El lugar de la «La acción humana» en el desarrollo del pensamiento económico moderno

0

El núcleo de cualquier sistema de teoría económica es la explicación de cómo se determinan los precios. Como el propio Mises (1998, p. 235) lo expresó, «La economía se ocupa principalmente del análisis de la determinación de los precios monetarios de los bienes y servicios intercambiados en el mercado». Así, el núcleo de la La acción humana es la tercera y cuarta parte (págs. 201-684), titulada, respectivamente, «Cálculo económico» y «La cataláctica o economía de la sociedad de mercado». En estas dos partes, que comprenden 484 páginas, se presenta por primera vez una teoría completa y sistemática de cómo se determinan los precios reales de mercado. Por supuesto, Mises no creó esta teoría de una sola pieza. De hecho, la teoría del precio elaborada en La acción humana representa el mayor logro de la escuela austriaca de economía. Es la culminación del enfoque de la teoría de los precios originado por Carl Menger en 1871 y desarrollado posteriormente por un puñado de brillantes economistas de la generación que intervino entre Menger y Mises. Estos últimos incluyeron especialmente a Eugen von Böhm-Bawerk, J. B. Clark, Phillip H. Wicksteed, Frank A. Fetter y Herbert J. Davenport. Desafortunadamente, por razones que se explicarán más adelante, todo el enfoque mengeriano entró en declive después de la Primera Guerra Mundial y había caído en un letargo casi completo a mediados de la década de los treinta. La extraordinaria contribución de Mises en La acción humana fue revivir por sí solo este enfoque y elaborarlo en una teoría coherente y sistemática de la determinación de los precios.

Este artículo está dividido en secciones. En la sección 1 se describe el desarrollo del enfoque mengeriano sobre la teoría de los precios hasta la Primera Guerra Mundial, momento en el que alcanzó el cenit de su influencia internacional. La Sección 2 describe su asombroso y rápido declive y sugiere cuatro razones para ello, incluyendo dos problemas teóricos fundamentales que no habían sido resueltos por las dos primeras generaciones mengerianoos. La solitaria lucha de Mises para revivir el enfoque, que comenzó a mediados de la década de los treinta y culminó con la publicación de La acción humana en 1949, es el tema de la Sección 3. También se propone en este apartado una tesis revisionista que cuestiona la visión convencional de que la economía austriaca estaba en pleno auge a mediados de los años treinta cuando fue repentina y trágicamente enterrada por la «avalancha keynesiana».

La tradición mengeriana antes de la Primera Guerra Mundial

Para apreciar el significado completo de la contribución de Mises, es necesario revisar ampliamente el curso del desarrollo de la teoría económica pura desde principios de la década de 1870 hasta la década de los treinta. Tres enfoques dispares de la teoría de los precios surgieron de la revolución marginalista de la década de 1870. Léon Walras intentó explicar la formación de los precios en la línea de la astronomía y la mecánica clásica, concibiendo explícitamente «el estado del mercado como un problema general de equilibrio estático descrito por un sistema de ecuaciones» (Ingrao e Israel 1990, p. 92). El enfoque de equilibrio general de Walras, si bien es cierto que es sistemático, es intemporal y mecánico y, por lo tanto, incapaz de producir una teoría del proceso de fijación de precios en el mundo real, es decir, del desequilibrio real y necesario de los precios monetarios generados por el proceso histórico de mercado. Por el contrario, el enfoque de equilibrio parcial ideado por Alfred Marshall supuso un intento equivocado de asegurar el realismo en la teoría económica evitando el análisis de las causas últimas de los fenómenos de precios y costes en términos de elecciones de los consumidores, adoptando en su lugar el enfoque superficial de los economistas clásicos sobre el hombre de negocios. Este enfoque, lejos de asegurar un mayor realismo, condujo a un análisis de la determinación de los precios individuales de forma aislada, que ignoró o restó importancia a la interdependencia general existente entre todos los valores y precios de la economía del mundo real.

El enfoque de Menger difiere mucho del de Walras y Marshall. Fue a la vez sistemática y realista. Como declaró audazmente en el Prefacio de sus Principios,

He dedicado especial atención a la investigación de las conexiones causales entre los fenómenos económicos relacionados con los productos y los correspondientes agentes de producción, no sólo con el propósito de establecer una teoría de los precios basada en la realidad y colocar todos los fenómenos de los precios (incluidos los intereses, los salarios, la renta del suelo, etc.) juntos bajo un punto de vista unificado, sino también debido a las percepciones que de este modo obtenemos sobre muchos otros procesos económicos hasta ahora completamente incomprendidos. (Menger 1981, p. 49)

En consonancia con su búsqueda de una teoría de precios integral y basada en la realidad, Menger trató de explicar «las cantidades de bienes que realmente se intercambian» (p. 191). Así, centró su explicación en los equilibrios cambiarios momentáneos, o lo que llamó «puntos de descanso», que coincidieron con la aparición de los precios históricos de mercado (p. 188). Aunque Menger evitó el análisis mecánico de equilibrio general porque era incapaz de dar una explicación causal de la determinación de los precios reales, no dejó de presentar una explicación sistemática del proceso de fijación de precios. Así, comenzó su tratado con el reconocimiento de que «todas las cosas están sujetas a la ley de causa y efecto» (p. 51). Y para Menger, la causa real y última de todos los fenómenos de valor y precio fue el hecho incontrovertible de que el ser humano universal se esfuerza por satisfacer la necesidad. Este esfuerzo tiene por objeto los escasos elementos del mundo exterior que se perciben como causa de la satisfacción de la necesidad, es decir, los bienes económicos. Además, dado que los actores humanos deben evaluar la importancia relativa de la satisfacción de una variedad de necesidades o deseos concretos, todos los bienes económicos están interrelacionados en lo que Menger llamó «el nexo causal de los bienes» como complementos, sustitutos, insumos o productos (p. 56). Toda la constelación de valores y precios es, por lo tanto, un resultado sistemático e interdependiente de la interacción de las valoraciones y elecciones humanas individuales.1

A principios de la década de 1880, los primeros seguidores de Menger, Böhm-Bawerk y el amigo y cuñado de éste, Friedrich von Wieser, comenzaron a publicar y, a medida que avanzaba la década, el creciente flujo de publicaciones de ellos y de otros que habían sido influenciados por Menger en Austria y en otros lugares aumentó hasta convertirse en una inundación. Por consiguiente, a finales del decenio, una «escuela austriaca» identificable se había fusionado y había comenzado a alcanzar un renombre mundial. Es importante señalar que incluso en esta etapa temprana, la escuela austriaca estaba profundamente dividida en un tema crucial de la teoría básica. Por un lado, Böhm-Bawerk absorbió completamente el enfoque causal-realista de Menger en la teoría de los precios y se esforzó por desarrollarla más y aplicarla a nuevas áreas. Wieser, por otra parte, se aferró estrechamente al «subjetivismo» de Menger tal como se encarna en el principio de utilidad marginal y, mientras elaboraba útilmente algunas de las implicaciones de este principio, ignoró completamente la estructura de la teoría de precios basada en la realidad que Menger había trabajado para construir sobre ella. El propósito de Wieser era construir su propio y peculiar ideal de bienestar social basado en un estado de equilibrio general que denominó «valor natural», y vincularlo a través del concepto de utilidad marginal a los fundamentos de la psicología humana.2 Como veremos más adelante, esta división entre los primeros y más eminentes protegidos de Menger tuvo consecuencias trascendentales para el desarrollo posterior de la escuela austriaca.

En las tres décadas que van de 1884 a 1914, la escuela austriaca floreció y se hicieron progresos sustanciales en el desarrollo del enfoque mengeriano en una teoría completa de los precios. Este progreso se plasmó especialmente en los trabajos de Böhm-Bawerk,3 Wicksteed (1967) en Gran Bretaña, y Clark (1965), Fetter (1915), y Davenport (1968), los miembros principales de la llamada «Escuela Psicológica Americana» en los EE.UU.4 El pico de la influencia de la teoría mengeriana de los precios coincidió con la publicación de los tratados de Wicksteed, Davenport y Fetter en 1910, 1913 y 1915 respectivamente. De hecho, como Hayek relató años más tarde «en el período de la primera posguerra, el trabajo de los teóricos estadounidenses John Bates Clark, Thomas Nixon Carver, Irving Fisher, Frank Fetter y Herbert Joseph Davenport nos era más familiar en Viena que el de cualquier economista extranjero, excepto quizás los suecos».5

El declive de la tradición mengeriana

Lamentablemente, la escuela austriaca y su método causal-realista declinó rápidamente de la cúspide de su influencia internacional. Había cuatro causas básicas de este declive. Los primeros fueron los acontecimientos ocurridos en Viena en la década anterior a la Primera Guerra Mundial. Estos incluyeron, lo más importante, el desgaste prematuro de los poderes vitales y creativos de Böhm-Bawerk, que culminó con su prematura desaparición en 1914 y el florecimiento simultáneo de la creatividad y la influencia intelectual de Joseph A. Schumpeter.6 El segundo fue el rápido ascenso de la economía marshallista en los países anglófonos hasta el dominio casi completo en el campo de la teoría pura a principios de la década de veinte. El tercer factor que sirvió para socavar el enfoque mengeriano sobre la teoría de los precios fue el gran estímulo dado a la investigación en el análisis del equilibrio general continental en la London School of Economics por la llegada de Friedrich A. Hayek en 1931. Por último, el propio enfoque mengeriano, incluso en su elaboración más sofisticada en las obras de Wicksteed, Fetter, y Davenport, contenía importantes deficiencias que favorecían la opinión generalizada de que no ofrecía nada más que una representación verbal menos rigurosa del análisis del equilibrio general. Cada uno de estos factores se tratará sucesivamente en las cuatro subsecciones siguientes.

El declive de Böhm-Bawerk y el ascenso de Schumpeter

Con la publicación en 1886 de su monografía, Grundzüge der Theorie des wirtschaftlichen Güterwerthes, reafirma y amplía los principios de la teoría del valor y el precio mengeriano,

La monografía de Böhm sobre la teoría del valor, publicada … en la revista de lengua alemana más respetada, pronto fue reconocida como una brillante declaración de algunas de las opiniones centrales del grupo, y más aún cuando la Grundsätze de Menger era por entonces extremadamente difícil de obtener.7

Hayek (1992, vol. 4, pág. 112) se refirió a «la brillante exposición de Böhm-Bawerk» en la que «dio la versión más completa de la nueva doctrina, incluida la ley de costas, la forma en que se popularizó la doctrina». Böhm-Bawerk había alcanzado una reputación internacional. Tras la publicación del segundo volumen de su tratado magistral sobre Capital e Intereses (1959) en 1889 y la larga controversia que casi inmediatamente precipitó, Böhm-Bawerk asumió el liderazgo de la escuela austriaca de Menger. Con excepción de dos brillantes artículos sobre el capital y el dinero, publicados en 1888 y 1892,8 respectivamente, este último no había hecho ninguna contribución sustantiva a la teoría económica desde principios de la década de 1880 y sus Principios ya estaban agotados y eran extremadamente difíciles de obtener.

