El desastroso legado de Woodrow Wilson

0

La Universidad de Princeton lo ha hecho oficial: El nombre de Woodrow Wilson ya no tendrá cabida en el campus. El ex presidente, o al menos su memoria, ahora es parte de la cultura de la cancelación, que está barriendo la nación. La Escuela Woodrow Wilson de Asuntos Públicos e Internacionales reemplazará el nombre del ex presidente por el de «Princeton», y el Wilson College se llamará ahora «First College».

Esto no es sorprendente, pero en muchos aspectos es desalentador, pero no por razones que mucha gente pueda asumir. Después de todo, Wilson dejó un lamentable legado de segregación racial de Jim Crow y trató activamente de dañar, sino destruir, las relaciones raciales en los Estados Unidos, por lo que la campaña para quitarle el nombre no es una sorpresa dada la ola de renombramiento y destrucción de estatuas y monumentos que ha dominado los titulares desde que la policía de Minneapolis mató a George Floyd.

La razón del desánimo no es que la universidad en la que Wilson fue presidente antes de convertirse en presidente de los Estados Unidos lo haya «cancelado» por su racismo —algo que nadie nunca trató de ocultar cuando se discutió el legado de Wilson— sino más bien la obstinada insistencia en que, a pesar de sus políticas raciales, el historial de Wilson de impulsar la legislación progresista, así como su papel en llevar a los Estados Unidos a la Primera Guerra Mundial, deberían ser considerados como ventajas para su presidencia. Declara al presidente de Princeton Christopher L. Eisgruber:

Wilson rehizo Princeton, convirtiéndola de una universidad dormida a una gran universidad de investigación. Muchas de las virtudes que distinguen a Princeton hoy en día, incluyendo su excelencia en la investigación y su sistema preceptoral, fueron en gran parte el resultado del liderazgo de Wilson. Llegó a la presidencia americana y recibió el Premio Nobel. La gente diferirá sobre cómo sopesar los logros y fracasos de Wilson. Parte de nuestra responsabilidad como Universidad es preservar el historial de Wilson en toda su considerable complejidad.

Traducción: El historial de Wilson es complejo, ya que hizo muchas cosas positivas tanto para Princeton como para EEUU cuando estaba en la Casa Blanca. De hecho, la «compleja» reseña de Wilson es bastante común entre los historiadores y periodistas, muchos de los cuales parecen creer que si no fuera por su lealtad a Jim Crow y el racismo institucionalizado Woodrow Wilson habría sido un gran presidente. Ese es el legado que tenemos que reexaminar, y al hacerlo, encontramos que la presidencia de Wilson fue un completo desastre, uno que reverbera hasta el presente y todavía inflige un gran daño a nuestro cuerpo político. No hay nada complejo cuando se examinan las cataclísmicas secuelas de esos ocho años que Wilson pasó en la oficina.

Dick Lehr de The Atlantic parece ser típico de los periodistas, ya que condena el racismo de Wilson pero lo retrata positivamente cuando se trata de su imposición de una agenda legislativa y social progresista:

Wilson pudo haber tropezado, y peor aún, con los derechos civiles, pero estaba supervisando la implementación de una «Nueva Libertad» en la economía de la nación – su campaña prometía restaurar la competencia y las prácticas laborales justas, y permitir que las pequeñas empresas aplastadas por los titanes industriales prosperaran una vez más. En septiembre de 1914, por ejemplo, había creado la Comisión Federal de Comercio para proteger a los consumidores contra la fijación de precios y otras prácticas comerciales anticompetitivas, y poco después firmó la Ley Antimonopolio Clayton. Siguió vigilando la llamada Guerra Europea, resistiendo a la presión de entrar pero moviéndose para fortalecer las fuerzas armadas de la nación.

Es difícil saber por dónde empezar aquí. Primero, y más importante, los «titanes industriales» no estaban «aplastando» a las pequeñas empresas. Hicieron sus fortunas a través de la producción masiva de hierro, acero, petróleo, locomotoras de ferrocarril e implementos agrícolas, junto con la fabricación de automóviles asequibles para las personas que supuestamente estaban «aplastando». Estas industrias requerían capital a gran escala, no hornos de patio trasero, y era una época en la que el nivel de vida estadounidenses subía rápidamente. Una cosa es escribir sobre cómo la «fijación de precios» supuestamente estaba engañando a los consumidores americanos, pero otra muy distinta es proporcionar ejemplos creíbles.

La mayoría de los historiadores y periodistas que escriben sobre este período creen que las leyes antimonopolio y otras supuestas reformas llevadas a cabo por los progresistas realmente mejoraron la suerte de la mayoría de la gente en este país. Encontrar pruebas de que estas «reformas» hicieron lo que los partidarios afirman puede ser un poco más quijotesco.

Veamos algunas de las acciones que Wilson y su progresista Congreso Democrático realizaron durante su presidencia. Por ejemplo, la mayoría de los historiadores y periodistas ven la Decimosexta Enmienda, que proporcionó la base legal para un impuesto nacional sobre la renta, como una «reforma» que mejoró la vida de la mayoría de los estadounidenses. La forma en que un impuesto que toma una parte significativa de las ganancias de los individuos se ha gastado de tal manera que los que pagan están mejor si el gobierno gasta esos dineros que si dirigen sus propios recursos requiere de un pensamiento creativo. Dado que la mayoría de los empleados federales reciben mejor paga y beneficios que la gente que trabaja para crear la riqueza que esos trabajadores federales consumen, uno se ve en apuros para explicar por qué los contribuyentes están recibiendo un mejor trato que si no hubieran pagado esos impuestos en absoluto.

