¡No olvidéis el TALF!

0
[easy-social-share buttons="facebook,twitter,google,linkedin" counters=0 total_counter_pos="none" hide_names="force" template="grey-circles-retina"]

¿Alguien recuerda, durante la última crisis financiera, a los «banqueros malvados» que casi colapsaron todo el sistema financiero? Entonces, para salvar al mundo, ¿la Fed proporcionó préstamos y rescates a esos mismos banqueros?

Considerando el relativamente «pequeño tamaño» del TALF (Term Asset-Backed Securities Loan Facility o Mecanismo de préstamo de valores a plazo con respaldo de activos) y cómo la mayoría de los que viven en el Main Street no están en el negocio de la concesión de préstamos, no llamó mucho la atención cuando se anunció esta semana la hoja de plazos actualizada del TALF. Aún así, después de mirar más allá del programa algunos pueden descubrir, o recordar, que el TALF no es nuevo. Fue implementado durante la Gran Recesión hace más de una década. Durante ese tiempo, Matt Taibbi escribió un artículo en Rolling Stone llamado «Las verdaderas amas de casa de Wall Street», en el que hablaba del programa TALF original. Según el artículo, la esposa del entonces presidente de Morgan Stanley y la viuda de otro empleado de alto rango de Morgan Stanley comenzó una compañía con cerca de 15 millones de dólares, pidiendo nueve préstamos por 220 millones de dólares bajo el TALF. Con estos préstamos de bajo interés compraron préstamos estudiantiles e hipotecas comerciales. En el momento de escribir este artículo, notó que aproximadamente 150 millones de dólares aún no habían sido devueltos a la Reserva Federal. El público no sabía cuánto dinero ganaban los prestatarios con sus negocios, ya que no había responsabilidad. Pero los préstamos estaban estructurados de tal manera que el 100% de las ganancias irían a los beneficiarios mientras que el 90% de las pérdidas irían al tesoro. Entendiendo que el artículo fue escrito en una revista de entretenimiento, y no con la economía austriaca en mente, capturó un detalle muy importante:

Dados como parte de un programa de rescate aparentemente diseñado para ayudar a la gente común y corriente mediante el inicio de los préstamos al consumidor, los acuerdos fueron una clásica inversión de cara a cara y cruz.

Sin comparar el TALF anterior con el actual, y asumiendo que los problemas de control han sido mejorados por la Reserva Federal, el problema subyacente con estos programas sigue siendo el mismo. Todos ellos requieren que el dinero sea creado y luego prestado a ciertos miembros de la sociedad con el supuesto propósito de salvar a la sociedad en tiempo de necesidad. Si los préstamos tienen éxito, las ganancias van al prestatario. Cuando los préstamos no se devuelven o se perdonan, el dinero recién creado y la deuda que lo acompaña existirá como un costo a pagar por las generaciones futuras. Para las masas, estos préstamos parecen palpables cuando el prestatario no es considerado «rico». Sin embargo, el problema persiste independientemente del nivel de ingresos del prestatario.

El nuevo TALF sigue el mismo vehículo de propósito especial (SPV) y la participación del gobierno de los EEUU a la que nos hemos acostumbrado. Bajo el programa, el tesoro sólo está haciendo una inversión inicial de 10.000 millones de dólares con un límite máximo de préstamo, hasta ahora de sólo 100.000 millones de dólares. Los prestatarios elegibles pueden hacer préstamos al público, y luego usar esos préstamos como garantía para pedir prestado al SPV. En este programa, los préstamos elegibles incluyen: préstamos para automóviles y estudiantes, cuentas por cobrar de tarjetas de crédito, préstamos para equipos y planos, préstamos apalancados e hipotecas comerciales, por nombrar algunos. Aunque el TALF puede ser más pequeño que los otros programas federales, la naturaleza anticapitalista y la historia previa merece atención.

El día después de que se anunciara la actualización de la hoja de términos, el presidente Powell dio un discurso en el que declaró:

En la Reserva Federal, seguiremos usando nuestras herramientas al máximo hasta que la crisis haya pasado y la recuperación económica esté en marcha.

Al final de la semana, el balance de la Reserva Federal alcanzó un récord de 6,9 billones de dólares. Con muchos programas aún por abrir, los banqueros centrales siguen convencidos de que sus herramientas inflacionarias y su capacidad para juzgar quién necesita más dinero supera con creces la vida, la libertad y la felicidad de la mayoría. Los programas pueden ser más grandes, pero la narrativa y el riesgo para el público sigue siendo el mismo.


Fuente.

Print Friendly, PDF & Email