El socialismo y la anarquía de la producción

0

RESUMEN: El objetivo de este artículo es extender el argumento sobre la posibilidad de cálculo económico bajo el socialismo, planteado primero por Ludwig von Mises (y más tarde por Rothbard), a un tema relacionado, la posibilidad de desarrollar un plan integral de producción en su conjunto cuando todos los medios de producción son propiedad de una sola entidad. La división de la propiedad de los medios de producción permite una división del trabajo intelectual, una necesidad cuando la escala de producción es grande. Cuando los planes de producción se realizan de forma independiente, siempre existe la posibilidad de que el contenido del Plan A no sea compatible con el contenido del Plan B. Hago una distinción entre la coordinación directa de los planes de producción y la coordinación indirecta de los planes de producción, que se efectúa mediante la coordinación directa de los planes de compra y venta. La compraventa requiere dos propietarios, lo que significa que la coordinación indirecta de los planes de producción es imposible cuando hay un solo propietario, lo que significa que la coordinación indirecta de los planes de producción es imposible bajo el socialismo. Explico en detalle por qué es imposible que alguien llegue a un plan integral de producción en su conjunto, es decir, a un Plan, y luego aplicar esa conclusión a la experiencia de la Unión Soviética: puede que haya habido planificadores centrales en la Unión Soviética, pero nunca hubo una planificación central por la sencilla razón de que la planificación central es imposible.


INTRODUCCIÓN

Peter y Paul son ladrones de bancos. Ambos han leído a Adam Smith. La especialidad de Peter es abrir cajas fuertes; la de Paul es conducir el coche de huida. Pedro y Pablo deciden colaborar. Se produce una división del trabajo. Pedro traza un plan para abrir la caja fuerte y Pablo hace lo mismo con el coche de huida. Si el contenido del plan de Pedro es seleccionado por Pedro y el contenido del plan de Paul es seleccionado por Paul, ¿qué razón hay para pensar que los contenidos de ambos planes serán compatibles?

A menos que el contenido del plan de Peter sea compatible con el contenido del plan de Pablo, los mejores planes establecidos… la pena y el dolor, etc. Si Pedro planea salir del banco con el dinero robado a las 3 de la mañana y Paul planea llegar con el auto de salida a las 10 de la mañana, ambos hombres pueden terminar lamentando la naturaleza descoordinada de sus planes. Por esa razón, Peter y Paul probablemente compararán el contenido de sus planes antes de intentar implementarlos. La eliminación de cualquier elemento inconsistente en los dos planes producirá un plan unificado. Hasta que alguien no haya combinado conscientemente los elementos del plan de Peter con los elementos del plan de Paul, Peter y Paul no tienen ningún plan para robar un banco. Más bien, Peter y Paul tienen planes para robar un banco, y el contenido del plan de Pedro puede ser incompatible con el contenido del plan de Paul. La coordinación directa de los planes requiere un agente consciente, y el resultado de esa actividad es un plan unificado: e pluribus unum.

La distinción entre la coordinación directa de los planes de producción y lo que podría llamarse la coordinación indirecta de esos planes es tan significativa como la distinción entre el intercambio directo, o trueque, y el intercambio indirecto, que requiere un medio de intercambio. El tema se discutirá con cierto detalle en la cuarta parte de la tercera sección de este trabajo. Por el momento, basta con decir que la coordinación indirecta de los planes de producción se efectúa mediante la coordinación directa de los planes de compra y venta.

En las siguientes secciones se examinan algunos de los problemas que se crean cuando la propiedad de los medios de producción reside en una sola entidad. En un artículo publicado en 1920, Ludwig von Mises argumentó que el cálculo económico es imposible cuando todos los medios de producción son propiedad del Estado. Oskar Lange ofreció una refutación en los años treinta (Lange 1936, 1937). No sólo espero mostrar en el cuerpo de esta obra que Lange nunca rebatió a Mises, sino que también espero mostrar que el problema del cálculo económico bajo el socialismo puede entenderse mejor cuando se ve como un aspecto de un problema más grande, el problema de la planificación de la producción de todo cuando todos los medios de producción son propiedad de una sola entidad. La conclusión inevitable del argumento es que es imposible producir un plan de producción unificado como un todo cuando todos los medios de producción son propiedad de una sola entidad. A la luz de esta conclusión, se hará un breve examen de la planificación central en la Unión Soviética.

En un intento de evitar malentendidos, debo mencionar ahora que algunas palabras o frases aparecerán con letras mayúsculas donde normalmente no serían necesarias. El lector encontrará las frases «un solo fabricante», «un solo propietario» y «un plan», pero también encontrará las frases «un solo fabricante», «un solo propietario» y «un plan». En los últimos ejemplos, se ha utilizado la mayúscula para significar el hecho de que la entidad en cuestión no es simplemente un miembro de una clase, sino también el único, o sólo, miembro de esa clase. Por ejemplo, un fabricante individual no es simplemente un fabricante, sino también el único fabricante. De la misma manera, un Plan de producción no sería simplemente un plan de producción sino también el único, o único, plan de producción. En la conclusión también se hará una distinción entre socialismo y socialismo, pero la distinción –y la razón de ello– se explicará entonces.

I. LA ANARQUÍA DE LA PRODUCCIÓN

A. Hora de remachar un clavo

¿Cuál es la mejor manera de remachar un clavo? Con un martillo. El único problema es, ¿dónde conseguir uno? Asume que soy un fabricante de martillos. Problema resuelto. ¿Dónde conseguir un martillo? De mi parte. ¿De dónde he sacado el martillo? Yo lo fabriqué. ¿Qué significa eso? Significa que yo tenía un plan que implementé. Parte del contenido de ese plan implicaba claramente los factores de producción necesarios para la fabricación del martillo. A menos que ya tuviera a mano los factores de producción, es decir, que los tuviera en propiedad, evidentemente habría tenido que adquirirlos. ¿Cómo podría haberlo hecho?

Si un factor de producción que requiero y que aún no poseo no tiene dueño, puedo apropiarme de él. Supongamos que necesito un terreno para una fábrica en la que fabricar el martillo. Afortunadamente, hay un terreno cercano que nadie posee. Me lo apropio para mi propósito al erigir una fábrica en él. Supongamos, sin embargo, que todos los factores de producción necesarios para la implementación de mi plan son propiedad de otra persona. Me quedan tres alternativas: el dueño de un factor que necesito me lo puede dar, se lo puedo comprar a su dueño o se lo puedo robar. Eso agota las posibilidades.

Ahora eliminemos dos de esas alternativas. Supongamos que soy reacio a robar un factor de producción, quizás por escrúpulos morales. También asuma que ninguno de los dueños de los factores que requiero son filántropos, amigos o parientes-y por lo tanto no están dispuestos a dármelos. El único curso de acción que queda es comprar esos factores a la persona o personas que los poseen. Cada una de estas transacciones requiere no sólo dos partes sino también dos propietarios. Soy dueño de lo que se transfiere a otra persona a cambio del factor que le estoy comprando, y la persona a la que le estoy comprando el factor es dueña de ese factor hasta el momento en que él me haya transferido su propiedad. Cada intercambio voluntario requiere dos propietarios. La plena significación de este hecho debería quedar patente más adelante en este trabajo.

¿Pretendo fabricar el martillo para mi propio uso (lo que significa, por supuesto, que tengo la intención de conservar la propiedad del martillo después de haberlo fabricado), o tengo la intención de fabricar el martillo y luego transferir su propiedad a otra persona? Supongamos lo último. También asuma que no soy un filántropo y que no tengo amigos o parientes. Entonces parecería ser una suposición razonable que mi intención al fabricar el martillo es venderlo a otra persona (presumiblemente no lo fabricaría con la intención de que lo roben ni con la intención de abandonarlo).

Ahora subamos la apuesta. Supongamos que planeo fabricar diez mil martillos, todos los cuales pienso vender a alguien más. También asuma que la producción de cada martillo requiere una libra de acero. Si mis matemáticas son correctas (y odio pensar en lo que sería una discusión de economía sin matemáticas), la producción de diez mil martillos requeriría diez mil libras de acero. Dado que el acero no crece en los árboles –necesita ser fabricado–, ¿cómo lo adquiero? Descartemos la apropiación (no el acero abandonado), el robo y el regalo. ¿Qué queda? Puedo fabricar el acero yo mismo o comprárselo a otra persona. ¿Cómo lo decido?

Tal vez soy un tipo calculador que piensa que fabricar el acero yo mismo costaría dos dólares por libra. Si puedo comprar el acero que necesito de otra persona por un dólar por libra y mi objetivo es fabricar los martillos lo más barato (en términos de dinero) como sea posible, mi decisión ha sido tomada por mí: dos propietarios, de los cuales soy uno, se comprometerán en un intercambio voluntario.

Tal vez yo sea un tipo perezoso cuya meta no es el fabricar los martillos tan baratos (por tan poco dinero) como sea posible sino el fabricarlos con el menor esfuerzo de mi parte como sea posible. No sólo se requiere tiempo para implementar un plan, sino también para realizarlo. No tener que planear la producción de acero me ahorraría tiempo y trabajo. Por lo tanto, puedo decidir comprar el acero que necesito a otra persona en lugar de fabricarlo yo mismo. Si es así, dos propietarios, de los cuales yo soy uno, participarán en un intercambio voluntario.

Ahora asuma que mi meta es vender los martillos por más dinero del que me cuesta fabricarlos, que mis cálculos han demostrado que cuesta ocho dólares fabricar y vender cada martillo, y que creo que diez dólares es una cifra bonita y redonda que cubrirá con creces el costo de cada martillo. Mi plan para fabricar y vender los martillos está empezando a tomar forma. Durante el próximo mes tengo la intención de fabricar diez mil martillos en una fábrica de mi propiedad. Compraré el resto de los factores de producción que requiera (incluyendo diez mil libras de acero a un dólar por libra) a otra persona. Cuando los martillos hayan sido fabricados, los venderé a otra persona por diez dólares cada uno, lo que me dejará una ganancia de dos dólares por cada martillo vendido. Mi plan ya está hecho. Para su implementación, ¿qué condiciones deben cumplirse?

Debería ser obvio que la implementación de mi plan requiere la cooperación de al menos otras dos partes, la parte a la que le compro el acero y la parte a la que le vendo los martillos. Si planeo comprar acero de otra persona, la implementación de mi plan requiere un plan correspondiente de parte de otra persona para vendérmelo. Si planeo vender martillos a alguien más, la implementación de mi plan requiere un plan correspondiente de parte de otra persona para comprármelos. En resumen, la implementación de mi plan requiere que su contenido sea compatible con el contenido de los planes realizados por al menos otras dos partes.

B. La omnisciencia y la falta de ella

Ahora hagamos una suposición que casi ningún economista ha hecho durante más de un siglo. Asume que no soy omnisciente. Esa suposición podría ser un golpe no sólo para mi orgullo sino también para mi cartera. Después de todo, a menos que fuera omnisciente, podría no conocer el contenido de los planes de otras partes. Examinemos algunas de las posibles consecuencias de mi ignorancia.

Como resultado de mi ignorancia, puede que me resulte imposible llevar a cabo mi plan de fabricar martillos por ocho dólares y venderlos por diez. Quizás otro fabricante de martillos, sin que yo lo sepa, ha decidido inundar el mercado con sus martillos, haciendo imposible que yo venda los míos por diez dólares cada uno.1 Como resultado de la competencia del mismo fabricante, puede que me resulte imposible encontrar un fabricante de acero que me lo venda a un dólar por libra, o quizás la competencia ha venido de un fabricante de hoces. Tal vez el problema es simplemente que los clientes de mi producto han hecho un acto de desaparición, tal vez la moda de las hoces es la culpable. Ciertamente es fácil ver por qué la frase «anarquía de la producción» se ha utilizado para describir una situación en la que el contenido del plan de cada partido no es conocido por todos los demás partidos. Cuánto más simple, y quizás más rentable, sería la producción si lo fuera. ¿Cómo resolver el problema? Se podría suponer que todos los partidos son omniscientes, pero no estoy seguro de que eso resuelva el problema en ningún lugar excepto en el papel. ¿Quizás se podría permitir que las partes intercambien información sobre el contenido de sus planes entre sí? Suena como una buena idea. Vamos a examinarlo.

¿Por qué no permitir que cada fabricante haga una llamada telefónica mensual a todos los demás fabricantes en un intento de aprender algo sobre el contenido de sus planes? Puedo ver al menos dos inconvenientes en esta propuesta de solución al problema de la ignorancia. La primera es que otros fabricantes podrían ser reacios a revelar el contenido de sus planes a las partes que consideran sus competidores (tal vez los otros fabricantes de martillos no quieren que yo sepa lo que están haciendo). La segunda es que uno podría terminar con una enorme factura de teléfono. El precio del acero que necesito para fabricar martillos depende, después de todo, no sólo del contenido de los planos de otros fabricantes de martillos, sino también del contenido de los planos de aquellos que fabrican cualquier cosa que contenga acero. No sólo tendría que llamar a todos los fabricantes de martillos, sino también a todos los fabricantes de hoces. De hecho, tendría que llamar a cada fabricante que usara –o pudiera usar– cualquiera de los factores de producción que yo mismo pudiera usar. Son muchas llamadas telefónicas.