Mucho antes de la muerte de Böhm-Bawerk en 1914 a la edad de sesenta y tres años, los acontecimientos en Austria habían comenzado a tomar un giro desfavorable para el enfoque mengerianoo. En 1889, Böhm-Bawerk entró al servicio del gobierno, donde permaneció durante quince años. Aunque siguió de cerca la literatura en rápida expansión y continuó publicando durante estos años, sus deberes como funcionario público de alto nivel le dejaron poco tiempo libre para las actividades académicas. Cuando Böhm-Bawerk asumió una cátedra creada especialmente para él en la Universidad de Viena y regresó a las actividades académicas a tiempo completo en 1905, ya había alcanzado el estatus de venerable estadista mayor y no podía escapar completamente de las continuas demandas no académicas de su tiempo y energías. Además, también se le concedió naturalmente un papel de estadista dentro de la profesión económica, fue durante muchos años miembro del consejo de la Asociación Económica Austriaca, y también fue elegido Vicepresidente y luego Presidente de la Academia Austriaca de Ciencias en 1907 y 1911, respectivamente. Además de estas fuertes demandas de su tiempo, su capacidad para renovar vigorosamente su investigación científica se vio obstaculizada por su enorme carga de trabajo en los quince años anteriores y por el alto precio que había cobrado en su salud. Así, al volver a la vida académica a la edad de cincuenta y cuatro años, «parecía más viejo de lo que sus años sugerían». Dos años más tarde se describió como un «viejo».9

Mientras tanto, durante el debilitante paréntesis de Böhm-Bawerk en la vida académica, Menger se retiró de la Universidad de Viena en 1902 y Wieser accedió a su cátedra al año siguiente. Wieser era un pensador difuso e idiosincrásico y, como se ha señalado anteriormente, se inclinaba a seguir el enfoque valsiano de equilibrio general de la teoría de los precios. Aunque su principal influencia doctrinal fue ciertamente Menger, no se le puede clasificar como un teórico de precios Mengeriano en el mismo sentido que Böhm-Bawerk o incluso Wicksteed y Fetter. Como su estudiante universitario, Schumpeter, escribió sobre él:

Cualquier colega profesional que penetra en el universo intelectual de Wieser es a la vez consciente de una nueva atmósfera. Es como si uno hubiera entrado en una casa que no se parece a las casas de otros que uno conoce, cuya organización y mobiliario son extraños a nuestra época y al principio desconcertantes Rara vez un autor le debe tan poco a otros autores como Wieser. En el fondo su única deuda es con Menger, y todo lo que le debe a Menger es el impulso inicial. … Con una calma soberana, hace a un lado lo que otros especialistas han escrito cuando crea su propia obra. … No lee ni rápida ni extensamente y rara vez busca captar los puntos más sutiles de los sistemas intelectuales de otras personas.10

Mises se mostró mucho menos entusiasmado que Schumpeter por las capacidades intelectuales y los logros de Wieser, pero también afirmó que la obra de Wieser no debía mucho más que la inspiración inicial a Menger. Aunque admitió que Wieser reconoció el significado de la obra de Menger «inmediatamente» y «enriqueció el pensamiento en algunos aspectos», Mises negó que Wieser fuera un «pensador creativo» y creyó que en general era «más dañino que útil». De hecho, según Mises, Wieser

nunca entendió realmente lo esencial de la idea del subjetivismo en la escuela de pensamiento austriaca, cuya limitación le llevó a cometer muchos errores desafortunados … Sus ideas sobre el cálculo de valores justifican la conclusión de que no se le puede llamar miembro de la Escuela Austriaca, sino que fue miembro de la Escuela de Lausana. (Mises 1978, p. 36)

En este último punto, el juicio de George Stigler se hizo eco del de Mises. Stigler (1949, p. 158) afirmó que la teoría de la imputación de Wieser «está mucho más estrechamente relacionada con los primeros escritos de Walras que con los de Menger y Böhm-Bawerk».

Schumpeter entró en la Universidad de Viena en 1901 y comenzó a estudiar economía en 1903 bajo la dirección de Wieser, y luego se instaló en la antigua cátedra de Menger. El fatídico encuentro de estos dos hombres como profesor y alumno marca el comienzo de la caída del enfoque mengerianoo sobre la teoría de los precios en la propia Austria. Schumpeter fue «profundamente influenciado» por Wieser, y «sus ideas sobre muchos temas de la teoría económica tienen una gran similitud» (Allen 1994, p. 37). Y si bien también es cierto que Schumpeter (1969, p. 143-90) participó en el famoso seminario de Böhm-Bawerk en 1905 y 1906 y más tarde lo elogió en términos elogiosos como su gran maestro y maestro, el propio Schumpeter identificó a Walras y Wieser en su primer libro como «los dos autores con los que [él] sentía una afinidad más estrecha» (Machlup 1978, p. 462). Este libro, Das Wesen und der Hauptinhalt der Theoretischen Nationalökonomie (La naturaleza y la esencia de la economía teórica), fue publicado en 1908 y fue un intento de explicar y defender el uso del modelo, o «esquema» como lo llamó Schumpeter, de la «economía estática» — en la que todas las cantidades económicas subsisten en un equilibrio general inmutable y mutuamente determinado — como la principal herramienta del análisis económico puro. Significativamente, fue también en este libro que Schumpeter originó el concepto de «individualismo metodológico», que se identificaría tan estrechamente con la Escuela Austriaca de Economía (Swedberg 1991, p. 26).

Das Wesen inmediatamente impulsó a Schumpeter a las primeras filas de los teóricos económicos del continente y lo estableció como el miembro preeminente de la tercera generación de la Escuela Austriaca. Wieser le dio al libro una larga y respetuosa reseña, que en parte fue muy elogiosa. La principal objeción de Wieser fue la equivocada de que Schumpeter rechazó el uso de la «psicología» como fundamento de la teoría de la utilidad marginal.11 No obstante, Wieser vio el libro como el logro de una mente de primera clase, aunque precoz. Así, Wieser escribió que

Uno reconoce en todas partes la mente ricamente y variadamente entrenada que está abierta a todas las corrientes intelectuales de la época [Schumpeter], que comenzó hace sólo unos pocos años, puede afirmar con justificado orgullo que este libro no ha sido escrito para principiantes, sino que presupone un conocimiento bastante detallado del estado de nuestra ciencia. (Citado en Allen 1994, pp. 83-84)

Walras, también, quedó favorablemente impresionado por el libro, escribiendo a un colega que el libro era «una obra muy bella e importante» (citado en Swedberg 1991, p. 30). En los Estados Unidos, Clark, a esta altura el decano de los economistas estadounidenses, revisó favorablemente el libro para el Political Science Quarterly, concluyendo que «Este trabajo es tanto crítico como constructivo, y en cada dirección contribuye en gran medida al progreso de la ciencia económica» (citado en Allen 1994, p. 84).

A diferencia de sus eminentes contemporáneos, Böhm-Bawerk no tenía nada bueno que decir sobre Das Wesen, porque percibía correctamente cuán profundamente antimengeriano era su método teórico. Sin embargo, también él evidentemente consideró a Schumpeter como un destacado teórico económico. En una nota de pie de página típicamente penetrante, Böhm-Bawerk proporcionó una crítica devastadora del atroz intento de Schumpeter en Das Wesen de extirpar los conceptos de «causalidad» y «explicación» de la teoría económica y reemplazarlos por los conceptos de «función» y «descripción», respectivamente (Böhm-Bawerk 1959, vol. 3, págs. 228 y 29). Sin embargo, Böhm-Bawerk suavizó su crítica al concluir con una referencia lúdica a «un eminente teórico económico» que «se dejó engañar por su uso del concepto matemático de función y, en consecuencia, no era consciente de los peligros del círculo vicioso». De hecho, fue en gran parte debido a la intercesión de Böhm-Bawerk que Schumpeter se convirtió en el profesor titular más joven de la prestigiosa Universidad de Graz, y uno de los más jóvenes del Imperio, en 1911 a la edad de veintiocho años (Allen 1994, pp. 101-02, 117-22; Stolper 1994, p. 6).

La actitud extrañamente ambivalente de Böhm-Bawerk hacia Schumpeter — su desprecio por su trabajo pero su estima por sus capacidades — se revela claramente en las cartas que escribió a Knut Wicksell. En una carta fechada el 9 de julio de 1912, Böhm-Bawerk escribió:

Schumpeter también es muy joven. Y, por supuesto, él tampoco [sic] podría haber sido capaz de dominar la gigantesca empresa [Das Wesen] que se ha atrevido a abordar. Pero lo considero muy talentoso. Sobre su siguiente y segundo libro (Theorie der wirtschaftlichen Entwicklung, 191212) probablemente se sorprenderá aún más. Ha desarrollado su teoría de interés, que considero totalmente equivocada. (Hennings 1997, p. 269)

De hecho, Böhm-Bawerk escribió una amarga crítica de sesenta páginas a la teoría del interés de Schumpeter y, tras una respuesta de cuarenta páginas de Schumpeter, renovó el ataque en una réplica de veinte páginas (Swedberg 1991, p. 39). En una carta escrita en abril de 1913, Böhm-Bawerk aludió a «las inteligentes pero insustanciales fantasías de Schumpeter» (Hennings 1997, p. 272). Pero en la correspondencia de unos meses más tarde, en septiembre de 1913, Böhm-Bawerk volvió a cantar las alabanzas al talento de Schumpeter, mientras que calificaba su trabajo de superficial: «Con nuestros jóvenes economistas tampoco estoy de acuerdo. Schumpeter lo considero el más dotado de ellos; y si pudiera encontrar el camino desde su actual ligereza a una investigación sólida y meticulosa, podría, con sus habilidades, hacer importantes contribuciones a la ciencia» (p. 273).

Es instructivo en este punto contrastar el tratamiento de Böhm-Bawerk a Schumpeter con el recibido por Mises en estas cartas a Wicksell. Mientras que Schumpeter es retratado cariñosamente como un brillante, aunque alborotador y voluntarioso, enfant terrible, las referencias de Böhm-Bawerk a Mises no traicionan el más mínimo grado de consideración personal o apreciación de sus capacidades, a pesar de que Mises había sido un participante regular en su seminario durante siete años. Por ejemplo, en una carta fechada el 12 de agosto de 1912, Böhm-Bawerk solicitó que Wicksell escribiera una reseña de la Teoría del dinero y del crédito de Mises, remarcando:

Probablemente también ha recibido recientemente un libro sobre la teoría del dinero de un joven erudito vienés, el Dr. von Mises. Mises es mi estudiante y del Prof. Wieser, lo que, sin embargo, no significa que quiera asumir la responsabilidad de todos sus puntos de vista. Acabo de empezar a leer su libro y todavía no estoy familiarizado con su contenido. (Hennings 1997, p. 270)

Del mismo modo, en las tres cartas posteriores escritas durante los próximos veinte meses en las que Böhm-Bawerk se refirió a la reseña de Wicksell sobre el libro de Mises, no se transmite una palabra positiva sobre las contribuciones o habilidades de Mises (Hennings 1997, pp. 271, 274, 275). De esto se deduce que incluso Böhm-Bawerk, a pesar de sus profundas objeciones al enfoque de Schumpeter sobre la teoría de los precios, lo consideraba con mucho el más prometedor de la tercera generación de economistas austriacos.

Mientras Schumpeter era proclamado por sus profesores, Wieser y Böhm-Bawerk, como su estudiante más brillante y alcanzaba el estatus de profesor titular más joven de Austria-Hungría, publicó su segundo libro, La teoría del desarrollo económico (1969). Cuando este libro apareció en 1911, fue recibido con gran aclamación y casi inmediatamente estableció su reputación entre la comunidad internacional de economistas. Según uno de sus biógrafos:

El libro de desarrollo de Schumpeter, como él esperaba, lo hizo mundialmente famoso entre los economistas serios casi de la noche a la mañana. Mientras que su primer libro había alertado a la profesión sobre una nueva estrella en ascenso, este segundo cimentó su posición como el niño prodigio de la economía y lo identificó como el teórico más destacado del desarrollo social y económico. (Allen 1994, p. 110)

La reputación de Schumpeter se extendió por todas partes. Así, por ejemplo, en un escrito de 1917, el teórico marxista ruso Nicolai Bukharin (1972, p. 56), en su influyente crítica a la teoría económica austriaca, caracterizó a Schumpeter como «uno de los principales representantes de la Escuela Austriaca». En comparación, el tono de Bujarin fue casi despectivo al referirse a Mises en una nota al pie de página como «uno de los últimos defensores de la Escuela Austriaca» y un «especialista en la teoría del dinero» (p. 198, n. 100).

El decenio que precedió a la Primera Guerra Mundial representó, pues, el punto de inflexión para la Escuela Austríaca en la nación de su nacimiento. Un Böhm-Bawerk físicamente debilitado, aunque todavía era un profesor influyente, ya no era capaz de emprender un trabajo original en pura teoría, mientras que Menger ya se había retirado de la enseñanza activa y de la publicación en 1903. En esta situación, la publicación de los dos libros de Schumpeter desencadenó un poderoso movimiento para refundir el núcleo teórico de la economía austriaca en la línea del análisis (verbal) del equilibrio general valdés. La publicación de la  Theorie der gesellschaftlichen Wirtschaft de Wieser en 1914 dio un nuevo impulso a este movimiento. Dado que el libro de Wieser, traducido más tarde al inglés como Social Economics (1967), fue el primer tratado exhaustivo de economía producido por la Escuela Austriaca, esto significó que el campo de la teoría pura estaba ahora casi completamente dominado por el ala de equilibrio general de la escuela.

