La banca del 100% y sus defensores: una breve historia

0

El plan de reserva del 100% se considera a menudo una propuesta radical de reforma monetaria. Este artículo analiza la historia de la banca al 100% y sus defensores. El artículo muestra que muchas de las figuras más importantes en la historia del dinero y la banca han defendido el 100% de las reservas. Contrariamente al consenso moderno en economía, el plan del 100% es conservador, no radical.

La primera época de la banca

El negocio de los depósitos es más antiguo que la historia registrada. La banca de depósitos surgió por primera vez en los antiguos templos mesopotámicos. Inicialmente, los templos tomaban depósitos en grano. Pero eventualmente, los templos almacenaron otros cultivos, ganado, equipo agrícola y los metales preciosos. Los contables de la antigua Mesopotamia inventaron la escritura alrededor del año 3300 a.C. para registrar la titularidad de la propiedad, incluyendo la propiedad en depósito.

Alrededor de 1775 a.C., las reglas de la banca fueron consagradas en el Código de Hammurabi. Las leyes 100-191 tratan sobre el comercio, y estas leyes distinguen entre el contrato de depósito y el contrato de préstamo. Las leyes 120-125 se ocupan de los depósitos, y la ley 120 afirma que el propietario de los bienes depositados es el depositante, no el depositario. Además, esta ley prohíbe al depositario utilizar los bienes que se dejan en depósito. La Ley 120 del Código de Hammurabi constituye un requisito de reserva del 100% para los depositantes:

Si un hombre almacena su grano en un depósito de granos en la casa de un hombre y ocurre una disminución en el depósito de granos o el dueño de la casa abre el lugar de almacenamiento y toma el grano o niega totalmente que el grano estaba almacenado en su casa, el dueño del grano afirmará su grano ante el dios y el dueño de la casa que tomó el grano pagará el doble al dueño del grano.1

Los arqueólogos han encontrado cientos de miles de recibos de depósitos de arcilla y órdenes de transferencia escritas en el antiguo cuneiforme. Todas estas tablillas de arcilla indican que la banca de depósitos estaba muy extendida en la antigua Mesopotamia. Además, estos bloques de arcilla muestran que los billetes de banco y los cheques existían más de mil años antes de que las monedas se desarrollaran en la antigua Grecia alrededor del año 650 a.C.

Como en Mesopotamia, los templos de la antigua Grecia funcionaban como depositarios. Los templos de Apolo, Artemisa y Hera mantenían reservas del 100%. Los bancos privados surgieron en la antigua Grecia y, al igual que los templos, se esperaba que los banqueros privados mantuvieran el 100% de sus reservas. Por ejemplo, el epitafio del banquero griego Caecus registra que mantuvo un coeficiente de reservas del 100%. Sin embargo, los banqueros privados violaron el principio del 100%. En un discurso llamado Trapezitica (393 a.C.), Isócrates acusa al banquero griego Passio de poseer reservas fraccionarias. En resumen, el 100% de la banca era la tradición transmitida desde la antigua Grecia hasta Roma.

Es casi imposible exagerar la importancia de Aristóteles en la historia del pensamiento económico. Aristóteles (384-22 a.C.) distinguió entre un préstamo y un depósito, y sostuvo que el propósito de un depósito es salvaguardar la propiedad:2 «Los bancos de reserva fraccionada ponen en riesgo la propiedad de los depositantes y, por lo tanto, incumplen su promesa de salvaguardar la propiedad.

El Digesto de Justiniano (530-533) es la gran compilación del derecho romano, y es la obra jurídica más importante en la historia de la civilización occidental. El Digesto distingue entre el contrato de depósito y el contrato de préstamo: «una cosa es haber hecho un préstamo y otra muy distinta haber hecho un depósito».3 El Digesto contiene la siguiente definición de depósito:

Un depósito es lo que se le ha dado a otro para que lo guarde. Se llama así por la palabra ponere, poner. La preposición de compone el término depositum para demostrar que todo lo que pertenece a la custodia de la propiedad se ha comprometido a la buena fe del depositario.4

El Digesto sostiene que el depositante conserva la propiedad de los bienes almacenados en los depósitos. Se prohíbe a los depositantes usar la propiedad de los depositantes para obtener ganancias. De hecho, cualquier depositario que utilice la propiedad de los depositantes es culpable de robo. El requisito de reserva del 100% para los depositarios se consagró en el Digesto.

si una persona toma posesión de la cosa depositada con el fin de apropiarse de ella, comete un robo. Es irrelevante si lleva el anillo en el dedo o si lo tiene en una caja de joyas, si, cuando lo tiene como depósito, decide tenerlo como propio.5

En Occidente, el negocio bancario sufrió un fuerte declive tras el colapso del Imperio Romano alrededor del año 476. Después de la fundación de la Orden de los Templarios en 1119, resurgió una importante actividad bancaria. Los templarios desarrollaron un sistema bancario avanzado. Sin embargo, es importante destacar que los Templarios no se dedicaron a la banca de encaje fraccionario. Hay que subrayar que el sistema de reservas del 100% de los Templarios no falló. Más bien, en 1307, el tirano Felipe IV de Francia destruyó a los templarios en un intento fallido de robar las vastas reservas de metales preciosos de la orden.

Sin duda, se han producido violaciones aisladas del principio del 100% en el negocio de los depósitos desde el principio. Pero, ¿cuándo se institucionalizó la banca de encaje fraccionario? La banca de encaje fraccionario sistemática surgió en Italia y España durante los siglos XIII y XIV. Los registros disponibles muestran que, entre 1300 y 1600, los bancos de los principales centros de comercio europeos normalmente mantenían coeficientes de reserva de alrededor del 30 por ciento.

