La fatal arrogancia ecológica: Por qué la ciencia física no puede decirnos los objetivos políticos adecuados

0

El Comité de energía y comercio publicó recientemente más detalles de la llamada Ley del futuro limpio (CLEAN Future Act), que «adopta formalmente el objetivo de lograr una economía 100% limpia para el 2050». Además del nombre manipulador, la propuesta (a) ni siquiera se molesta en tratar de justificar su objetivo central y (b) incluye una bolsa de propuestas que los demócratas progresistas siempre han favorecido, independientemente de las preocupaciones sobre el cambio climático, y muchas de las cuales son instrumentos muy contundentes para reducir las emisiones, incluso si el objetivo central tuviera sentido. Cuando un pequeño grupo de funcionarios declara lo que «la ciencia» dicta en términos de medidas públicas, el público debe ser muy cauteloso.

Un acto con cualquier otro nombre sería menos cargado

Antes de pasar a asuntos más sustantivos, quiero reiterar lo absurdo que es que los aparentes oponentes al cambio climático causado por el hombre adopten la etiqueta de «limpio» para sus propuestas.

En primer lugar, el dióxido de carbono no es «sucio» o un «contaminante» en ningún sentido normal de esos términos. Es incoloro e inodoro, y las plantas lo respiran. Nadie entra en un invernadero comercial – que podría mantener niveles de CO2 que son el triple de la concentración atmosférica actual – comienza a toser, y exclama, «Ugh, el aire está tan sucio aquí, ¿qué pasa con toda esta contaminación?»

De hecho, incluso cuando los sitios web advierten a los padres sobre los elevados niveles de CO2 en las aulas fuertemente aisladas (lo que podría desplazar el oxígeno y provocar fatiga o dolores de cabeza), les recuerda: «Como gas incoloro e inodoro, el dióxido de carbono en el interior es imposible de rastrear por sí solo». Por el contrario, si visitas Pekín eres muy consciente de la contaminación real y del aire sucio (aunque ha mejorado mucho en los últimos veinte años). No necesitas un monitor especial.

No es sólo que la llamada Ley del futuro limpio tenga un título cargado; es lo contrario de lo que afirma. En general, el rápido crecimiento económico es la clave para elevar los niveles de vida, lo que nos permite la capacidad de permitir continuas mejoras ambientales. En los Estados Unidos, la transición de los caballos a los automóviles como principal medio de transporte ciertamente hizo que nuestras ciudades fueran «más limpias», no más estiércol en las calles. Y en el mundo en desarrollo, la electrificación de los hogares que actualmente dependen de la quema de leña o estiércol es obviamente una ventaja para la calidad del aire y la salud, incluso si la electricidad se produce en una central eléctrica de carbón.

La ciencia física no puede decirnos los objetivos políticos adecuados

El marco oficial de la Ley del futuro limpio alude repetidamente al «consenso científico de que todos los países deben pasar a una emisión neta cero de gases de efecto invernadero (GEI) para 2050 para evitar las consecuencias más devastadoras del cambio climático», y cita el Informe especial sobre el calentamiento mundial de 1,5°C del Grupo intergubernamental de expertos sobre el cambio climático (IPCC, por sus siglas en inglés) de las Naciones Unidas como la fuente de esta afirmación. Como esta declaración es la base sobre la que descansa toda la Ley del futuro limpio, vale la pena analizarla.

En primer lugar, incluso en sus propios términos, e incluso si no hubiera nada engañoso al respecto, la declaración no justifica una política de pasar a cero emisiones netas de GEI para 2050. ¿No me crees? Considere esta afirmación análoga: «El consenso médico es que los americanos deben dejar de conducir motocicletas para evitar las consecuencias más devastadoras de los accidentes de tráfico».

Si jugamos con las definiciones, esta afirmación sobre las motocicletas es cierta. Después de todo, «las consecuencias más devastadoras» de los accidentes de tráfico son que la gente muere, y aparentemente tienes treinta y siete veces más probabilidades de morir en un accidente de moto que en un accidente de coche. Entonces QED, deberíamos prohibir las motocicletas, ¿no?