El resultado trascendental de esta situación fue que cuando la cuarta generación de la Escuela Austriaca entró en la Universidad de Viena inmediatamente después de la Primera Guerra Mundial, era inevitable que sus miembros se interesaran por las obras de Wieser y Schumpeter. Wieser fue, en palabras de Hayek, el «gran señor» de la escuela y el profesor de economía más influyente de la universidad, enseñando la secuencia de la teoría económica principal hasta 1922, aunque continuó dando clases como profesor honorario hasta 1925 (Hayek 1992, pp. 22, 123-24). Wieser, por supuesto, era el «maestro venerado» de Hayek, y Hayek siempre se consideró un seguidor de la «tradición Wieser» más que de la tradición Böhm-Bawerk (y Mises).13 Pero Wieser también fue el «primer maestro importante» de Machlup y Machlup tomó su curso de teoría de un año de duración dos veces (Ebeling y Salerno 1980, p. 1). Haberler también tomó el curso de Wieser y más tarde estudió con el seguidor de Wieser, Hans Mayer, quien accedió a la cátedra de Wieser en 1922.14

Dado que las conferencias teóricas de Wieser seguían muy de cerca a Social Economics — o bien «leía del» libro o «se lo sabía más o menos de memoria» (Ebeling y Salerno 1979, p. 1; Hayek 1992, p. 22) no era sorprendente que los miembros de la cuarta generación consideraran el tratado de Wieser como la mayor expresión teórica de la Escuela Austríaca. Según Hayek, escribiendo en 1926: «Theorie der gesellschaftlichen Wirtschaft no sólo ofrece el único tratamiento coherente de la teoría económica producido por la escuela subjetivista moderna, sino que también constituye, sobre todo, lo que puede ser la mayor síntesis lograda por la teoría económica en nuestro tiempo» (p. 119). En 1927, el compañero de estudios de Hayek, Oskar Morgenstern, aclamó efusivamente el libro como «una obra que se ha convertido en la declaración más importante de la teoría austriaca» y «el mayor tratado sistemático escrito por un austriaco en el que se analiza el principio de utilidad marginal en todas sus ramificaciones». Morgenstern (1976a, pp. 482-83) también lo caracterizó como «uno de esos libros de interés universal que marcan una época en el desarrollo de la teoría económica».

Sin embargo, por muy importante que haya sido el tratado de Wieser en sus años de formación, el primer libro de Schumpeter, Das Wesen, en el que defendió el modelo de equilibrio general como concepto central de la teoría económica pura, parece haber tenido una influencia aún mayor en los teóricos económicos en ciernes de la cuarta generación. Escribiendo en 1980, Hayek se refirió a «su brillante primer libro» y argumentó que las ideas de esta obra son «ciertamente lo suficientemente esenciales para la comprensión del desarrollo de la teoría económica». En efecto, Schumpeter contribuyó a la tradición de la Escuela Austriaca, que es lo suficientemente original como para ponerse a disposición de un público más amplio» (Hayek 1962, p. 161). Hayek también reveló que, «Por supuesto, los dos libros de preguerra [de Schumpeter] y su ensayo sobre el dinero nos eran familiares a todos nosotros [de la cuarta generación]» (p. 34). Hablando de Das Wesen y su gran influencia en la cuarta generación, Morgenstern (1976b, p. 490) recuerda que

La obra se leía ávidamente en Viena incluso mucho después de la Primera Guerra Mundial, y su frescura y vigor juvenil atrajo a los jóvenes estudiantes. Yo mismo recuerdo qué clase de revelación fue para mí cuando le puse las manos encima por primera vez y, como muchos otros de mi generación, decidí leer todo lo que Schumpeter había escrito y escribiría.

Haberler (1993, p. 22) caracterizó a Das Wesen como el «primer gran libro» de Schumpeter.

Machlup también quedó muy impresionado por Schumpeter. Lamentó que Schumpeter fuera excluido «injustamente» de la Escuela Austriaca, «por su admiración por la escuela de matemáticas de Lausana» (Machlup 1981, p. 21). De hecho, abrazó la visión schumpeteriana del propósito y el método de la teoría pura. En un artículo que estudiaba la metodología económica de Schumpeter, que citaba frecuentemente y con aprobación a Das Wesen, Machlup (1978, p. 462) atribuyó a Schumpeter una «comprensión superior de la epistemología general y del método científico». En sus propios y voluminosos escritos sobre metodología, está claro que Machlup adoptó la posición de «tolerancia metodológica» que atribuyó a Schumpeter en este artículo (p. 463). Esta posición se reduce a dos afirmaciones: primero, que la explicación completa de una realidad económica compleja requiere un análisis histórico y estadístico, así como teórico; pero, segundo, en palabras de Machlup (p. 466), «es la teoría económica, que en sus «esquemas» o «modelos» y en sus «teoremas» define y describe (o construye) las relaciones relevantes».15

Para Schumpeter en Das Wesen … el modelo económico es la principal expresión y herramienta operativa del teórico económico. Prefirió llamarlo un esquema, o a veces, «schemata». En su libro emplea modelos de equilibrio parcial y general. … El modelo del que Schumpeter escribe principalmente, y el modelo focal de todo el trabajo de Schumpeter en la teoría económica estática, es el modelo de flujo circular o la economía de equilibrio general en un estado estacionario. Fue una variación del modelo desarrollado por primera vez en forma matemática por Walras.

Si bien tales modelos de equilibrio parcial y equilibrio general son, en efecto, construcciones arbitrarias y lógicamente anteriores a los hechos de la realidad, no son meras «especulaciones apriorísticas», porque están «diseñados teniendo en cuenta los hechos». En opinión de Machlup, el «punto decisivo» de la posición metodológica de Schumpeter se resume en la siguiente afirmación de Schumpeter: «Por un lado, nuestra teoría es en esencia arbitraria, y en ella se basa su sistema, su rigor y su exactitud; por otro lado, se ajusta a los fenómenos y está condicionada por ellos, y sólo esto le da contenido y significado» (p. 467). No hace falta decir que el enfoque metodológico de Machlup, que presenta la formulación de modelos arbitrarios como la preocupación central de la investigación teórica, describe una importante desviación del paradigma causal-realista de Menger.

Pero, ¿qué hay de la tradición de Menger y Böhm-Bawerk durante los años veinte? ¿No eran los Principios de Menger, después de todo, todavía la estrella guía de la Escuela Austriaca? ¿Y no fue Mises, el estudiante de muchos años de Böhm-Bawerk, el que ahora enseña un seminario universitario y dirige su propio seminario privado? En cuanto a la influencia directa de Menger durante este período, aunque todavía estaba vivo, era «más un mito que una realidad» para la cuarta generación, «sobre todo porque su libro se había convertido en una gran rareza que era prácticamente inalcanzable ya que los ejemplares habían incluso desaparecido de las bibliotecas» (Allen 1994, p.22). Y aunque es cierto que Mises era un popular conferenciante en la universidad, daba clases como un Privatdozent no remunerado y, a principios de los años veinte, apenas rivalizaba con Wieser en prestigio como profesor o con Schumpeter en reputación como puro teórico. Además, el curso universitario de Mises era un seminario avanzado que reflejaba los intereses de investigación de Mises, como la teoría del dinero y el crédito, y no se centraba en la teoría del valor y el precio (Haberler 1981, pp. 50-51). Si bien es cierto que tanto Haberler como Machlup asistieron al seminario universitario de Mises, Hayek nunca tomó un curso formal de Mises como estudiante universitario y nunca lo conoció realmente hasta después de haber recibido su título (Haberler 1981, pp. 50-51; Ebeling y Salerno 1980, p. 1).16

El emocionante e influyente Privatseminar de Mises se centró aún menos en la teoría pura, abordando temas de dinero, ciclos de negocios y política económica, y a menudo yendo mucho más allá de la economía a la filosofía de la ciencia y la sociología. Además, los miembros de la cuarta generación fueron invitados a unirse a este seminario sólo después de haber obtenido sus doctorados (Haberler 1981, pp. 51; Ebeling y Salerno 1980, p. 1). Por estas razones, es poco probable que el seminario haya contribuido a alterar el enfoque básico de la teoría económica que habían absorbido de Wieser y Schumpeter. Y, de hecho, es bastante evidente en sus trabajos posteriores de la década de los treinta que Machlup, Morgenstern y Haberler aceptaron el modelo o, en términos schumpeterianos, el «esquema» de equilibrio general como el corazón de la teoría económica.

En sus primeros trabajos, desde mediados de la década de 1920 hasta 1933, Hayek también consideró la teoría del equilibrio general como el núcleo de la teoría económica. En Monetary Theory and the Trade Cycle, por ejemplo, que se publicó originalmente en alemán en 1929 como Geldtheorie und Konjunturtheorie, Hayek dejó claro que una teoría de ciclo comercial exitosa debe integrarse lógicamente con las «proposiciones fundamentales» de la «teoría del equilibrio». Y por teoría del equilibrio Hayek (1966, pp. 28-29, 42, n. 2) entendía explícitamente «principalmente … la teoría moderna de la interdependencia general de todas las cantidades económicas, que ha sido expresada más perfectamente por la Escuela de Economía Teórica de Lausana». Es cierto que después de 1933 Hayek luchó poderosamente por «salir de la caja valona»17 intentando dinamizar la teoría del equilibrio general, ampliándola para incluir dentro de su ámbito las expectativas de futuro y la división del conocimiento entre los participantes del mercado.18 Pero incluso en su obra más creativa en este sentido, «Economía y Conocimiento», publicada en 1937, seguía aferrado a la creencia de que «la pura lógica de la elección», que podía ser representada por las eternas ecuaciones del equilibrio general, desempeñaba un papel central en la teoría económica (Hayek 1972, pp. 33-56). En 1945, con la publicación de su famoso artículo «El uso del conocimiento en la sociedad», Hayek había abandonado definitivamente el intratable proyecto de dinamizar la teoría del equilibrio general. En su lugar, se centró en el problema de la dispersión interpersonal del conocimiento y, aunque asumió que los precios del mundo real estaban siempre cerca de sus valores de equilibrio general, argumentó que «El mero hecho de que haya un precio para cualquier mercancía … produce la solución a la que (sólo es conceptualmente posible) podría haber llegado una sola mente que posea toda la información que, de hecho, está dispersa entre todas las personas involucradas en el proceso» (p. 86).19 Así que Hayek, al igual que su cohorte entrenado en Viena, nunca pudo escapar del marco de equilibrio general que aprendió en su juventud.

Por supuesto, nadie negará que Mises influyó fuertemente en la cuarta generación de la Escuela Austriaca, pero lo hizo principalmente como teórico monetario y economista político. Habiendo publicado Theorie des Geldes und der Umlaufsmittel (La Teoría del Dinero y el Crédito) en 1912, para cuando Hayek y compañía entraron a la universidad, Mises ya se había establecido como el teórico monetario preeminente de la Escuela Austriaca y, posiblemente, entre los economistas continentales.20 Sin embargo, fue la publicación de Die Gemeinwirtschaft (El socialismo) «la que causó la impresión más profunda en la [cuarta] generación» (Hayek 1992, p. 133). Y si bien es cierto que revolucionó la visión político-económica del mundo de Hayek y sus secuaces, no los desafió a nivel de la teoría pura. No fue hasta 1928 cuando Mises comenzó a publicar la serie de ensayos metodológicos que se recogieron en 1933 en Grundprobleme der Nationalökonomie (Problemas Epistemológicos de la Economía) que Mises comenzó a ser reconocido como un teórico general y constructor de sistemas en la línea de un Schumpeter.21

Cuando estos ensayos se publicaron por primera vez, marcaron la transición del autor, entonces conocido principalmente por su teoría del dinero y el crédito y su análisis crítico del socialismo, de economista en el sentido estricto del término a teórico general y filósofo de la sociedad.

Sin embargo, incluso en estos años, los miembros del Mises-Kreis no pudieron comprender los detalles del sistema reconstruido de la teoría económica mengerianoo que Mises elaboraría finalmente en su tratado de 1940 Nationalökonomie.22

El auge de la economía marshalliana

Esto nos lleva al segundo factor que opera para socavar el enfoque mengeriano de la teoría de los precios: el rápido ascenso de la economía mariscalista después de 1890 en los países anglófonos. Con la pluma de Böhm-Bawerk silenciada y con Wicksteed, un economista a tiempo parcial sin base académica y con intereses académicos difusos, la economía de equilibrio parcial marcial barrió el campo en Gran Bretaña en la década de los veinte. Esto dejó a la London School of Economics, bajo el liderazgo de Lionel (más tarde Lord) Robbins, como el único puesto de avanzada de la economía austrowicksteediana en la Gran Bretaña de la posguerra.

