Los estadounidenses del siglo XIX no «apoyaban a las tropas»

0

Si un estadounidense desde mediados del siglo XIX viajara en el tiempo a los Estados Unidos modernos, se sorprendería al descubrir que a menudo se espera que los estadounidenses agradezcan a los soldados «por su servicio» y que actúen como si los militares le estuvieran haciendo un favor a los contribuyentes.

La leonización de los empleados del gobierno uniformados se ha convertido en la norma en el mundo posterior al 11 de septiembre, con descuentos especiales para los miembros de las fuerzas armadas, embarque temprano en los aviones y comidas gratuitas en los restaurantes.

Sin embargo, contrasta bastante con la actitud de los estadounidenses durante el primer siglo de la república.

De esto, los ejemplos son numerosos.

Por ejemplo, en sus memorias, Ulysses S. Grant cuenta cómo salió a las calles de Cincinnati después de recibir su uniforme como oficial. Según Grant:

Me puse el uniforme y me fui a Cincinnati a caballo. Mientras yo estaba …. imaginando que todo el mundo me miraba… un pequeño niño, con la cabeza descubierta, descalzo, con un pantalón sucio y andrajoso… se volvió hacia mí y me dijo: «Soldado, ¿vas a trabajar? No señor: venderé mi camisa primero».1

Esta actitud, explica Richard Bruce Winders en su historia de James A. Polk, «ilustra la imagen de los soldados, comunes en la década de 1840, como holgazanes en el paro público».2 De hecho, ya en 1891, un discurso publicado en el periódico cristiano The Churman relataba la anécdota de Grant y concluía que «el desprecio nacional por el ejército se basaba en el hecho de que «es una vida tan perezosa»».3

Estas actitudes tampoco comenzaron en la década de 1840. En su biografía de George Washington, Mason Locke Weems señala la falta de preocupación por las bajas estadounidenses sufridas bajo el mandato de Anthony Wayne en una batalla con el shawnee en 1794:

Sin embargo, después de la primera conmoción, la pérdida de estas pobres almas no fue muy lamentable. Los jóvenes altos, que fácilmente podían conseguir su medio dólar al día en el trabajo saludable y glorioso del arado, para ir y alistarse y oxidarse entre los piojos y la comezón de un campamento, por cuatro dólares al mes, ciertamente no valían la pena el llanto de su país. [Énfasis en el original]4

La milicia contra el ejército federal

Este desprecio general por los soldados no se aplicaba a todos los soldados. En los Estados Unidos del siglo XIX, se consideraba honorable ser un miliciano, un soldado a tiempo parcial encargado de proteger a su comunidad de las incursiones de los indios, las pandillas y los matones. Sin embargo, era otra cosa ser un soldado profesional a tiempo completo. Esas personas, se pensaba comúnmente, eran en realidad lo que hoy llamaríamos «reinas de la asistencia social» que viven del duro trabajo de los contribuyentes estadounidenses. En otras palabras, para los estadounidenses de la época, era loable tomar las armas en defensa de la propia comunidad. Pero también se esperaba que uno consiguiera un trabajo de verdad.

Dicho de otra manera, las milicias eran una cosa. El «ejército permanente» era otra cosa.

Esto no es sorprendente dado el desdén general por los ejércitos de pie en los primeros años de América. El miedo y el desprecio por los ejércitos permanentes fue la motivación principal de la Segunda Enmienda – una enmienda diseñada para alentar y proteger a las milicias locales y la propiedad de armas de fuego fuera del control federal. Según el historiador Marcus Cunliffe, esta actitud se remonta a los días del resentimiento estadounidense por los regulares británicos que eran acuartelados y alimentados con el uso de la vivienda y la comida de los civiles estadounidenses. En muchos casos, los estadounidenses toleraron a regañadientes la imposición, pero después de la Revolución, esta actitud hacia los soldados profesionales fue simplemente transferida de las tropas británicas a las tropas federales estadounidenses.5