El pánico bancario es inevitable en cualquier economía con un sistema bancario de encaje fraccionario. Como dicta la ciencia económica, el surgimiento de la banca de reserva fraccionada institucionalizada en Europa provocó pánicos bancarios sistémicos. Por ejemplo, hubo pánico bancario en Florencia (1343-46; 1425; 1485, 1494; 1574-89), Venecia (1340-42; 1374-75; 1429; 1445; 1499; 1509), Barcelona (1400; 1468) y Sevilla (1553-57; 1575-79). En resumen, el pánico bancario ha sido una característica habitual de las economías del mundo occidental desde la institucionalización de la banca de reserva fraccionada en los siglos XIII y XIV.

La banca del 100% de 1200-1800

Después de Aristóteles, Tomás de Aquino (1225-74) es el filósofo más importante en la historia de la civilización occidental. Él preparó el escenario para el Renacimiento trayendo el Aristotelianismo a la vanguardia de la filosofía occidental. Al igual que Aristóteles, Aquino distinguió entre el contrato de préstamo y el contrato de depósito. Argumentó que el depositante conserva la propiedad del dinero depositado en el banco. Dado que los depositantes son dueños del dinero, el depositario no puede utilizar el dinero que se deja en depósito: «La diferencia entre un préstamo y un depósito es que un préstamo se refiere a bienes transferidos para el uso de la persona a la que se transfieren, mientras que un depósito es para el beneficio [uso] del depositante».6 Teniendo en cuenta esta declaración, Aquino debe ser considerado un defensor de la banca al 100%.

La crisis de 1340-42 en Venecia creó un movimiento 100% bancario. En 1356, Giovanni Dolfin (1303-61) propuso un «banco de depósitos» de reserva del 100% en Venecia. El banco limitaría sus actividades a la recepción de depósitos y a la compensación de cheques. Al banco propuesto se le prohibiría prestar o invertir, y no se le permitiría pagar intereses sobre los depósitos. El banco cobraría a los depositantes una pequeña comisión para financiar sus operaciones. Después del debate, el Consejo de los Cuarenta rechazó la propuesta en 1356. Aunque abogó por una mayor participación del gobierno, Michele Morosini (1308-82) revivió la propuesta de Dolfin durante el Pánico de 1374-75. Zaccaria Contarini (f. 1374) y Philippe de Mezieres (1327-1405) apoyaron el banco 100% de Morosini.

El cardenal Thomas Cajetan (1469-1534) anticipó la teoría cuantitativa del dinero e introdujo la teoría de las expectativas en la economía monetaria.7 Como seguidor de Aquino, sostuvo que los bienes depositados son propiedad de los depositantes, no de los depositantes. Los depositantes no pueden apropiarse de la propiedad de sus depositantes para beneficio personal, lo que significa que deben tener el 100% de las reservas:

la entrega de una cosa y la transferencia de la propiedad de esa cosa no están inseparablemente conectadas. Porque es posible entregar una cosa —por ejemplo, una prenda de vestir— a otra sin transferencia de propiedad porque puede darse de muchas maneras, es decir, en depósito…. Es cierto, sin embargo, que la transferencia de propiedad no sigue a la entrega voluntaria del objeto, como queda claro cuando se entrega en fideicomiso [es decir, un depósito].8

Francisco de Vitoria (1483-1586) es el padre del derecho internacional y fundador de la escuela de Salamanca. Él hace eco de Aquino: «El que presta dinero transfiere la propiedad del dinero al prestatario…. Por otro lado, quien confía su dinero a un comerciante o a un artesano para formar una especie de sociedad, no les transfiere la propiedad de su dinero, pues sigue siendo suyo».9 Después de Aquino, Vitoria debe ser considerado un defensor de las reservas al 100%.

Luis Saravia de la Calle (c. 1500-60) fue un teórico del valor subjetivo y crítico de la teoría laboral del valor. De todos los filósofos escolásticos, fue el más duro crítico de la banca. Al igual que Aquino, Cayetano y Vitoria, distinguió entre el contrato de préstamo y el de depósito. Saravia de la Calle prohíbe específicamente a los bancos el uso de depósitos para obtener ganancias: «es muy cierto que el banquero peca usando su dinero para hacer negocios».10 Para Saravia de la Calle, los que se dedican a la banca de reserva fraccionada cometen un pecado mortal.

Martín de Azpilcueta (1491-1586) es uno de los más grandes teóricos monetarios de todos los tiempos. Fue el primero en declarar explícitamente la teoría cuantitativa del dinero y la teoría de la paridad del poder adquisitivo de los tipos de cambio.11 Azpilcueta escribió sobre la banca de depósitos: «La ocupación de este intercambiador es recibir el dinero de los comerciantes; depositarlo; tenerlo listo».12 El requisito de Azpilcueta de que los bancos de depósito mantengan el dinero listo es equivalente a un requisito de reserva del 100%.