El economista William Smart es un ejemplo de la rapidez y la profundidad de la conversión marshallista de la profesión económica británica. En 1891, un año después de la publicación de la primera edición de los Principios de Marshall, Smart publicó una pequeña cartilla, An Introduction to the Theory of Value (1966), que proporcionó a los economistas de habla inglesa una introducción lúcida y muy simpática a la teoría del valor austriaca. En la segunda edición, que se publicó diecinueve años después, Smart añadió un apéndice consistente en un resumen de sus conferencias universitarias sobre «The Theory of Value: The Demand Side» para indicar su actitud más madura hacia las doctrinas austriacas. Como el título sugiere, este apéndice pretende mostrar que la teoría del valor austriaco sólo aborda el lado de la demanda de la determinación del precio. En el Prefacio de esta edición (p. viii), Smart informó a sus lectores que este resumen debía ser estudiado «junto con el Libro III del clásico que ha moldeado el pensamiento económico moderno, los Principios del Profesor Marshall».

En los Estados Unidos, el crecimiento de la Escuela Austroamericana se vio frenado por la personalidad idiosincrásica y el estilo de escritura de Davenport y la profunda animosidad personal que se desarrolló entre él y Fetter,23 y no logró producir un pensador influyente entre su segunda generación de adherentes.24 Por consiguiente, durante los años veinte, con Clark, Fetter y Davenport acercándose al final de sus ilustres carreras y ya no contribuyendo a la teoría pura, la influencia de la escuela en la corriente principal de la economía americana declinó precipitadamente, dejando el campo de la alta teoría en los EE.UU. completamente abierto a la dominación marshalliana. Así, los tres libros de texto de economía más vendidos entre la Primera Guerra Mundial y la Gran Depresión fueron los escritos por Richard T. Ely (con tres colaboradores), Frank W. Taussig y Henry R. Seager, aunque los tratados de preguerra de Davenport y Fetter permanecieron entre los once primeros (Dorfman 1969, p. 211). Aunque incorporan algunas ideas austriacas, los textos de Ely et al. y Seager exponen la teoría de los precios marshalianos, mientras que Taussig construyó su edificio teórico original sobre John Stuart Mill y fue perspicazmente resumido por Joseph Schumpeter como «el mariscal americano» (Schumpeter 1969, p. 220; Ely et al. 1928, pp. 143-79; Seager 1908, pp. 81-106; y Taussig 1928, pp. 109-220). Hayek visitó los Estados Unidos en 1923 y se quedó atónito y consternado por el notablemente repentino fracaso de la Escuela Austroamericana de teóricos de precios. Reflexionando sobre este primer encuentro personal con la profesión económica estadounidense, Hayek escribió:

Debo confesar que desde mi interés predominantemente teórico la primera impresión de la economía estadounidense fue decepcionante. Pronto descubrí que los grandes nombres que me eran familiares eran considerados como hombres anticuados por mis contemporáneos americanos, que el trabajo en sus líneas no había avanzado más de lo que yo ya sabía. (Hayek 1992, p. 35)

En Alemania, la larga noche de dominación de la antitética escuela histórica alemana estaba llegando a su fin, pero el libro que despertó la curiosidad teórica de los economistas alemanes después de la Primera Guerra Mundial no fue ni los Principios de Marshall ni los de Menger, sino  The Theory of Social Economy de Gustav Cassel (1932), que ofrecía una interpretación verbal de la teoría valresiana de los precios.25 Sin embargo, en los países romanos, las nacientes escuelas mengeriano fueron dejadas de lado por peculiares mezclas indígenas de renovado clasicismo británico e historicismo alemán moderado.

En Francia, el enfoque mengeriano fue acogido con entusiasmo por Paul Leroy-Beaulieu y Maurice Block, los líderes de la Escuela Liberal Francesa. Estos descendientes doctrinales de Jean-Baptiste Say y Frédéric Bastiat consideraron el análisis causal de Menger sobre el precio, que partía del hecho de las carencias humanas, como el desarrollo natural de la tradición francesa de valor subjetivo iniciada por Say (Leroy-Beaulieu 1910, vol. 1, pp. 83-114; vol. 3, pp. 15-94; Block 1897, pp. 129-85). Desgraciadamente, la Escuela Liberal, que había dominado completamente la economía francesa desde principios de siglo, comenzó a decaer en la década de 1880 como resultado de una radical reforma institucional en la educación superior francesa que estableció cátedras de economía política en todas las Facultades de Derecho. Los estatutos de la universidad aseguraron que estas cátedras fueran ocupadas por juristas y abogados, la mayoría de los cuales, por su temperamento y formación, simpatizaban con el enfoque y las prescripciones políticas de la Escuela Histórica Alemana y se oponían radicalmente al método deductivo y al programa de política de «laissez-faire» de la Escuela Liberal.26 Este resultado no fue exactamente desfavorable para el gobierno francés, que había diseñado el golpe institucional. Así, casi de la noche a la mañana, una autoproclamada «nueva» escuela cobró vida bajo el liderazgo de Charles Gide y pronto se afianzó como la nueva ortodoxia de la economía francesa. Gide y los «economistas» de la nueva escuela no estaban particularmente interesados en desarrollar la teoría pura, prefiriendo rehacer las anticuadas y previamente refutadas críticas historicistas a la economía clásica, mientras luchaban inútilmente por lograr una síntesis moderada de los dos cuerpos de doctrina. Incluso en 1907, todavía no existía un curso formal de teoría económica impartido por las facultades de derecho, a pesar de que monopolizaban casi por completo la enseñanza académica de la economía. Al final de la Primera Guerra Mundial, la Escuela Liberal había pasado a la historia y con ella cualquier posibilidad de un renacimiento mengeriano de la economía francesa.27 En la década de veinte, lo que en Francia pasó por teoría económica pura, fuera de un pequeño círculo de valsesianos, fue una mezcla débil y poco imaginativa de economía clásica e historicismo alemán con algo de teoría de la utilidad marginal diluida y análisis de equilibrio parcial marshalianos.28

El enfoque mengeriano se desarrolló un poco mejor en Italia, donde también existía una Escuela Liberal dominante en la tradición de Say-Bastiat, dirigida por Francesco Ferrara. Los economistas liberales, especialmente Augusto Graziani y Ugo Mazzola, comenzaron muy pronto a absorber las lecciones de Menger y Böhm-Bawerk y, de 1886 a 1890, «la Escuela Austriaca fue la más influyente entre los economistas italianos». En 1890, año en que tres marginales, entre ellos Mazzola y el jevoniano Maffeo Pantaleoni, asumieron la dirección conjunta de la principal revista de economía italiana, Giornale degli Economisti, «el ejército de «marginalistas-liberales» … se hizo repentinamente más numeroso» (Barucci 1973, pp. 264-65). Sin embargo, la economía clásica y el historicismo alemán moderado ya se habían arraigado firmemente en el pensamiento económico italiano, predisponiendo a la mayoría de los economistas italianos al eclecticismo e impidiendo que estas semillas tempranas del enfoque mengerianoo alcanzaran su pleno florecimiento. El carácter confuso del pensamiento económico italiano después de la Primera Guerra Mundial fue bien resumido por Lewis H. Haney: A principios del siglo XX, había surgido en Italia «el eclecticismo histórico-liberal dominante». … Pronto se añadió el subjetivismo austriaco, destacando Graziani. Pero incluso los teóricos de la utilidad marginal han hecho algunas modificaciones, acercándose más a las teorías clásicas y haciendo así menos difícil la fusión con el otro grupo» (Haney 1949, p. 844).29

Hayek y la transformación de la economía en la London School of Economics

En 1930, seguía existiendo un bastión académico aparentemente inexpugnable de la economía mengeriano en Europa: el Departamento de Economía de la London School of Economics (LSE), dirigido por Robbins. Pero ya se estaban desarrollando acontecimientos en otros lugares de Europa que transformarían rápida y fundamentalmente el carácter de la economía de la LSE.

A principios de la década de los treinta, la Escuela Austriaca había empezado a desaparecer en Austria, ya que las perspectivas en el extranjero eran más atractivas o la amenaza nacionalsocialista de Anschluss llevó a los principales economistas austriacos a emigrar a Gran Bretaña (Hayek y Rosenstein-Rodan), a los Estados Unidos (Machlup, Haberler y Morgenstern) y a Suiza (Mises). Irónicamente, esta gran migración austriaca fue el tercer factor que contribuyó a la caída de la tradición mengeriana, particularmente en Gran Bretaña. Porque fue bajo la influencia de Hayek que los economistas de la LSE, especialmente John Hicks, comenzaron a introducir la teoría valresiana del equilibrio general, reformulada por Pareto, a los economistas angloamericanos.

Ingrao e Israel describen con perspicacia el papel crucial de Hayek en el desarrollo temprano de la versión angloamericana de la teoría del equilibrio general:

El problema que fascinaba a Hayek era el que Walras y Pareto habían dejado sin resolver: la posibilidad de construir una interpretación convincente de las fluctuaciones cíclicas manteniendo el núcleo central de la teoría del equilibrio y tomándolo como punto de partida. … En sus conferencias en Londres… Hayek partió precisamente del concepto de equilibrio general del mercado y proclamó su importancia clave en el análisis económico. … Aunque Hayek no proporcionó ninguna formalización de sus teorías, su teoría del equilibrio ofrecía una gran cantidad de sugerencias que se retomarían en la literatura de las décadas de cuarenta y cincuenta. La idea del equilibrio intertemporal, que debía ser definido con precisión en términos axiomáticos por Arrow y Debreu, tomó forma en sus escritos de los años veinte y treinta. … La mejor introducción a una exposición más detallada del contenido de Valor y Capital es quizás el propio bosquejo de Hicks sobre la división que se abrió en cierto punto entre su programa de investigación y el de Hayek. (Ingrao e Israel 1990, págs. 232-34)

Aunque Hicks había leído Pareto antes de conocer a Hayek, afirmó que la enseñanza de Hayek lo estimuló a comenzar «una vez más, desde Pareto». En cuanto a la línea de trabajo que siguió durante la década de los treinta y que culminó en Value and Capital, Hicks (1983, p. 359) reveló que «no empecé en Keynes; empecé en Pareto y Hayek». El propio Hayek (1992, págs. 53-54) consideró que el análisis de la teoría del valor en Value and Capital en términos de tasas marginales de sustitución y curvas de indiferencia era «la última afirmación de más de medio siglo de discusión en la tradición de la Escuela Austríaca».30

Sin embargo, más trascendental que el impacto directo de Hayek en Hicks, el teórico idiosincrásico y ecléctico, fue el profundo efecto que la colaboración entre Hayek y Hicks tuvo en Robbins, el corazón y el alma de la economía de la LSE. Entre 1927 y 1934, Robbins había escrito una serie de brillantes trabajos elaborando y aplicando la teoría causal-realista de los precios y criticando la economía de equilibrio parcial marcial.31 Además, su Ensayo sobre la naturaleza y significación de la ciencia económica, publicado por primera vez en 1932, evidenció claramente el «especial endeudamiento» del autor con las obras de Mises y Wicksteed, al tiempo que argumentaba de manera convincente que la teoría económica estaba de hecho «basada en la realidad», como Menger había afirmado originalmente (Robbins 1969, pp. xv-xvi). El libro de Robbins rápidamente logró demostrar a la mayoría de la profesión que el método mengeriano de formulación de la teoría económica era tanto obvio como realista. Como Robbins (1969, p. 78) caracterizó este método:

Las proposiciones de la teoría económica, como toda la teoría científica, son obviamente deducciones de una serie de postulados. Y el principal de estos postulados son todas las suposiciones que implican de alguna manera hechos simples e indiscutibles de experiencia relacionados con la forma en que la escasez de bienes que es objeto de nuestra ciencia se muestra realmente en el mundo de la realidad.32

Sin embargo, a mediados de la década de los treinta, Robbins había comenzado a caer bajo el dominio de Hayek y Hicks, combinando el dinámico análisis de precios de Menger-Wicksteed con la lógica pura valresiana de la elección como esencia de la teoría económica.33 Por ejemplo, en el programa de su curso sobre «Principios generales de análisis económico», impartido durante la sesión de 1934-35, Robbins incluyó bajo el título «Obras modernas en teoría general» los tratados de Böhm-Bawerk, Wicksteed, Fetter, Clark y Davenport junto con los de Cassel, Pareto y el seguidor de este último, Enrico Barone. En una nota reveladora del programa de estudios, Robbins escribió: «El tratamiento será de carácter no matemático. Los estudiantes que deseen presenciar los mismos problemas tratados matemáticamente deben asistir al curso no. 66 (Introducción a la Economía Matemática)» (McCormick 1992, pp. 31-32). Para Robbins, evidentemente, la elección entre el enfoque causal-realista y el de equilibrio general mecánico era ahora sólo una cuestión de gusto. El programa de estudios de Robbins para 1938-39 evidenció su posterior evolución alejada de la tradición mengeriana. De las secciones de teoría general («Estática» y «Estática Comparativa») desaparecieron los grandes tratados austroamericanos de Clark, Fetter y Davenport, mientras que el tratado de Pareto permaneció y se añadieron el artículo de Hicks y Allen sobre «Una Reconsideración de la Teoría del Valor», la Mathematical Psychics de Edgeworth y la Theory of Monopolistic Competition de Chamberlain. Además, mientras que el tratado de Wicksteed fue listado como un prerrequisito, el texto de organización del curso se identificó como Risk, Uncertainty and Profit de Knight.