Considere mi situación. No soy omnisciente, y sé que no soy omnisciente. En efecto, cuando se llega al fondo de la cuestión, soy ignorante, y sé que soy ignorante. Y mira lo que pasa cuando intento hacer algo que pueda disipar mi ignorancia. Paso todo mi tiempo en el teléfono tratando de ponerme en contacto con otros fabricantes, y la mayoría de ellos no me devuelven las llamadas. Y cuando finalmente encuentre otro fabricante que me devuelva la llamada, tengo que preocuparme de que sea procesado por colusión por algún burócrata cuyo salario pago. Si sólo hubiera una manera más fácil de ganarse la vida…. Si sólo hubiera alguna manera de aprender algo sobre el contenido de los planes de otras partes sin la necesidad de una divulgación explícita de ese contenido por esas partes…. Si sólo no tuviera que pasar tanto tiempo en el teléfono…. Si sólo hubiera cosas llamadas precios que se cobran en respuesta a las condiciones subyacentes de la oferta y la demanda…. Afortunadamente, las hay. Pospondremos el examen de los mismos hasta la tercera sección de este trabajo.

A estas alturas debería ser evidente que la existencia de partes que desconocen el contenido de los planes de otras partes crea la posibilidad de que algunos planes se conviertan en pandillas después de la guerra. Es posible que algunas partes no puedan implementar los planes que han hecho si el contenido de esos planes requiere un contenido correspondiente en los planes de otras partes. Los planes que requieren, pero carecen de contenido correspondiente en otro plan son incompatibles. Si dos planes son incompatibles, ninguno de ellos puede ser implementado. ¿Anarquía de producción? Así parece, a menos que podamos encontrar alguna manera de reducir la ignorancia de las partes que hacen los planes. ¿Y si no podemos? Tal vez deberíamos tomar un rumbo diferente. Tal vez deberíamos reducir el número de fiestas que hacen planes.

II. SOCIALISMO

A. ¿El fin de la anarquía de la producción?

Muchos socialistas han presentado el socialismo como una alternativa a lo que llamaron «la anarquía de la producción». Esa frase se encuentra en las obras de Marx, Engels y Lenin. En la sección anterior vimos que la frase «anarquía de la producción» podría parecer una descripción adecuada de una situación en la que las partes que hacen planes desconocen el contenido de los planes de la otra parte. Si sólo una de las partes hizo un plan, no hay manera de que pueda ignorar el contenido de los planes de las otras partes. Las otras partes no tendrían planes – para todos los propósitos prácticos no habría otras partes. Sin embargo, antes de continuar con ese pensamiento, necesitamos examinar lo que podríamos llamar el esqueleto de cada plan.

La implementación de todo plan hecho por el hombre requiere el uso de por lo menos dos factores distintos de producción, la tierra y el trabajo. La tierra –al menos en el sentido de espacio– es un requisito previo: todo hombre está ubicado en algún lugar. También lo es el trabajo: ¿qué plan hecho por el hombre ha sido implementado sin el uso de su cuerpo? La propiedad es el control del uso de lo que tiene extensión. Por lo tanto, la implementación de cada plan requiere la propiedad de al menos dos factores de producción distintos. Si la persona que está usando algo no es el dueño, alguien más lo es. Cualquier discusión sobre la implementación de un plan que ignore el tema de la propiedad es sospechosa.

Volviendo a nuestra discusión sobre el socialismo, encontramos que el socialismo, que ordinariamente se define como la propiedad (nótese la palabra) de los medios de producción por parte del estado, casi con seguridad fue una propuesta de algunos socialistas para eliminar la anarquía de la producción mediante la reducción del número de propietarios. Si el Estado es el único fabricante de martillos, ¿debe preocuparse de que el mercado se inunde con otros fabricantes? No hay otros fabricantes. Si el Estado es el único fabricante, ¿necesita preocuparse por la competencia de los factores de producción de otros fabricantes? No hay otros fabricantes. Si el Estado es el único fabricante de martillos, ¿debe preocuparse de que el mercado de esos martillos desaparezca? ¿Qué mercado? No hay mercado. Si el Estado es el único propietario de los medios de producción y los martillos mismos son medios de producción, no hay ninguna manera posible de vender esos martillos: no hay ninguna otra parte a quien vendérselos. Esos martillos no fueron producidos con la intención de venderlos.

Qué solución tan excepcionalmente elegante para los problemas creados por una multiplicidad de propietarios, la mayoría o todos los cuales desconocen el contenido de los planos realizados por los demás propietarios. ¿Por qué no reemplazar una multiplicidad de propietarios con un único propietario? ¿Sería ese propietario ignorante del contenido de los planes hechos por otros propietarios?2 ¿Cómo podría serlo? No hay otros propietarios y, por lo tanto, no hay otros planes. ¿Sería incompatible el contenido del plan realizado por el Propietario Único con el contenido de un plan realizado por otro propietario? ¿Cómo puede ser? No hay ningún otro propietario, y por lo tanto no hay ningún otro plan. Al diablo con los planes, es hora de un Plan.3 Parece una buena idea. Tal vez sea el momento de someterlo a algún escrutinio.

B. Hora de dejar caer el otro zapato

En una actuación en las Naciones Unidas el 12 de octubre de 1960, Nikita Jruschov usó un zapato para remachar un clavo (probablemente había escasez de martillos en la Unión Soviética en ese momento). Ese zapato fue fabricado en algún lugar, y se fabricó en algún lugar sólo después de que se tomara la decisión de fabricarlo. ¿Qué decisiones estuvieron implicadas en la decisión de fabricarlo? Interroguemos a los sospechosos habituales: quién, qué, dónde, cuándo y por qué. ¿Quién va a producir algo? ¿Peter? ¿Paul? ¿Peter y Paul? ¿Qué se va a producir? ¿Un zapato? Como veremos en breve, esa decisión plantea más preguntas que respuestas. ¿Dónde se producirá algo? ¿Europa? ¿Canadá? ¿Europa y Canadá? ¿Cuándo se producirá algo? ¿Esta semana? ¿La semana que viene? ¿Esta semana y la próxima? Y por último y en este contexto, al menos, ¿por qué se producirá algo? Tengo la intención de ignorar esa pregunta y de comprimir a los otros cuatro sospechosos en lo que podríamos llamar las dos cuestiones de producción, lo que se producirá y cómo se producirá. Volvamos al zapato de Khrushchev.

Supongamos que el fabricante de los zapatos de Khrushchev conocía las dimensiones de los pies de Khrushchev y, por lo tanto, sabía el tamaño de los zapatos que había que fabricar. ¿Qué preguntas aún necesitan una respuesta? Quién debe fabricarlos. ¿Un albañil? ¿Un carpintero? ¿Un zapatero? ¿El zapatero llamado Peter? Cuándo deben ser fabricados. ¿Esta semana? La próxima semana (por favor, tenga en cuenta que contratar los servicios del zapatero llamado Peter para la próxima semana no servirá de mucho si los zapatos no se pueden fabricar hasta la semana siguiente)? Dónde deben ser fabricados. Si el fabricante tiene dos fábricas a su disposición, ¿en qué fábrica se fabricará el par de zapatos? Si el fabricante no dispone de una fábrica, ¿dónde y cómo la adquirirá?

Incluso después de que el fabricante de zapatos haya respondido a las preguntas anteriores, todavía no sabemos mucho sobre algunas de las características de los zapatos. ¿Tienen capelladas de cuero? Si es así, ¿el cuero proviene de una vaca? ¿De un caballo? ¿De un caimán? ¿Los zapatos tienen tacones de cuero o de goma? ¿Las suelas están hechas de cuero o de un material compuesto? ¿Las suelas se pegan a la parte superior con pegamento o con hilo? ¿Los tacones están unidos con clavos? Si es así, ¿los clavos son de acero? ¿Hierro? ¿Madera? Puede que esté dando vueltas a lo obvio, pero la decisión de fabricar un par de zapatos es una decisión de tomar muchas decisiones.

Supongamos que nuestro fabricante ha respondido a las preguntas planteadas en el párrafo anterior y ha decidido que los zapatos en cuestión tendrán la parte superior de cuero (de una vaca), que las suelas serán de cuero y estarán cosidas a la parte superior, y que los tacones serán de goma y se fijarán con clavos de acero. La planificación de la producción de un producto relativamente simple como un zapato puede ser un trabajo duro. ¿Quizás a nuestro fabricante le vendría bien algo de tiempo libre?

No tan rápido. Si el Estado es dueño de todos los factores de producción, el socialismo implica la existencia de un Fabricante Único. ¿Qué significa eso? No basta con que un fabricante bajo el socialismo planifique la producción de zapatos; también debe planificar la producción de todos los demás productos que se utilizan para hacer los zapatos. En el ejemplo del párrafo anterior, el fabricante no sólo tendría que planificar la producción de los zapatos, sino que también tendría que planificar la producción del cuero utilizado para la parte superior, el caucho utilizado para los tacones, el cuero utilizado para las suelas, el hilo utilizado para sujetar las suelas a la parte superior y los clavos de acero utilizados para sujetar los tacones a las suelas.

Examinemos ahora las decisiones que el fabricante tendría que tomar al planificar la producción de algo tan aparentemente trivial como esos clavos de acero. ¿De dónde vendrán las materias primas necesarias para fabricar el acero? ¿Cómo se transportarán desde esos lugares hasta el lugar donde se fabrica el acero? ¿Qué fuente de energía se utilizará cuando se fabrique el acero? ¿Algo de electricidad? Si es así, ¿dónde se generará? ¿Y cómo? ¿Petróleo? ¿Gas? ¿Carbón? ¿Agua? ¿Nuclear? ¿Nuestro fabricante de zapatos tiene que planear la construcción de un proyecto hidroeléctrico para conseguir la electricidad necesaria para fabricar el acero utilizado para los clavos?

Una vez que el acero ha sido fabricado, ¿dónde y cómo se convertirá en clavos? Si la planta donde se fabrican los clavos está a quinientas millas de la fábrica de calzado, ¿cómo se transportarán esos clavos a una distancia de quinientas millas? Avión (¿nuestro fabricante de zapatos también tiene que planificar la producción de aviones, si lo hace, su lista de cosas por hacer se hace cada vez más larga)? Riel (¿nuestro fabricante de zapatos también tiene que planificar la producción de un ferrocarril)? Camión (¿nuestro fabricante de zapatos también…)?

Supongamos que la respuesta es un camión. Los camiones necesitan combustible. Supongamos que el combustible es la gasolina. ¿Dónde se ubicará la refinería (debe nuestro fabricante de zapatos también…)? ¿Quién lo dotará de personal? ¿Y de dónde vendrá el petróleo crudo? Si ya existen pozos, ¿de qué pozo o pozos se tomará? Si no hay pozos, ¿dónde debería nuestro fabricante hundir uno y qué equipo necesitará para hacerlo? ¿Debe nuestro fabricante de zapatos planificar ahora la producción del equipo de perforación utilizado para extraer el petróleo crudo que será refinado en la gasolina utilizada para transportar uno de los componentes de sus zapatos desde el lugar donde fue fabricado hasta el lugar donde se fabrican los zapatos?

Los ejemplos que he dado podrían multiplicarse sin fin, pero confío en que a estas alturas esté claro que un fabricante de zapatos que también es el fabricante de todas las cosas (es decir, de bienes de capital) que se utilizan para hacer esos zapatos y también es el fabricante de todas las cosas que se utilizan para hacer todas las cosas que se utilizan para hacer esos zapatos y también … Estoy sin aliento. Basta con decir que un fabricante único tiene un trabajo difícil de realizar. Si la noción de un Plan parece simple, la redacción real de un Plan no debería serlo. ¿Alguien culparía a nuestro Fabricante Único si fuera en busca de un atajo? ¿Hay un atajo?

C. La división de la propiedad y la división del trabajo intelectual

En un ejemplo dado en la sección anterior, un fabricante de zapatos se vio obligado no sólo a planificar la producción de esos zapatos, sino también a planificar la producción de cada producto utilizado para hacer esos zapatos, y luego se vio obligado a planificar la producción de cada producto utilizado para hacer cada producto utilizado para hacer esos zapatos, y luego se vio obligado… ¿Qué creó tanto trabajo para el fabricante? La razón por la que el fabricante tenía que planificar la producción de tantas cosas era que el fabricante en cuestión era el único fabricante de cada cosa. No había ningún otro fabricante para planificar la producción de ninguna cosa, por lo que la tarea de planificar la producción de cada cosa recayó en el Único Fabricante. Y no había ningún otro fabricante porque no había ningún otro propietario: nuestro fabricante de zapatos poseía todos los factores de producción.

Supongamos que hubiera habido otros propietarios. Supongamos, por ejemplo, que hubiera habido un fabricante de clavos así como un fabricante de zapatos (es decir, dos fabricantes distintos). La única manera de adquirir la propiedad de lo que tiene un dueño es mediante un regalo, un robo o una compra. Ignora las dos primeras posibilidades. Si el fabricante de zapatos compra los clavos que necesita al fabricante de clavos, ¿necesita el fabricante de zapatos planificar la producción de esos clavos? Lo único que necesita planear es su compra. La tarea de planificar la producción de esos clavos recae en el fabricante de los mismos.

