La crisis del COVID-19 está llevando a la UE al borde del precipicio

0

La zona euro es una gigantesca máquina de redistribución monetaria. Varios gobiernos independientes pueden financiar sus gastos a través de déficits que son monetizados directa o indirectamente por una imprenta. Más concretamente, el Banco Central Europeo (BCE) puede comprar bonos del Estado de la zona del euro directamente a los participantes en el mercado o aceptarlos como garantía en sus operaciones de préstamo, aumentando así la base monetaria. Mediante esta monetización, un Estado puede externalizar los costos de su déficit parcialmente a los ciudadanos de otros países de la zona del euro en forma de un menor poder adquisitivo para el euro. El montaje se asemeja a una tragedia de los comunes. El recurso común es el poder adquisitivo del euro, que es explotado por varios usuarios. Estos usuarios son los gobiernos de la zona euro. Emiten deudas que resultan en un aumento de la oferta monetaria. Al tener déficits comparativamente más altos que sus pares, los gobiernos de la eurozona pueden intentar vivir a expensas de los extranjeros.

No puede sorprender que la mayoría de los gobiernos hayan ignorado el nuevo tratado instituido a raíz de la crisis de la deuda europea para reducir las deudas y los déficits. Durante los últimos años de crecimiento económico moderado, con tasas de interés prácticamente nulas, los gobiernos altamente endeudados no aprovecharon la situación para reducir sus deudas. Más bien aprovecharon los mayores ingresos fiscales y redujeron el gasto en intereses para impulsar los gastos gubernamentales en otras áreas. Los gobiernos creen que se saldrán con la suya. La razón de este comportamiento irresponsable era simple: cuando hubiera otra crisis algún día, estos gobiernos simplemente imprimirían más bonos del Estado, harían que sus bancos los compraran, y harían que otros pagaran en forma de una pérdida del poder adquisitivo del euro. Estos gobiernos creen que nadie va a poner fin a la monetización, porque poner fin a este mecanismo desencadenaría un incumplimiento de la deuda soberana, lo que perjudicaría a los demás gobiernos de la zona del euro. Los bancos europeos y especialmente el BCE están cargados de bonos gubernamentales de la zona euro. Un incumplimiento del Estado implicaría pérdidas no sólo en el país incumplidor, sino para todos los bancos de la eurozona. Conduciría a bancarrotas en cascada, una inmensa banca, deuda soberana y crisis económica. La confianza en el euro podría verse gravemente afectada por el riesgo de (hiper)inflación.

Aunque los gobiernos del sur, como Italia, Francia y España, no aprovecharon los últimos años para reducir sus déficits, Alemania y otros países del norte, como los Países Bajos, sí redujeron sus deudas, aumentando así, irónicamente, la posibilidad de que el gobierno del sur dependiera de Alemania y del norte para los rescates.

Déficit y superávit del gobierno en porcentaje del PIB

bagus

Deuda pública en porcentaje del PIB

bag

Durante el pánico de COVID-19 y los cierres resultantes, ItaliaEspaña y Francia han exigido vehementemente «solidaridad» a Alemania, fanfarroneando sobre la posibilidad de abandonar la UE si sus demandas no se cumplen. A pesar de su fracaso en reducir el gasto y el déficit del gobierno en los buenos tiempos, creen que es su derecho ser rescatados. Sus déficits excesivos del pasado pueden explicarse por la perspectiva de la mutualización de la deuda europea. De hecho, ya se han instituido varios planes de rescate durante el pánico de la corona. El BCE anunció que compraría 750.000 millones de euros en bonos, y la UE ha acordado un paquete de rescate de 540.000 millones de euros.

Lamentablemente, el riesgo moral que implica la configuración del euro no sólo influyó en el gasto excesivo del gobierno antes de la crisis de la corona, sino que probablemente también está influyendo en las respuestas del gobierno a la epidemia. Los costos de las paralizaciones y los rescates gubernamentales de los ciudadanos y las empresas son enormes. Un gobierno debe considerar cuidadosamente la decisión de imponer una costosa paralización. ¿Pero qué pasa si un gobierno puede externalizar parte de los costos de paralización a otros a través de nuevas deudas o rescates? Si esta posibilidad existe, como en la zona del euro, es más probable que un gobierno declare una paralización y continúe con él por más tiempo. En lugar de levantar las restricciones lo más rápido posible, los gobiernos del sur las mantienen, porque cuentan con un rescate y el apoyo de gobiernos con mejores balances fiscales. Al arruinar sus propias economías, los gobiernos del Sur en realidad aumentan la presión para la institución de nuevos planes de redistribución, y finalmente un superestado europeo. El razonamiento, como lo ejemplifica el infame ex ministro de finanzas de Grecia Yanis Varoufakis, es: si no nos rescatan, entraremos en mora, lo que conducirá a una crisis bancaria europea, a grandes pérdidas para el BCE y a una grave depresión. Así que, mejor que nos rescates.

Así pues, el establecimiento del euro puede ser responsable de bloqueos suicidas en algunos países de la zona del euro que serán más prolongados que en otros lugares, con todas sus perjudiciales consecuencias sociales, políticas, sanitarias y económicas. Y es posible que esta crisis conduzca a una decisión final para el futuro del euro y hacia un superestado europeo.


Fuente.

Print Friendly, PDF & Email