Cómo los gobiernos quebraron el mercado del petróleo

0

La Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y sus asociados han venido reduciendo la producción desde septiembre de 2016. Entre septiembre y noviembre de 2016 redujeron la producción en más de 1,7 millones de barriles por día, un recorte histórico que se prolongó erróneamente durante la fase expansiva de la economía mundial. En diciembre de 2018 volvieron a recortar la producción.

La OPEP estaba tratando de inflar artificialmente el precio del petróleo. Pero ningún país productor de petróleo perdió dinero con el precio de 2016; lo único que no podían permitirse era pagar enormes subsidios, funcionarios y gastos no relacionados con el petróleo que muchos miembros de la OPEP financian con los ingresos de las exportaciones.

Este error estratégico tuvo dos efectos negativos para los países productores: Por un lado, se aceleró la diversificación de la oferta y la sustitución tecnológica; los clientes respondieron. Por otro lado, la cuota de mercado de la OPEP se redujo a un mínimo de casi un decenio. Los consiguientes efectos fiscales y monetarios convirtieron un error estratégico en un desastre. La gran mayoría de esos países incurrió en importantes déficits fiscales y comerciales (déficits gemelos) y, ante la ausencia de demanda local e internacional de su moneda nacional, la gran mayoría aumentó su deuda denominada en dólares. Con la caída de las exportaciones y los ingresos en dólares, ahora se enfrentan a una enorme escasez de dólares en medio de un colapso de la demanda.

Esos recortes de la producción, además, funcionaron como un subsidio involuntario a los productores de los Estados Unidos. El aumento a corto plazo del precio del petróleo debido a los recortes de la oferta supuso una inyección de capital sin precedentes para la industria petrolera norteamericana, que atravesaba momentos financieros muy difíciles. La OPEP rescató el esquisto y perdió cuota de mercado. Esto llevó a los Estados Unidos a alcanzar un récord de producción sin precedentes, superando a Arabia Saudita y Rusia en la producción diaria.

Además, entre 2015 y 2019 fuimos testigos de una expansión del crédito y de niveles históricos de la oferta monetaria mundial. Desde China hasta la Unión Europea, la expansión crediticia se fomentó de tal manera que se financiaron inversiones de dudosa rentabilidad a tasas históricamente bajas, se mantuvieron zombificados los excesos de capacidad y las inversiones dudosas en petróleo, y se mantuvieron vivas las empresas que deberían haber quebrado mediante la refinanciación constante y la emisión de deuda de alto riesgo a rendimientos cada vez más bajos. Se estaba gestando un tsunami de capacidad ociosa a pesar de los recortes de producción mencionados anteriormente. La nueva deuda emitida por el sector petrolero para financiar inversiones y operaciones alcanzó los 200.000 millones de dólares al año según el Wall Street Journal. Y con rendimientos muy bajos.

La industria petrolera se convirtió en una de las principales áreas de malinversión en los años de liquidez masiva y bajos rendimientos. Esto perpetuó el exceso de capacidad y mantuvo a las compañías ineficientes innecesariamente vivas. Los recortes de la OPEP añadieron otra capa de apoyo que finalmente volvió a morder a las naciones productoras.

Antes de COVID-19, había señales peligrosas de una desaceleración en el mundo de la energía. La Agencia Internacional de la Energía (AIE) ya había reducido las estimaciones de crecimiento de la demanda en 2019 y advirtió del ritmo de debilitamiento. En junio de 2019, el Informe sobre el Mercado del Petróleo redujo las expectativas de crecimiento de la demanda a 1,2 millones de barriles por día, un recorte de las estimaciones que también había hecho en mayo y abril del mismo año. Los inventarios mundiales de petróleo se encontraban cómodamente en el promedio de los cinco años anteriores y el petróleo almacenado en el mar comenzaba a aumentar de manera preocupante para un mundo que aparentemente estaba creciendo de manera constante.

Los problemas de almacenamiento de los Estados Unidos ya eran evidentes años antes de la crisis de COVID-19. Los Estados Unidos tienen un problema histórico de almacenamiento y evacuación de petróleo. Los problemas de almacenamiento ya habían surgido en 2007. En 2007, se produjo una caída de los precios en West Texas Intermediate (WTI) cuando se cerró temporalmente una refinería de Valero en Texas. El almacenamiento se llenó rápidamente y el precio de referencia del petróleo crudo se derrumbó. Los Estados Unidos tienen una capacidad de almacenamiento de 91 millones de barriles de crudo en Oklahoma, pero la mayoría de las refinerías están a una gran distancia o en otros estados, y hay un problema de evacuación que no se resolvió cuando algunos proyectos importantes de oleoductos fueron detenidos por decisiones gubernamentales y judiciales.