La implementación de cada plan requiere la propiedad de al menos dos factores de producción. El fabricante de clavos no puede implementar su plan de producción a menos que posea los factores de producción necesarios para fabricarlos; lo mismo ocurre con el fabricante de zapatos. ¿Propietario soltero? Un solo productor. ¿Un solo productor? Plan único. ¿Plan único? Planificador único. ¿Más de un propietario? La posibilidad de más de un productor. ¿Más de un productor? Al menos dos planes y planificadores.

La división de la propiedad de los medios de producción permite una división del trabajo intelectual. Un propietario único, en la naturaleza del caso, es responsable de la planificación de la producción de todo. Cuando hay más de un propietario, ningún propietario tiene que hacer toda la planificación. Después de todo, parte de esa planificación siempre puede ser hecha por… otro propietario.

Volvamos al caso del Único Fabricante de zapatos que también fue el fabricante de todos los productos utilizados para hacer esos zapatos. ¿Hay alguna razón por la que, ante una tarea que excede su capacidad (planificar la producción de todo, en resumen, producir un Plan), no pueda delegar la tarea de planificar la producción de algunas de esas cosas a otras partes? No, no lo hay, pero eso no resolverá el problema. A menos que el fabricante único pueda combinar conscientemente los elementos de todos los planes hechos por todas las diferentes partes (planificadores) con los elementos de su propio plan –y así eliminar todos los elementos incompatibles– el resultado de todo ese cultivo, esa división del trabajo intelectual, será una mezcla de planes que no han sido coordinados, no un plan unificado de producción como un todo (es decir, un Plan). El fabricante único encontrará que la tarea de coordinar directamente todos esos planes dispares no es menos imposible que la tarea de hacer todos esos planes por sí mismo. De hecho, la tarea –y el problema– que enfrenta será la misma en ambos casos.4

La segunda parte de esta sección terminó con un Único Fabricante que buscaba un atajo que hiciera menos gravosa la tarea a la que se enfrentaba. ¿Se ha desenterrado un atajo? La tarea a la que se enfrenta un solo fabricante puede hacerse menos onerosa si se recurre a los servicios de otro fabricante. No hay tal atajo disponible para un solo fabricante. La parte B de la primera sección de este trabajo también terminó con un productor que buscaba un atajo. ¿El destino que quería alcanzar? Conocimiento del contenido de los planes de otras partes. Veamos si se puede encontrar un atajo así.

III. PRECIOS

A. El papel de los precios en la reducción de la ignorancia

En la primera sección de este trabajo vimos que cuando los planes son hechos por diferentes partes, cada una de ellas puede querer saber algo sobre el contenido de los planes de la otra parte porque el contenido de esos planes podría tener una relación con su capacidad de implementar los suyos propios. El problema, por supuesto, era cómo adquirir ese conocimiento. No parecía haber una solución fácil. Afortunadamente, una es: a veces si quieres algo lo suficiente, lo único que tienes que hacer es pagar el precio.

¿Qué es un precio? El precio que se paga por cualquier cosa es la propiedad a la que se renuncia en un intercambio voluntario. Uno compra algo de alguien vendiéndole algo más. Un mercado es el lugar donde se produce un intercambio voluntario. Por lo tanto, un precio presupone la existencia de un mercado y un intercambio voluntario, y un intercambio voluntario presupone la existencia de al menos dos propietarios. Y todo intercambio voluntario implica la existencia no sólo de un precio sino de dos: siempre hay dos partes en un intercambio voluntario que renuncian a la propiedad de algo.

¿Hay precios actuales? En realidad no. Los únicos intercambios voluntarios que se han producido son los que ya han tenido lugar. Los únicos precios de los que podemos tener conocimiento son los del pasado reciente (comúnmente llamados precios actuales) y los del pasado no tan reciente.

¿Es posible comparar los precios? Volveremos al tema en breve, pero si Pedro pagó dos manzanas para comprar una naranja y Pablo pagó un limón para comprar una naranja, no está nada claro que sea posible comparar los precios pagados por Pedro y Pablo.

No parece que estemos progresando mucho. En primer lugar, cada intercambio voluntario nos presenta dos precios en lugar de uno. Los únicos precios de los que tenemos conocimiento son los del pasado, y todos los planes son prospectivos: nadie hace nunca un plan para hacer algo hace dos años. Y los diferentes precios pueden ser inconmensurables. Por otro lado, se sabe que tener dinero resuelve muchos problemas.

Si Pedro pagó dos dólares (lo que es un dólar no tiene por qué preocuparnos siempre que un dólar sea una unidad de dinero) por la naranja y Paul pagó un dólar, sabemos que el precio que Peter pagó fue más que el precio que Paul pagó. Y si asumimos que el dinero es uno de los precios que se pagan en cada intercambio voluntario (cada intercambio voluntario, recuerde, engendra dos precios), el resto de esos precios comienzan a hablar en una lengua común. Todavía nos queda el hecho de que el único conocimiento que proporcionan los precios es el conocimiento del pasado. Sin embargo, cuando reflexionemos sobre el hecho de que las decisiones tomadas en el pasado a menudo influyen en los acontecimientos futuros, probablemente estaremos agradecidos por el conocimiento que tenemos. ¿Por qué? Porque los precios transmiten información sobre el contenido de los planes de otras partes.

Los precios hablan, y no se trata de una simple charla ociosa. Asuma de nuevo que soy un fabricante de martillos. La demanda de otro fabricante de martillos para el acero se expresa en el precio que paga por ese acero; también lo hace la demanda de un fabricante de hoces. Mejor aún, el precio del acero no sólo transmite información sobre el contenido de los planes de otras partes, sino que también transmite esa información de forma abreviada y, por lo tanto, manejable.5 ¿Necesito saber todos los extremos para los que se compra el acero? ¿Necesito saber todo el contenido de los planes de las otras partes? No sólo no necesito saber todo el contenido de los planes de las otras partes, sino que no está claro que quiera saberlo. Asume que hay un millón de otros planes que tienen algo que ver con el mío. ¿Cómo podría digerir el contenido de esos planos si me los entregaran con todos sus insoportables detalles? La información que proporcionan los precios es imperfecta, pero es significativa y, no menos importante, concisa.

B. El papel de los precios en la formación de planes

Anteriormente en este trabajo dije que las dos cuestiones de la producción son qué producir y cómo producirlo. La información que proporcionan los precios puede ayudar a los productores a decidir qué producir y cómo producirlo; en otras palabras, puede ayudar a los productores a hacer sus planes.

Los precios pueden ayudar a los productores a responder a la pregunta «qué» de la producción. Un productor que quiere satisfacer las preferencias de los compradores no puede basar sus decisiones en su conocimiento de cuáles serán esas preferencias. La producción lleva tiempo. Las preferencias que se expresarán en futuras transacciones son desconocidas para todas las partes, incluidos los compradores. Un productor que quiere satisfacer las preferencias de los compradores sólo puede proceder sobre la base de lo que cree que serán esas preferencias, pero puede utilizar su conocimiento de cuáles eran esas preferencias como una pista que puede ayudarle a resolver ese misterio.

Si el deseo de Peter de adquirir la propiedad de un limón que pertenece a otra persona es más fuerte que su deseo de conservar la propiedad de una manzana, es muy posible que compre un limón vendiendo su manzana, siempre y cuando, por supuesto, pueda encontrar a otra persona con la preferencia opuesta. Si Peter hace ese intercambio, su preferencia se manifiesta en la propia transacción. El conocimiento de esa transacción es el conocimiento de esa preferencia. El conocimiento de esa transacción puede ser también el conocimiento de otras preferencias por parte de Peter. El hecho de que Pedro comprara un limón en lugar de una naranja –suponiendo que una naranja que cuesta una manzana estuviera allí para la toma– nos dice que Peter quería adquirir la propiedad del limón más de lo que quería adquirir la propiedad de la naranja. ¿Cómo pueden los compradores expresar sus preferencias? Comprando. ¿Cómo pueden los vendedores aprender algo sobre esas preferencias? Cuando los precios hablan, pueden escuchar.

Los precios también pueden ayudar a los productores a responder a la pregunta de «cómo» de la producción. Cada productor querrá producir su «qué» con el gasto de la menor cantidad posible de recursos valiosos. ¿Qué significa la palabra gasto en este contexto? Un artículo se gasta cuando ya no se posee. Si compro gasolina por un dólar, ya no soy dueño de ese dólar. Y cuando esa gasolina se haya gastado, ya no seré el dueño de esa gasolina. ¿Qué significa la palabra valioso en este contexto? Un recurso valioso es algo que vale la pena poseer. Cada productor querrá producir su «qué» con el gasto de la menor cantidad posible de recursos valiosos.

Cuanto más amplia sea la definición del «qué», más margen de maniobra tendrá el productor en cuanto a los «cómo». Si el «qué» es un martillo, puede utilizar acero para fabricarlo, pero también puede utilizar otros materiales, por ejemplo, titanio. Si el «qué» es un martillo de acero, la opción de usar titanio ha desaparecido. Dado el «qué», el productor querrá emplear ese «cómo» que resultará en el gasto de la menor cantidad posible de recursos valiosos. Esto no significa necesariamente que siempre intentará producir su «qué» al menor costo posible en términos de dinero. El dinero puede ser un recurso valioso para el productor, pero no tiene por qué ser el único. Dicho esto, el dinero permite al productor comparar los costos de los diferentes «cómo» en términos de dinero y hacer una selección sobre esa base si así lo desea.

Es necesario hacer la misma advertencia sobre los precios en relación con la cuestión del «cómo» de la producción que se hizo anteriormente en relación con la cuestión del «qué». Un productor que aún no posee los factores de producción que requiere no sabe cuánto le costará adquirirlos, es decir, no tiene conocimiento de los precios futuros. Si la advertencia es la misma, también lo es la respuesta: el productor puede basar sus expectativas de esos costos futuros en el conocimiento que tiene de los precios que esos factores han alcanzado en el pasado. Los precios no sólo pueden ayudar a un productor a responder a la pregunta «qué» de la producción, sino que también pueden ayudarle a responder a la pregunta «cómo».

Aunque la información que transmiten los precios puede ayudar a los productores a hacer sus planes, esa información por sí sola no será suficiente para garantizar que el contenido de cualquier plan que se haga de esa manera sea –o sea– compatible con el contenido de los planes hechos por otras partes. La única manera de asegurar que el contenido de un plan que uno ha hecho es compatible con el contenido de un plan hecho por otra persona es comparar el contenido de ambos planes. Cuando un productor utiliza su conocimiento de los precios para seleccionar el contenido de su plan, no está intentando coordinar directamente el contenido de ese plan con el contenido de los planes realizados por otras partes. De hecho, casi se podría decir que eso es lo que está tratando de evitar.

La elaboración de un plan y la implementación de un plan son dos cosas diferentes. Cuando los productores utilizan su conocimiento de los precios para seleccionar el contenido de sus planes, están haciendo planes que piensan que podrán implementar en alguna fecha futura porque saben que se implementaron planes similares en el pasado. La coordinación del contenido de esos planes con el contenido de los planes hechos por otras partes normalmente ocurrirá –si ocurre– sólo cuando se intente implementarlos.

C. El papel de los precios en la revisión de los planes

Los planes no tienen porqué estar escritos en piedra. De hecho, los planes se revisan a menudo sobre la base de la información descubierta durante el intento de aplicarlos.6 Los productores no sólo pueden utilizar la información que los precios transmiten cuando hacen sus planes, sino también cuando los revisan.

Un promotor compra cien acres de tierra con la intención de construir cien casas en ella. Antes de que pueda asegurar el financiamiento para la construcción de las casas, nota que los precios en el mercado local de la vivienda están mostrando signos de debilidad. Al reflexionar sobre el asunto, decide que el mercado es demasiado blando para continuar con su plan. Por lo tanto, lo revisa: por el momento (un plan, recuerde, incluye un «cuándo»), su plan está en suspenso.

Un ama de casa se dirige al mercado con un plan para comprar carne de res para la cena de esa noche; sin embargo, no pagará más de seis dólares la libra por la carne. Revisa su plan y compra pollo en lugar de carne cuando descubre que toda la carne disponible cuesta más de seis dólares la libra. Alternativamente, revisa su plan y compra pollo en lugar de carne de res, no porque no haya carne de res disponible por seis dólares la libra, sino porque el pollo está a la venta. Los planes no son hechos ni revisados exclusivamente por los productores que tienen la intención de vender sus productos.

Los planes de producción son revisados por las partes que los hicieron por diversas razones. El plan original del promotor supuestamente preveía la construcción y venta de las casas en un futuro no muy lejano (quizás durante los próximos dieciocho meses) a precios que el promotor considerara aceptables. Revisa su plan no porque sepa que el plan no puede ser implementado (ciertamente no puede tener conocimiento de los precios futuros) sino porque nueva información –en forma de precios actuales– le ha llevado a pensar que la implementación de su plan original es dudosa.