En la segunda edición de Nature and Significance, publicada en 1935, se pueden encontrar pruebas adicionales de la desviación de Robbins del campo mengeriano. En esta edición, todavía hay numerosas notas a pie de página que citan las obras de Fetter, Davenport, Wicksteed, Mises y Richard von Strigl, pero ahora coexisten, de manera algo incongruente, con referencias a las obras de Pareto y Hicks. Aparentemente este no fue el caso en la primera edición. Como explica Richard M. Ebeling, que comparó las dos ediciones:

Las referencias de las notas a pie de página de esta primera edición muestran más claramente la fuerte influencia «austriaca» en el pensamiento de Robbins que en la segunda edición de 1935, en la que las modificaciones en el texto y las supresiones y adiciones a las referencias de las notas a pie de página crean la impresión de que diferentes autoridades han influido en sus ideas. (Ebeling 1998, p. 1, n. 1)

Además, como Robbins revela significativamente en el Prefacio de la segunda edición, estos cambios se hicieron bajo los «consejos y críticas» de Hayek, Paul N. Rosenstein-Rodan y Alfred W. Stonier. Al igual que Hayek, Rosenstein-Rodan fue miembro de la cuarta generación y también del círculo Wieser-Mayer (Hennings 1997, p. 272). Es significativo que en el Prefacio de la primera edición de Value and Capital, Hicks también mencionó específicamente a Hayek y Rosenstein-Rodan, junto con los teóricos del equilibrio general de la LSE Nicholas Kaldor, Abba Lerner y R.G.D. Allen, como contribuciones a las ideas que subyacen a su propio libro (p. 273).

Aquí hay que decir unas breves palabras sobre el debate del cálculo socialista, porque revela claramente la diferencia de enfoque entre los teóricos de los precios mengerianoo como Mises, y los teóricos verbales del equilibrio general como Hayek y el posterior Robbins. Tanto Hayek como Robbins, en sus críticas a la planificación central socialista, enfatizaron la impracticabilidad del descubrimiento completo y oportuno por parte del consejo de planificación central del conocimiento ampliamente disperso necesario para resolver el sistema de ecuaciones simultáneas que supuestamente sustituían los cálculos monetarios de los empresarios. Pero para Mises, la economía siempre estuvo en un profundo y fundamental desequilibrio y estas ecuaciones eran, por lo tanto, completamente irrelevantes para el problema del cálculo económico. Además, el problema de los conocimientos incompletos, especialmente debido a la incertidumbre inerradicable del futuro, era un problema que afectaba por igual a los planificadores centrales y a los empresarios privados.

Aunque en general se abstuvo de entrar en polémicas con sus compañeros críticos del socialismo, Mises abordó explícitamente las diferencias entre su propia posición y la de Hayek en un artículo publicado en una revista de economía francesa en 1938. Después de argumentar que el estado de equilibrio que describen las ecuaciones matemáticas es un estado futuro puramente hipotético, imaginario e irrealizable, cuyas condiciones no se pueden conocer hoy en día y que «no corresponde a nada real», Mises escribió:

También Hayek ha demostrado que la aplicación al cálculo económico de las ecuaciones que describen el estado de equilibrio presupone el conocimiento de las futuras valoraciones de los consumidores. Pero en esto no ha visto más que un aumento de la dificultad de la aplicación práctica de esas ecuaciones, en lugar de ver un obstáculo fundamental e insuperable para su empleo en el cálculo económico. No es de ninguna importancia que preveamos el régimen socialista como una dictadura con planificación central, en la que sólo las valoraciones del dictador son relevantes, en vez de en la forma de una comunidad organizada de acuerdo con los principios democráticos en la que las valoraciones de los consumidores individuales o grupos de consumidores serían relevantes para la planificación económica. El dictador tampoco puede saber hoy cómo hará sus evaluaciones en el futuro, cuando las condiciones hayan cambiado; no puede saberlo como tampoco puede saberlo el consumidor individual.34

Ahora bien, si bien es cierto que importantes contribuciones austriacas al dinero, al capital y a la teoría del ciclo económico continuaron saliendo de la LSE durante la década de los treinta, la mayoría de ellas de la pluma del propio Hayek, se fueron debilitando progresivamente por el hecho de que se alejaban cada vez más de sus raíces en la dinámica teoría de los precios mengeriano. La culminación de esta desafortunada tendencia fue la The Pure Theory of Capital de Hayek, publicada en 1941, que fue en gran parte infructuosa precisamente porque era un intento de reconstruir la teoría del capital de Böhm-Bawerk sobre la base de un equilibrio general intertemporal.

El último suspiro de la teoría del precio mengerianoo en su encarnación pre-misiana ocurrió en realidad en los Estados Unidos a mediados de la década de 1930. Vernon A. Mund, estudiante de Fetter en Princeton, publicó una monografía Monopoly: A History and Theory (1933), que fue muy superior a los trabajos marshallistas sobre el tema publicados simultáneamente por Joan Robinson y Edward Chamberlain. Mund basó explícitamente su propio análisis del monopolio en el «nuevo y unificado análisis del monopolio y la competencia» de Menger, el cual, declaró, «hizo que el trabajo de Menger fuera una señal de contribución a la teoría económica». Dos años más tarde, apareció póstumamente la monumental —pero estilísticamente opaca— disección y crítica de Davenport (1935) de todo el sistema de la economía marcialista desde el punto de vista de la teoría causal-realista de los precios. Finalmente, en 1937, Fetter contribuyó con cuatro capítulos originales a un libro de texto sobre Economic Principles and Problems, editado por Walter E. Spahr. En retrospectiva, la contribución de ochenta y cinco páginas de Fetter representaba la declaración canónica del núcleo de la teoría de los precios mengeriano tal y como se encontraba inmediatamente antes de la reconstrucción de Mises (Fetter 1937a,b,c,d). No hace falta decir que todas estas obras se hundieron sin dejar rastro bajo los sucesivos maremotos de la Revolución de la Competencia Imperfecta de los mariscales y la reconstrucción de la teoría del equilibrio general por parte de Hayek-Hicks.

Problemas no resueltos dentro del paradigma mengeriano

El cuarto y último factor que contribuyó a la rápida disolución del paradigma mengerianoo después de la Primera Guerra Mundial no implicó circunstancias externas, sino deficiencias analíticas internas a su enfoque teórico. Estas deficiencias eran dobles y tendían a oscurecer el carácter distintivo del enfoque causal-realista y a conducir a una caracterización superficial, pero ampliamente aceptada, de éste como una versión verbal menos rigurosa del enfoque de equilibrio general. El primer problema giraba en torno al concepto de equilibrio. Menger había demostrado la importancia del concepto de «puntos de descanso» o equilibrios cambiarios momentáneos realmente observables en su análisis de la formación de los precios reales de mercado. Sin embargo, dado que los Principios de Menger fueron concebidos como la introducción general para un tratado prospectivo de varios volúmenes que él nunca escribió, formuló los principios generales de la imposición de valor para los bienes de orden superior, pero se abstuvo de analizar la fijación de precios y la asignación de los factores de producción en una economía cambiaria. Por lo tanto, no tenía necesidad del concepto de equilibrio de la producción a largo plazo.

Ahora el concepto de Menger de equilibrio cambiario realizable es totalmente adecuado para el análisis de la formación de los precios de mercado reales del momento a momento y ha permanecido como el concepto analítico central de la teoría de precios causal-realista. Escribiendo en 1910, Fetter afirmó enfáticamente que «El concepto de equilibrio económico… debe ser pensado como presente en todas las sociedades dinámicas. … Cualquier precio, no importa cuán temporal o inestable sea, es aquel que por el momento pone en equilibrio las cantidades compradas y vendidas, producidas y deseadas a ese precio» (Fetter 1910, p. 133). Davenport acuñó el término «equilibrio móvil» para designar el sistema interdependiente de precios del dinero que surge continuamente de los intercambios de cada momento en el mercado. Según Davenport (1968, pp. 113-14), «Los precios tienen su ajuste en un gran equilibrio móvil, todas las partes de los cuales están relacionadas con todas las demás partes y están en estrecha interdependencia con ellas». La ecuación real, aunque momentánea, de la oferta y la demanda que da lugar a un precio definido en cada mercado individual «supone… un sistema existente de precios sobre los bienes en general y una relación de precios establecida para estos bienes en términos de dinero». Es en este sentido restringido, pero crucial, que los mengerianos actuales insisten en que el mercado está siempre en equilibrio.

Sin embargo, para poder trazar las relaciones causales que rigen el ajuste completo y prolongado de la estructura de los precios y asignaciones de los recursos a determinados cambios en los datos subyacentes de la economía, es indispensable la construcción subsidiaria y puramente imaginaria de un equilibrio final de los precios y la producción. Esto fue reconocido por Böhm-Bawerk, quien empleó la construcción imaginaria de una economía totalmente ajustada y sin cambios al desarrollar la teoría de imputación de Menger en una teoría de productividad marginal completa de la fijación de precios de los factores en una economía de mercado que utiliza el capital (Böhm-Bawerk 1959, pp. 248-56). Sin embargo, el propio Böhm-Bawerk nunca identificó explícitamente o entendió completamente este método de construcción imaginaria. Desafortunadamente, aún bajo la influencia metodológica de John Stuart Mill, al igual que Menger, Böhm-Bawerk sostuvo erróneamente que eran simplemente «obstáculos de fricción» los que impedían que la economía del mundo real se ajustara instantáneamente a este estado de equilibrio a largo plazo. Aunque señaló que «En la práctica real tales obstáculos de fricción son infinitos en número», Böhm-Bawerk concedió desastrosamente que si «se alcanzaba la perfección», entonces el precio y la asignación de los recursos podrían determinarse con «una exactitud matemática ideal». Más desastroso aún, Böhm-Bawerk sostuvo que las leyes económicas, como la ley de la productividad marginal, sólo tendrían «validez completa ideal» en un mundo de equilibrio a largo plazo sin perturbaciones (págs. 255-56). Así, la metodología de Böhm-Bawerk y Menger, es decir, la explicación que dieron del método que utilizaron para formular los teoremas económicos, no sólo era confusa, sino también incompatible con el método real que emplearon para formular con éxito una teoría de precios causal-realista.35

El primer economista que identificó de manera consciente e intentó una explicación exhaustiva del método que guió el enfoque mengeriano en la investigación teórica fue John Bates Clark.36 Pero la oscuridad terminológica y las inconsistencias internas empañaron incluso la perspicaz e innovadora discusión de Clark. Clark argumentó que el punto de partida de la teorización sobre las leyes económicas causales que rigen una economía de mercado es la imaginación de lo que él llamó un «estado estático». En esta construcción mental, los datos subyacentes del sistema económico no cambian y el patrón de precios y de asignación de recursos se ha ajustado completamente a estos datos y, por consiguiente, todos los precios de los productos son iguales a sus costes medios de producción y las ganancias y pérdidas empresariales son inexistentes. Clark (1965, p. 400) admitió que la representación de tal economía es «completamente imaginaria» y que «una sociedad estática es imposible». Sin embargo, señaló, utilizar el estado estático en nuestro razonamiento es «una aplicación heroica pero necesaria del método de aislamiento». Este método nos permite analizar las leyes causales o «fuerzas» que «se ven siempre … trabajando en conexión con otras fuerzas, pero tenemos que imaginarnos … trabajando solos». Corrigiendo a Böhm-Bawerk y Menger, Clark afirmó así sin reservas que las «leyes estáticas» deducidas con la ayuda de esta construcción imaginaria son «sin embargo, leyes reales … que todavía operan en el mundo cambiante de la realidad» (p. 30). En efecto, «las leyes estáticas dominan las actividades de una sociedad real y dinámica» y las influencias que ejercen sobre los procesos de ajuste dinámico «no son imaginarias; son tan reales como cualquier otra cosa en la tierra» (pp. 37, 401).

