¿Por qué los gobiernos están tan entusiasmados con la destrucción de todas las instituciones excepto el Estado?

0

Desde que comenzó la paralización del Covid-19, los medios lo han enmarcado como una paralización de la economía, haciendo que la resistencia a ello parezca que se trata de poner el beneficio por encima de la vida. Esta no es una descripción exacta de la paralización. La política de paralización está actualmente interrumpiendo o transformando todas nuestras principales instituciones sociales: gobierno, educación, salud, economía, religión y familia. Estas instituciones forman la base de nuestra sociedad, ya que proveen nuestras necesidades individuales y colectivas. Sin embargo, cada una de ellas está experimentando cambios masivos:

  1. Gobierno: la interrupción de las elecciones desde el nivel nacional al local.
  2. Educación: la perturbación de la socialización y la educación de todos nuestros niños; y la preparación de nuestros jóvenes adultos para la vida profesional.
  3. Salud: la interrupción de los servicios sanitarios ordinarios, desde la visión, la odontología y las necesidades no cubiertas (cáncer, enfermedades cardíacas, diabetes), hasta la supervisión de la salud pública de la violencia doméstica y el abuso infantil.
  4. Economía: la interrupción de los procesos básicos de trabajo y de ganarse la vida.
  5. Religión: la perturbación de las congregaciones religiosas que proporcionan significado, comunidad y apoyo social a millones de personas.
  6. Familia: la interrupción de la capacidad de los padres para mantener a sus familias, y depender de las escuelas públicas para educar y cuidar a sus hijos mientras lo hacen.

No hay ni una sola institución social que haya quedado intacta por parte de los que ahora determinan nuestras políticas públicas. ¿En qué momento estas perturbaciones, junto con los incesantes llamamientos a una «nueva normalidad», se convierten en una subversión de las instituciones que hemos construido y en las que nos apoyamos? Todo esto está sucediendo sin discusión pública, y mucho menos consenso.

Es hora de dejar de centrarse en la distracción oficial de las minucias: máscaras, lavado de manos y seis pies de distancia, y empezar a ver cómo la perturbación de todas las grandes instituciones sociales está afectando a la vida de todos en los Estados Unidos. Nos unimos como nación para «aplanar la curva», pero a estas alturas está claro que, al igual que en la guerra de Irak, no hay una estrategia de salida.

Volviéndose loco en los Estados Unidos

La ciencia nos ha enseñado mucho, pero ¿dónde están las voces nacionales de los psicólogos que describen los efectos del estrés a largo plazo cuando ven que la depresión aumenta y una epidemia de suicidios; de los trabajadores sociales que comentan el aumento del abuso doméstico y de los niños que ahora no se denuncia ni se investiga; de los cardiólogos que informan sobre los peligros del aislamiento sedentario y el aumento de peso insalubre con la defensa de la ingestión de alcohol en Netflix? ¿Dónde están los pediatras estudiando los efectos de alteración cerebral del excesivo tiempo de pantalla en niños pequeños o los gerontólogos explicando los efectos inmunológicos del aislamiento en los ancianos, por lo demás sanos? ¿Por qué la epidemiología es la única ciencia que influye en la salud de nuestra nación?

Como educador, me pregunto cómo podemos descartar tan fácilmente la educación de nuestra juventud. «Educación a distancia» es un oxímoron para todos, excepto para los jóvenes adultos más maduros. Sabemos que los niños que se atrasan en sus habilidades para el tercer grado tienen más posibilidades de abandonar la escuela y terminar en la tubería de la prisión. Los Estados Unidos ya padecen grandes niveles de desigualdad. La educación es entendida como la única manera de salir de la pobreza. Me pregunto si se debería permitir a los epidemiólogos descartar toda la base de conocimientos y las leyes establecidas para salvaguardar la educación de la próxima generación.

¿Por qué la actual desintegración de todas las instituciones sociales está siendo sustituida por el juicioso aislamiento y cuidado de los enfermos? ¿Quién se beneficia de una perturbación tan grande de toda nuestra sociedad? Las recientes protestas y disturbios han recordado el crítico año de 1968 en los Estados Unidos y en todo el mundo. ¿Cuántos de nosotros recordamos la pandemia de 1968 que mató a 100.000 estadounidenses y a un millón de personas en todo el mundo? Puedo escuchar a los lectores diciendo, «¡Pero ya hemos tenido 100.000 estadounidenses muertos! ¡Esto es peor!» Les pido que tengan en cuenta que la población de los Estados Unidos en 1968 era de poco más de 200 millones, frente a los 330 millones actuales. Cuando lleguemos a 166.000 muertes tendremos aproximadamente la misma tasa de mortalidad per cápita en los EEUU que la pandemia de 1968. ¿Es nuestro manejo de esta pandemia mejor? ¿Seremos más fuertes cuando salgamos?

Hemos visto ahora reuniones masivas de personas a través de los Estados Unidos y el mundo, rompiendo las reglas de distanciamiento, aislamiento y máscaras. Si no vemos aumentos igualmente masivos en nuestros hospitales en dos semanas, ¿afectará a la narrativa oficial de nuestros epidemiólogos? ¿O se nos pedirá que sigamos sacrificando a la sociedad tal como la conocemos?


Fuente.

Print Friendly, PDF & Email