El ama de casa que revisó su plan para comprar carne para la cena porque toda la carne disponible costaba más de seis dólares la libra, revisó su plan porque descubrió que no podía implementarlo: el contenido de su plan era incompatible con el contenido del plan para venderla hecho por el dueño de la carne. Sin embargo, si revisó su plan para comprar carne de res sólo porque descubrió que el pollo estaba en oferta, revisó su plan para comprar carne de res para la cena no porque no pudiera implementarlo sino porque, impulsada por el precio del pollo, se le ocurrió lo que pensaba que era un plan mejor.

Los «precios» encontrados por el ama de casa en el párrafo anterior no eran precios propiamente dichos, sino más bien preguntas. Las pujas y las preguntas son lo que podríamos llamar precios potenciales: son ofertas de compra y de venta. El precio se forma sólo cuando una segunda parte acepta la oferta. Dicho esto, no veo ninguna razón para no tratar las ofertas y peticiones de la misma manera que los precios propiamente dichos: ciertamente transmiten información sobre el contenido del plan hecho por la parte que hace la oferta, una segunda parte puede usar esa información cuando hace o revisa su propio plan, y son actuales de una manera en la que ni siquiera los precios «actuales» lo son. Los precios potenciales pueden incluso desempeñar un papel más conspicuo en la coordinación e implementación de los planes que los precios propiamente dichos. Este tema se explorará en la siguiente parte de esta sección.

D. Los precios y la coordinación indirecta de los planes de producción

Un hogar autosuficiente no tiene necesidad de coordinar sus planes de producción con los planes de producción de otro hogar autosuficiente porque el éxito de la implementación de sus planes no depende del contenido de los planes hechos por el otro hogar autosuficiente. Sólo tiene que asegurarse de que los planes que ha elaborado sean compatibles entre sí, lo cual no es una tarea particularmente difícil, y se dispone de un remedio fácil si (quizás por inadvertencia) no lo son: los planes pueden ser revisados –de hecho, deben ser revisados– por el hogar que los elaboró.

Una vez que los hogares comienzan a participar en el comercio, algunos hogares pueden descubrir que algunos de los planes de producción que han hecho son incompatibles con los planes de producción hechos por otros hogares. Peter y Paul son vecinos. Cada uno ha decidido producir más huevos de los que su hogar puede consumir y vender el excedente a su vecino. En tal situación puede ser posible remediar el problema mediante la coordinación directa de esos planes. Peter y Paul pueden estar de acuerdo, por ejemplo, en que Pedro debe continuar produciendo un excedente de huevos y Paul debe intentar producir un excedente de leche, que luego podría intercambiar por algunos de los huevos de Peter. La coordinación directa de los planes de producción no tiene por qué ser difícil, siempre que el número de planes que deban coordinarse sea reducido.

Supongamos, sin embargo, que hay diez millones de hogares (más generalmente, entidades) que se dedican a la producción y el comercio. ¿Cómo es posible que alguien pueda comparar el contenido de los planes de producción de esos diez millones de entidades, eliminar los elementos incompatibles y producir así un plan de producción unificado en su conjunto (en otras palabras, un Plan)? Algunas de esas entidades podrán participar en la coordinación directa de los planes de producción con algunas otras de esas entidades, pero nadie podrá efectuar la coordinación directa de todos esos planes. Dicho de otra manera, la coordinación directa de los planes de producción todavía será posible en lo que se podría llamar el nivel micro, pero la coordinación directa de todos esos planes no será posible en el nivel macro.

La distinción entre la coordinación directa de los planes de producción y la coordinación indirecta de los planes de producción no es menos significativa que la distinción entre el intercambio directo, o trueque, y el intercambio indirecto, que requiere un medio de intercambio. Así como el intercambio indirecto se efectúa mediante actos de intercambio directo con un carácter particular –el intercambio directo de un producto básico menos comercializable por otro más fácilmente comercializable y que se utilizará en esa calidad, es decir, vendido–, también lo es la coordinación indirecta de los planes de producción efectuada mediante la coordinación directa de los planes con un carácter particular, planes de compra y de venta. Los planes de compra y venta están directamente coordinados por las decisiones tomadas por las diferentes partes para comprar y vender determinados bienes y servicios.

Es casi imposible exagerar la importancia del hecho de que algunos de los contenidos de los planes de producción que se realizan en un mercado libre casi siempre implican la compra y venta de bienes y servicios. Un agricultor planea comprar un nuevo tractor por cien mil dólares y utilizarlo para aumentar su producción de trigo. ¿Debemos decir que el agricultor realmente tiene dos planes, un plan para comprar un tractor y un plan para usar el tractor para aumentar su producción de trigo, o debemos decir que el agricultor realmente tiene un solo plan, un plan que se compone de dos segmentos (mini-planes?) que han sido combinados por el agricultor en un plan unificado? El lenguaje que utilizamos no es importante; entender la importancia del contenido de uno de esos mini-planes, o segmentos, sí lo es.

Diez agricultores planean comprar un nuevo tractor por cien mil dólares y utilizarlo para aumentar su producción de trigo. Sólo ocho nuevos tractores están disponibles para la venta. Los planes de los diez agricultores para aumentar la producción de trigo son incompatibles con los planes de producción anteriormente realizados por los fabricantes de tractores. Claramente, tenemos un problema, diez granjeros y ocho tractores. ¿Cómo lo resolvemos? No tenemos que hacerlo. El problema se resolverá con las decisiones que tomen los propios agricultores y los propietarios de los tractores.

Si hacemos la suposición adecuada sobre las condiciones en las que se venden los tractores (que los tractores, en efecto, se venden en subasta), está claro que los diez agricultores tendrán que revisar al menos un segmento de sus planes de producción. Si el precio que surge para un nuevo tractor es de ciento diez mil dólares, ocho agricultores revisarán un segmento de sus planes para aumentar la producción de trigo, el segmento para comprar un nuevo tractor por cien mil dólares, pero el resto de esos ocho planes -el segmento para usar un nuevo tractor para aumentar la producción de trigo- se mantendrá intacto. Dos agricultores no sólo tendrán que frustrar sus planes de comprar un nuevo tractor por cien mil dólares, sino que también tendrán que frustrar sus planes de utilizar esos nuevos tractores para aumentar la producción de trigo. Los ocho planes restantes para aumentar la producción de trigo son ahora compatibles con los planes de producción realizados anteriormente por los fabricantes de tractores. Los planes de producción han sido coordinados indirectamente por la coordinación directa de los planes de compra y venta.

¿Qué tiene la coordinación indirecta de los planes de producción que la hace tan útil? Lo que lo hace tan útil –de hecho, tan esencial– es que elimina casi por completo la necesidad de una coordinación directa de los planes de producción. En el ejemplo que se acaba de dar, ¿necesita un agricultor saber algo acerca de los planes hechos por los fabricantes de tractores para adquirir los factores de producción necesarios para fabricar dichos tractores? ¿Necesita el agricultor saber algo acerca de los planes de producción hechos por otros agricultores para aumentar su producción de trigo? Lo único que un agricultor necesita saber para sincronizar su plan de producción, para coordinarlo, con todos los demás planes de producción de los demás productores es, en este ejemplo, el precio al que puede comprar un tractor; lo único que un fabricante de tractores necesita saber para sincronizar su propio plan de producción, para coordinarlo, con todos los demás planes de producción de los demás productores es el precio al que puede vender un tractor. La omnisciencia sigue siendo escasa, pero también lo es la necesidad de ella.

Demos a los socialistas su merecido. Cuando los planes son hechos por partes ignorantes, puede que no sea posible implementar todos ellos. Muchos de ellos pueden ser incompatibles. ¿Cómo salimos de este pantano? Si existe un libre mercado, no tenemos que hacerlo. Las partes que hicieron los planes incompatibles se librarán revisando esos planes. No es que tengan elección en el asunto: un plan que no se puede implementar tiene que ser revisado

La solución al problema de la ignorancia propuesta por algunos socialistas era el propio socialismo. ¿Cómo eliminar lo que seguramente serían las desafortunadas consecuencias si una miríada de productores independientes hicieran sus planes ignorando el contenido de los planes de los demás? Eliminar los productores y sustituirlos por un productor; eliminar los planes y sustituirlos por un plan. El hecho de que sea imposible para cualquiera producir un Plan hace que sea una solución menos que ideal para el problema de la ignorancia

¿Existe una solución mejor –en todo caso más factible– para el problema de la ignorancia? Tal vez Marx habló más de lo que sabía. La versión de libre mercado de la anarquía de la producción contiene en sí misma las semillas de su propia destrucción. Esas semillas se llaman precios. La única solución adecuada al problema de la ignorancia y todo lo que conlleva –la proliferación de planes no coordinados– es esa reducción de la ignorancia que se produce con lo que llamamos precios.

IV. MISES Y LANGE

A. Mises

En un artículo publicado en 19207, Ludwig von Mises argumentaba que el socialismo y el cálculo económico nunca podrían conocer una coexistencia pacífica. Considere primero el siguiente pasaje:

Será evidente, incluso en una sociedad socialista, que 1.000 hectolitros de vino son mejores que 800, y no es difícil decidir si desea 1.000 hectolitros de vino en vez de 500 de aceite. No es necesario ningún sistema de cálculo para establecer este hecho: el elemento decisivo es la voluntad de los sujetos económicos implicados. Pero una vez tomada esta decisión, la verdadera tarea de la dirección económica racional sólo comienza, es decir, económicamente, a poner los medios al servicio del fin. Eso sólo se puede hacer con algún tipo de cálculo económico. La mente humana no puede orientarse adecuadamente entre la desconcertante masa de productos intermedios y potencialidades de producción sin esa ayuda. Simplemente se quedaría perplejo ante los problemas de gestión y localización.

Es una ilusión imaginar que en un estado socialista el cálculo en la naturaleza puede sustituir al cálculo monetario. El cálculo en la naturaleza, en una economía sin intercambio, puede abarcar sólo los bienes de consumo; fracasa completamente cuando se trata de bienes de orden superior. Y tan pronto como se abandona la concepción de un precio monetario libremente establecido para las mercancías de orden superior, la producción racional se hace completamente imposible. Cada paso que nos aleja de la propiedad privada de los medios de producción y del uso del dinero nos aleja también de la economía racional.8

¿Qué punto hizo Mises en el pasaje que acabamos de citar? Mises está dispuesto a conceder que lo que antes se llamaba la cuestión del «qué» de la producción no será una decisión particularmente difícil de tomar.9 Esa decisión puede «basarse en la voluntad de los sujetos económicos involucrados». Eso nos deja con la pregunta del «cómo», es decir, ¿qué medios se utilizarán para producir ese «qué»? Para Mises este es el meollo del asunto.

Un productor querrá lograr su fin, su «qué», con el gasto de la menor cantidad posible de recursos valiosos. Esto significa, por supuesto, que un «cómo» que requiere el gasto de recursos menos valiosos será un mejor «cómo» que un «cómo» que requiere el gasto de recursos que son más valiosos. ¿Cómo se determina el valor de los recursos gastados en un «cómo»? Permita que Mises responda a la pregunta:

Imagine la construcción de un nuevo ferrocarril. ¿Debería construirse en absoluto y, en caso afirmativo, cuál de una serie de carreteras concebibles debería construirse? En una economía competitiva y monetaria, esta pregunta se respondería mediante el cálculo monetario. La nueva carretera hará menos costoso el transporte de algunas mercancías, y se podrá calcular si esta reducción de gastos trasciende la que implica la construcción y el mantenimiento de la siguiente línea. Eso sólo se puede calcular en dinero. No es posible alcanzar el fin deseado simplemente contrarrestando los diversos gastos físicos y los ahorros físicos. Cuando no se pueden expresar las horas de trabajo, el hierro, el carbón, todo tipo de material de construcción, las máquinas y otras cosas necesarias para la construcción y el mantenimiento del ferrocarril en una unidad común, no es posible hacer ningún cálculo. La elaboración de billetes sobre una base económica sólo es posible cuando todos los bienes en cuestión pueden ser devueltos al dinero. (Hayek 1935, 108-09).

Para Mises, la única manera de expresar el valor de los diferentes factores de producción utilizados en un «cómo» es «en una unidad común». Dije anteriormente que cuando el dinero es uno de los precios que se pagan en cada intercambio voluntario, el resto de esos precios comienzan a hablar en una lengua común. Cuando no hay una unidad común? Babel. Mises dejó a sus lectores fuera de juego al no redactar un billete computado en algo que no fuera dinero. No veo ninguna razón para ser tan caritativo.

Le pagué a un adolescente cinco dólares para que me cortara el césped. Usó mi cortadora de césped, que funciona con gasolina. El costo de la gasolina fue de un dólar. Mi cortadora de césped costó doscientos dólares y he decidido que es buena para otros ciento noventa y nueve trabajos, este fue el primero. Produje un césped cortado. ¿Cuánto costó? Siete dólares. Tenga en cuenta que el costo se calcula en términos de dinero. ¿En qué otra cosa podría ser computado? Supongo que se podría calcular su costo en términos de los factores de producción utilizados para producirlo.

¿Cuáles eran esos factores de producción? Aquí ignoraré la tierra (volumen de espacio, suelo y pasto) y me concentraré en los factores restantes: mano de obra, gasolina y cortadora de césped. Supongamos que el adolescente pasó una hora cortando mi césped y que se usó medio galón de gasolina. Los factores de producción que se gastaron en la producción de un césped cortado fueron una hora de trabajo del adolescente, medio galón de gasolina y 1/200 de una cortadora de césped. Incluso si los factores de producción no hablan en una lengua común, la enumeración de esos factores parece ser una tarea relativamente sencilla. No necesariamente.