Luego fue la creación del Sistema de la Reserva Federal en 1914. Es el raro periodista, historiador e incluso economista que no prodiga elogios a la Reserva Federal, aunque se puede argumentar efectivamente que a menudo es responsable de las condiciones que engendran las crisis financieras en primer lugar. La mayoría de la gente no elogiaría a un pirómano que echa combustible al fuego que inició, pero de alguna manera los gobernadores de la Reserva Federal que proporcionan «liquidez» a las instituciones financieras que actuaron de manera irresponsable —a menudo con el aliento del gobierno y la Reserva Federal— son vistos como salvadores económicos.

Hay mucho más. Durante el primer mandato de Wilson, los demócratas impulsaron una ley tras otra que reforzaba el sistema de segregación racial de Jim Crow en el sistema del gobierno federal, que hasta entonces no había seguido el ejemplo de muchos estados que estaban instituyendo un sistema de apartheid para los blancos y los afroamericanos. Aunque el gobierno federal no estaba directamente involucrado en la atención médica, no obstante los progresistas como Wilson también apoyaban firmemente los principios rectores del Informe Flexner de 1910, que según Murray N. Rothbard creó y mantuvo el cártel médico que aún hoy en día priva a los estadounidenses de muchas opciones de atención médica. (Nótese que muy pocos, si es que hay alguno, periodistas e historiadores tienen algún problema con la cartelización de la atención médica a pesar de su supuesto amor por la competencia y su apoyo acrítico a las leyes antimonopolio). Además, el Informe Flexner y sus secuelas condenaron la educación médica de los americanos negros y las mujeres y dejaron al país lamentablemente escaso de médicos.

Sin embargo, el «logro más importante» de la presidencia de Wilson es la participación de los Estados Unidos en la Primera Guerra Mundial y su papel en el desastroso «proceso de paz» que siguió a la rendición de Alemania. No es sorprendente que los periodistas e historiadores vean la manipulación de Wilson de este país en la guerra como algo inevitable y necesario, un movimiento que lanzó a los EEUU como una «gran potencia» en los asuntos mundiales.

Alemania no representaba ningún peligro para los Estados Unidos, a pesar del infame Telegrama de Zimmerman. Sus ejércitos no podrían haber invadido nuestras costas, y si los americanos no hubieran cambiado la marea a favor de Gran Bretaña y Francia, casi seguro que los beligerantes habrían llegado a un acuerdo negociado que no hubiera puesto las condiciones para el ascenso de Adolfo Hitler y lo que resultó ser una Segunda Guerra Mundial aún más catastrófica y sus secuelas bélicas.

El desprecio de Wilson por los negros estadounidenses se extendió al servicio militar. Como otros estadounidenses, fueron reclutados en las fuerzas armadas y obligados a desempeñar funciones de subordinación, ya que los prejuicios de la época sostenían que los negros eran cobardes en la batalla a pesar de sus antecedentes de lucha en las guerras estadounidenses anteriores. Aquellos que llevaban un rifle lo hacían principalmente bajo el liderazgo francés, donde sobresalían en el campo de batalla pero también eran masacrados como tantos otros en las trincheras infernales que llegaron a definir esa guerra.

En el frente interno, el Congreso de Wilson impulsó leyes que convirtieron a los EEUU en un virtual Estado policial, como la Ley de Espionaje de 1917 (utilizada para procesar a las personas que disentían contra la participación de los EEUU en la guerra) y la Ley de Comercio con el Enemigo de 1917 (que Franklin Roosevelt utilizó como «base de autoridad» para su orden ejecutiva de confiscar el oro de los estadounidenses). El legado de ambas leyes continúa hasta el día de hoy, ya que el gobierno de Obama utilizó la Ley de Espionaje para procesar a Julian Assange y Edward Snowden.

Si uno define la «grandeza» como arrastrar a un país a una guerra desastrosa, promover una legislación que frena la economía, aumentar enormemente los impuestos y dejar un legado racial que causa estragos hasta el día de hoy, entonces Woodrow Wilson fue un «gran presidente». Sin embargo, si uno ve «grandeza» en el Despacho Oval como alguien, según Robert Higgs, «que actúa de acuerdo con su juramento de oficio de «preservar, proteger y defender la Constitución de los Estados Unidos»», entonces Wilson no es ni grande ni «casi grande» (el rango que le otorgan los historiadores progresistas).

Woodrow Wilson no tiene un legado «mixto». La América que existía antes de que Wilson tomara posesión del cargo era un país muy diferente y menos libre después de que su segundo mandato terminara en 1921. La organización militar dictatorial de la economía que se utilizó para dirigir la producción de la guerra formaría parte de la base de los intentos de FDR de seguir cartelizando la economía de EEUU durante el New Deal. Wilson impulsó leyes para destripar la Primera Enmienda y encarcelar a los disidentes, y sus políticas raciales hablan por sí mismas. No «lideró» la nación durante las crisis; condujo al país a una crisis, y esta nación nunca se ha recuperado.


Fuente.

Print Friendly, PDF & Email