central no es capaz de calcular racionalmente la eficiencia de los usos alternativos de los bienes de capital.

Para Hayek, la causa última del problema de cálculo es, de hecho, el problema del conocimiento. Dentro del círculo austriaco, algunos creen que el análisis de Hayek es un desarrollo consistente de la conclusión misesiana.7 Sin embargo, hay razones para argumentar que lo que Mises y Hayek dijeron eran en realidad dos cosas diferentes.

En primer lugar, como señaló Salerno en su posdata del artículo de Mises:

Así pues, Mises asume en todos sus escritos sobre el tema que los planificadores tienen pleno conocimiento de las valoraciones de los bienes finales por parte de los consumidores, así como de los diversos medios disponibles para producir estos bienes en condiciones tecnológicas conocidas. Por ejemplo, Mises (pág. 21) escribe: «La administración puede saber exactamente qué bienes se necesitan con mayor urgencia. … También puede calcular el valor de cualquier medio de producción calculando las consecuencias de su retirada en relación con la satisfacción de las necesidades».8

Claramente, en el paradigma misesiano, ya se suponía que el conocimiento estaba perfectamente poseído. Sin embargo, «a pesar de este conocimiento, los administradores socialistas no podrían llegar a una valoración social útil de los medios de producción en términos cardinales».9 Además, el problema del cálculo se basa en fundamentos puramente teóricos, pero el problema del conocimiento es simplemente un problema práctico para el funcionamiento de una economía socialista. Por lo tanto, «la teoría económica per se no puede decir nada concluyente sobre la viabilidad de la planificación central, y la elección entre capitalismo y socialismo debe ser puramente política».10

En segundo lugar, incluso cuando se supone que el planificador central posee un conocimiento perfecto de todos los participantes del mercado, esto significa simplemente que el planificador tiene un conocimiento cualitativo del mercado. Por otra parte, el cálculo económico requiere que la información cualitativa sea transmitida cuantitativamente, haciendo posible el cálculo.11 Además, David Gordon también ha señalado que «tal como Mises demostró, con su teorema de regresión, que el dinero sólo puede surgir en el mercado a partir de un bien no monetario sometido a trueque, por lo que el dinero en el mercado es necesario para transformar los valores subjetivos ordenados ordinariamente en precios monetarios indispensables para las imputaciones de la productividad y para el cálculo económico por parte de los empresarios».12

Finalmente, como subrayó Salerno, para hacer un posible cálculo, los agentes económicos necesitan no sólo el conocimiento presente, o el precio pasado, sino también los precios futuros, que todo participante del mercado necesita valorar porque no los conoce directamente en el presente.13 Sin embargo, podemos asumir que, de una manera mágica, el planificador central de alguna manera obtiene no sólo el conocimiento presente, sino también el conocimiento futuro, de manera que tiene la capacidad de prever exactamente lo que sucederá en el futuro. Sin embargo, incluso con este supuesto, el cálculo económico sigue sin ser posible, no sólo por la falta de un sistema de precios, sino también porque la valoración es siempre imaginativa y existe en la mente de los individuos. El análisis de Salerno enfatizó aún más la percepción de Mises de que la valoración es el factor que marca la diferencia entre el planificador central y el empresario en el mercado.

La noción de división del conocimiento es, sin duda, una contribución importante de Hayek a los campos de las ciencias sociales y, por lo tanto, debe ser reconocida. Sin embargo, poner el conocimiento en el centro de su análisis económico parece ser engañoso.


Fuente.

1.Selgin, George A., Praxeology and Understanding: An Analysis of the Controversy in Austrian Economics (Auburn, Alabama: Ludwig von Mises Institute, 1990), p. 18.

2.Hayek, Friedrich A., Collectivist Economic Planning (Routledge & Kegan Paul Ltd., Londres, 1963), pág. 34.

3.Ibídem.

4.Ibídem, pág. 36.

5.Boettke, Peter J., Cálculo y coordinación: Essays on Socialism and Transitional Political Economy (Routledge, 2001), p. 31.

6.Hayek, Friedrich A., Individualismo y orden económico (University of Chicago Press, 1948).

7.Boettke, Peter J., Calculation and Coordination: Essays on Socialism and Transitional Political Economy (Routledge, 2001). Lavoie, Don, Rivalry and Central Planning (Cambridge University Press, 1985).

8.Salerno, Joseph T., «Postscript: Why a Socialist Economy is «Impossible»», en Mises, Ludwig von, Economic Calculation in the Socialist Commonwealth. (Auburn, Alabama: Ludwig von Mises Institute,[1990] 2012), pág. 59.

9.Ibídem.

10.Klein, Peter G., The Capitalist and the Entrepreneur: Essays on Organizations and Markets (Mises Institute, 2010), p. 9.

11.Salerno, Joseph T., «Postscript: Why a Socialist Economy is «Impossible»», pp. 57-61.

12.Murray, Rothbard N., Economic Controversies (Auburn, Alabama: Mises Institute, 2011), p. 190.

13.Salerno, Joseph T., «Postscript: Why a Socialist Economy is «Impossible»», pp. 57-61.

Print Friendly, PDF & Email