No podemos simplemente «reiniciar» la economía donde la dejamos

0

La imposición de cierres para contrarrestar la propagación de la infección por el coronavirus es probable que perjudique gravemente a la economía real. Como resultado de estos cierres, las economías se han detenido totalmente. La producción de bienes y servicios se ha detenido, mientras que al mismo tiempo se ha puesto fin a la mejora y el perfeccionamiento de la infraestructura productiva.

¿Tiene mucho sentido contrarrestar el daño causado por el virus deteniendo la economía? Es como tratar de arreglar un dolor de cabeza cortando la cabeza.

Los partidarios del confinamiento de la población general opinan que así se reducirá el número de infecciones y se «aplanará la curva», con lo que se reducirá el número de muertes por el virus.

Estos confinamientos a la población parecen ser una respuesta natural de los gobiernos para reducir el número de individuos moribundos, y la mayoría de la gente está totalmente de acuerdo con esos decretos gubernamentales.

Sin embargo, la mayoría de los expertos reconocen que la información que tenemos sobre la naturaleza del virus es incompleta y de valor discutible. Incluso la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha criticado los consejos de política contradictorios de las autoridades médicas de diferentes países. Algunos países han favorecido las pruebas y el aislamiento de los portadores, mientras que otros han impuesto cierres. Incluso en lo que respecta a los datos sobre infecciones y muertes —por poco fiables que sean— hay opiniones contradictorias sobre qué enfoques han funcionado mejor. Así pues, parece que los gobiernos de todo el mundo están basando sus acciones, en el mejor de los casos, en opiniones contradictorias sobre el propio virus y la respuesta apropiada.

Así pues, la política se aplica en un entorno muy poco claro, incluso impugnado. Obviamente, existe el riesgo real de que las políticas que los gobiernos han introducido, a pesar de sus buenas intenciones, puedan terminar en un desastre.

Detener completamente la economía para contrarrestar la infección viral es probable que cause un daño mucho mayor a la vida y el bienestar de las personas. También existe el «riesgo moral» de ceder más poder a los gobiernos durante las emergencias, permitiéndoles controlar la economía y las libertades individuales en mayor medida.

Según algunos expertos, el coronavirus actual (SARS-CoV-2) es similar en muchos aspectos al virus de la gripe en lo que respecta a la estacionalidad. Si este es el caso, entonces una vez que llegue el verano es probable que el coronavirus desaparezca durante varios meses antes de reaparecer en el invierno. ¿Deberíamos introducir bloqueos una vez más para contrarrestar la amenaza viral? Sólo se puede esperar que para entonces hayamos descubierto una vacuna o algún remedio efectivo contra el virus.

Por supuesto, siempre existe la posibilidad de que, debido a sus incógnitas, no podamos encontrar un remedio eficaz para el virus. ¿Y entonces qué?

Los burócratas del gobierno que operan bajo estrictas regulaciones no tienen la flexibilidad necesaria para encontrar soluciones efectivas. Estos burócratas tampoco tienen el incentivo de buscarlas. Aquí es donde una economía de libre mercado podría ayudar.

El factor clave que impulsa a los negocios en una economía de libre mercado es la oportunidad de obtener beneficios. El hecho de que se puedan obtener beneficios es un incentivo suficiente para que los empresarios entren en un mercado determinado. Los empresarios descubrirán las formas y los medios para suministrar los remedios necesarios para erradicar el coronavirus.

Los empresarios también serán fuente de orientación sobre cómo podría funcionar la economía en medio de la crisis. Proporcionarán un marco para que los individuos coexistan con el virus.

Algunos países asiáticos, como Corea del Sur, han tenido un éxito relativo en la lucha contra el coronavirus al introducir pruebas a gran escala en sus poblaciones a fin de identificar a las personas que podrían propagar la infección viral.

Dado que las únicas soluciones que tenemos hasta ahora son los encierros y el distanciamiento social, la identificación de los individuos que podrían propagar la enfermedad podría permitir, al menos, aislarlos exclusivamente en lugar de toda la población.

Además, si se permitiera a los empresarios hacerse cargo de la lucha contra el coronavirus, la calidad de la información necesaria para una respuesta eficaz habría sido mucho mejor. A las personas con ánimo de lucro les interesa adquirir la mayor cantidad de información posible. Esto habría permitido a los científicos dar mejores respuestas sobre cómo luchar contra el coronavirus.

Los empresarios sabrán cómo movilizar los recursos necesarios para producir remedios para el virus. Para que puedan seguir adelante con el negocio de encontrar esos remedios, los empresarios necesitan un entorno libre.

Si los gobiernos se tomaran en serio el aumento de las opciones y los recursos para la población, se asegurarían de que se eliminaran por completo las diversas reglamentaciones que impiden el buen funcionamiento de la economía de mercado.

A la mayoría de la gente le costará aceptar esto, porque nunca hemos tenido una economía de libre mercado. Por ejemplo, a la gente que vive bajo una dictadura le puede resultar difícil creer que el libre mercado pueda proporcionarles servicios de telecomunicaciones, ya que están acostumbrados a que sólo el gobierno proporcione esos servicios. Sin embargo, todos sabemos que esto es totalmente falso.

Como resultado de la previsible caída masiva de la producción de riqueza como consecuencia de los cierres, los gobiernos de todo el mundo están ocupados en proporcionar apoyo financiero a todas las empresas que han sido diezmadas por sus políticas para aplanar la curva sin conocer la naturaleza del virus.

No es posible «reiniciar» la economía donde la dejamos

Hay indicios de que en algunos países la curva se está haciendo más plana y, como resultado, los gobiernos están planeando un reinicio gradual de la economía. Algunos comentaristas opinan que este reinicio podría tener lugar sin mucho daño. Esto, sin embargo, podría ser una ilusión. Por ejemplo, podría haber un período transitorio caótico al reconfigurarse los precios de diversos bienes y servicios.

Algunos comentaristas opinan que el bombeo monetario masivo de los bancos centrales ha aliviado los daños causados por el bloqueo.

Desafortunadamente, el bombeo monetario no puede hacer tales cosas. Todo lo que el bombeo monetario puede hacer es infligir nuevos daños a la economía real debilitando el proceso de generación de riqueza real.

Aquellos individuos que todavía sostienen que el bombeo monetario es una necesidad en emergencias como la que estamos experimentando ahora deben darse cuenta de que el dinero es sólo el medio de intercambio. No produce nada como tal. El bombeo monetario sólo inflige daños en el proceso de generación de riqueza real, haciendo que la economía sea más vulnerable a diversos shocks como el del coronavirus.


Fuente.

Print Friendly, PDF & Email