En el ejemplo que se acaba de dar, compré la gasolina a otra persona e hice lo mismo con la cortadora de césped. Eso significa que había por lo menos tres (yo era uno de ellos) productores distintos. Al no producir la gasolina, no tuve que calcular el costo de su producción. Ese fue un trabajo para otro productor. Así que, también, con la cortadora de césped. Aquí hay otra ilustración de un punto hecho anteriormente, que una división de la propiedad permite una división del trabajo intelectual: si sólo produzco una cosa, sólo tengo que calcular el costo de una cosa.

Supongamos, sin embargo, que la producción se lleva a cabo donde sólo hay un único productor, ¿qué tendríamos que hacer yo, o cualquier otra persona para calcular el costo de un césped cortado? Es evidente que mi trabajo no habrá terminado cuando haya especificado los factores de producción utilizados para cortar el césped. También tendré que especificar los factores de producción utilizados para hacer los factores de producción (es decir, los bienes de capital) utilizados para cortar el césped. ¿Ya terminé? Por supuesto que no. También tendré que especificar los factores de producción utilizados para hacer los factores de producción utilizados para hacer los factores de producción utilizados para cortar el césped. ¿Ya terminé? Por supuesto que no. También tendré que especificar….

Considere la gasolina que se utilizó para alimentar la cortadora de césped. Una parte del costo – especificado en términos de los factores de producción utilizados para producirlo – de la refinería donde se produjo la gasolina tendrá que ser asignada a ese medio galón de gasolina. Lo mismo sucede con el crudo: una parte de los factores de producción utilizados para producirlo tendrá que destinarse a ese medio galón de gasolina. Por lo tanto, una parte del costo –especificado en términos de los factores de producción requeridos para producirlo– del equipo de perforación utilizado para hundir el pozo del que se extrajo el petróleo crudo tendrá que asignarse a ese medio galón de gasolina. Podría continuar, pero es hora de dejar a mis lectores fuera de juego.

Confío en que a estas alturas esté claro que calcular el coste de un bien o servicio en un estado de socialismo no será fácil, y espero que sea evidente que parte de la razón por la que será difícil es la misma razón por la que será difícil planificar la producción de un bien o servicio en un estado de socialismo: una vez que empiezas, ¿dónde paras? Ningún planificador único en un estado de socialismo puede contratar los servicios de otro planificador, ya que no hay otro planificador. En el mismo sentido, ningún Contador Único puede contratar los servicios de otro contador, ya que no hay otro contador. El cálculo de los costes se realiza dentro de los límites establecidos por la propiedad. Donde hay un solo propietario, no hay límites.

Se debe hacer una distinción entre el cálculo del costo y el cálculo de los costos. El cálculo de los costes es histórico; el cálculo de los costes es prospectivo. Es importante calcular el costo cuando se quiere evaluar las acciones previas. Es importante calcular los costos cuando se desea seleccionar acciones futuras. El cálculo de los costos de los bienes y servicios permite al productor casarse con sus recursos. Matar dos pájaros de un tiro puede tener más sentido que matar dos pájaros de dos tiros. Si las piedras son un recurso valioso, tiene más sentido. Cuando se dispone de dos «cómo» diferentes, el cálculo de los costos permite al productor seleccionar el «cómo» que requiere el gasto de los recursos menos valiosos.

«La elaboración de billetes sobre una base económica sólo es posible cuando todos los bienes en cuestión pueden ser devueltos al dinero». La pregunta obvia es, ¿por qué los factores de producción no pueden ser remitidos al dinero en un estado de socialismo? ¿Por qué cada factor debe hablar un idioma diferente? Como de costumbre, Mises proporciona la respuesta: «Además, sólo porque ningún bien de producción se convertirá en objeto de intercambio, será imposible determinar su valor monetario. El dinero nunca podría llenar en un estado socialista el papel que cumple en una sociedad competitiva en la determinación del valor de los bienes de producción. El cálculo en términos de dinero será aquí imposible».10 Los factores de producción no pueden ser referidos de nuevo al dinero en un estado de socialismo porque los factores de producción nunca son comprados y vendidos. ¿Y los factores de producción nunca se compran y venden porque…? No hay ninguna otra parte a la que comprar o vender algo: al fin y al cabo, sólo hay un propietario.

«El cálculo en términos de dinero será aquí imposible.» ¿Qué consecuencia se desprende de este hecho? «Donde no hay mercado libre, no hay mecanismo de fijación de precios; sin mecanismo de fijación de precios, no hay cálculo económico».11 ¿Qué sentido tiene Mises? Que sin cálculo monetario no puede haber cálculo económico.12

¿Por qué tiene que haber cálculo monetario si va a haber cálculo económico? Considere la alternativa. ¿Cómo se puede comparar el costo de la electricidad generada en un gran proyecto hidroeléctrico con el costo de la electricidad generada en una central nuclear si el costo de esa electricidad tiene que especificarse en términos de todos los factores concretos de producción que han desempeñado un papel, por pequeño que sea, en su generación? El cálculo in natura sería antinatural. También sería imposible.

¿Qué implica la ausencia de cálculo económico? De nuevo, Mises tiene la respuesta:

Sin cálculo económico no puede haber economía. Por lo tanto, en un estado socialista en el que la búsqueda del cálculo económico es imposible, puede haber –en nuestro sentido del término– ninguna economía en absoluto. En cuestiones triviales y secundarias, la conducta racional podría ser todavía posible, pero en general sería imposible hablar ya de producción racional. No habría medios para determinar lo que es racional, y por lo tanto es obvio que la producción nunca podría ser dirigida por consideraciones económicas.13

¿Qué punto está haciendo Mises? ¿Cómo se puede seleccionar el «cómo» menos costoso, es decir, cómo se pueden desplegar los recursos de manera económica, si no se sabe cuál es el «cómo» menos costoso?14 El argumento de Mises no es que el socialismo sea imposible, sino que la producción bajo el socialismo nunca podría ser dirigida por consideraciones económicas.15

B, Lange

En dos artículos publicados en 1936 y 193716 Oskar Lange respondió al argumento de Mises. ¿Cómo debe proceder la producción en un estado socialista? Considere primero el siguiente pasaje:

Las decisiones de los responsables de la producción ya no están guiadas por el objetivo de maximizar el beneficio. En su lugar, la Junta Central de Planificación les impone ciertas reglas que tienen como objetivo satisfacer las preferencias de los consumidores de la mejor manera posible. Estas reglas determinan la combinación de los factores de producción y la escala de producción.

Una regla debe imponer la elección de la combinación de factores que minimice el costo promedio de producción. Esta regla lleva a que los factores se combinen en tal proporción que la productividad marginal de esa cantidad de cada factor que vale una unidad de dinero sea la misma para todos los factores. Esta regla se dirige a quien toma decisiones que implican el problema de la combinación óptima de factores, es decir, a los gestores responsables del funcionamiento de las plantas existentes y a los que se dedican a la construcción de nuevas plantas. Una segunda regla determina la escala de producción al establecer que la producción debe ser fijada de manera que el costo marginal sea igual al precio del producto. Esta regla se dirige a dos tipos de personas. En primer lugar, se dirige a los responsables de las plantas y, por tanto, determina la escala de producción de cada planta y, junto con la primera regla, su demanda de factores de producción. La primera regla, a quien se dirige, y la segunda cuando se dirige a los gerentes de planta, cumplen la misma función que en un sistema competitivo es llevada a cabo por el productor privado con el objetivo de maximizar su beneficio, cuando los precios de los factores y del producto son independientes de la cantidad de cada factor utilizado por él y de su escala de producción.17

Lange nos informa aquí que las decisiones de «qué» se regirán por las preferencias de los consumidores. En un pasaje diferente, también discute una situación en la que las decisiones de «qué» se rigen por la escala de preferencias de la Junta Central de Planificación, pero esa discusión no introduce nuevos temas y por lo tanto puede ser ignorada. Para Mises, recuerde que las decisiones sobre «qué» son en gran medida periféricas.

Antes de examinar la posición de Lange con más detalle, permítanme señalar un hecho curioso: según Lange, los gerentes van a tomar decisiones. ¿Por qué es curioso? Ciertamente no es curioso que los gerentes tomen decisiones en un mercado libre, pero los gerentes que toman decisiones en un estado de socialismo, ¿qué podría ser más curioso? Ningún gerente de una planta toma decisiones en un estado de socialismo; él implementa las decisiones tomadas por alguien más.18 Su trabajo, después de todo, no es hacer planes. Se supone que aquí todos somos socialistas, no queremos que ningún anarquista se meta con el Plan. No quiero, en resumen, ninguna anarquía de producción.

Ahora déjeme anotar un punto aún más curioso sobre la respuesta de Lange: Lange no podría ser más franco sobre el papel que juegan los precios en el sistema que ha ideado. Según Lange, sus gerentes deben tener precios si van a seguir sus reglas: «Para permitir a los responsables de la producción seguir estas reglas, los precios de los factores y de los productos deben, por supuesto, ser dados. En el caso de los bienes y servicios de trabajo de los consumidores se determinan en un mercado; en todos los demás casos son fijados por la Junta Central de Planificación. Se determinan los precios, la oferta de productos y la demanda de factores».19

El funcionamiento del sistema de Lange podría parecerse al funcionamiento de un mercado libre en la mayoría de los aspectos. De hecho, Lange lo explica muy bien:

Nuestro estudio de la determinación de los precios de equilibrio en una economía socialista ha demostrado que el proceso de determinación de los precios es bastante análogo al de un mercado competitivo. La Junta de Planificación Central realiza las funciones del mercado. Establece las reglas para combinar los factores de producción y elegir la escala de producción de un centro, para determinar la producción de una industria, para la asignación de recursos y para el uso paramétrico de los precios en la contabilidad. Por último, fija los precios de manera que se equilibre la cantidad suministrada y demandada de cada producto básico. De ello se deduce que una sustitución de la planificación de las funciones del mercado es bastante posible y factible.20

Tal vez sí, pero ¿se deduce que una sustitución de la planificación de las funciones del mercado es muy posible y viable? ¿En qué parte del sistema de Lange se puede descubrir cualquier tipo de planificación? ¿En qué lugar del sistema de Lange se puede descubrir un planificador que produce un Plan por sí mismo o un uberplanificador que combina conscientemente los elementos de los planes hechos por los diferentes gerentes en un plan de producción unificado (es decir, un Plan) desprovisto de elementos incompatibles? No se puede. Y ni siquiera está claro que sus «planificadores centrales» califiquen como planificadores centrales. De hecho, está bastante claro que no lo hacen. Sus «planificadores centrales» hacen las reglas; sus gerentes hacen los planes de producción.21

¿Qué tiene que decir Lange sobre el tema de la asignación eficiente de los recursos? Lange nos dice que «no hay forma de medir la eficiencia en la ejecución del plan sin un sistema de precios contables que satisfaga la condición objetiva de equilibrio, ya que la regla de producir al mínimo costo promedio no tiene importancia con respecto a los objetivos del plan a menos que los precios representen la escasez relativa de los factores de producción».22 La posición de Lange es que sólo se puede hablar de una asignación eficiente de los recursos si los precios de los factores de producción son precios de equilibrio.

Lange ya nos ha informado de que una de las responsabilidades de la Junta Central de Planificación es fijar los precios para equilibrar la cantidad suministrada y demandada de cada producto. ¿Por qué es una tarea tan importante? Lange proporciona la respuesta:

La condición de que la cantidad demandada y suministrada tiene que ser igual para cada producto sirve para seleccionar los precios de equilibrio que por sí solos aseguran la compatibilidad de todas las decisiones tomadas. Cualquier precio diferente del precio de equilibrio mostraría al final del ejercicio contable un superávit o una escasez del producto básico en cuestión. Así, los precios contables en una economía socialista, lejos de ser arbitrarios, tienen el mismo carácter objetivo que los precios de mercado en un régimen de competencia. Cualquier error cometido por la Junta Central de Planificación al fijar los precios se anunciaría de manera muy objetiva –por escasez o excedente físico de la cantidad del producto o de los recursos en cuestión– y tendría que ser corregido para que la producción siguiera funcionando sin problemas.23

Por favor, lea una vez más la primera frase del pasaje de Lange que acabamos de citar. Como vimos en la primera sección de este trabajo, cuando los planes se hacen de forma independiente, siempre existe la posibilidad de que no sean compatibles. Lange es plenamente consciente de que las decisiones (es decir, los planes) de sus directivos pueden no ser compatibles. ¿Cómo es posible? Supongamos que diez gerentes, engañados por un precio artificialmente bajo, ofertan por ocho tractores (y sólo hay ocho tractores porque los gerentes de las plantas de tractores fueron engañados por el precio artificialmente bajo de los tractores y por lo tanto sólo produjeron ocho). El resultado, por supuesto, sería una escasez: no hay manera de que los diez planes puedan ser implementados. ¿Te viene a la mente la frase «anarquía de producción»? ¿Cómo podría no hacerlo?