La mayoría de los lectores probablemente no estarán de acuerdo, o al menos entenderán que una simple declaración sobre la desventaja de una actividad –en mi ejemplo, conducir una motocicleta– no es una prueba de que deba ser eliminada.

El mismo principio se aplica con respecto al cambio climático causado por el hombre. Incluso si no tenemos en cuenta la confianza exagerada en la modelización de las proyecciones (que documenté en una serie de tres partes), y tomamos todo lo que el IPCC de las Naciones Unidas dijo sobre las emisiones y el cambio climático al pie de la letra, seguiría siendo una cuestión abierta lo que debemos hacer al respecto. Después de todo, hay una razón por la que los humanos dependen tanto de los combustibles fósiles para producir electricidad y mover sus vehículos. El cambio a fuentes de energía con menor intensidad de carbono necesariamente hará que la energía y el transporte sean más caros y menos convenientes de lo que serían de otro modo.

Así que no basta con decir que el paso a cero emisiones netas de GEI para 2050 «evitaría las consecuencias más devastadoras del cambio climático». Repito, incluso si eso fuera cierto, los defensores de esta política tendrían que demostrar que los costos de dicha política no serían ni siquiera superiores a los beneficios.

La ley del futuro limpio contra el Premio Nobel y la EPA de Obama

No estoy siendo meramente pedante al contrastar la ciencia física con los objetivos de la política. Como he mencionado repetidamente en estas páginas, el mismo fin de semana en que se publicó el Informe especial de las Naciones Unidas, se concedió el Premio Nobel de Economía a William Nordhaus por su trabajo pionero en la economía del cambio climático. Y la ironía de las ironías, en el modelo de Nordhaus el «impuesto óptimo sobre el carbono» reduce ligeramente el cambio climático causado por el hombre, pero todavía permite 3,5 grados (!) de calentamiento total para el año 2100. Además, según el modelo de Nordhaus, el objetivo de limitar el calentamiento a 1,5 grados es tan increíblemente perjudicial para la economía que reduciría el bienestar humano más que si los gobiernos no hicieran nada para combatir el cambio climático.

Hay otra forma de ilustrar cuán «poco científica» es la Ley del futuro limpio. Recuerde que cita el Informe Especial de la ONU como su autoridad para saber por qué debemos adoptar como objetivo las emisiones netas cero para el 2050. Pero como explico en detalle en este ensayo, el Informe especial admite explícitamente que no intentará justificar sus objetivos de temperatura; simplemente los toma como dados y luego da recomendaciones a los políticos sobre la mejor manera de alcanzarlos.

Cuando se traducen realmente los objetivos del Informe Especial en el «precio sombra» implícito de las emisiones de dióxido de carbono, se termina con rangos de entre 135 y 5.500 dólares por tonelada para el año 2030, según un análisis (simpático) de Resources for the Future. Sin embargo, cuando la administración Obama convocó un grupo de trabajo interinstitucional para utilizar la «ciencia más reciente» para estimar el «costo social del carbono», informó (para la tasa de descuento estándar del 3%) un valor de 50 dólares por tonelada para el año 2030.

En resumen: durante la administración Obama, convocaron un grupo especial para utilizar las últimas investigaciones publicadas para estimar el costo para la sociedad de la emisión de dióxido de carbono, y llegaron a una cifra. Ahora los patrocinadores de la Ley del futuro limpio recomiendan políticas que implícitamente asumen que el verdadero daño del dióxido de carbono es entre el triple y 110 veces la cantidad reportada por la EPA de Obama.

