El mito de la culpa nacional

0

En mi artículo del 21 de febrero, hablé del importante libro de Susan Neiman, Learning From the Germans. Ella sostiene que, debido a los crímenes de los nazis, los alemanes tienen la obligación moral de «trabajar a través» del pasado. Deben reconocer su responsabilidad por estos crímenes, aunque ellos mismos no tengan nada que ver con ellos. De la misma manera, los sureños blancos de hoy en día deben reconocer su responsabilidad por el crimen de la esclavitud y, tras el fin de la esclavitud legal, la continua opresión de los negros.

Varios lectores de mi artículo plantearon valiosos puntos en sus «comentarios», y me gustaría discutir uno de ellos en el artículo de hoy. Antes de hacerlo, sin embargo, quiero poner de relieve algunos comentarios de H.D. Lewis en su artículo «Responsabilidad colectiva». Este artículo, publicado en febrero de 1948, fue la base de mi crítica a Neiman, pero Lewis plantea otras cuestiones importantes en el artículo que ayudan a responder algunas de las preguntas que los lectores tenían.

Lewis distingue claramente entre la responsabilidad moral y la legal. «La etimología de esta palabra [«responsabilidad»] sugiere que significa «responsabilidad de responder», siendo ésta, por supuesto, responsabilidad de responder a un cargo, con la implicación de que si la respuesta no es satisfactoria se incurrirá en una pena. Este es ciertamente el significado de la responsabilidad en el sentido jurídico». Lewis procede a decir que, en este sentido de responsabilidad, «hay algunas ocasiones, en cualquier caso, en las que compartimos nuestras responsabilidades con los demás y estamos implicados en sus fechorías».

¿Qué significa Lewis? Dice que..,

Normalmente, la finalidad que persigue la imposición de sanciones exige que éstas se impongan a las personas presuntamente infractoras, y a ninguna otra… Pero hay casos excepcionales en los que la conveniencia exige que se incoen procedimientos contra un grupo como si se tratara de una entidad individual. No se tendrá en cuenta la culpabilidad o inocencia de los miembros individuales del grupo… Basta por el momento con señalar que, como dispositivo para el logro de fines prácticos, a veces tenemos que aceptar la responsabilidad colectiva. Esto se reconoce plenamente en la ley, en la que un padre puede ser considerado responsable en algunos aspectos de la conducta de sus hijos, o en la que se puede proceder contra una sociedad o corporación como una sola entidad o persona.

Lewis continúa diciendo: «Extendiendo el lienzo aún más, tenemos la imposición de sanciones contra toda una nación en interés del orden internacional… Las reparaciones y medidas similares adoptadas contra una nación agresora naturaleza pueden ser mencionadas aquí». Lewis tiene dudas sobre estas medidas pero pronto llega a su tesis clave. Estas medidas pueden ser convenientes, aunque carecen de una justicia perfecta porque penalizan a los inocentes:

Siempre habrá una mezcla de justicia e injusticia en las relaciones humanas bajo cualquier condición que podamos anticipar. ¿Pero qué prueba esto? ¿Prueba que los inocentes participan en la maldad de los culpables, que los primeros son moralmente responsables de las malas acciones de los segundos? Seguramente no. La pregunta sólo necesita ser formulada claramente para que veamos cuán tonto es permitir que nuestra visión de la responsabilidad moral se vea afectada por imperfecciones en las formas en que los miembros de la sociedad deben tratar unos con otros.

(En mi opinión, Lewis es, como Murray Rothbard habría dicho, «débil en la cuestión de las reparaciones», pero no voy a seguir con eso aquí.)

Es exactamente esta visión de la responsabilidad moral la que Neiman desafía, y este fue el quid de mi desacuerdo con ella en mi artículo anterior. Esto lleva a uno de los temas planteados en los comentarios de ese artículo. Un comentarista se preguntaba si Neiman de hecho apoya la atribución de la culpa moral individual a los alemanes y sureños blancos que no cometieron ningún crimen. El comentarista pensó que no era evidente por mis citas de su libro que Neiman piensa esto.

Podría ser más clara sobre el asunto, pero mantiene la posición que le atribuí. Ella amalgama la vergüenza y la culpa, y es una combinación que cree que los alemanes y los sureños blancos deberían tener. Ella dice, por ejemplo. «La culpa, se ha argumentado, está dirigida, hacia adentro, y nadie necesita saber si la tienes. La vergüenza, por el contrario, es lo que se siente cuando te ves reflejado en los ojos de los demás y no puedes soportar que esa imagen se mantenga. Para superar la vergüenza, debes hacer algo para mostrar a los demás que no estás inevitablemente atrapado en tus peores momentos, o en los de tus antepasados» (pág. 289, cursiva añadida).

También dice: «Dudo que la culpa pueda separarse completamente de la responsabilidad. ¿Qué hace que un joven blanco de Jackson [Mississippi] se sienta responsable de este rincón del Delta? ¿No es al menos en parte el hecho de que los miembros de su propia familia… hayan sido el tipo de racistas suavemente enojados cuyos puntos de vista ayudaron a formar el mundo que absolvería a los asesinos de un niño?» (p. 233, la referencia es a la absolución de los asesinos de Emmett Till).

Una última cita. Dice: «La vergüenza duele. La culpa duele…. No son emociones que sintamos voluntariamente. Buscamos la admiración del exterior y la paz del interior, y tenemos poderosas maneras de desviar todo lo que les amenaza. En lugar de reconocer nuestra complicidad en algo vergonzoso, olvidamos con notable facilidad. Por eso la memoria es vital» (pp. 380-81).

Es por sus opiniones sobre la culpa y la vergüenza que Neiman exige las medidas extraordinarias que he discutido en mi artículo anterior. Los alemanes tienen el deber moral de pensar en los pecados de sus antepasados, y también los sureños blancos en lo que hicieron sus propios antepasados. En Retrato del artista adolescente, Stephen Dedalus dice, «La historia es una pesadilla de la que intento despertar».

Para Neiman, la historia es una pesadilla a la que quiere que otros regresen.


Fuente.

Print Friendly, PDF & Email