No, Hayek no apoyó el régimen de Pinochet

0

Los conceptos erróneos históricos siguen siendo conceptos erróneos históricos, sin importar la frecuencia con que se repitan. Después de todo, las ideas mitológicas tienen una forma de cautivar a los motivados ideológicamente de una manera que la historia real no podría esperar conseguir. Una de esas ideas erróneas que a menudo defienden los críticos progresistas del libre mercado es la supuesta relación entre el régimen de Pinochet y el famoso economista austríaco Friedrich Hayek. Un análisis histórico legítimo de las propias palabras de Hayek falsifica la afirmación de que era amigo de Pinochet tan pronto como se separa la observación casual de la investigación académica real.

Corey Robin y el mito de Hayek/Pinochet

Aunque muchos académicos han debatido el papel de las escuelas de Chicago y austriaca en la configuración de la economía de Pinochet, el académico más influyente en la perpetuación del mito de que Hayek apoyó con entusiasmo el régimen de Pinochet es Corey Robin, profesor de ciencias políticas en el Brooklyn College. La afirmación de Robin se puede resumir mejor en una cita de su artículo «The Hayek-Pinochet Connection», una entrada de blog que se inspiró en las reacciones de los libertarios a los infames elogios de Hayek a Pinochet sobre Allende. En él, Robin afirma:

Hayek visitó por primera vez el Chile de Pinochet en 1977, cuando tenía 78 años… Se reunió con Pinochet y otros funcionarios del gobierno, a quienes describió como «hombres educados, razonables y perspicaces»… Hizo que su secretario enviara un borrador de lo que eventualmente se convirtió en el capítulo 17 «Una Constitución Modelo» del tercer volumen de Leyes, Legislación y Libertad [a Pinochet]. Ese capítulo incluye una sección sobre «Poderes de Emergencia», que defiende las dictaduras temporales cuando «la preservación a largo plazo» de una sociedad libre está amenazada.

Tomemos un momento para desentrañar esto. En primer lugar, es importante señalar que aunque Robin llena su entrada en el blog con numerosos hipervínculos y citas, no aporta ninguna prueba de los elogios de Hayek a los funcionarios del gobierno chileno. Esto podría deberse al hecho de que el informe original de 1977 es difícil de encontrar. Sin embargo, hay más evidencia que sugiere que la cita fue tomada intencionalmente fuera de contexto por Robin y que simplemente quería evitar ser expulsado por su propia audiencia. La cita en su totalidad afirma que Hayek se reunió con «hombres educados, razonables y perspicaces que honestamente esperan que el país pueda volver pronto a un orden democrático». El contexto apropiado revela una historia muy diferente a la que implican los críticos. ¿Por qué los mismos hombres que controlan un régimen violento también esperan una democracia que funcione en un futuro próximo? Parece que, según la historia de Robin, o bien Pinochet es una pro-democracia o, como revela la cita completa, Hayek no estaba alabando a un régimen sino a un grupo de hombres del gabinete político de Pinochet que se sentían en conflicto por su causa. Otra posibilidad podría haber sido que los hombres con los que Hayek conversó simplemente mintieron sobre sus intenciones democráticas, en cuyo caso Hayek no sería el culpable.

La siguiente parte de la afirmación de Robin describe la voluntad de Hayek de enviar un borrador de su libro Law, Legislation, and Liberty a Pinochet. Robin también intenta pintar las opiniones de Hayek sobre los poderes de emergencia bajo una mala luz. El problema radica en un malentendido de la correspondencia que tuvo lugar entre Hayek y Pinochet. Como señaló el economista de la Universidad de Duke, Bruce Caldwell, en su documento de coautoría «​Friedrich Hayek and His Visits to Chile», había una importante barrera lingüística entre Pinochet y Hayek, por no mencionar el hecho de que Pinochet desconocía relativamente la existencia de Hayek antes de su breve interacción. En cuanto a abordar el notorio capítulo de «Poderes de Emergencia» del libro de Hayek, una vez más el contexto demuestra ser de suma importancia. Hayek explica que las transferencias temporales de poder deben tener una causa razonable, como cuando «un enemigo externo amenaza, cuando ha estallado una rebelión o una violencia sin ley, o una catástrofe natural requiere una acción rápida por cualquier medio que se pueda conseguir». Continúa explicando que la mejor manera de evitar la usurpación de los poderes de emergencia es separar las entidades que declaran las emergencias de las que tienen permiso para usar la autoridad absoluta. Hayek afirma:

No es en absoluto necesario, sin embargo, que un mismo organismo posea el poder de declarar una emergencia y asumir poderes de emergencia. La mejor precaución contra el abuso de las facultades de emergencia parecería ser que la autoridad que puede declarar un estado de emergencia renuncie por ello a las facultades que normalmente posee y conserve únicamente el derecho de revocar en cualquier momento las facultades de emergencia que haya conferido a otro organismo.