Thomas de Mercado (1525-75) argumentó que el dinero depositado en el banco pertenece al depositante, no al banco. Por lo tanto, los bancos de depósito no pueden utilizar el dinero de sus depositantes para obtener ganancias: «ellos[los bancos de depósito] tienen que entender que el dinero no es suyo sino de otros, y no es sólo que al usarlo, dejan de servir a su dueño».13

Domingo de Soto (1494-1560), Luis de Molina (1535-1600) y Juan de Lugo (1583-1660) se mostraron más favorables a las reservas fraccionarias. Aún así, estos pensadores se cubrieron de apoyo y mantuvieron que «[los banqueros] pecan mortalmente si se dedican al tipo de transacciones en las que corren el riesgo de involucrarse en una situación en la que no podrán pagar los depósitos».14 Como concluye el reverendo Bernard Dempsey, «un escolástico del siglo diecisiete que ve problemas monetarios modernos estaría dispuesto a favorecer un plan de reserva del 100%».15

Se crearon bancos de depósito al 100% en Génova y Valencia en 1408 y en Palermo en 1555. En 1587, se fundó el famoso Banco de Venecia de reserva 100% para combatir la inestabilidad inherente al sistema de reserva fraccionada. Los Contarinis prominentes fueron una de las familias fundadoras de Venecia, y, como se ha señalado, Zaccaria Contarini apoyó el 100% de la banca en la década de 1370. En 1584, Tommaso Contarini abogó por la creación del Banco de Venecia de reserva del 100%. Argumentó que los bancos de reserva fraccionaria son intrínsecamente inestables y están destinados a quebrar:

De los ciento tres bancos abiertos en la ciudad, de los cuales hay un récord, noventa y seis quebraron, y sólo siete tuvieron éxito….. Un banco privado ciertamente no puede durar muchos años ya que su conservación depende de muchos accidentes, circunstancias, diferencias de negocio y una gran variedad de personas, que tan pronto como experimentan un cambio, incluso el más mínimo, puede causar el fin del banco…… Si surge un rumor, un grito, de que no hay reservas o de que el banquero ha sufrido pérdidas, y sólo una persona decide retirar dinero en efectivo, esa es razón suficiente para excitar a todo el mundo y hacer que retire todo su dinero del banco, dinero que el banco no puede proporcionar, y el banco no tiene otra opción que la de quebrar. La quiebra de un deudor, un desastre en algún negocio, o el miedo a la guerra son razones suficientes para destruir este tipo de negocio, porque si todos los clientes sospecharan que pueden perder su dinero, lo retirarían todo para evitar una pérdida y obligar al banco a declararse en quiebra. Es extremadamente improbable, de hecho imposible, que algunas de las cosas mencionadas anteriormente no ocurran tarde o temprano y hagan que un banco quiebre.16

El Banco de Amsterdam es el banco 100% más famoso de la historia. El banco fue establecido en 1609 después de un período de caos monetario en Europa, y fue diseñado para estabilizar el sistema monetario. El Banco de Ámsterdam tuvo un gran éxito y mantuvo un coeficiente de reservas del 100% hasta la década de 1770. Se establecieron bancos de depósito similares en Middleburg en 1616, Hamburgo en 1619, Delft y Nuremberg en 1621 y Rotterdam en 1635.

Un movimiento 100% bancario surgió en respuesta al desastroso experimento bancario de John Law en Francia. En 1720, Isaac Gervaise (m. 1739) esbozó por primera vez el mecanismo de precios de flujo de especies. Lo hizo para mostrar «las malas consecuencias del uso antinatural del crédito».17 Argumenta que la creación de dinero por parte de los bancos de reserva fraccionada interrumpe la tendencia natural de los mercados libres hacia el equilibrio nacional e internacional. Concluye que «todo lo demás tiene una denominación de valor, es sólo una sombra sin sustancia, que debe ser forjada para, o desaparecer a su nada primitivo, el poder más grande de la Tierra que no es capaz de crear nada de la nada».18

Ferdinando Galiani (1728-87) ha sido llamado el abuelo de la revolución marginalista. Crítico de John Law, Galiani elogia a los bancos de depósito 100% de Nápoles:

El dinero depositado en ellos[nuestros bancos] se guarda religiosamente…… Por lo tanto, es mejor que el dinero se mantenga en los bancos…… …] el dinero que ha sido depositado… debería estar siempre disponible para los retiros….. Considero que, como enemigo del Estado y de la tranquilidad pública, cualquiera que se atreva a proponer (como algunos lo han hecho) que el dinero sea sacado de los bancos y puesto de nuevo en circulación.19

David Hume (1711-76) fue uno de los más grandes teóricos monetarios en la historia de la ciencia económica. Como Hume reconoció, los bancos de reserva fraccionaria crean dinero y por lo tanto causan inflación de precios: «Los bancos prestan papel equivalente al dinero, lo distribuyen por todo el estado, lo hacen abastecer el lugar del oro y la plata,[y] elevan proporcionalmente el precio de la mano de obra y de las materias primas».20 Hume apoyó explícitamente el 100% de la banca: «Ningún banco podría ser más ventajoso que el que guardara bajo llave todo el dinero que recibía, y que nunca aumentara la moneda en circulación, como es habitual, devolviendo parte de su tesoro al comercio».21

Joseph Harris (1703-64), maestro de la Fábrica de la Moneda, fue la máxima autoridad de Inglaterra en materia de acuñación de monedas. Harris advirtió que los bancos de reserva fraccionaria causan daños. Dice que «serían traviesos de dos maneras: aumentando en efecto la cantidad de efectivo circulante más allá de su nivel natural; y poniendo en peligro, en un día nublado, su propio crédito».22 Además, reconoció que la banca de reserva fraccionada causa redistribución de la riqueza: «una consecuencia natural de un flujo repentino de dinero[es] el enriquecimiento de una parte de la comunidad, a expensas de la otra».23