Como mínimo, este episodio debería confirmar a los espectadores escépticos que todo este procedimiento de «estimación del costo social del carbono» era una farsa. Como señalé en mi testimonio ante un comité del Senado, todo el proceso dio al público un falso sentido de precisión y «ciencia», como si unos tipos con batas de laboratorio blancas estuvieran midiendo la carga de un electrón. En realidad, las suposiciones sobre las tasas de descuento impulsaron el análisis, permitiendo al analista generar casi cualquier resultado de «costo social del carbono» que quisiera, y – como la Ley del futuro Limpio revela ahora – nadie escucha los números de todos modos.

En solitario en la cima

Antes de dejar este tema, permítanme mencionar una última consideración: aunque el marco dice que «la Ley del futuro Limpio ordena a las Academias nacionales de ciencias que estudien cómo la EPA debe evaluar el progreso hacia el objetivo de emisiones netas cero», no parece haber ninguna cláusula que trate la cuestión de si el resto del mundo está avanzando hacia un objetivo de emisiones netas cero para 2050.

Y aún así, el comportamiento del resto del mundo es crítico. Como muestro en este artículo, bajo supuestos estándar se proyecta que los EEUU produzcan alrededor del 11% del total de las emisiones hasta el 2100, mientras que sólo China emitirá el 33% y la India el 13%. Así que incluso si los EEUU frena las emisiones, esto por sí mismo no evitará a todos «las consecuencias más devastadoras del cambio climático» (el lenguaje en la Ley del futuro limpio) a menos que todos los otros grandes emisores hagan lo mismo.

A pesar de que esto es un asunto enorme, las palabras «China» e «India» no aparecen en el escrito de Futuro Limpio.

El sector de la energía

Si los Estados Unidos se mueven rápidamente hacia las emisiones netas cero de su sector energético mientras intentan mitigar el golpe al nivel de vida de los americanos, entonces claramente una pieza de fruta de bajo costo sería dar luz verde a la construcción de nuevas plantas de energía nuclear.

Pero por desgracia, de quince páginas, el marco sólo tiene dos frases que contienen la palabra «nuclear», en relación con «un programa piloto de PPA [acuerdo de compra de energía] para la tecnología nuclear avanzada». Esta declaración ocurre párrafos después de mencionar cómo la Ley del futuro Limpio «promueve el uso de «soluciones no cableadas»» y «reautoriza y aumenta la financiación de los programas del Departamento de Energía (DOE) para ayudar a las tribus nativas americanas». Llámenme cínico, pero no creo que los autores de este proyecto de ley realmente crean que el destino de la humanidad está en juego.

Construir la eficiencia

Hay una sección entera dedicada a las diversas medidas por las cuales la Ley del futuro limpio incentivará y/o obligará a los edificios y aparatos a ser más eficientes energéticamente.

¿Pero por qué es necesario? Si la Ley del Futuro Limpio mueve a los EEUU hacia una energía «limpia» para el 2050, entonces en ese punto no importa si los edificios retienen calor o los refrigeradores derrochan energía: toda la energía que se «desperdicia» proviene de fuentes verdes de todos modos.

Son este tipo de contradicciones básicas las que indican que esta no es realmente una política diseñada para abordar el aparente problema del cambio climático al menor costo posible para los estadounidenses. No, esto es un montón de enormes proyectos de gasto que se venden en nombre de la salvación del planeta.

Conclusión

La llamada Ley del futuro limpio está tan mal diseñada como su acrónimo. Al igual que el New Deal Verde, consiste en nuevas propuestas de gastos radicales que los partidarios del proyecto de ley habrían querido por otras razones, y que ni siquiera son compatibles. El objetivo general de cero emisiones netas para 2050 se da por hecho, aunque viola las conclusiones de un premio Nobel y las estimaciones de la administración Obama sobre el costo social del carbono. Y por último, aunque este objetivo climático tuviera sentido, la ley apenas da los pasos necesarios para alcanzarlo, y no discute las formas de comprobar si otros países están siguiendo el ejemplo.

Publicado originalmente en el Institute for Energy Research.


El artículo original se encuentra aquí.

Print Friendly, PDF & Email