Lange nos ha dicho que si la Junta Central de Planificación comete un error al fijar precios demasiado bajos, habrá una escasez y la producción no funcionará sin problemas. Eso es un poco subestimado. Considere el caso en el que diez gerentes quieren ocho tractores. No sólo dos posibles usuarios de tractores se verán imposibilitados de llevar a cabo sus planes, sino que los planes de otros posibles productores podrían sufrir un destino similar. De hecho, muchos de los planes cuyo contenido depende del contenido de los planes de los dos gerentes que no reciben los tractores sufrirían un destino similar. ¿No hay tractores? No hay grano. ¿No hay grano? No hay harina. ¿No hay harina? No hay pan. ¿No hay pan? No, gracias.

Lo que Lange nos ha dicho en el pasaje que hemos estado examinando sólo puede llamarse sorprendente. Cualquier precio en todo el sistema que no sea un precio de equilibrio causará problemas, y los causará en la medida en que los planes de los productores sean compatibles entre sí. Del caos, el orden? Fuera de orden, caos. ¿Y quién es responsable de la existencia de un precio que no es un precio de equilibrio? ¿Quién, si no la Junta Central de Planificación que lo arregló? La pregunta obvia es, ¿por qué permitir que la Junta Central de Planificación – o cualquier otro organismo – fije los precios? ¿Por qué no permitir que los compradores y vendedores establezcan ellos mismos los precios adecuados? La respuesta, por supuesto, es que si el estado es un Propietario Único, no puede haber compradores y vendedores. Los precios de Lange para los factores de producción son precios ersatz porque tienen que serlo.

En el pasaje que hemos estado examinando, Lange nunca nos dice lo que sucederá antes de que la Junta Central de Planificación haya corregido su error. Supongamos que la Junta Central de Planificación fija el «precio» de un tractor en cien mil rublos, que hay ocho tractores disponibles y que diez gerentes quieren esos tractores a ese «precio». ¿Qué procedimiento determinará cuáles ocho de esos diez gerentes recibirán los tractores? Sólo se pueden adoptar tres métodos (yo aquí ignoro la posibilidad de soborno): el primero en llegar, el primero en ser atendido; una lotería; y una asignación.

El primero en llegar, el primero en ser atendido: los tractores son adquiridos por los ocho primeros gerentes que se apropian de ellos. En el lenguaje técnico esto se conoce como una cola. Una lotería: pegar los nombres de todos los posibles «compradores» en un sombrero y extraer el número apropiado de nombres. Puede que no sea la peor solución, pero es difícil creer que cualquier socialista «científico» que se precie la adopte. Una asignación: alguien, presumiblemente de la Junta Central de Planificación, asigna los ocho tractores a ocho de los diez posibles «compradores».

Los lineamientos de la respuesta de Lange a Mises deben ser ahora claros. Es hora de un veredicto.

C. El veredicto

En el artículo publicado en 1920, Mises argumentó que el socialismo y la producción dirigida por consideraciones económicas son incompatibles. Sin un mercado para los factores de producción, el cálculo monetario es imposible. Debido a que no existe un sustituto para el cálculo monetario, no puede haber un cálculo económico. Debido a que el cálculo económico es imposible, no se puede intentar desplegar los recursos de una manera económica.

¿Mises exageró su caso? Mises no sólo no exageró su caso, sino que el argumento contra el socialismo que presentó puede hacerse aún más completo y convincente. Como ha demostrado Murray Rothbard24, el argumento que Mises ha avanzado no sólo se aplica a un tipo de propietario, el estado, sino también a cualquier otro Propietario Único. Además, también se puede afirmar con absoluta confianza que la Planificación central (es decir, la Planificación por el estado) es imposible siempre que la tarea de planificar la producción de todo, es decir, la producción de un Plan, sea una tarea demasiado grande para que la lleve a cabo un solo planificador. Si la planificación central es imposible, ¿cómo encaja eso con lo que ocurrió en la Unión Soviética? Como veremos en la siguiente sección, la planificación central nunca existió en la Unión Soviética.

¿Cuál fue la respuesta de Lange al argumento de Mises? ¿Negó Lange que los precios de los factores de producción son necesarios para una asignación eficiente de los recursos? ¿Negarlo? Insiste en ello, y señala que es mejor que esos precios sean precios de equilibrio o de lo contrario. ¿Argumentó Lange que el cálculo económico es posible en ausencia de cálculo monetario? No, cita con aprobación el rechazo de Kautsky a tal noción.25 Entonces, ¿cómo rebatió Lange a Mises? No lo hizo. Él «rebatió» a Mises concediendo los mismos puntos que Mises hizo. Buen trabajo… si puedes conseguirlo.

¿Cuál fue el veredicto de Mises sobre la «refutación» de Lange?

Por lo tanto, es nada menos que un reconocimiento pleno de la corrección e irrefutabilidad del análisis de los economistas y la crítica devastadora de los planes de los socialistas, que los líderes intelectuales del socialismo están ahora ocupados diseñando esquemas para un sistema socialista en el que el mercado, los precios de mercado de los factores de producción y la competencia catalizadora deben ser preservados. El triunfo abrumadoramente rápido de la demostración de que ningún cálculo económico es posible bajo un sistema socialista no tiene precedentes en la historia del pensamiento humano. Los socialistas no pueden evitar admitir su aplastante derrota final. (Mises 1966, 706)

Bien dicho.

V. PRODUCCIÓN EN LA UNIÓN SOVIÉTICA

A. La estructura de los planes quinquenales

¿Alguna vez Joseph Stalin redactó un plan quinquenal él solo? ¿Alguna vez alguien más en la Unión Soviética redactó un Plan Quinquenal por sí mismo? «No seas absurdo, la longitud del primer Plan Quinquenal fue de aproximadamente cuarenta mil páginas.26 Los Planes Quinquenales fueron el producto de la colaboración de innumerables planificadores centrales». En efecto, lo eran, y ahí radica el problema. ¿Alguna vez Joseph Stalin leyó un Plan Quinquenal? ¿Alguien más en la Unión Soviética leyó alguna vez un Plan Quinquenal? Permítame responder a las preguntas: «No seas absurdo, la longitud del primer Plan Quinquenal fue de aproximadamente cuarenta mil páginas.»

Déjame ver si lo entiendo. Si cada Plan Quinquenal era realmente una colección de planes dispares producidos por diferentes partidos y si nadie ni siquiera leyó todos esos planes dispares, ¿quién entonces combinó todos esos planes dispares en un plan unificado de producción desprovisto de elementos incompatibles? ¿Quién se encargó de la coordinación directa de todos los planes de producción? ¿Quién sirvió como el súper-planificador? La respuesta, por supuesto, es: «Nadie».

Cada Plan Quinquenal era una mezcla de diferentes planes que, por así decirlo, se engrapaban y luego se le hacían creer a los crédulos como un Plan.27 No es un mero juego de palabras el decir que la existencia de los planificadores centrales excluye casi con certeza la existencia de un Plan central. Si hay planificadores centrales, también debe haber un planificador superior que coordine directamente todos los diferentes planes hechos por esos planificadores centrales. En ausencia de ese súper-planificador, no hay un Plan central. La única conclusión posible a la que se puede llegar es que aunque los planificadores centrales existían en la Unión Soviética, la planificación central no.28

Por cierto, cuando me refiero a la longitud de un Plan Quinquenal como aproximadamente cuarenta mil páginas, confío en que se entienda que me estoy refiriendo a lo que debería llamarse las versiones abreviadas de esos Planes Quinquenales. Los monstruos de cuarenta mil páginas eran en realidad sólo esbozos que necesitaban ser desarrollados a medida que se distribuían a niveles cada vez más bajos de la cadena alimenticia. Aunque no puedo dar ninguna referencia para apoyar mis cifras, para cuando los Planes Quinquenales alcanzaron el nivel de las plantas o empresas donde la producción realmente tuvo lugar, la longitud de esos Planes Quinquenales tuvo que haber sido de decenas de millones de páginas, tal vez incluso de cientos de millones. ¿Candidatos ideales para ir a la playa este verano? Nyet.

B. El cálculo económico en la Unión Soviética

Si el cálculo económico requiere precios para los factores de producción y si no hubiera mercados para los factores de producción (exceptuando la mano de obra) en la Unión Soviética, podría ser tentador concluir que el cálculo económico era imposible en la Unión Soviética, que los planificadores centrales ni siquiera podían intentar desplegar los recursos de manera económica. Esa conclusión sería falsa. Vimos anteriormente que los precios pueden ayudar a los productores a decidir qué producir y cómo producirlo, pueden ayudarles cuando hacen sus planes de producción. La ausencia de precios para los factores de producción dentro de la Unión Soviética no significó que no se formaran precios para esos factores fuera de la Unión Soviética.

Considere el siguiente caso. En la Unión Soviética se va a construir una planta que generará electricidad. ¿Los quemadores deben ser alimentados con gas natural o con petróleo? Los planificadores centrales de la Unión Soviética podían «hacer trampa» mirando los precios a los que se vendían los dos productos en los mercados del mundo, y utilizar esa información para ayudarles a tomar una decisión. Dentro de la Unión Soviética el estado bien pudo haber sido un Único Propietario (en lo que se refiere al Plan Quinquenal, lo fue); en el mundo en general, ese estado no era más que un único propietario. El cálculo económico era posible en la Unión Soviética pero sólo porque el mundo contenía una multiplicidad de propietarios.29

C. La coordinación de los planes de producción en la Unión Soviética

Planificar la producción de todo lo que se producía en la Unión Soviética era una tarea que ningún simple mortal podría haber realizado. Por lo tanto, la tarea de planificar la producción se subdividió –había una división del trabajo intelectual en la Unión Soviética. Desgraciadamente, la tarea de coordinar directamente todos los planes de producción hechos por los planificadores centrales también era una tarea que ningún simple mortal podría haber cumplido.

Sabemos que todos los planes de producción hechos en la Unión Soviética nunca fueron coordinados directamente. ¿Cómo, entonces, se coordinaron los planes de producción? ¿Fueron coordinados? El hecho de que la coordinación directa de todos los planes de producción fuera imposible no significa que la coordinación directa de algunos de esos planes fuera imposible. No hay duda de que la coordinación directa de los planes de producción tuvo lugar en la Unión Soviética, pero la coordinación directa de los planes de producción sólo te llevará hasta cierto punto. De hecho, puede incluso crear sus propios problemas.

Para ilustrar lo que quiero decir cuando digo que la coordinación directa de los planes de producción sólo te llevará hasta cierto punto, hagamos una suposición lo más favorable posible sobre la calidad del trabajo realizado por los planificadores centrales en la Unión Soviética. Supongamos que uno de los Planes Quinquenales exigía la producción de dos nuevos tractores en cada una de las cinco plantas diferentes y la entrega de un nuevo tractor a cada una de las diez granjas estatales diferentes. También asumiremos que los nuevos tractores fueron incluidos en los planes de producción hechos para esas granjas estatales. Ningún planificador central se ha equivocado: todos los planes de producción relevantes son compatibles. Ahora supongamos que se produce un incendio en una de las plantas con el resultado de que sólo se producen ocho tractores nuevos. Ahora nos encontramos en la misma situación en la que nos encontramos anteriormente al discutir el sistema de Lange, ocho tractores con diez pretendientes.

Diez «agricultores» planean (¿esperanza?) adquirir (la palabra «comprar» debería brillar por su ausencia) un nuevo tractor y utilizarlo para aumentar la producción de trigo. Cuatro plantas de tractores cada una planean liberar (la palabra «vender» debería brillar por su ausencia) dos nuevos tractores a las partes correspondientes. Ya no será posible implementar los diez planes de producción hechos para las diez granjas estatales. Será necesario revisar los planes de producción de dos granjas estatales y seleccionar algún procedimiento para hacer frente a la escasez de tractores. Antes de examinar cómo se resolvió el problema en la Unión Soviética, preguntémonos qué no ocurrió.

Los ocho tractores no se vendieron a los mejores postores. ¿Por qué no? Las plantas donde se fabricaban los tractores no eran las propietarias de los mismos. Esos tractores-y las plantas que los producían-eran propiedad del estado. ¿Y los diez pretendientes? Las diez granjas estatales también eran propiedad del estado. ¿Cómo te vendes algo a ti mismo? No puedes. Un intercambio voluntario requiere de dos propietarios. El «mercado» de esos ocho tractores nunca fue despejado por la coordinación directa de los planes de compra y venta porque no había mercado, y no había mercado porque no había compradores y vendedores: sólo había un propietario. ¿Cómo, entonces, se despejó el «mercado» de tractores en la Unión Soviética? Volveremos al tema en breve.

¿Qué más no ocurrió en la Unión Soviética? Gran parte de la coordinación de los planes de producción que se produce en un mercado libre se efectúa indirectamente, se efectúa por la coordinación directa de los planes de compra y venta. Cuando no hay planes de compra y venta, no puede haber una coordinación indirecta de los planes de producción. Vimos en la parte anterior de esta sección que los planificadores centrales de la Unión Soviética podían «hacer trampa» utilizando los precios que se formaron fuera de la Unión Soviética para ayudarles a hacer sus planes de producción. No se puede «hacer trampa» cuando se trata de la coordinación indirecta de los planes de producción. La ausencia de un mercado para los bienes de capital y la tierra dentro de la Unión Soviética hizo imposible la coordinación indirecta de los planes de producción que requerían el uso de los bienes de capital o la tierra. Dicho de otra manera, la coordinación indirecta de los planes de producción era ilegal en la Unión Soviética.