Harris apoyó el 100% de las operaciones bancarias: «un banco público que no emitió billetes sin un equivalente en tesoro real, ya sea en efectivo o en lingotes de oro, no importa mucho, debe necesitar, creo que es muy conveniente».24 Al igual que Hume, quería que el dinero depositado en los bancos fuera «encerrado».25 Harris concluyó: «El patrón establecido de dinero no debe ser violado o alterado, bajo ningún pretexto».26

La banca del 100% en el siglo XIX

Los economistas franceses Destutt de Tracy (1754-1836) y Jean-Baptiste Say (1767-1832) defendieron el 100% de la banca. En el Tratado de economia politica (1803), Say aplaude a los bancos de depósito al 100% de «Venecia, Génova, Ámsterdam y Hamburgo».27 Él escribe,

Un medio, compuesto enteramente de plata o de oro, provisto de un certificado, que sólo pretende su verdadero valor intrínseco y, por consiguiente, exento del capricho de la legislación, ofrecería tales ventajas a todos los departamentos de comercio y a todas las clases de la sociedad, que no podría dejar de obtener divisas ni siquiera en países extranjeros.28

John Adams y Thomas Jefferson eran defensores de la banca al 100%. Adams escribió, «[el sistema bancario] fue ideado para enriquecer a individuos particulares a expensas del público. Todo nuestro sistema bancario que siempre aborrecí, continúo aborreciendo, y moriré aborreciendo».29 Para Adams, la banca de reserva fraccionada es una práctica inflacionaria, redistributiva y fraudulenta:

Nuestro medio es depreciado por la multitud de bancos estafadores, que han emitido billetes de banco por una cantidad inmensa más allá de los depósitos de oro y plata en sus bóvedas, lo que significa que el precio de la mano de obra y de la tierra y de las mercancías y productos se duplica, triplica y cuadruplica en muchos casos. Cada dólar de un billete bancario que se emite más allá de la cantidad de oro y plata en las bóvedas no representa nada, y por lo tanto es un engaño a alguien.30

Thomas Jefferson reconoció que los bancos de reserva fraccionaria crean dinero y por lo tanto causan inflación de precios y redistribución de la riqueza.31 Se dio cuenta de que la banca de préstamos y depósitos es un negocio esencial y productivo. Sin embargo, argumentó que se debe prohibir a los bancos de depósito que participen en actividades bancarias de encaje fraccionario. En realidad, para Jefferson, la banca de reserva fraccionada es un fraude:

A la existencia de bancos de descuento para el efectivo[bancos de préstamo], como en el continente europeo, no puede haber objeción…… … Incluso los bancos de depósito, donde se debe depositar el dinero en efectivo, y un reconocimiento en papel contratado como su representante, con derecho a la devolución del dinero a la vista, sería conveniente para las remesas, las personas que viajan, etc. Pero, responsable como su efectivo sería ser robado y robado, y su papel ser reeditado fraudulentamente, o ser emitido sin depósito, requeriría una regulación hábil y estricta.32

David Ricardo (1772-1823) fue el economista más influyente de su época. Reconoció que la banca de encaje fraccionario reduce artificialmente el tipo de interés «por debajo de su nivel natural».33 Ricardo abogó por la banca al 100% en su famoso libro de texto Principios de Economía Política y Tributación (1817): «Una moneda está en su estado más perfecto cuando se compone enteramente de papel moneda, pero de papel moneda de igual valor que el oro que profesa representar».34

James Pennington (1777-1862) fue el primer economista en esbozar la teoría de la creación de depósitos múltiples – la teoría más fundamental de la banca.35 Sin embargo, Pennington se opuso a la creación de depósitos múltiples. Para él, el ciclo económico se debe a la expansión múltiple de los préstamos y depósitos en el sistema de encaje fraccionario. Pennington desarrolló el Principio Monetario para abolir la banca de encaje fraccionario y, con ello, el ciclo económico:

¿No hay, entonces, ningún medio de prevenir esas alternancias de excitación y depresión -de expectativas extravagantes y esperanzas decepcionadas- sino en el empleo exclusivo de un medio de intercambio tan caro como el oro, y la supresión del papel? La dificultad que implica esta pregunta no es insuperable. Es posible regular una extensa moneda de papel, convertible en oro a gusto del titular, de manera que su contracción y expansión, y la variación ocasional de su valor, queden sujetas a la misma ley que la que determina la expansión y contracción de una moneda total y exclusivamente metálica.36

Robert Torrens (1790-1847) fue el primer economista en especificar el simple multiplicador de dinero.37Pennington anticipó el multiplicador, pero Torrens muestra explícitamente que el multiplicador es el recíproco del coeficiente de reservas. Para Torrens, la banca de encaje fraccionario provoca el ciclo económico y el pánico bancario:

cuando los banqueros abandonan así su deber hacia sí mismos y hacia el público, infligen al país el daño más grave, hacen más repentina y severa la contracción de la circulación y del crédito que incide en una prolongada fuga de lingotes, intensifican la presión del pánico y suscitan una duda temporal sobre si las ventajas de la banca de descuento, incluso cuando se realiza bajo una moneda metálica, equilibran los males que inflige.38

Significativamente, Torrens abogó por la banca al 100% en el mismo trabajo en el que desarrolló el multiplicador de dinero simple:

La única medida de la Reforma Bancaria que, en las circunstancias actuales, se puede adelantar con probabilidad de éxito es, colocar a los bancos de emisión bajo regulaciones que aseguren la aplicación constante y uniforme del principio cardinal, de hacer que el papel moneda se expanda y contraiga como moneda exclusivamente metálica se expanda o contraiga, en circunstancias similares.39

Pennington y Torrens fueron los primeros en explicar cómo todo el sistema de encaje fraccionario multiplica los préstamos y depósitos. Pero Thomas Joplin (1790-1847) fue el primero en rastrear el proceso de creación de depósitos múltiples de banco a banco.40 Argumentó que la banca de reserva fraccionada causa el ciclo económico al distorsionar la tasa de interés establecida en el mercado de préstamos.41 Al igual que Pennington y Torrens, Joplin se opuso a la creación de depósitos múltiples y abogó por la banca de reserva al 100%:

Nuestro papel moneda ha sido sustituido por una moneda metálica y se supone que representa una moneda metálica; y para hacerla plenamente lo que pretende ser, se requiere una mejora….. la cantidad de[nuestro papel moneda] nunca debería ser mayor o menor que la suma de dinero metálico que estaría en circulación si no hubiera papel.42

La Escuela de Divisas era un grupo de economistas y políticos ingleses que defendían el 100% de la banca de reserva en la forma del Principio de Divisa. Ricardo y Pennington fueron los padres de la Escuela de Moneda. Otros miembros de la escuela fueron Henry Drummond (1786-1860), John Ramsey McCulloch (1789-1864), George Norman (1793-1882), Lord Overstone (1796-1883), John Benjamin Smith (1794-1879) y Mountifort Longfield (1802-1884). El principio monetario ganó consenso en Inglaterra después de la crisis de 1839. Finalmente, el 100% de la banca se convirtió en política oficial en Inglaterra cuando la Ley Peel de 1844 consagró el Principio de Moneda en la ley.

La Ley Peel’s fue una gran victoria en la historia del movimiento bancario 100%. Sin embargo, contenía un error fatal. Pennington, Torrens y Joplin reconocieron que los depósitos bancarios son parte de la oferta monetaria. Pero la Ley de Peel no aplicó el requisito de reserva del 100% a los depósitos. Por lo tanto, los bancos de encaje fraccionario aún podían expandir el monto de los depósitos. La significativa expansión de los depósitos después de 1844 resultó en la crisis de 1847, y la crisis desacreditó la Ley de Peel y el movimiento bancario del 100%.

Importantes economistas estadounidenses defendieron el 100% de las reservas durante el siglo XIX, incluyendo a Condy Raguet (1784-1842), Daniel Raymond (1786-1849), Amos Kendall (1789-1869), William M. Gouge (1796-1863), Charles Holt Carroll (1799-1890), Amasa Walker (1799-1875), John Bascom (1827-1911), y Arthur Latham Perry (1830-1905). Además, los presidentes John Quincy Adams, Andrew Jackson, Martin van Buren, William Henry Harrison y James Polk aprobaron la banca al 100%.

Los partidarios de la banca al 100% también se encontraban en el continente europeo. En Rusia, el economista Heinrich Friedrich von Storch (1766-1835) abogó por el 100% de las reservas. Entre los partidarios alemanes se encontraban Johann Louis Tellkampf (1808-76), Otto Hubner (1818-77) y Philip Joseph Geyer (f. 1867). Los franceses Victor Modeste (f. 1866) y Henri Cernuschi (1821-96) aprobaron la banca al 100%.

La banca del 100% en el siglo XX

Milton Friedman describió a Ludwig von Mises como «uno de los mejores economistas de todos los tiempos».43 Mises abogó por la banca al 100% en su obra clásica Teoría del dinero y del crédito (1912). Escribió: «La concepción básica de la Ley de Peel debería ser reformulada y aplicada de manera más completa que en la Inglaterra de su época, incluyendo la cuestión del crédito en forma de saldos bancarios dentro de la prohibición legislativa».44 Repitió cuatro décadas más tarde,

para el futuro no debería haber más expansión crediticia. En el futuro no se emitirán billetes adicionales, ni se introducirá ningún crédito adicional en una cuenta bancaria sujeta a cheque, a menos que exista una cobertura del 100% en dinero. Este es el plan del 100 por ciento…. ¡no más expansión crediticia! 45

Friedrich Hayek avaló el 100% de la banca. Siguiendo a Mises, Hayek argumentó que la banca de reserva fraccionada es la causa del ciclo económico. En consecuencia, la banca al 100% es la forma de abolir los booms y bustos destructivos. Hayek escribió en 1925: «El problema de la prevención de crisis habría recibido una solución radical si el concepto básico de la ley de Peel se hubiera desarrollado sistemáticamente en la prescripción de una cobertura de oro del 100% para los depósitos bancarios y los pagarés».46

En 1933, un grupo de economistas de la Universidad de Chicago elaboró el Plan Chicago para la banca al 100%. El Plan de Chicago proponía «la abolición total de la banca de depósito sobre la base del principio de reserva fraccionada».47 La propuesta fue firmada por Henry C. Simons, Frank Knight, Lloyd Mints, Aaron Director, Henry Schultz, Paul H. Douglas, Garfield V. Cox, y Albert G. Hart. De esta manera, la escuela de economía de Chicago nació del movimiento bancario de reserva del 100%.48

Henry Simons redactó el Plan de Chicago. Sin embargo, Frank Knight proporcionó la «inspiración filosófica» para la propuesta.49 Para Knight, el ciclo económico se debe a la banca de encaje fraccionario: La respuesta[al ciclo] se encuentra en el mecanismo bancario y crediticio….». El ciclo se debe principalmente a la expansión y contracción del crédito».50 Escribió en 1927,

