En tiempo de pandemias necesitamos más libertad para comerciar, no menos

0

Hay muchos que usan la crisis del coronavirus para culpar a la libertad de comercio de la actual epidemia. Y, por supuesto, están aquellos que ya están defendiendo la autarquía, cerrando nuestras fronteras, y produciendo todo localmente.

Pero hemos estado viviendo en un mundo que depende del comercio entre diferentes poblaciones desde el nacimiento de la civilización.

Por ejemplo, hace ocho mil años hubo un intenso comercio de lapislázuli, una piedra azul semipreciosa, entre lo que hoy es el Afganistán y las primeras civilizaciones agrícolas de Mesopotamia, en el actual Iraq. El lapislázuli era uno de los símbolos más importantes de la alta sociedad.

Hace 5.000 años, Ötzi («el Hombre de Hielo») fue asesinado en los Alpes en lo que hoy es Austria. Llevaba un hacha de caza fundida en cobre del sur de la Toscana, en la península italiana.

En el primer siglo d.C., Plinio el Viejo, asesor del emperador romano Vespasiano, se quejó a su gobernante de que a través del comercio con la India el oro del imperio salía de Roma a un ritmo rápido a cambio de productos chinos suntuosos, como la seda y otros artículos de vanidad. Los recuerdos publicados por Marco Polo sobre China inspiraron a generaciones de exploradores a encontrar su camino hacia la tierra de las fabulosas riquezas. Colón había descubierto accidentalmente el continente americano mientras buscaba una ruta occidental hacia China a través del Océano Atlántico.

Pero no sólo había comercio de bienes físicos. Durante siglos, un incontable número de personas viajaron por razones espirituales a lugares sagrados, desde Santiago de Compostela en España hasta la Meca en Arabia Saudita, o el Tíbet.

Otros viajaban por diversión, curiosidad o por el deseo de descubrir y conocer.

También estaban los que salían a pie, a caballo o a bordo de una embarcación, porque en el mundo familiar de sus hogares no había sitio para ellos o eran perseguidos, y buscaban conquistar una nueva tierra para continuar sus vidas. Y hubo algunos que se dispusieron a cazar a los pueblos extranjeros.

El libre comercio y las interacciones voluntarias entre varios pueblos, ciudades y países son parte de nuestra naturaleza humana, no sólo una peculiaridad de nuestro tiempo. Tampoco todo esto ocurre en nombre de la «búsqueda de beneficios», como se afirma tan a menudo.

Ciertamente, muchas barreras del mundo real limitan estas interacciones. La falta de conocimientos humanos y capacidades técnicas han limitado durante mucho tiempo la profundidad y la escala del comercio y los viajes. No es una coincidencia que las epidemias mortales hayan causado repetidamente enormes daños a las sociedades antiguas. Una plaga que mató entre un tercio y la mitad de la población terminó con el rejuvenecimiento del Imperio Bizantino bajo el Emperador Justiniano en el siglo VI. En Europa, la pandemia de la peste bubónica de 1347 (la Peste Negra) causó una destrucción masiva en las zonas más desarrolladas del continente, matando hasta el 50% de la población. Hay innumerables casos similares a lo largo de la historia de la humanidad. El nuevo coronavirus es sólo uno de ellos.

Hay una gran diferencia entre las epidemias anteriores y el actual brote de COVID-19; el virus ha golpeado a la humanidad en un mundo comparativamente libre. Ahora vivimos en un mundo que es en muchos aspectos más libre comercialmente, un estado de cosas cuyos orígenes se remontan al menos al siglo XVIII.

El libre comercio y la abolición de las restricciones legales a las economías ha permitido a la gente común —en lugar de sólo a los ricos, como en épocas pasadas— mejorar su propia vida mediante los intercambios económicos, ya sea materialmente o de otra manera. En un mundo con libertad de comercio, un artesano como George Stephenson, que se ocupaba de los problemas técnicos, podía convertirse en el inventor de la locomotora de vapor, y un inteligente y talentoso operador de telégrafos, como Thomas Alva Edison, podía convertirse en uno de los inventores más respetados del mundo y en el fundador de Edison General Electric, que se convertiría en General Electric tras una fusión.

Gracias a esta libertad de pensamiento y acción, ahora disponemos de muchos más recursos para el tratamiento y la prevención de enfermedades, incluyendo COVID-19.

La lección que hay que aprender no es el fracaso del comercio para ofrecer innumerables beneficios, sino que muchos gobiernos reaccionaron tarde, y luego de manera destructiva. China suprimió la información sobre la nueva epidemia. Los sistemas de salud estatales del mundo también tuvieron un mal desempeño como reacción a la emergencia. Italia es un buen ejemplo de este fracaso, mientras que el sistema de salud de Corea del Sur, uno de los más orientados al mercado en el mundo, ha sido uno de los más exitosos en la lucha contra el virus debido a su flexibilidad.

La autarquía ofrece pocas soluciones. Necesitamos más libertad para permitir la cooperación en la investigación entre países en caso de epidemias. Necesitamos más mercados para desarrollar un sistema de salud flexible, que busque servir a los clientes -los pacientes- y que no responda únicamente a las órdenes del gobierno.

Lo que no necesitamos son gobiernos que ocultan información y luego, en un orden de pánico de último minuto, el cierre apresurado de países enteros, mientras que también cortan a las poblaciones locales de los bienes y servicios esenciales producidos en todo el mundo.


Fuente.

Print Friendly, PDF & Email