El mercado del petróleo mostraba una pequeña curva de retroceso a mediados de 2019, lo que reflejaba un entorno razonablemente positivo para el sector, pero la capacidad ociosa y el debilitamiento del crecimiento de la demanda ya eran evidentes. Entonces llegó COVID-19, y con él la paralización forzada de la economía.

Todos estos factores han sido claves para la tormenta perfecta, que se generó en abril de 2020, cuando el precio del contrato de petróleo crudo del WTI de mayo llegó a un precio negativo. La capacidad de almacenamiento se derrumbó con la caída de la demanda, que en marzo y abril cayó en los Estados Unidos a los niveles más bajos vistos desde 1995. Según Bloomberg, la demanda de petróleo en los Estados Unidos caería más de 9 millones de barriles diarios en abril de 2020, borrando todo el crecimiento del consumo de la década. El colapso del precio del crudo llevó a monstruosas «llamadas de margen» y a una venta urgente de fuego cuando nadie quería comprar y los que podían ejecutar el contrato no tenían lugar para almacenar el crudo.

En el Brent, el crudo de referencia más internacional, la situación es similar pero no tan dramática. El precio ha caído más del 70% en 2020.

El crudo almacenado en tanques se ha disparado en 2020 a 3.200 millones de barriles, a lo que hay que añadir cientos de barcos que flotan en los mares del mundo cargados de crudo, al menos 160 millones de barriles en los puertos de Singapur a Suffolk.

En todo el mundo, hay una capacidad ociosa de alrededor de 1.400 millones de barriles para el almacenamiento de petróleo crudo. Esto no es mucho considerando la velocidad a la que se destruye la demanda, y se ha llegado a un punto en el que muchos productores tienen que seguir entregando barriles porque cerrar la producción es más costoso que mantenerla y otros necesitan generar cualquier dinero posible. La demanda, según la AIE, puede caer en 9,3 millones de barriles por día en todo el año 2020, con una caída de 29 millones de barriles por día en abril.

En 2020, es probable que la oferta se reduzca en unos 12 millones de barriles diarios, pero no es suficiente para mitigar la destrucción de la demanda o la falta de capacidad de almacenamiento.

Muchos participantes en el mercado se equivocan cuando piensan que las quiebras en el sector petrolero equilibrarán el mercado y limitarán la oferta. Cuando una empresa entra en quiebra, los activos son absorbidos por otra empresa más eficiente y libre de deudas.

Los gobiernos de todo el mundo van a rescatar a sus llamados sectores estratégicos, y el complejo energético está a la vanguardia de estas acciones. Apostar por la destrucción creativa para frenar el exceso de capacidad será un error. Los gobiernos y los bancos centrales van a rescatar toda la juerga de malinversiones de la última década y, lo que es más importante, incentivar aún más el exceso de capacidad mediante estímulos masivos, inyecciones de liquidez y tipos negativos.

El mercado del petróleo ya era débil en 2019. Ahora se enfrenta a un cataclismo. Los productores tendrán que adaptarse, como siempre, ajustando los costos. El recorte de la producción sólo disfraza el problema a corto plazo y crea más problemas más tarde, como explicamos en The Energy World Is Flat (Wiley).

La razón por la que el mercado del petróleo está roto es que no era un mercado libre. Se benefició de subsidios directos e indirectos para crear exceso de capacidad y de oferta y se ha convertido en una consecuencia del exceso en las políticas monetarias y fiscales. El sector de la energía se ha convertido en el ejemplo más claro de un error de «demasiado grande para fallar». Lamentablemente, la mala inversión se verá recompensada una vez más, y es probable que el mercado del petróleo siga siendo tan ineficiente e hinchado como el del carbón y el aluminio.

Habrá volatilidad. Pero la destrucción de valor a largo plazo del sector, tanto de entidades estatales como privadas, se mantendrá.


Fuente.

Print Friendly, PDF & Email