Volvamos a los ocho tractores. ¿Quién los tiene y por qué? Si ignoramos los casos en los que el gerente de una granja estatal sobornó al gerente de una fábrica de tractores (una práctica extremadamente común en la Unión Soviética), los tractores fueron asignados. Los ganadores fueron seleccionados en un nivel superior de la cadena alimentaria. ¿Qué criterios se utilizaron para seleccionar a los ganadores? Los sospechosos habituales. ¿El gerente de la Granja Estatal No. 7 era un compinche de un burócrata poderoso? ¿Un pariente? ¿Casado con un pariente? ¿Dispuesto a pagar un soborno a un burócrata poderoso? La asignación por su propia naturaleza es arbitraria. Por esta razón no se puede producir una fórmula que permita especificar los ganadores. Pasemos a otro tema, la revisión de los planes de producción.

Producir un plan de cinco años fue una tarea ardua. También lo fue la revisión de un Plan de Cinco Años. Considere la tarea que los planificadores centrales habrían enfrentado como resultado del incendio en la planta de tractores. No sólo habría sido necesario revisar los planes de producción de una planta de tractores y dos granjas estatales, sino que también habría sido necesario revisar todos los planes de producción que se habían coordinado directamente con los planes de producción de esas dos granjas estatales. Menos tractores, presumiblemente, significa menos combustible consumido. Será necesario revisar los planes de producción o distribución de combustible. Menos tractores, presumiblemente, significa menos trigo producido. Menos trigo producido presumiblemente significa menos harina. ¿Significa esto que la expansión planeada de un molino harinero debe ser puesta en espera? Menos harina, presumiblemente, significa menos pan. ¿O significa menos pasta? ¿O significa menos pan y menos pasta? Si se va a producir menos pan, ¿será necesario revisar los planes hechos para la producción de mermelada? ¿Cuántos millones (¿decenas de millones?) de páginas requerirá esta revisión de un Plan Quinquenal?

La revisión de un Plan Quinquenal es tan difícil que a menudo se revisa sólo al final del período al que se aplica. Uno tabuló los resultados que se habían logrado durante el período en cuestión, otro revisó las cifras del Plan Quinquenal original y, abracadabra, otro implementó con éxito un Plan Quinquenal.30 Demos crédito donde se debe. Los planificadores centrales de la Unión Soviética fueron capaces de lograr dos cosas que antes se podrían haber considerado imposibles. Dije antes que todos los planes son prospectivos, que nadie hace un plan para hacer algo hace dos años. En el sentido que acabamos de describir, un Plan Quinquenal era realmente un plan para hacer algo durante los cinco años anteriores. Y, maravilla de los tiempos, el plan tuvo éxito.

El otro logro puede haber sido aún más espectacular. La Unión Soviética no sólo estaba siempre inundada de planes de producción que no podían ser implementados porque el contenido de esos planes era incompatible con el contenido de otros planes, es decir, en planes de producción que no habían sido coordinados, la Unión Soviética siempre estaba inundada de planes de producción que no podían ser implementados porque habían sido coordinados directamente. Considere el caso del incendio en la planta de tractores. No se pudieron implementar los planes de producción de las dos granjas estatales que no recibieron los nuevos tractores –ni ninguno de los otros planes de producción que se habían coordinado directamente con esos dos planes– no porque fueran incompatibles con los planes de producción de las plantas de tractores, sino porque se habían coordinado directamente con esos planes.

La planificación central lleva la anarquía de la producción a un nivel completamente nuevo. Comienza con los planificadores centrales que no podrían conocer todo el contenido de los planes de producción hechos por otros planificadores centrales – comienza, es decir, con la anarquía de la producción – y les permite coordinar directamente tantos de esos planes como sea posible. Por supuesto, no será posible coordinarlos todos directamente. Luego se arroja un plan cuyo contenido es incompatible con el contenido de otro plan -esos dos planes han escapado a la coordinación directa- y el estrago que se causa es proporcional a la medida en que se han coordinado directamente los planes de producción (¿dónde está la coordinación indirecta de los planes de producción ahora que la necesitamos?) Ni siquiera estoy seguro de que el término «anarquía de la producción» le haga justicia. Creo que el término que necesitamos para la planificación central es «LA ANARQUÍA DE LA PRODUCCIÓN». Después de todo, la planificación central es en realidad la anarquía de la producción en grande.31

CONCLUSIÓN

Hay que distinguir entre el socialismo, o la propiedad de algunos de los medios de producción por parte del Estado, y el socialismo, o la propiedad de todos los medios de producción por parte del Estado. Si el Estado es propietario de algunos, pero no de todos los medios de producción, se deduce que los medios de producción tienen más de un propietario. A la luz de esta distinción, el argumento de Mises en el documento publicado en 1920 fue que el cálculo económico bajo el socialismo es imposible. Ciertamente no fue su argumento que el socialismo es imposible (ver Nota 29), ni fue su argumento que el socialismo es imposible (ver Nota 15).

Murray Rothbard amplió el argumento de Mises mostrando que el argumento se aplicaba a todos los casos de propiedad única, que el cálculo económico es imposible cuando todos los medios de producción son propiedad de cualquier entidad, no sólo del Estado. Uno de los objetivos de este trabajo era llevar el argumento contra la propiedad única aún más lejos, examinando el problema que enfrentaría el propietario único cuando llegara el momento de planificar la producción de todo – el argumento presentado por Mises y Rothbard trataba el problema que enfrentaría el propietario único cuando llegara el momento de planificar la producción de una cosa. El Propietario Único nunca sería capaz de planear la producción de todo por sí mismo; la mera sugerencia de que lo haría es ridícula. Por lo tanto, el Propietario Único se vería obligado a emplear una división del trabajo intelectual y a ceder la planificación de la producción a diferentes partes.

El resultado de esa división del trabajo intelectual sería una colección de planes dispares hechos por diferentes personas que no podrían conocer todo el contenido de todos los planes hechos por todas las diferentes partes. El resultado de esa división del trabajo intelectual sería la temida condición conocida como la anarquía de la producción. Para escapar de sus garras –para asegurar que todos los diferentes planes fueran compatibles– sería necesario que un planificador superior combinara directamente todos los planes dispares en un plan de producción unificado como un todo. Eso claramente no pudo haber ocurrido, y es ridículo incluso sugerir lo contrario. Tampoco el propietario único y sus secuaces podrían escapar de las garras de la anarquía de la producción y de todo lo que ésta conlleva, recurriendo a los servicios de la coordinación indirecta de los planes de producción, que se efectúa mediante la coordinación directa de los planes de compra y venta: el propietario único, al fin y al cabo, no es nada si no es el propietario único.

Ahora debe quedar claro que la planificación en sí misma es imposible, que la creación de un plan de producción unificado en su conjunto, es decir, un plan, no puede lograrse. De ello se deduce, por supuesto, que la planificación central, o la planificación por parte del estado, es imposible. De ello no se deduce que la planificación central sea imposible. La planificación central (¿planificación central?) no es imposible, es simplemente desastrosa, y es desastrosa porque hace imposible la coordinación indirecta de los planes de producción. ¿Cómo es eso? El problema es el mismo que el del cálculo económico en el socialismo: donde hay un solo propietario, es decir, un único dueño, no puede haber compra y venta.

¿Qué es lo que hace fructífera la división del trabajo intelectual que se produce en un mercado libre32 y la división del trabajo intelectual que se produce bajo la planificación central? En este último caso, no existe una división subyacente de la propiedad. La planificación de la producción se produce dentro de los límites establecidos por la propiedad. Donde hay un solo propietario, no hay límites. Ninguna entidad en un mercado libre necesita coordinar todos los planes de producción porque ninguna entidad en un mercado libre es responsable de planificar la producción de todo. Los únicos planes de producción que necesita coordinar son los suyos propios.

Todos los planes de producción que se realizan en un mercado libre se coordinan en última instancia porque las partes que los hicieron tienen que coordinarlos: un plan que no puede ser implementado porque su contenido es incompatible con el contenido de otro plan tiene que ser revisado. Gran parte de esa coordinación se realiza de forma indirecta, se efectúa mediante la coordinación directa de los planes de compra y venta. El «hecho» de que los planes de producción que se realizan en un mercado libre nunca estén coordinados no es un argumento a favor de la planificación central. Más bien, es una burda falsedad que sólo puede proceder de una burda estupidez – o de algo peor.


El artículo original se encuentra aquí.

  1. Cf. Wootton (1935, 151):

Esta tendencia surge del hecho de que ningún productor, al planificar su propio programa de producción, sabe lo que hacen sus colegas. Sólo sabe que le interesa, en primer lugar, que la producción total de la clase de bienes con los que trata no pase del punto en que éstos puedan ser vendidos provechosamente; y, en segundo lugar, que la mayor parte de ese total sea producida por él mismo, y no por ninguno de sus compañeros, para que él pueda cosechar el beneficio y no ellos. La consecuencia obvia es que todos los productores entre ellos, en su afán por cuidar este segundo interés, descuidan las consecuencias inevitablemente perjudiciales de su acción sobre el primero.

Cf. también Cole (1935, 196):

Pero en condiciones de competencia, ningún empresario puede, ni siquiera por la más correcta anticipación de la demanda, asegurarse de unas condiciones de venta satisfactorias. Porque no sabe qué anticipaciones harán otros empresarios, o cómo actuarán a la luz de ellas. Incluso si pudiera saber –como no puede– la demanda total exacta a un precio determinado, no puede estar seguro de que cualquier cosa que pueda hacer hará que éste sea el precio imperante, ya que las acciones de sus competidores pueden hacer que la oferta total ofrecida para la venta exceda, o caiga por debajo, de lo que es para él la cantidad óptima.

  1. Cf. Dobb (1945, 271):

En lo que respecta a lo que puede denominarse la mecánica de cada sistema (de la que se tratará principalmente en este capítulo), el contraste esencial es entre una economía en la que las múltiples decisiones que rigen la producción se toman cada una de ellas ignorando todas las demás y una economía en la que dichas decisiones están coordinadas y unificadas.

Cf. también Schumpeter (1950, 186):

La solución de los problemas que enfrenta la gestión socialista no sólo sería tan posible como lo es la solución práctica de los problemas que enfrentan las gestiones comerciales: sería más fácil. De esto podemos convencernos fácilmente observando que una de las dificultades más importantes de la gestión de un negocio –la que absorbe la mayor parte de la energía de un líder empresarial de éxito– consiste en las incertidumbres que rodean cada decisión. Una clase muy importante de éstas consiste a su vez en las incertidumbres sobre la reacción de los competidores reales y potenciales de uno y sobre cómo se van a configurar las situaciones empresariales generales. Aunque otras clases de incertidumbres sin duda persistirían en una mancomunidad socialista, se puede esperar razonablemente que estas dos se desvanezcan casi por completo. La dirección de las industrias y plantas socializadas estaría en condiciones de saber exactamente qué es lo que los demás compañeros se proponen hacer y nada les impediría reunirse para una acción concertada.

  1. Cf. Steele (1992, 255):

La sustitución del «mercado» por la planificación significa la sustitución de muchos planes por un plan, un «gran plan único» en palabras de Engels. Estas dos formas de planificación no sólo son distintas, sino que están en conflicto. Cuanto más se decida por un único gran plan, un plan para toda la sociedad, menos pueden decidirlo los individuos o los grupos (aparte del individuo o el grupo que hace el único gran plan).

  1. Cf. Hayek (1997, 141):

El primer punto que hay que destacar es que es la propia complejidad de la tarea –es decir, el hecho mismo que suele hacer necesaria una planificación integral– lo que la hace impracticable para el sistema económico en su conjunto. En un plan, a medida que el ingeniero lo elabora, deben entrar todos los hechos relevantes, y para que sea un plan coherente, todos estos hechos deben en última instancia ser comandados y dominados por una sola mente. Esto establece un límite en el grado de complejidad de la tarea que puede ser resuelta pensándola completamente, porque el número de variables que cualquier mente, incluso con la mejor asistencia, puede manipular es limitado.

  1. Cf. Hayek (1948, 86-87):

El hecho más significativo de este sistema [el sistema de precios] es la economía del conocimiento con la que opera, o lo poco que los participantes individuales necesitan saber para poder tomar la acción correcta. En forma abreviada, mediante una especie de símbolo, sólo se transmiten las informaciones más esenciales y sólo a los interesados. Es más que una metáfora para describir el sistema de precios como una especie de maquinaria para registrar el cambio, o un sistema de telecomunicaciones que permite a los productores individuales observar simplemente el movimiento de unos pocos indicadores, como un ingeniero podría observar las manecillas de unos pocos diales, con el fin de ajustar sus actividades a los cambios de los que tal vez nunca sepan más de lo que se refleja en el movimiento de los precios.