De este modo, Clark se había liberado brillantemente y por completo de la nociva idea errónea de Mill de que las leyes económicas sólo eran «hipotéticamente verdaderas», es decir, verdaderas en ausencia de «causas perturbadoras», como la movilidad imperfecta de los factores o los motivos no pecuniarios para la acción. Desafortunadamente, Clark abrió la puerta a otro pernicioso error con su elección del término «leyes estáticas» para caracterizar el contenido de los teoremas económicos. Porque estos teoremas no tratan de leyes que se aplican en el estado estático e inmutable, que según la propia admisión de Clark es «completamente imaginario» e «imposible»; más bien tratan de las leyes de la economía de mercado real y dinámica que se desarrolla en la historia. La «ley estática» es, por lo tanto, un término equivocado que se contradice y confunde. Las leyes económicas, en cuya derivación es indispensable la ficción del estado estático, son leyes inmutables de la realidad que rigen la acción y la interacción humanas en el flujo irreversible del tiempo; por lo tanto, no pueden tener ninguna aplicación en el estado estático irrealizable en el que el tiempo y la acción se definen lejos.

Sin embargo, los problemas con la discusión de Clark van más allá de lo meramente semántico. Aparentemente confundido por su propia terminología engañosa, no pudo resistirse a cosificar el estado estático, dando a entender que tiene una existencia independiente y permanente, aunque agitada por las interminables «fricciones y perturbaciones» asociadas a los fenómenos dinámicos. Para Clark, por lo tanto, el estado estático existe de la misma manera que el nivel del océano existe realmente independientemente de las olas que continuamente roban su superficie. En palabras de Clark,

El estado estático … debería … ser pensado como un arreglo ideal, proyectándose a sí mismo a través del sistema de grupo perturbado y cambiante [es decir, la economía de mercado competitiva] de la sociedad actual, así como la superficie plana imaginaria del mar se proyecta a sí misma a través de las olas. La sociedad estática… es una forma y un modo de acción que el mundo real lleva dentro… Podemos entender la realidad esencial de esto. (Clark 1965, p. 402-03)

De acuerdo con esta cosificación, Clark dividió los teoremas económicos en proposiciones sobre «fuerzas estáticas» y «fuerzas dinámicas». Dado que ambos conjuntos de fuerzas operan en el «mundo de los hechos», la teoría económica estática debe complementarse con una teoría de la dinámica económica, es decir, «una ciencia de la fricción y la perturbación económicas» (p. 32). Además, los efectos de los dos conjuntos de fuerzas no son simétricos: las fuerzas estáticas «que actúan en el mundo invariable no sólo actúan en el cambiante, sino que son incluso las fuerzas dominantes en él». Como resultado, a pesar de las continuas fricciones y perturbaciones dinámicas, los precios, las tasas salariales y los tipos de interés del mundo real están «siempre comparativamente cerca» de las «normas naturales» establecidas por las fuerzas estáticas (p. 30).

Por supuesto, el lapso de Clark en la concreción falaz del estado estático no debería oscurecer su brillante logro al demostrar que el llamado «método estático» es el único y verdadero método de investigación teórica en economía. No obstante, la posición preeminente de Clark como «el primer teórico estadounidense de reputación internacional» (Mai 1975, p. 51) aseguró que su convincente pero defectuoso relato metodológico tendría consecuencias nefastas.37 Por una vez, se admite que los fenómenos dinámicos son secundarios y que la teoría económica es básicamente un sistema de proposiciones sobre un mundo estático virtualmente existente, el enfoque causal-realista aparece repentinamente como una versión redundante y mucho menos rigurosa del enfoque de equilibrio general. Y, como ya se ha señalado, así es exactamente como lo trataron incluso sus antiguos partidarios en el FSE, después de que Hayek y Hicks comenzaran a introducir la economía de equilibrio general a los economistas de habla inglesa en la década de los treinta.

Al encontrarse con los desarrollos teóricos de la década de los treinta, el enfoque mengerianoo encarnó una segunda deficiencia, aún más fundamental. Este fue su fracaso en proporcionar una teoría de los precios del dinero y, por lo tanto, del cálculo monetario. Incluso en sus variantes más sofisticadas, como se encuentra en los tratados de Wicksteed, Fetter y Davenport, sigue siendo esencialmente una teoría de una economía de trueque. Si bien Menger y sus seguidores percibieron con agudeza que el cálculo económico sólo podía funcionar con los precios del dinero y que una teoría realista de los precios debe ser una teoría de una economía de intercambio monetario, no pudieron superar la aparentemente irremediable división entre la teoría monetaria y la teoría del valor.

El propio Menger identificó la diferencia crucial entre la economía monetaria y la economía de trueque, señalando que la comparación cuantitativa de los medios y fines de la actividad económica facilitada por el cálculo monetario «es de la mayor importancia práctica, si no es la base y la condición previa para una acción decidida», mientras que «en una economía de trueque la medición de la riqueza económica y el cálculo económico se llevan a cabo con dificultades molestas» (Zlabinger 1977, pp. 9-10). Menger también dio el primer paso trascendental en el desarrollo de una teoría de los precios del dinero al presentar una explicación pionera de la demanda de dinero en términos de deseos individuales de saldos en efectivo (pp. 32-40). Böhm-Bawerk también subrayó que el cálculo económico debe ser un cálculo monetario, señalando que «[m]oney proporciona … el denominador común neutro para las necesidades y las emociones, por lo demás no comparables, de los diferentes individuos» (Böhm-Bawerk 1959, p. 250). Así, sus definiciones de precio siempre se referían al dinero, y continuamente enfatizaba el papel vital de los precios del dinero en el proceso de «imputar» los valores subjetivos de los consumidores hacia arriba desde los bienes de consumo a través de los órdenes ascendentes de los bienes de capital a los factores originales de la tierra y el trabajo. Los precios de los factores así determinados a través de este proceso de imposición monetaria permiten a los empresarios calcular y comparar los costos de los procesos de producción alternativos y asignar los factores escasos según la ley de la productividad marginal. Böhm-Bawerk también concibió el costo de oportunidad de un producto básico en términos de la utilidad marginal de su precio en dinero (Geldgrenznutzen) para el comprador (Böhm-Bawerk, 1962, págs. 351 a 70).

Basándose en ideas similares, Wicksteed (1967, vol. 1, págs. 135 y 41; vol. 2, págs. 575 y 623, 768 y 69, 825 y 26) y Davenport (1968, págs. 254 y 331) rechazaron la teoría de la cantidad mecánica y agregativa del dinero e intentaron desarrollar una teoría del dinero y de los precios del dinero en el marco del enfoque «micro» causal-realista. Aunque ambos hicieron importantes progresos hacia esta meta — y Wicksteed estuvo muy cerca de lograrlo — su fracaso final significó que la teoría de los precios mengeriano todavía se mantuvo como una teoría de intercambio de trueque. Ahora bien, es cierto que Mises había hecho progresos sustanciales en la integración de la teoría monetaria y del valor en su tratado sobre el dinero (Theorie des Geldes und der Unlaufsmittel [La teoría del dinero y del crédito]) publicado en 1912. Sin embargo, no había elaborado las implicaciones de esta integración para la teoría de los precios propiamente dicha y, como veremos más adelante, él mismo consideró este proyecto inacabado hasta 1940.

Los teóricos de los precios mengeriano antes de 1940 carecían, por lo tanto, de los medios analíticos para demostrar que el enfoque del equilibrio general intemporal y sin dinero y el enfoque mariscalista no sistemático y de equilibrio parcial — a pesar de la pirotecnia analítica de los años treinta — eran simple y profundamente irrelevantes para el problema central de la teoría económica. Este problema consiste en explicar cómo el intercambio monetario da lugar a los procesos de cálculo económico que son esenciales para la asignación racional de los recursos en un mundo dinámico.

Así, después de un período de notable desarrollo e influencia de 1871 a 1914, la teoría de los precios mengeriano, la doctrina central de la Escuela Austriaca de Economía, se había estancado y, a mediados de la década de los treinta, era prácticamente un capítulo cerrado en la historia del pensamiento económico. No se trata tanto de que el enfoque haya sido rechazado como de que —debido en parte a sus propias deficiencias— se haya mezclado sin entenderlo con otros enfoques que compiten entre sí. No es sorprendente, dado su papel central en su realización, que esta «fusión» de enfoques y la disolución efectiva de la Escuela Austriaca en los años treinta fuera citada con aprobación por Hayek en 1968 como evidencia del triunfo de la Escuela. Implicando a toda la cuarta generación de la Escuela, de la cual él mismo fue el miembro más eminente, escribió Hayek:

Pero si esta cuarta generación en estilo de pensamiento y en intereses todavía muestra claramente la tradición vienesa, no puede ser vista como una escuela separada en el sentido de representar doctrinas particulares. Una escuela tiene su mayor éxito cuando deja de existir como tal porque sus ideales de liderazgo se han convertido en parte del pensamiento general dominante. La escuela de Viena ha llegado a tener un gran éxito. En efecto, su desarrollo ha llevado a una fusión del pensamiento de Menger con el de [William Stanley] Jevons (a través de Philip H. Wicksteed), el de Léon Walras (a través de Vilfredo Pareto) y, sobre todo, con las ideas principales de Alfred Marshall. (Hayek 1992, p. 52)

La acción humana y el renacimiento de la tradición mengeriana

Mises debió ser plenamente consciente de esta situación desastrosa cuando emigró a Suiza en 1934. Cómodamente instalado como miembro asalariado de la facultad a tiempo completo en el Instituto de Estudios Internacionales de Ginebra, Mises pudo por primera vez centrar su atención en la investigación académica. Mises aprovechó esta oportunidad para escribir Nationalökonomie, el predecesor en lengua alemana de La acción humana y un libro que pretendía revivir el enfoque mengeriano y elaborarlo en un sistema completo y unificado de teoría económica.38 Como prueba de la importancia que Mises concedió a este libro y del tiempo y la energía que le dedicó, escribió muy poco más en los años previos a su publicación en 1940. Anteriormente un escritor enormemente prolífico, la extensión de su producción de 1934 a 1939 fue comparativamente escasa: además de reseñas de libros, memorandos cortos, artículos de periódicos y revistas, notas e introducciones, sólo hubo un artículo sustancial para una audiencia académica.39

Al describir retrospectivamente su propósito al escribir Nationalökonomie, Mises no dejó ninguna duda de que intentaba abordar las dos cuestiones candentes que dejaron sin resolver sus precursores mengerianos: el estado del constructo de equilibrio y la bifurcación entre la teoría monetaria y la teoría del valor. Respecto a lo primero, Mises escribió:

Intento en mi tratado considerar el concepto de equilibrio estático sólo como instrumental y hacer uso de esta abstracción puramente hipotética sólo como un medio para acercarse a la comprensión de un mundo en continuo cambio. Una de las deficiencias de muchos teóricos económicos es que han olvidado el propósito que subyace a la introducción de este hipotético concepto en nuestro análisis. No podemos prescindir de esta noción de un mundo en el que no hay cambio; pero tenemos que utilizarla sólo con el fin de estudiar los cambios y sus consecuencias, es decir, para estudiar el riesgo y la incertidumbre y, por tanto, las ganancias y las pérdidas. (Mises 1980, págs. 230-31)

En cuanto a su esfuerzo por incorporar el dinero en el sistema teórico mengerianoo, Mises identificó su inspiración inmediata como sus oponentes en el debate sobre el cálculo socialista de la década de los treinta. Estos teóricos económicos, bajo la influencia del enfoque del equilibrio general, abogaron por la solución matemática del problema del cálculo socialista. Como Mises argumentó:

No vieron el primer desafío: ¿Cómo puede la acción económica que siempre consiste en preferir y dejar de lado, es decir, en hacer valoraciones desiguales, transformarse en valoraciones iguales y en el uso de ecuaciones? Así, los socialistas llegaron a la absurda recomendación de sustituir el cálculo monetario en la economía de mercado por ecuaciones de catalizadores matemáticos, que representan una imagen de la que se elimina la acción humana. (Mises 1978, p. 112)

Pero sin una teoría adecuada de cálculo monetario, que en última instancia se basa en una teoría unificada de una economía de intercambio de dinero, Mises se dio cuenta de que no podía haber una refutación definitiva de la posición socialista. En consecuencia, Mises reveló:

Mi Nationalökonomie me dio finalmente la oportunidad de presentar los problemas del cálculo económico en toda su importancia. … Sólo en las explicaciones ofrecidas en la tercera parte de mi Nationalökonomie se completó mi teoría del dinero. De este modo, cumplí con el proyecto que se me había presentado treinta y cinco años antes. Había fusionado la teoría del intercambio indirecto con la del intercambio directo en un sistema coherente de acción humana. (Ibid.)

