Estamos aprendiendo por qué no se puede confiar en los gobiernos con las crisis de salud

0

Aunque se nos dice que los gobiernos fuertes están en la mejor posición para tomar medidas contra las pandemias, desde el comienzo del brote de SARS-CoV-2, los regímenes han dejado de actuar repetidamente, han ocultado la verdad y han estado ocupados protegiendo su propia reputación.

Los Estados fuertes empeoraron las cosas

Si COVID-19 se originó en China, entonces la pandemia comenzó en uno de los estados más poderosos y centralizados del mundo. Las primeras semanas de su escalada estuvieron llenas de conflictos entre individuos en el terreno que vieron la gravedad de COVID-19 y el asiento del poder a mil kilómetros de distancia. Recordando la reacción del régimen soviético a Chernóbil, el comportamiento de los burócratas sólo confirmó que los regímenes totalitarios crean incentivos para esconderse en lugar de resolver los problemas para complacer a los que están en posiciones de poder más altas.

Occidente no dibuja un cuadro mucho más bonito en estos días.

En Italia, por ejemplo, el sistema de atención sanitaria socializado, que no estaba preparado para reaccionar ante un choque de la demanda, se desmoronó bajo la presión de un aumento masivo en los casos graves causados por el virus. Los organismos estatales y federales de prevención de enfermedades subestimaron el impacto potencial.

La gente que está acostumbrada a que los burócratas omniscientes se ocupen de ellos no escucharon las señales de advertencia de los que vieron la escritura en la pared. Los políticos pasaron de desestimar la amenaza o incluso de reírse directamente de ella a empeorar sus consecuencias imponiendo restricciones de mercado y limitando nuestros derechos humanos básicos.

En Singapur y la República Checa, el gobierno intervino contra la «especulación de precios», lo que hizo que el suministro de máscaras se redujera casi a cero. En este último, el Estado incluso gestionó centralmente el suministro restante de tal manera que los distribuidores de suministros tuvieron que atender a los burócratas antes que al público.

Mientras tanto, en Eslovaquia el Estado amenazó con castigar a cualquiera que difundiera «información errónea», cuando estaba muy claro que el propio Estado no sabía casi nada acerca de cuántos casos había realmente.

Los sistemas escolares estatales tampoco reaccionaron, y los padres se enojaron con los burócratas que obligaron a los padres a enviar a sus hijos a un ambiente potencialmente contagioso.

Y finalmente, los bancos centrales del mundo, que ya habían hecho más frágil la economía mundial al apuntalar numerosas burbujas masivas de malinversión, ahora sólo están empeorando las cosas.

La respuesta del sector privado

En contraste con estos ejemplos, el sector privado ofrecía servicios variados y de importancia crítica. Desde el principio, las empresas privadas recomendaron la ampliación de los planes de trabajo a distancia, la restricción de los viajes, la imposición de la autocuarentena a los empleados de riesgo y la instalación de cámaras de infrarrojos en sus locales. En los EEUU, debido a que los servicios del gobierno están tan mal gestionados, la administración ha tenido que depender en gran medida sobre la cooperación con el sector privado para gestionar la situación.

Un sistema de salud completamente privado habría incentivado mejor a los proveedores de seguros para que se ocuparan de la crisis desde el principio para evitar daños masivos en sus resultados más tarde. Sin reguladores, la industria farmacéutica se habría apresurado a suministrar tanto el tratamiento como las vacunas al mercado, y la gente, en cooperación con sus médicos y proveedores de seguros, habría podido decidir cuánto riesgo está dispuesta a asumir con precauciones o remedios experimentales. Pero las restricciones gubernamentales impidieron el uso y la producción generalizada de pruebas.

Las respuestas locales y específicas del lugar son mejores

No es necesario ser un libertario de línea dura para ver que al mantener la autoridad y los recursos para la toma de decisiones lo más cerca posible de sus constituyentes se hace mucho más difícil para los que están en el poder esconderse y es posible reaccionar mucho más rápido basándose en el conocimiento local. En Suiza, por ejemplo, el cantón del Tesino introdujo sus medidas antes de que el gobierno federal llegara a debatir seriamente la situación.

El peor de los escenarios actuales no es sólo la continuación de la propagación del virus y el colapso de los sistemas sanitarios en más regiones, sino que las restricciones draconianas de la libertad, que serían imposibles en sociedades más pequeñas o completamente libres, se prolongarán durante meses o años y tendrán enormes repercusiones a largo plazo en la economía mundial. Dado que la prosperidad es la única forma de aumentar la esperanza de vida y la salud de los seres humanos, esas medidas podrían dar lugar a un número de muertes aún mayor que el propio virus. Desafortunadamente, esos impactos son imposibles de calcular y por lo tanto esas medidas serán mucho más difíciles de reducir. Recuerde, nada dura más que un programa de gobierno temporal y los políticos hambrientos de poder nunca dejan que una buena crisis se desperdicie.

Sin embargo, cabe suponer que en las sociedades más pequeñas y descentralizadas estas medidas se suspenderán mucho antes una vez que pase la crisis, porque la presión de la población será mayor y los incentivos para el espectáculo político mucho menores que en los grandes Estados altamente centralizados.


Fuente.

Print Friendly, PDF & Email