OK boomer, no es importante respetar a (todos) tus mayores

0

Ahora que he llegado a la madura edad de 42 años, he estado casado durante veinte años y he criado parcialmente a cuatro hijos.

Cuanto más viejo me hago, más me doy cuenta de lo equivocado que estaba al pensar que un número desproporcionado de personas mayores que yo poseían algún tipo de conocimiento especial sobre cómo dirigir adecuadamente la vida de uno.

La cantidad de pereza, degeneración moral, arrogancia y bufonadas en general que he presenciado entre el grupo más antiguo me ha curado para siempre de la idea de que mis «mayores», prima facie, son una fuente de sabiduría.

Esto no significa que ninguno de nuestros mayores ofrezca excelentes ejemplos a los que aspirar. Muchos lo son.

Pero el problema radica en averiguar cuáles son dignos de tal consideración.

Muchos padres reconocerán este enigma a partir de los problemas encontrados durante la crianza de los hijos.

Después de todo, la obediencia y el respeto a los demás, practicados correctamente, son virtudes. Pero, ¿quién merece obediencia o respeto?

Como padre, lo que rápidamente se hace evidente es que se necesita muy poco esfuerzo para decirle a los jóvenes que deben ser obedientes a las personas que están en posiciones de autoridad. Esto, aparentemente, es lo que la gente ha hecho en muchas ocasiones y en muchos lugares. A muchos se les dice que «respeten» a los policías, los soldados, sus maestros, el clero, los funcionarios del Estado, los padres, los ancianos y las personas con títulos impresionantes.

Pero esta es también una forma muy perezosa de enseñar a los niños a relacionarse con su mundo. Cualquier tonto puede simplemente agitar una mano y decir a los niños que respeten a las personas que ocupan puestos de autoridad.

La manera adecuada –pero mucho más difícil— de enseñar el «respeto» es enseñar a los jóvenes que sólo algunas personas en posiciones de autoridad merecen respeto. Lo difícil es averiguar quién se lo merece y quién no. (Aún más difícil es la tarea de ganarse el respeto de los demás)

Por ejemplo, un agente de policía que no conoce la ley, elude su deber o abusa de su poder no merece respeto. Un político que es deshonesto o se imagina a sí mismo como un héroe mientras vive del sudor de los contribuyentes no merece respeto. Una maestra de escuela que es perezosa, que enseña mal su asignatura o que trata mal a los alumnos, sólo merece desprecio. Un padre que gasta el presupuesto familiar en juguetes para sí mismo no merece respeto. Un «anciano» que vive una vida de disipación debe ser tratado en consecuencia.

Desafortunadamente, todos los oficiales de policía llevan el mismo uniforme. Todos los políticos visten trajes «respetables» similares. No hay una manera fácil de mirar a una maestra o profesora de universidad y saber si es competente.

Esta tarea es especialmente difícil para los niños que apenas están empezando a aprender a diferenciar entre gente honorable y tontos ignorantes.

Pero tenemos que empezar por algún lado, y un buen lugar para empezar no es insistiendo en que sólo porque el viejo Wilson logró evitar la muerte durante un cierto número de décadas, sus palabras deben ser tenidas en cuenta.

Sin embargo, en los últimos años se ha podido ver que mucha gente sigue creyendo en estas tonterías gracias a los medios de comunicación social y al número aparentemente interminable de artículos de prensa y de artículos de opinión sobre «Millennials», y que el reciente ascenso de la despectiva frase «OK boomer» ha provocado aún más lloriqueos por parte de algunos boomers acerca de cómo los jóvenes deberían mostrarles más respeto. Algunos han intentado incluso afirmar que el término es una calumnia como la palabra con «n» una violación de la ley federal contra la discriminación.

Por favor.

¿Y por qué exactamente este respeto es tan merecido? Admitiendo que los boomers no ejercieron directamente mucho poder político hasta la década de los noventa, todavía nos preguntamos:

¿Merecen respeto por haber acumulado 20 billones de dólares de deuda pública desde los años noventa?

¿Merecen respeto por haber inaugurado un período de guerra interminable que comenzó con los bombardeos periódicos de Iraq y los Balcanes, y que continúa hasta el día de hoy?

¿Merecen respeto por haber inaugurado una cultura en decadencia, caracterizada por la presencia de niños que se encuentran en una situación de desamparo, el divorcio generalizado y los niños que no están casados, el aumento de la tasa de suicidios y la continua destrucción de la sociedad civil en general?

¿Merecen respeto por la destrucción de la Carta de Derechos a través de la legislación «patriótica» como la Ley Patriota y la continua expansión de nuestro moderno estado de vigilancia?

Demasiada agregación

Este tipo de «análisis», por supuesto, pasa por alto la mayoría de los detalles y se basa en generalizaciones amplias. No es cierto que todos los boomers apoyaran el tipo de políticas que condujeron a una guerra sin fin, a gastos fuera de control y a la destrucción de nuestros derechos humanos. Muchos boomers se opusieron activamente a este tipo de cosas. Pero muchos apoyaron directa o indirectamente todos estos desafortunados acontecimientos de las últimas décadas. Y se merecen el desprecio que reciben.

Pero este mismo hecho nos hace pensar: nunca es una buena idea respetar a los ancianos sólo porque son ancianos. No merecen más respeto que los demás, hasta que se demuestre lo contrario. Lo mismo debe aplicarse a cualquier grupo que exija respeto, ya sean jueces, policías, obispos o profesores universitarios.


Fuente.

Print Friendly, PDF & Email