Así, la Nationalökonomie marcó la culminación del enfoque teórico mengerianoo y, en un sentido real, el renacimiento de la Escuela Austriaca de Economía. El enfoque causal-realista tenía ahora el gran tratado sistemático que requería para distinguirlo definitivamente de los enfoques rivales de la teoría de los precios. Si se compara la Nationalökonomie con la influyente reafirmación del enfoque de equilibrio general que Hicks había logrado en Value and Capital  —que representaba una fusión de la tradición Walras-Pareto con la de Wieser-Schumpeter—, las diferencias fundamentales e irreconciliables entre los enfoques mengeriano y valrasiano se revelaron por fin de forma clara e inequívoca.

La reacción de Hayek a la Nationalökonomie es indicativa del amplio abismo que separa el enfoque mengeriano de la teoría económica de Mises del de los fusionistas de la cuarta generación. Aunque su reseña de 1941 fue en general favorable a la obra, Hayek está perplejo por el hecho de que Mises no se haya visto afectado por «la evolución general de nuestro sujeto durante el período en el que se extiende su obra [es decir, durante los veinte o treinta años anteriores]» y que el desarrollo del pensamiento de Mises durante este período «parece ser decididamente autónomo». El desconcierto de Hayek se debía a su incapacidad de comprender el hecho de que la Nationalökonomie representaba el intento deliberado de Mises de reconstruir «autónomamente» un paradigma que no podía conciliarse con la «evolución general» de la economía en la dirección de la fusión walrasiana-marshalliana que el propio Hayek aprobaba. Particularmente reveladora es la predicción de Hayek de que la «parte central» del libro, es decir, las secciones de cálculo monetario y catastrófico, no sería su principal interés para la mayoría de los lectores. Pero, por supuesto, estas son precisamente las secciones que contienen la sustancia del sistema reconstruido de la teoría económica mengeriano (Hayek 1992, pp. 150-51).

Con la escuela austriaca preparada para un vigoroso regreso a partir de la publicación de la Nationalökonomie a principios de 1940, se produjo un desastre. Aislada del mercado germano-parlante por la guerra en Europa, su editorial suiza quebró y la venta y distribución del tratado de Mises cesó. Cuando la edición en inglés fue publicada por Yale University Press en 1949, ya había pasado el momento de la restauración inmediata de la influencia de la teoría de los precios mengeriano dentro de la corriente principal de la teoría económica. El liderazgo en la teoría pura había pasado de Europa a Estados Unidos después de la guerra, debido a la migración de muchos economistas centroeuropeos a América, combinada con la enorme expansión de las facultades de educación superior de Estados Unidos inducida por los subsidios de matrícula creados por el G.I. Bill (Barber 1970, p. 14). Al mismo tiempo, en Estados Unidos se estaban desarrollando corrientes intelectuales que llevaron a la fusión de los enfoques marshalliano y walrasiano en una ortodoxia invencible.

La teoría marcial de los precios, en sus diversas formas, había dominado la literatura de los libros de texto y la enseñanza universitaria en los Estados Unidos desde los años veinte, pero empezó a perder algo de su brillo a finales de los años treinta. En esta época, los economistas comenzaron a percibir los límites del método marshaliano de equilibrio parcial que subyace a la revolución de la competencia imperfecta y, en obras como el Monopolistic Competition and General Equilibrium Theory de Robert Triffin (1940), se intentó incorporarlo a la teoría del equilibrio general. Mientras tanto, sin embargo, el análisis de equilibrio parcial había sido transplantado al medio oeste de los Estados Unidos después de la Primera Guerra Mundial donde fue expuesto por Jacob Viner que lo había aprendido de su mentor mariscal, Taussig. El enfoque de equilibrio parcial fue absorbido por los estudiantes de Viner en la Universidad de Chicago junto con el concepto de competencia perfecta de Frank Knight. La amalgama formal de Marshall, Knight y Viner, o «teoría de los precios de Chicago», como llegó a llamarse, recibió su declaración definitiva en la obra de George Stigler The Theory of Competitive Price publicada en 1942. El libro de texto de Stigler, cuyas ediciones posteriores llevaron el título de The Theory of Price, fue el precursor y la inspiración del diluvio de libros de texto de teoría de los precios intermedios y microeconomía que se utilizaron para inculcar el análisis de los precios de equilibrio parcial marshallista a generaciones de estudiantes universitarios estadounidenses en la era de la posguerra. No hace falta decir que estos libros no instruyeron a sus lectores en los problemas del cálculo monetario ni siquiera les alertaron sobre su existencia.40

Aunque los precios y los valores se dan a menudo en términos de dinero, el dinero no tiene nada esencial que ver con el análisis. … A menudo se afirma que la economía se basa en el dinero o que lo que está mal en la economía es que sólo tiene en cuenta el dinero. Eso es casi lo contrario de la verdad. Mientras que el dinero juega un papel importante en algunas áreas de la economía, como el análisis de los ciclos económicos, la teoría de los precios podría derivarse y explicarse en una economía de trueque puro sin mencionar nunca el dinero. (Friedman 1990, pp. 100, 102-03)

Hubo un segundo factor independiente que produjo un resurgimiento del interés en la teoría de los precios Marshallianos entre los economistas estadounidenses. Los economistas encontraron muy agradable su experiencia como asesores de política del gobierno estadounidense durante la Segunda Guerra Mundial y estaban ansiosos por continuar en este papel en el mundo de la posguerra. Y dados los problemas de la reconstrucción de posguerra en Europa y Japón ante la amenaza soviética que se avecina y de la reconversión de la economía de guerra de Estados Unidos a una situación de paz, ciertamente hubo una continua demanda de sus servicios. Más importante aún, debido al inevitable «efecto de trinquete» que caracteriza la expansión del gobierno durante crisis como la Gran Depresión y la Segunda Guerra Mundial, el gobierno de Estados Unidos había aumentado permanentemente su alcance de intervención en la economía estadounidense. Por lo tanto, ahora requería una pátina de justificación y orientación científica para sus funciones de «gestión económica» en tiempos de paz, que el economista como asesor de políticas estaba bien preparado para realizar. Pero el asesoramiento en materia de políticas significaba dar respuestas razonablemente claras a los problemas a los que se enfrentan los responsables de las políticas. Y para la gestión de industrias, mercados y sectores particulares, por ejemplo, antimonopolio, trabajo, agricultura y defensa, se hicieron modelos de equilibrio parcial por encargo.

Mientras tanto, la profesión económica estadounidense estaba evolucionando hacia una cultura de «investigación» técnica, centrada en las revistas y positivista, y la formalización y prueba de los modelos de equilibrio parcial y su adaptación a problemas particulares sirvió de base para dicha investigación.41 Esta cultura también alimentó el interés por el análisis de equilibrio general, que se había afianzado en la profesión económica de los Estados Unidos con la publicación de Foundations of Economic Analysis de Samuelson en 1947. Los artículos que tratan de los problemas de existencia, singularidad y estabilidad del equilibrio general, así como de la aplicación del modelo al comercio internacional y a la economía del bienestar, encontraron rápidamente su lugar en las revistas. Estas dos tendencias de investigación se reflejaron finalmente en la peculiar fusión de los enfoques marshallianos y walrasianos que se encuentran en casi todos los descendientes del texto de la teoría de los precios intermedios de Stigler. No hace falta decir que en esta era de formalismo arribista no había lugar para la teoría causal-realista de precios de Carl Menger.

Esta situación fue reconocida y resumida por el editor de una colección de lecturas de la teoría de los precios en 1971:

Los matices de Jevons, Menger, Edgeworth, Wicksteed, Wicksell, Clark y Fisher pueden ofenderse justificadamente por la atribución de la moderna teoría de los precios a dos fuentes, Alfred Marshall y Léon Walras, pero estos dos eruditos han tenido, con mucho, la mayor influencia en el pensamiento del siglo XX. … En contraste con la lucha realista de Marshall con la interpretación del funcionamiento detallado de la economía, se encuentra la gran construcción de equilibrio general de Walras. En un típico libro de texto británico o americano sobre la teoría de los precios, nueve décimas partes de su contenido provienen de la obra de Marshall, y el equilibrio general sólo se nota en un último capítulo o apéndice. (Townsend 1971, p. 57)

Sólo hay que añadir que los tonos de Menger y Wicksteed al menos (Clark vivió hasta 1938) se habrían sentido muy inquietos en la década de los treinta.

Esta discusión sugiere una tesis revisionista con respecto a la razón principal por la cual la influencia de la economía austriaca, aparentemente en su apogeo internacional a mediados de la década de los treinta, debería haber disminuido tan precipitadamente que, podría decirse, que en 1940 — y ciertamente al final de la Segunda Guerra Mundial — era absolutamente nula. La opinión convencional es que la economía austriaca fue enterrada por la «avalancha keynesiana». Pero esto sólo es cierto si aceptamos la identificación errónea de la esencia de la economía austriaca como la teoría monetaria y del ciclo económico. De hecho, las teorías del ciclo de Cambridge de Pigou y Robertson fueron sumergidas junto con la teoría austriaca, mientras que la teoría de la competencia imperfecta de los marshalíes no sólo sobrevivió, sino que ha continuado floreciendo hasta el día de hoy. De forma similar, la teoría de precios de Chicago y los análisis de equilibrio general de Wicksell y Cassel soportaron el fracaso de la teoría de la cantidad de Fisher y del «análisis de secuencia» monetario de la Escuela de Estocolmo, respectivamente.42 No, la teoría causal-realista de los precios, la quintaesencia de la economía austriaca, no fue repentinamente deshecha en su apogeo por la estruendosa erupción de la macroeconomía keynesiana a mediados de la década de los treinta en Gran Bretaña. Más bien, abandonada por casi todos sus defensores cuando todavía estaba en estado inmaduro, había empezado a ser usurpada silenciosamente por un enfoque rival muchos años antes en la tierra de su nacimiento.

Volviendo al logro de Mises, la escritura de la Nationalökonomie, entonces, fue una empresa profundamente solitaria. A finales de la década de los treinta, Mises no podía contar con ningún aliado intelectual en su solitaria búsqueda por revivir y perfeccionar la tradición mengeriana. Como Hayek señaló con aprobación, la Escuela Austriaca de Economía fue prácticamente un capítulo cerrado en la historia del pensamiento económico, ya que Mises trabajó duro en Ginebra a finales de la década de los treinta. Cuando los primeros frutos de su trabajo se marchitaron en la vid sin que el mundo estuviera ocupado, Mises persistió y entregó La acción humana a un mundo positivamente hostil e incomprensible casi una década después. Fue esta gran obra la que, aunque improbable, desvió el curso de la historia intelectual al encender el renacimiento moderno de la investigación en el paradigma mengeriano que comenzó a principios de los años sesenta y ha seguido floreciendo hasta el día de hoy. Pero todavía no se ha escrito un relato de este capítulo de la historia de la Escuela Austriaca.


El artículo original se encuentra aquí.