  1. Cf. Hayek (1948, 85-86):

Fundamentalmente, en un sistema en el que el conocimiento de los hechos relevantes está disperso entre muchas personas, los precios pueden actuar para coordinar las acciones separadas de diferentes personas de la misma manera que los valores subjetivos ayudan al individuo a coordinar las partes de su plan. Vale la pena contemplar por un momento una instancia muy simple y común de la acción del sistema de precios para ver qué es lo que precisamente logra. Supongamos que en algún lugar del mundo ha surgido una nueva oportunidad para el uso de alguna materia prima, por ejemplo, el estaño, o que se ha eliminado una de las fuentes de suministro de estaño. No importa para nuestro propósito –y es significativo que no importe– cuál de estas dos causas ha hecho que el estaño sea más escaso. Todo lo que los usuarios de estaño necesitan saber es que parte del estaño que solían consumir es ahora más rentable en otros lugares y que, en consecuencia, deben economizar estaño. No hay necesidad de que la gran mayoría de ellos ni siquiera sepa dónde ha surgido la necesidad más urgente, o en favor de qué otras necesidades deben casarse con el suministro.

  1. Mises (1920); cf. Hayek (1935, 87).
  2. Véase Hayek (1935), págs. 103-04.
  3. Tenga en cuenta que para Mises el «qué» en cuestión es un bien de consumo. El argumento que estoy presentando difiere ligeramente de su argumento. Véase la nota 14.
  4. Ibid., p. 92.
  5. Ibíd., p. 111.
  6. Mises deja claro que el cálculo económico sin el cálculo monetario puede ocurrir cuando las condiciones de producción son primitivas:

Sólo bajo condiciones simples la economía puede prescindir del cálculo monetario. Dentro de los estrechos límites de la economía doméstica, por ejemplo, donde el padre puede supervisar toda la gestión económica, es posible determinar el significado de los cambios en los procesos de producción, sin tales ayudas a la mente, y sin embargo con más o menos precisión. En tal caso, el proceso se desarrolla bajo un uso relativamente limitado de capital. Aquí se introducen pocos de los procesos capitalistas de producción de rodeo: lo que se fabrica es, por regla general, bienes de consumo o por lo menos los bienes de orden superior que se encuentran muy cerca de los bienes de consumo. La división del trabajo se encuentra en sus etapas rudimentarias: un mismo trabajador controla el trabajo de lo que está en efecto, un proceso completo de producción de bienes listos para el consumo, de principio a fin. Todo esto es diferente, sin embargo, en la producción comunal desarrollada. Las experiencias de un período remoto y pasado de producción simple no proporcionan ningún tipo de argumento para establecer la posibilidad de un sistema económico sin cálculo monetario. (Hayek 1935, 102-03)

  1. Hayek (1935, 105).
  2. El punto que Mises en realidad hizo fue más completo de lo que yo lo he hecho ver. El cálculo económico puede entrar en juego no sólo cuando se dispone de una elección de «cómo», sino también cuando sólo se dispone de un «cómo». En esa situación la pregunta es: «Dado tanto el «qué» como el «cómo», ¿tiene sentido proceder con el «qué»?» En otras palabras, ¿justifica el valor del «qué» el gasto que conlleva el «cómo»? Para la posición de Mises, lea el texto de las notas 7 y 9.
  3. Cf. Hayek (1935, 36):

Pero aunque la discusión sobre este punto se prolongó durante varios años, en el curso de los cuales Mises respondió dos veces a sus críticos, se hizo cada vez más evidente que, en lo que respecta a un sistema planificado estrictamente dirigido centralmente del tipo propuesto originalmente por la mayoría de los socialistas, su tesis central no podía ser refutada. Muchas de las objeciones que se hicieron al principio eran en realidad más bien una argucia sobre las palabras causadas por el hecho de que Mises había usado ocasionalmente la afirmación algo floja de que el socialismo era imposible, mientras que lo que quería decir era que el socialismo hacía imposible el cálculo racional.

  1. Véase Lippincott (1939, 57).
  2. Ibídem, págs. 75 y 76.
  3. Cf. Dobb (1945, 276): «La competencia implica necesariamente no sólo la difusión, sino también la autonomía de las decisiones separadas…. O bien la planificación significa anular la autonomía de las decisiones separadas o aparentemente no significa nada en absoluto».
  4. Lippincott (1939, 78).
  5. Ibídem, págs. 82 y 83.
  6. Cf. Polanyi (1951, 125):

Pasando desapercibida tanto para sus defensores como para sus críticos, la teoría socialista moderna, al adoptar los principios del comercio, ha abandonado silenciosamente el reclamo cardinal del socialismo: la dirección central de la producción industrial. Aparte de llamar a su principal autoridad económica con el nombre de Junta Central de Planificación, Oscar Lange no hace ninguna referencia a la planificación en el sentido propio.

  1. Lippincott (1939, 94). Lange hace este punto cuando discute la producción regida por la escala de preferencias de la Junta Central de Planificación, pero claramente se aplica también a la producción destinada a satisfacer las preferencias de los consumidores. También menciona en una nota a pie de página un caso especial en el que los precios no son necesarios para llevar a cabo el plan de forma eficiente, pero el caso especial, en sus propias palabras, es «extremadamente poco realista».
  2. Ibídem, págs. 81 y 82.
  3. Ver Rothbard (1962, 548-49).
  4. Ver Lippincott (1939, 136-37).
  5. «En Rusia las autoridades deciden que en un año determinado se tejan tantos miles de metros de tela de algodón; y publican esta decisión, o tal vez deberíamos decir más bien esta buena resolución, en algún lugar de las cuarenta mil páginas de su Plan Quinquenal». (Wootton 1935, 17)
  6. Cf. Polanyi (1951, 134):

Teniendo esto en cuenta, examinemos ahora la estructura de un plan de producción nacional. Tales planes establecen la suma de varios tipos de bienes y servicios que se van a producir. Los productos se dividen en clases y subclases. Podemos ver, por ejemplo, la industria y la agricultura como nuestras principales divisiones. Luego la Industria puede subdividirse en Producción de Materias Primas, Productos Terminados y Servicios Industriales, mientras que la Agricultura puede volver a caer en partes, como Producción de Alimentos, Silvicultura y Materias Primas para la Industria. Cada una de estas clases puede ser subdividida de nuevo en subclases y este proceso puede continuar hasta que finalmente lleguemos a las cantidades propuestas de productos individuales, que constituyen los elementos finales del plan.

A primera vista, esto parece exactamente como un verdadero plan, es decir, como un propósito integral elaborado en detalle a través de etapas sucesivas; el tipo de plan, de hecho, que sólo puede ser llevado a cabo por una dirección central apropiada.
Pero en realidad ese supuesto plan no es más que un resumen sin sentido de un conjunto de planes, disfrazado de un único plan. Es como si el director de un equipo de ajedrecistas averiguara de cada jugador individual cuál será su próximo movimiento y resumiera el resultado diciendo: «El plan de mi equipo es avanzar 45 peones por un lugar, mover 20 alfiles por un promedio de tres lugares, 15 castillos por un promedio de cuatro lugares, etc.» Podría pretender tener un plan para su equipo, pero en realidad sólo estaría anunciando un resumen sin sentido de un conjunto de planes.

  1. Véase Lavoie (1985, 156):

No se trata sólo de que el modelo soviético haya funcionado mal, sino también de que la medida en que la economía soviética ha logrado salir adelante corresponde al grado en que sus organismos de planificación han cedido el control efectivo de las decisiones económicas a los directores de planta. En un sentido muy importante, la economía soviética no es realmente una economía de planificación central en absoluto. Como concluyó Eugene Zaleski en su monumental estudio de la economía soviética, «La centralización del poder no implica una concentración igualitaria de la autoridad para la toma de decisiones, y la apropiación formal de todo el poder no conlleva la capacidad de ejercer ese poder». Como muestra su investigación, «La existencia de … un plan nacional central, coherente y perfecto, para ser subdividido y aplicado en todos los niveles, es sólo un mito. Lo que realmente existe, como en cualquier economía administrada centralmente, es un sinfín de planes, en constante evolución, que se coordinan ex post después de su puesta en marcha». En resumen, lo que existe no es planificación sino rivalidad económica.

  1. Cf. Mises (1951, 136):

El intento de los bolcheviques rusos de transferir el socialismo de un programa de partido a la vida real no ha encontrado el problema del cálculo económico bajo el socialismo, ya que las repúblicas soviéticas existen dentro de un mundo que forma los precios del dinero para todos los medios de producción. Los gobernantes de las Repúblicas Soviéticas basan los cálculos en los que toman sus decisiones en estos precios. Sin la ayuda de estos precios, sus acciones no tendrían rumbo ni plan. Sólo en la medida en que se refieren a este sistema de precios, son capaces de calcular y mantener los libros y preparar sus planes. Su posición es la misma que la del socialismo estatal y municipal de otros países: el problema del cálculo económico socialista aún no se ha planteado para ellos. Las empresas estatales y municipales calculan con esos precios los medios de producción y los bienes de consumo que se forman en el mercado. Por lo tanto, sería precipitado concluir del hecho de que existen empresas municipales y estatales, que el cálculo económico socialista es posible.

  1. Cf. Steele (1992, 267):

La economía soviética nunca fue planificada en el sentido de que un grupo de personas en la cima fueran capaces de resolver lo que todos debían hacer y luego decirles que lo hicieran. Se publicaron «planes»: planes quinquenales, que generaron planes anuales, trimestrales y mensuales, y, por supuesto, los intentos de aplicar estos planes tuvieron importantes efectos. Sin embargo, los planes se publicaban normalmente después del comienzo del período al que se aplicaban, y siempre se modificaban repetidamente en el curso de la «aplicación». Cuando el gobierno anunció triunfalmente que el plan quinquenal se había cumplido, éste era un documento drásticamente diferente del que se había publicado por primera vez con ese nombre unos cuatro años antes.

  1. Cf. Brutzkus (1935, 49):

Es evidente que no se puede mantener un sistema económico que no posea un mecanismo de coordinación de la producción con las necesidades de la sociedad. El socialismo supera la «anarquía de la producción capitalista» sustituyendo una condición de superanarquía; y en comparación con esta «superanarquía» el capitalismo presenta un cuadro de máxima armonía.

  1. Cf. Rothbard (1962, 765-66):

Una razón por la que la economía ha tendido a concentrarse en el libre mercado es que aquí se presenta el problema del orden que surge de un conjunto de acciones aparentemente «anárquicas» y «sin plan». Hemos visto que en lugar de la «anarquía de la producción» que una persona sin formación en economía podría ver en el mercado libre, surge un patrón ordenado, estructurado para satisfacer los deseos de todos los individuos, y sin embargo eminentemente adecuado para adaptarse a las condiciones cambiantes. De esta manera hemos visto cómo las acciones libres y voluntarias de los individuos se combinan en una determinación ordenada de procesos aparentemente tan misteriosos como la formación de los precios, los ingresos, el dinero, el cálculo económico, las ganancias y pérdidas y la producción.

Referencias

 

Brutzkus, Boris. 1935. Economic Planning in Soviet Russia, trand. Gilbert Gardiner. London: George Routledge and Sons.

Cole, G.D.H. 1935. Principles of Economic Planning. London: MacMillan and Co.

Dobb, Maurice. 1945. Political Economy and Capitalism. New York: International Publishers.

Hayek, Friedrich A., ed. 1935. Collectivist Economic Planning. London: George Routledge and Sons.

———. 1948. Individualism and Economic Order. Chicago: University of Chicago Press.

———. 1997. «Socialism and War» En The Collected Works of F. A. Hayek, vol. 10, ed. Bruce Caldwell. Chicago: University of Chicago Press.

Lange, Oskar. 1936. «On the Economic Theory of Socialism, Part One». Review of Economic Studies 4, no. 1: 53–71.

———. 1937. «On the Economic Theory of Socialism, Part Two». Review of Economic Studies 4, no. 2: 123–42.

Lavoie, Don. 1985. Rivalry and Central Planning: The Socialist Calculation Debate Reconsidered. Cambridge: Cambridge University Press.

Lippincott, Benjamin E., ed. 1939. On the Economic Theory of Socialism. Minneapolis: University of Minnesota Press.

Mises, Ludwig von. [1920] 1990. Economic Calculation in the Socialist Commonwealth, trad. S. Adler. Auburn, Ala.: Instituto Mises.

———. 1951. Socialism: An Economic and Sociological Analysis, trad. J. Kahane. London: Jonathan Cape.

———. 1966. Human Action: A Treatise on Economics. 3era ed. revisada Chicago: Henry Regnery Company.

Polanyi, Michael. 1951. The Logic of Liberty: Reflections and Rejoinders. Chicago: University of Chicago Press.

Rothbard, Murray N. 1962. Man, Economy, and State: A Treatise on Economic Principles. Los Angeles: Nash Publishing.

Schumpeter, Joseph A. 1950. Capitalism, Socialism and Democracy. 3d ed. New York: Harper and Row.

Steele, David Ramsey. 1992. From Marx to Mises: Post-Capitalist Society and the Challenge of Economic Calculation. La Salle: Open Court.

Wootton, Barbara. 1935. Plan or No Plan. New York: Farrar and Rinehart.

 

 

Print Friendly, PDF & Email