Según Hayek, los poderes de emergencia no permiten una tiranía violenta. Más bien, él creía que debían ser diseñados para prevenir que tales atrocidades sucedieran. Y sin embargo, el mito de que Hayek ayudó a organizar el régimen de Pinochet ofreciendo asesoramiento político sigue circulando. Aunque Corey Robin ha tenido la mayor influencia en la difusión de esta idea errónea, otros académicos también han enturbiado las aguas en la relación de Hayek con el gobierno chileno.

Karin Fischer y los «verdaderos informes»

También se hicieron populares en círculos menos convencionales los hallazgos de Karin Fischer sobre el supuesto comportamiento apologético de Hayek hacia el régimen de Pinochet, más comúnmente conocido como los «Verdaderos Informes sobre Chile». Fischer, profesor de la Universidad Johannes Kepler de Linz (Austria), fue la principal voz en la promoción del mito de que Hayek defendía las horribles políticas sociales de Pinochet en un folleto titulado «Verdaderos informes de Chile», que, según Fischer, eran tan devastadoramente controvertidos que los editores del Frankfurter Allgemeine Zeitung, una revista de libre mercado de Alemania, tenían demasiado miedo de publicarlo.

Esta afirmación fue respondida por varios académicos, entre ellos Andrew Farrant, Edward McPhail y Sebastian Berger en el American Journal of Economics and Sociology. Los autores afirman en su publicación sobre el tema que Hayek «no proporcionó una defensa de las políticas específicas adoptadas por el régimen de Pinochet y [que la carta] no se titulaba «Verdaderos informes sobre Chile»».

The Times entrevista a Hayek sobre Chile

Sin embargo, incluso en el bien elaborado documento de Farrant, McPhail y Berger, las opiniones de Hayek sobre Chile siguen siendo condenadas por ser apologéticas. El periódico continúa diciendo que según una entrevista de 1978 en The Times Hayek apoyó algunos de los trabajos de Pinochet y creyó que los gobiernos tiránicos podían ser superiores a los democráticos en base a las circunstancias. Sin embargo, una inspección más profunda del artículo citado prueba que esta afirmación es engañosa. Hayek prefacia específicamente su llamado apoyo a Pinochet con lo siguiente:

Ciertamente nunca he sostenido que en general los gobiernos autoritarios son más propensos a asegurar la libertad individual que los democráticos, sino más bien lo contrario. Esto no significa, sin embargo, que en algunas circunstancias históricas, la libertad personal pueda no haber sido mejor protegida bajo un gobierno autoritario que bajo uno democrático. Esto ha sido así ocasionalmente desde el comienzo de la democracia en la antigua Atenas, donde la libertad de los súbditos era indudablemente más segura bajo los «30 tiranos» que bajo la democracia que mató a Sócrates y envió a docenas de sus mejores hombres al exilio por decretos arbitrarios.

Quizás lo más notable es la voluntad de Hayek de equiparar la democracia despótica y el autoritarismo despótico por el hecho de que ambos a menudo resultan en la muerte y el exilio. La condena de Hayek a la democracia absoluta no debe considerarse como una ceguera ante los tiranos, sino más bien como un intento de ilustrar lo violentas y malvadas que pueden ser en realidad algunas democracias. Esto ayuda a aclarar su posterior cita sobre Pinochet en el mismo artículo:

Más recientemente no he sido capaz de encontrar una sola persona, incluso en el muy difamado Chile, que no estuviera de acuerdo en que la libertad personal era mucho mayor bajo Pinochet de lo que había sido bajo Allende.

Ahora hemos cerrado el círculo. Esta es la declaración que impulsó a Corey Robin a escribir su artículo de blog «Conexión Hayek-Pinochet» en primer lugar. El contexto, sin embargo, hace esta declaración mucho más tolerable, ya que Hayek condena claramente los sistemas políticos que perpetúan la muerte y el sufrimiento sólo sentencias anteriores. Para Hayek, Salvador Allende era claramente peor, porque, como señaló la Federación de Científicos Americanos, las políticas del presidente socialista dieron lugar a una escasez masiva de alimentos y a la decisión de negociar con estados totalitarios violentos como la Unión Soviética y Corea del Norte. En este contexto, el debate sobre si Allende o Pinochet es más ecuánime. Tal vez el mayor error de Hayek en todo esto fue decidir elegir un bando en lugar de reconocer que ambos regímenes eran comparativamente malvados.

El veredicto: ¿Era Hayek un apologista de Pinochet?

Al final del día, la evidencia que apoya la afirmación de que Friedrich Hayek alabó, correspondió o se disculpó por el régimen de Pinochet es minúscula. En el mejor de los casos, se podría argumentar que Hayek no debería haber elegido un bando entre Pinochet y Allende en primer lugar. Sin embargo, si hay alguna deshonestidad intelectual en el debate Hayek-Pinochet, es ciertamente por parte de académicos como Karin Fischer y Corey Robin, que etiquetaron mal y exageraron las propias palabras de Hayek para que encajaran en sus narraciones.


Fuente.

Print Friendly, PDF & Email