  1. Para una interpretación de la teoría del valor y el precio de Menger que enfatiza la centralidad de la ley de causa y efecto, véase Salerno (1999).
  2. En su primer libro, Wieser caracterizó la teoría económica como «psicología aplicada». Aunque finalmente llegó a rechazar esta designación, continuó manteniendo que la investigación económica comenzó desde la «conciencia práctica de las relaciones económicas», que era propiedad común de los laicos y los teóricos (Wieser 1967, pp. 3-4). Para una mayor discusión del elemento psicológico en la economía de Wieser, véase Kauder (1965, pp. 120-23). Sobre el concepto de «valor natural» de Wieser, véase, Wieser (1971, págs. 60-64) y Howey (1989, págs. 151-52).
  3. Véase Böhm-Bawerk (1886, pp. 1-82, 477-541). Este largo artículo de revista, nunca traducido al inglés, fue en realidad una monografía sobre la teoría del valor y el precio, la mayoría de la cual -pero de ninguna manera toda- fue incorporada a la edición en alemán de su Teoría positiva del capital, publicada tres años después. Ver ídem. (1959, vol. 2, págs. 121 a 56).
  4. El término «Escuela Estadounidense de Psicología» fue acuñado por Fetter para designar sus propias doctrinas. Su intención era enfatizar el desecho de los últimos vestigios del hedonismo bentoniano a favor de la psicología volitiva como base de la teoría del valor mengeriano (Dorfman 1969, pp. 361-62, 385).
  5. Véase Hayek (1992, pág. 32). Es desconcertante que Hayek atribuya este desarrollo principalmente a la circunstancia aparentemente trivial de que Schum Peter era un profesor de intercambio austriaco en Harvard en 1913. Es más probable que fuera Böhm-Bawerk quien atrajo la atención de sus colegas y estudiantes austriacos hacia estos pensadores americanos mucho antes de 1913, ya que sus numerosos intercambios con ellos en revistas americanas revelan su familiaridad y respeto por sus obras. Esta interpretación es coherente con la afirmación de Mises de que «sé lo mucho que debo a los economistas de [los Estados Unidos] en particular desde la época, hace muchos años, en que mi maestro Böhm-Bawerk dirigió mi atención al estudio de las obras de John Bates Clark, Frank A. Fetter y otros académicos estadounidenses» (Mises 1980, p. 224).
  6. Estoy en deuda con Jörg Guido Hülsmann por haberme alertado sobre el papel crucial, pero hasta ahora descuidado, de Schumpeter en el desarrollo temprano de la Escuela Austriaca.
  7. El significado doctrinal de la Grundzüge de Böhm-Bawerk ha sido reconocido por Hennings (1997, p. 12):
  8. El documento sobre el dinero ha sido traducido al inglés. Véase Zlabinger (1977).
  9. Este párrafo se basa en Hennings (1997, págs. 12-17). Mises, que asistió regularmente al famoso seminario de Böhm-Bawerk en la Universidad entre 1905 y 1913, observó que, en este período «Böhm-Bawerk podría haber producido mucho más si las condiciones lo hubieran permitido». … Pero su constitución física ya no podía soportar el duro trabajo necesario para emprender grandes obras; sus nervios le estaban fallando. El seminario de dos horas ya agotó sus fuerzas» (Mises 1978, p. 41).
  10. Schumpeter citado en Hayek (1992, p. 120). Hayek escribió de manera similar que «después del estímulo inicial recibido de Menger, [Wieser] siguió en gran medida sus propios caminos» (p. 49).
  11. Pero Wieser no se opuso al enfoque walrasiano de equilibrio general de Schumpeter en sí mismo. Como dijo Stolper (1994, p. 9), «Wieser tenía opiniones metodológicas diferentes a las de Schumpeter sobre la necesidad de los supuestos psicológicos en la teoría del equilibrio».
  12. Traducido al inglés como Joseph A. Schumpeter, The Theory of Economic Development: An Inquiry into Profits, Capital, Credit, Interest, and the Business Cycle (1969).
  13. Hayek distinguió explícitamente entre «las dos ramas originales de la Escuela Austríaca», la Böhm-Bawerkiana y la Wieseriana, y se caracterizó a sí mismo como un seguidor de esta última rama (Hayek 1983, pp. 17-18; 1992, pp. 108-09, 157). Hayek también habló de Mises como «continuador de la tradición de Böhm-Bawerk» y Hans Mayer como «continuador de la de Wieser» (p. 51).
  14. Ebeling y Salerno (1979, p. 1). Curiosamente, mientras Haberler recordaba a Wieser como «un excelente conferenciante», Machlup describió las conferencias de Wieser como «terriblemente aburridas» y confesó que «era difícil mantener la mente en el tema», razón por la cual repitió el curso al año siguiente.
  15. En este pasaje, las palabras «esquemas» y «modelos» se refieren a los términos Schumpeter aplicados a las construcciones de equilibrio parcial y, especialmente, de equilibrio general. En palabras de un biógrafo reciente, Robert Loring Allen (1994, p. 77):
  16. Como recordó Hayek (1994, pp. 57, 68), «Sólo conocí a Mises realmente después de haber obtenido mi título … Creo que cuando era un estudiante regular sólo fui una vez a una conferencia regular suya, pero me disgustó bastante».
  17. Murray Rothbard (1987, pp. 97-108) usó esta frase para describir los intentos de Schumpeter y Alvin Hansen de dinamizar sus sistemas teóricos intrínsecamente estáticos.
  18. La historia de la lucha —en última instancia inútil— de Hayek está bien contada en Meghnad Desai (1994, pp. 25-50).
  19. Para una caracterización y crítica del Hayek posterior y de algunos Hayekianos actuales como teóricos del «equilibrio proximal», véase Salerno (1993, pp. 127-28; 1994, pp. 116-23).
  20. Hayek (1992, p. 127) caracterizó este libro como «durante muchos años el trabajo más profundo y satisfactorio sobre el tema disponible».
  21. Según Hayek (ibíd., pág. 147):
  22. Como señaló Hayek con respecto a los problemas epistemológicos, «la economía sirve en este volumen principalmente para ilustrar los problemas que plantea cualquier ciencia teórica de la sociedad» (ibíd., págs. 147 y 148).
  23. Sobre las excentricidades de Davenport y su relación con Fetter, ver Dorfman (1969, pp. 375-90). En sus conferencias recientemente publicadas sobre la historia del pensamiento económico, Lionel Robbins (1998, p. 278) caracteriza un libro de Davenport como «una obra excéntrica pero docta». La amarga enemistad entre Davenport y Fetter es evidente en sus revisiones de los tratados de cada uno (Fetter 1916, pp. 550-65; 1916, pp. 596-605; y Davenport 1916, pp. 313-63).
  24. Algunos de la generación más joven de la escuela pasaron a escribir libros de texto de posguerra que continuaron la tradición mengeriana. Por ejemplo, John Roscoe Turner de la Universidad de Nueva York escribió su tesis bajo la dirección de Fetter en Princeton y también expresó una «profunda obligación» hacia Davenport, su antiguo colega en Cornell, en el Prefacio de su libro (1919, pp. iii-vi). Arthur L. Faubel fue un estudiante tanto de Fetter como de Turner, y también fue fuertemente influenciado por los «escritos y enseñanzas» de Davenport (Faubel 1923, p. v-ix). Quizás el último libro de texto de esta tradición fue escrito en 1938 por dos de los colegas de Fetter en Princeton, Archibald McDonald McIsaac y James Gerald Smith. Aunque para entonces su teoría de precios reflejaba la amplia influencia de la Revolución de la Competencia Imperfecta de Marshallian, sus capítulos sobre la teoría de la distribución y el equilibrio económico eran una sencilla doctrina fetteriana (McIsaac y Smith, 1938, pp. 294-391).
  25. Como escribió Mises: «El descuido de los estudios teóricos durante una década ha llevado al notable resultado de que el público alemán debe buscar en un extranjero, el sueco Gustav Cassel, una explicación de principios de los problemas de la vida económica» (Mises 1996, p. 52). En una línea similar, Hayek (1992, p. 33) señaló que «[la] versión simplificada de Walras [de Cassel] provocó un renacimiento del interés por la teoría económica en Alemania».
  26. La Escuela Liberal ha tenido una gran pero descuidada influencia en el desarrollo de la teoría económica moderna. Véase Salerno (1988, págs. 113-56).
  27. Sobre los acontecimientos en Francia que condujeron al surgimiento de la «nueva» escuela y a la caída de la Escuela Liberal, ver Alcouffe (1989, pp. 313-44); Rowe (1892, pp. 62-85); Gide (1907, p. 192-212; 1890, pp. 603-35); y Haney (1949, pp. 846-59).
  28. Para un ejemplo, véase Gide (1924). Esta obra fue el principal libro de texto en Francia casi desde el momento de su publicación inicial en 1883. Esta traducción se basó en la vigésima tercera edición francesa. James Bonar, uno de los primeros partidarios de la economía austriaca en Gran Bretaña, describió la orientación de una anterior traducción inglesa del libro de Gide como «sustancialmente la de la … «Escuela clásica», si sustituimos la evolución y la unión social («solidaridad») por la finalidad y el individualismo». … El trabajo teórico de la Escuela Clásica es en gran parte la base de su propio edificio» (Bonar 1900, p. iv).
  29. Sobre el desarrollo del pensamiento económico italiano durante este período, véase también Rabbeno (1891, pp. 439-73): Loria (1891, pp. 203-24): y Einaudi (1955, pp. 7-25).
  30. También, al evaluar a los economistas que estaban en la LSE en la década de 1930, Hayek se refirió a Hicks como «el superintelectual», «maravilloso teórico» y «ciertamente… la mejor mente que teníamos» (Hayek 1994, p. 87).
  31. Para una buena discusión de los primeros trabajos de Robbins sobre microeconomía, véase O’Brien (1988, pp. 87-105).
  32. El papel central que Robbins atribuye al concepto de bienes en la elaboración de la teoría económica fue característicamente mengeriano. Sobre este punto ver Salerno (1999).
  33. Robbins afirmó que una vez que se reconoció en la LSE que la de Hicks «era una mente de calidad y comprensión bastante excepcionales… su influencia era penetrante» y «adquirimos rápidamente el hábito de buscar su ayuda para resolver las perplejidades analíticas y sus críticas a nuestras propias propuestas». Además, Robbins indicó que la influencia de Hicks en la LSE «duró mucho tiempo después de su partida» y lo calificó como «alguien que seguramente debe ser colocado en los rangos más altos de los economistas puros del siglo» (Robbins 1971, pp. 129-30).
  34. Mises (1938, p. 1059). El pasaje fue traducido al inglés por Jörg Guido Hülsmann y Joseph T. Salerno.
  35. Para una crítica de Menger y Böhm-Bawerk sobre este punto, véase Mises (1981, pp. 167-82).
  36. En el Prefacio de su gran tratado, Clark (1965, pp. viii-ix) hizo notar de manera significativa las «semejanzas y contrastes» entre su teoría y las teorías de Menger, Wieser y Böhm-Bawerk. En una carta escrita en 1890 al estudiante de Menger, Robert Zuckerkandl, Clark fue aún más explícito sobre la afiliación entre sus ideas y las de los austriacos, escribiendo: «Nada me da más placer que rendir pleno honor a los eminentes pensadores, principalmente austriacos, que estuvieron antes en este campo que yo, y que han llevado su análisis a mayores extremos» (citado en Hayek 1992, p. 39). Y más tarde los economistas nativos austriacos ciertamente reconocieron a Clark como uno de los suyos. Mises, por ejemplo, señaló que «Las ideas de la Escuela Austriaca fueron desarrolladas en los Estados Unidos especialmente por John Bates Clark, fundador de la renombrada Escuela Americana» (Mises citado en Greaves 1996, p. 50). Y Hayek hizo la firme afirmación de que «al menos algunos de los miembros de la segunda o tercera generación de la escuela austriaca debían casi tanto a la enseñanza de J. B. Clark como a sus maestros inmediatos» (Hayek 1992, p. 39). Finalmente, Fetter nombró a Clark, en lugar de Walras, junto con Menger y Jevons como «el más representativo de las tres fuentes creativas de la teoría marginal» (Fetter 1923, p. 594).
  37. El propio Mises, ya en 1933, empleó la distinción de Clark entre estática y dinámica (aunque no precisamente con el mismo significado), incluso admitiendo que «En el estado actual de la ciencia, no es posible determinar si las leyes dinámicas son factibles dentro del sistema de la catálisis» (Mises 1981, p. 108).
  38. Mises indicó que durante mucho tiempo había estado insatisfecho con la teoría de los precios de Menger y Böhm-Bawerk, pero sólo a principios de la década de los treinta fue capaz de articular claramente sus objeciones (Mises 1978, pp. 59-60).
  39. Véase Mises (1993, págs. 41-45) para una lista de escritos publicados e inéditos durante estos años.
  40. Véase, por ejemplo, George Stigler (1965). El «dinero» no aparece ni una sola vez en el índice de este libro. En un texto más reciente de la teoría de los precios al estilo de Chicago encontramos la siguiente afirmación:
  41. Para evidencia de esta formalización, ver Backhouse (1998, pp. 85-107).
  42. Al desarrollar su «método dinámico» de análisis de secuencias, los suecos más jóvenes, como Erik Lindahl, Gunnar Myrdal y Erik Lundberg tomaron como punto de partida el «método estático» de Wicksell y Cassel para analizar el «estado estacionario» o equilibrio general (Hansson 1982, pp. 18-22). La versión de Cassel de la teoría del equilibrio general constituyó el núcleo del modelo Heckscher-Ohlin de comercio internacional, que generó mucho interés después de la Segunda Guerra Mundial; y la exposición de George Halm del debate sobre el cálculo socialista en su popular libro de texto de posguerra incluía un apéndice sobre el sistema de ecuaciones de Cassel (Caves 1967, pp. 23-57; y Halm 1960, pp. 320-28).
Print Friendly, PDF & Email