[La banca de reserva fraccionada] es absurda y monstruosa para la sociedad…[No tiene sentido tenerla en absoluto, ya que el efecto es simplemente elevar el nivel de precios…[Yo] el importante resultado de los males, en particular la espantosa inestabilidad de todo el sistema económico y su colapso periódico en las crisis, que están en gran medida ligadas a la variabilidad y la incertidumbre de la estructura de crédito, si no directamente el efecto de la misma.51

El Plan de Chicago tuvo el apoyo dentro de la administración Roosevelt de Jacob Viner, Gardiner Means, Rexford Tugwell y Henry Wallace. El 6 de junio de 1934, el Senador Bronson Cutting y el Representante Wright Patman presentaron un proyecto de ley que requeriría que los bancos de depósito mantuvieran una reserva del 100% en depósitos (S. 3744 y H.R. 9855). El 25 de julio de 1935, el Senador Gerald Nye intentó enmendar el Título II de la Ley Bancaria de 1935 para imponer una reserva del 100% sobre los depósitos. Sin embargo, el Presidente Roosevelt y Carter Glass se opusieron al 100% de los bancos y bloquearon cualquier legislación que exigiera el 100% de las reservas.52

Irving Fisher es a menudo descrito como el mejor economista americano de todos los tiempos. Fisher fue el partidario más ferviente del Plan de Chicago, y dedicó la última década de su vida a establecer el sistema 100%. Podría escribir en 1943: «En cuanto a los economistas, probablemente la mayoría está a favor[del plan 100%], ciertamente una gran mayoría de los que se han expresado — varios cientos».53 En 1944, informó que más de 300 economistas apoyaban el 100% de las reservas.54

Para Fisher, la banca de reserva fraccionada es «un asunto muy arriesgado», y «es obvio que un sistema tan pesado como éste es peligroso».55 Argumentó que el ciclo económico es una criatura del sistema de reserva fraccionada: «La inflación y la deflación de los préstamos bancarios y, por lo tanto, del «dinero de las chequeras» son en gran medida responsables de grandes auges y depresiones».56 Fisher enumera los beneficios de la banca al 100%: «… Nuestro sistema monetario se simplificaría…[y] se eliminarían grandes inflaciones y deflaciones».57 Lo que es más importante, el plan del 100% es «incomparablemente la mejor propuesta jamás ofrecida para resolver el problema de las depresiones de manera rápida y permanente».58

Para Fisher, «la adopción del sistema 100% parece lo mejor que se puede hacer».59 Entonces, ¿por qué no establecer un sistema 100%? Fisher responde: «Hasta donde yo sé, la única objeción real a hacerlo es el temor del banquero de que no ganará tanto dinero bajo el sistema del 100% como lo hace ahora».60 Pero argumenta, «por el contrario, puede ganar más».

En el Plan de Chicago, el gobierno desempeñará un papel importante en el sistema bancario al 100%. De ahí que Hayek describiera el plan como «un instrumento de nacionalismo monetario».61 Aún así, Hayek escribió sobre el «innegable atractivo» del Plan de Chicago: «La sugerencia más interesante sobre la reforma bancaria que se ha avanzado en los últimos años es, con mucho, el llamado plan Chicago o plan 100 por ciento. Esta propuesta equivale en efecto a una extensión de los principios de la Ley de Peel de 1844 a los depósitos bancarios».62

Milton Friedman avaló el 100% de la banca. Friedman argumentó que las reservas fraccionarias juegan un papel en el ciclo económico. De hecho, Friedman y Paul Samuelson admiten que «la mayoría de los estudiantes de ciclos económicos creen que nuestro sistema bancario[de reserva fraccionada] tiene un efecto en la amplificación de las fluctuaciones[cíclicas]».63 Friedman declaró en 1954: «Durante mucho tiempo he sido un defensor de la banca de reserva al 100%.64 Él repite en 1960,

Como alumno de Henry Simons y Lloyd Mints, estoy naturalmente inclinado a tomar el carácter fraccionario de nuestro sistema de banca comercial como el punto focal en una discusión de la reforma bancaria. Les seguiré recomendando también que se sustituya el sistema actual por otro en el que se exijan reservas del 100%.65

Murray N. Rothbard fue el defensor más firme del 100% de la banca en el siglo XX. Rothbard propone «que cada banco esté legalmente obligado, sobre la base de la ley general contra el fraude, a mantener el 100 por ciento del oro a su cargo».66 Para él, el 100% bancario es el único sistema compatible con el capitalismo de libre mercado. Además, es el único sistema que puede eliminar la inflación crónica de precios y el ciclo económico.