En un discurso a los cadetes militares, el oficial Benjamin Butler concluyó en 1849 que los «grandes ejércitos permanentes» son «productivos de gastos innecesarios; perjudiciales para los hábitos y la moral del pueblo» Incluso dentro de las familias militares llenas de oficiales federales, un hermano podría aconsejar a otro en 1845 que «yo de ninguna manera deseo que mis hijos usen nunca una espada». Ciertamente preferiría que se convirtieran en mecánicos honestos y laboriosos».6

Esto se haría eco de un sentimiento común de la época en la que, incluso para aquellos que pasaron algún tiempo como soldados profesionales, era mejor utilizar «todo tipo de incentivos negativos y positivos» para animar a un soldado «a volver a convertirse en civil antes de que fuera demasiado tarde».7

En la práctica, por supuesto, pocos estadounidenses tuvieron que tratar en persona con alguno de estos oficiales federales que tanto despreciaban. Como señala Cunliffe,

Los estadounidenses en muchas áreas no tenían idea de cómo era un oficial normal. Los soldados regulares existían para ellos sólo como caricaturas – los hombres alistados como borrachos y «mercenarios», los oficiales como «aristócratas» arrogantes.8

Décadas más tarde, la rareza de los oficiales federales siguió siendo un punto de orgullo para los críticos del ejército permanente hasta la Primera Guerra Mundial. En un editorial semi-humoroso de 1914 en la revista de Collier titulado «Por qué no podemos tener un ejército permanente», George Fitch agradece que Estados Unidos no sea como el Viejo Mundo donde «los trabajadores de Europa deben» apoyar a millones de soldados «en la ociosidad» En Estados Unidos, Fitch recuerda felizmente a sus lectores que «millones de personas viven y mueren sin ver a un miembro del ejército regular».

Sin embargo, cuando se ve obligado a tratar con un ejército permanente, Fitch sugiere que los soldados estén equipados con un rickshaw y»puestos al servicio del público» para que los contribuyentes puedan ir»de paseo» y así soportar más fácilmente la carga impuesta por las «hordas armadas».9

Tal retórica a mediados del siglo XIX sería extremadamente común. Pero en las décadas posteriores a la Guerra Civil, el mero número de veteranos militares, combinado con el hecho de que sus unidades de milicias estatales habían sido en su mayoría federalizadas en el conflicto, significó que los soldados eran considerados más comúnmente como objetos de reverencia que de sospecha. Fue sólo una de las formas en que Estados Unidos se»federalizó» después de la Guerra Civil. El servicio militar se volvió menos sobre el servicio a la comunidad particular y más sobre el servicio nacional. Este cambio se vio favorecido por la legislación federal, que difuminó –y finalmente casi abolió– la línea divisoria entre las milicias estatales y el ejército federal. Hoy en día, las milicias se han transformado en la Guardia Nacional y se han convertido de facto en instrumentos permanentes de la política militar federal. La distinción entre el «soldado ciudadano» y el asalariado profesional se ha borrado casi por completo, y ya no existe ningún mandato cultural para sospechar que las tropas federales malgasten el dinero que los contribuyentes ganan con tanto esfuerzo. De hecho, a menudo se espera que los contribuyentes agradezcan a los soldados por hacer un servicio por el que el contribuyente ya paga generosamente.

Nuestro viajero del siglo XIX encontraría esta situación muy extraña.


Fuente.

1.Corson, O.T., «Birth Boyhood and Education of General Grant», The Ohio Educational Monthly, Volume 71. p 9.

2.Richard Bruce Winders. EMr. Polk’s Army: The American Military Experience in the Mexican War. Texas A&M University Press. 2000. p. 51.

3.Discurso del Rev. William Langford. The Churchman, 14 de noviembre de 1891. p 637. (Volumen 64.)

4.Weems, M.L., The life of George Washington : with curious anecdotes, equally honourable to himself and exemplary to his young countrymen. Lippincott. Filadelfia. 1800, pág. 151.(https://archive.org/details/lifeofgeorgewashweem/page/n6)

5.Cunliffe, Marcuc. Civilians and Soldiers: The Martial Spirit in America 1775-1865. Little, Brown y Com. Boston. 1968.

6.Ibíd. p. 130.

7.Ibíd. p 129.

8.Ibídem, p. 103.

9.Collier’s, volumen 52, 14 de marzo de 1914, p. 9.

Print Friendly, PDF & Email