Por lo tanto, defiendo como el sistema monetario más sólido y el único plenamente compatible con el libre mercado y con la ausencia de fuerza o fraude de cualquier fuente un estándar de oro del 100%. Este es el único sistema compatible con la más completa preservación de los derechos de propiedad. Es el único sistema que asegura el fin de la inflación y, con ello, del ciclo económico.67

Como informa Fisher, el plan del 100% tuvo un apoyo significativo con los hombres de negocios.68Por ejemplo, el legendario inversor Benjamin Graham fue el padre de la inversión de valor y mentor de Warren Buffet. Graham apoyó el plan de Fisher al 100%.69El prominente periodista financiero Henry Hazlitt abogó por la banca al 100%: «Si el mundo, o al menos este país, vuelve alguna vez a sus sentidos y decide restablecer un patrón oro, el sistema de reserva fraccionaria debería ser abandonado».70 Hazlitt aboga por «un patrón oro puro, 100 por ciento».71

John Maynard Keynes rechazó el plan del 100%. Escribió a Fisher: «En cuanto a la cuestión del 100 por ciento de dinero, tengo, sin embargo, como saben, algunas reservas considerables».72 Pero en 1985, el prominente economista keynesiano James Tobin respaldó el 100% de la banca: «La moneda depositada —el 100% de los depósitos de reserva— pagadera en billetes o monedas a la vista, transferible por orden a terceros, segura contra el robo o la pérdida, sería un perfecto depósito de valor en la unidad de cuenta».73 Además, al economista postkeynesiano Hyman Minsky le gustó el plan del 100%. Tobin y Minsky plantean un desafío a quienes se oponen a la banca al 100% en territorio keynesiano.

Conclusión

El plan del 100% es a menudo descartado como una propuesta radical. Pero muchos de los teóricos monetarios más famosos de la historia han defendido el 100% de las reservas, incluyendo a Azpilcueta, Hume, Say, Ricardo, Fisher y Mises. Además, los padres de la teoría bancaria moderna —Pennington, Torrens y Joplin— defendían la banca del 100%. La banca de reserva al 100% no es radical. En realidad, es mucho más conservadora que la banca de encaje fraccionario. Como escribió Fisher,

La propuesta del 100% es lo contrario de radical. Lo que pide, en principio, es que se vuelva del extraordinario y ruinoso sistema actual de prestar el mismo dinero 8 ó 10 veces, al sistema conservador de depósitos de seguridad de los antiguos orfebres, antes de que empezaran a prestar indebidamente lo que se les había confiado para su custodia. Fue este abuso de confianza el que, después de haber sido aceptado como práctica estándar, evolucionó hacia la moderna[reserva fraccionaria] banca de depósitos.74


Fuente.

1.Inventing God’s Law (Nueva York: Oxford University Press, 2009), págs. 242-43. En cuanto a la aplicabilidad de la ley 120 al dinero, véanse las páginas 43-44 y 244-45.

2.Problems 950b.

3.Digest 42.24.2.

4.Digest 16.3.1.

5.Digest 47.2.68.

6.Summa Theologica I.II.105.2.

7.On Exchange and Usury (Grand Rapids, MI: CLP Academics for the Acton Institute, 2014), p. 49.

8.Ibídem, pág. 63.

9.Comentarios a la Secunda Secundae de Santo Tomas, Vol. 4 (Salamanca: Apartado 17, 1934), pp. 176-77.

10.Instruccion de Mercaderes (Madrid: Joyas Bibliograficas[1544] 1949), p. 197.

11.«Commentary on the Resolution of Money», Journal of Markets & Morality (vol. 7, no. 1: 171-312, 2004), p. 270-80.

12.Ibídem, pág. 260.

13.Suma de Tratos y Contratos, Vol. 2 (Madrid: Instituto de Estudios Fiscales [1571] 1977), p. 480.

14.Luis de Molina, «Treatise on Money», Journal of Markets & Morality (vol. 8, no. 1: 161-323), p. 294.

15.Interest and Usury (Londres: Dennis Dobson, 1948), pág. 210.

16.La Libertà delle Banche a Venezia dal Secolo XIII al XVII (Milán: Valentiner e Mues Libraj-Editori, 1869), p. 124.

17.The System or Theory of the Trade of the World (Baltimore, MD: The John Hopkins Press, 1934), p. 3.

18.Ibid, p. 12.

19.On Money (Ann Arbor, MI: University Microfilms International,[1751] 1977), pp. 249-50.

20.David Hume Essays: Moral, Political, and Literary (Indianapolis: Liberty Fund,[1752] 1985), pág. 316.

21.Ibíd, págs. 284 a 85.

22.An Essay on Money and Coins, Part 1 (Londres: G. Hawkins, 1757), pág. 101.

23.Ibid, p. 85.

24.Ibid, pp. 100-1.

25.Ibídem, p. 101.

26.An Essay on Money and Coins, Part 2 (Londres: G. Hawkins, 1758), pág. 27.

27.A Treatise on Political Economy (Nueva York: Augustus M. Kelley[1803] 1971), pág. 268n.

28.Ibídem, pág. 259.

29.«Carta a Benjamin Rush, 28 de agosto de 1811» The Works of John Adams, Vol. 9, 635-40 (Boston: Little, Brown and Co., 1856), p. 638.

30.«Carta a F.A. Vanderkemp, 16 de febrero de 1809», The Works of John Adams, Vol. 9, 608-10 (Boston: Little, Brown and Co., 1856), p. 610.

31.«Carta a John Wayles Eppes, 24 de junio de 1813», The Works of Thomas Jefferson, Vol. 11, 297-306 (Nueva York: G.P. Putnam’s Sons, 1904-5), pp. 304-6.

32.«Carta a John Wayles Eppes, 6 de noviembre de 1813», The Works of Thomas Jefferson, Vol. 11, 315n-32n (Nueva York: G.P. Putnam’s Sons, 1904-5), p. 331n.

33.«High Price of Bullion», The Works and Correspondence of David Ricardo, Vol. 3, 46-127 (Indianapolis: Liberty Fund,[1810] 2005), p. 91.

34.«Principles of Political Economy and Taxation», The Works and Correspondence of David Ricardo, Vol. 1. (Indianápolis: Liberty Fund,[1817] 2005), pág. 361.

35.«Observations on the Private Banking Establishments of the Metropolis: First Memorandum to Huskisson», Economic Writings of James Pennington, xlv-li (Londres: The London School of Economics and Political Science,[1826] 1963), pp. xvl-xvliii.

36.«A Letter to Kirkman Finlay», Economic Writings of James Pennington, 50-114 (Londres: The London School of Economics and Political Science,[1840] 1963), pág. 85.

37.A Letter to the Right Honourable Lord Viscount Melbourne on the Causes of the Recent Derangement in the Money Market and on Bank Reform 38 (London: Longman, Rees, Orme, Brown, and Green, 1837),  pp. 15-19.

38.«Lord Overstone on Metallic and Paper Currency», Edinburgh Review (vol. 107: 248-93, 1858), pp. 269-70.

39.Supplement to a Letter Addressed to the Right Honourable Lord Viscount Melbourne (Londres: Longman, Rees, Orme, Brown, & Green, 1837), págs. 8-9.

40.The Cause and Cure of Our Commercial Embarrassments (Londres: James Ridgway, Piccadilly, 1841), págs. 33-34.

41.Views on the Subject of Corn and Currency (Londres: Baldwin, Cradock, and Joy, 1826), págs. 15-16, 34, 38-39, 54-57.

42.Ibídem, pág. 63.

43.The University of Chicago Magazine (no. 67, otoño de 1974), pág. 16.

44.The The Theory of Money and Credit (Indianapolis: Liberty Fund,[1912] 1980), pp. 446-47.

45.Marxism Unmasked: From Delusion to Destruction (Irvington-on-Hudson, NY: Foundation for Economic Education,[1952] 2006), pp. 74-75.

46.«The Monetary Policy of the United States after the Recovery from the 1920 Crisis», Money, Capital, and Fluctuations, 5-32 (Londres: Routledge,[1925] 1984), p. 29n12.

47.«Banking and Currency Reform», Research in the History of Economic Thought and Methodology, Archival Supplement 4, 31-40 (Greenwich, CT: JAI Press, 1994), p. 32.

48.Según Lloyd Mints, «la Escuela de Chicago comenzó formalmente en noviembre de 1933, cuando varios miembros de la facultad firmaron el tratado sobre «Banca y Reforma Monetaria»». Ver «In Memoriam: Lloyd W. Mints, 1888-1989: Pioneer Monetary Economist», The American Economist (vol. 35, no. 1, 1991), pág. 80.

49.Ibídem.

50.«Two Minds that Never Met: Frank H. Knight and John M. Keynes Once Again – A Documentary Note» Review of Keynesian Economics (vol. 4, no. 1: 67-98, 2016), pp. 84-85.

51.«Review of ‘Wealth, Virtual Wealth and Debt’», The Saturday Review of Literature (16 de abril de 1927), p. 732.

52.Véase Ronnie J. Phillips, The Chicago Plan & New Deal Banking Reform (Nueva York: Routledge, 1995).

53.«Why Banks Could Make More Money Under the 100% Reserve System» The American Banker (6 de enero de 1943), p. 8.

54.«Irving Fisher a John Maynard Keynes, 4 de julio», Irving Fisher Papers (New Haven, CT: Yale University Library, MS/212, Series I, Box 14, Folder 235, 1944).

55.100% Money (Nueva York: Adelphi Company, 1936), págs. 8, 154.

56.Ibídem, pág. 48.

57.Ibid, págs. 11 a 13.

58.Ibid, p. xviii.

59.«100% Money and the Public Debt», Foro Económico (abril-junio: 406-20), p. 419.

60.100% Reserves: An Old System Adapted to Modern Needs (memorando inédito, 1937), pág. 2.

61.Monetary Nationalism and International Stability (Fairfield, NJ: Augustus M. Kelley,[1937] 1989), p. 81.

62.Ibídem.

63.«The Problem of Economic Instability», The American Economic Review (vol. 40, no. 4: 501-38, 1940), pág. 516.

64.«Why the American Economy is Depression Proof», Dollars and Deficits, 72-96 (Englewood Cliffs, NJ: Prentice-Hall,[1954]), p. 76.

65.A Program for Monetary Stability (Nueva York: Fordham University Press,[1960] 1983), pág. 65.

66.The Mystery of Banking (Auburn, AL: Ludwig von Mises Institute,[1983] 2008), p. 264.

67.«The Case for a 100% Gold Dollar», What has Government Done to Our Money and the Case for the 100% Gold Dollar, 123-86 ([1962] 2005) p. 176.

68.100% Money (Nueva York: Adelphi Company, 1936), pp. xi-xiv.

69.Irving Fisher Papers70 (New Haven, CT: Yale University Library, MS/212, Series I, Box 16, Folder 277, 1947).

70.The Inflation Crisis, and How to Resolve It (New Rochelle, NY: Arlington House, 1978), p. 175.

71.Ibid, pp. 188, 190.

72.«John Maynard Keynes a Irving Fisher, 7 de julio», Irving Fisher Papers (New Haven, CT: Yale University Library, MS/212, Series I, Box 14, Folder 235, 1944).

73.«Financial Innovation and Deregulation in Perspective», Bank of Japan Monetary and Economic Studies, III, pp. 19-29 (1985), p. 25.

74.100% Money (Nueva York: Adelphi Company, 1936), págs. 18-19.

Print Friendly, PDF & Email