La igualdad es buena — créelo o ya verás

0

Samuel Scheffler es uno de los más prominentes filósofos morales y políticos contemporáneos. Es especialmente conocido por su habilidad para presentar argumentos y contraargumentos a cualquier posición. También es un igualitario comprometido. En una reciente columna que apareció en el New York Times, Scheffler responde a un argumento en contra de la igualdad de riqueza, ingresos y otros bienes sociales deseables. Reconoce la fuerza del argumento y trata de mostrar que no socava el caso de la igualdad. No creo que tenga éxito. Su defensa de la igualdad convencerá sólo a aquellos que ya están comprometidos con este punto de vista.

El argumento que intenta responder fue planteado por otro famoso filósofo, Harry Frankfurt, en un ensayo que apareció en 1987. Es un argumento que la mayoría de las personas que leen los artículos del Instituto Mises ya conocen. En resumen, el argumento es que lo que le importa a alguien es lo bien que le va. Mientras una persona tenga lo suficiente para llevar una vida satisfactoria, ¿por qué debería importar si hay otras personas que tienen más?

Scheffler establece el argumento de Frankfurt de esta manera:

No importa si algunas personas tienen menos que otras. Lo que importa es que algunas personas no tienen suficiente. Carecen de ingresos adecuados, tienen poca o ninguna riqueza y no disfrutan de una vivienda decente, atención médica o educación. Si incluso las personas más desfavorecidas tuvieran suficientes recursos para llevar una vida buena y satisfactoria, entonces el hecho de que otros tuvieran aún más recursos no sería preocupante. Cuando algunas personas no tienen suficientes y otras tienen mucho más de lo que necesitan, es fácil concluir que el problema es de desigualdad. Pero esto, según el profesor Frankfurt, es un error. El problema no es la desigualdad como tal. Es la pobreza y la privación que sufren los que menos tienen.

Debo evitar un posible malentendido. Frankfurt no es en absoluto partidario del libre mercado. Es, en la mayoría de los aspectos, un liberal del estado de bienestar. Pero niega que la igualdad sea buena por sí misma. Cuando Frankfurt reiteró su afirmación en un libro corto que apareció en 2015, se convirtió en objeto de un severo ataque. Los colegas rechazaron esta figura que una vez fue venerada.

Como Scheffler se da cuenta, si se niega la afirmación de Frankfurt y se mantiene que la igualdad tiene valor en sí misma, se debe enfrentar una objeción.

Y el profesor Frankfurt, parece, tiene un punto. Los que están en el 10 por ciento superior de la distribución económica de los Estados Unidos están en una posición muy cómoda. Los que están en el 1% superior están en una posición aún más cómoda que los del otro 9%. Pero pocas personas encuentran este tipo de desigualdad preocupante. Parece que la desigualdad nos molesta más cuando algunos son muy ricos y otros muy pobres.

Incluso cuando las personas más pobres son muy pobres, además, no sería una mejora reducir a todos los demás a su nivel. La igualdad prevalecería entonces, pero la miseria igualitaria no es un ideal por el que valga la pena luchar.

¿Cómo responde Scheffler a este punto? Después de hacer algunas sugerencias para mostrar que las medidas igualitarias son instrumentalmente buenas, dice:

Esto nos lleva a un punto más fundamental. El gran filósofo político John Rawls pensó que una sociedad liberal debería concebirse a sí misma como un sistema justo de cooperación entre personas libres e iguales. A menudo, parece que nos gusta pensar en nosotros mismos de esa manera. Sabemos que nuestra sociedad siempre se ha visto afectada por graves injusticias, empezando por la gran catástrofe moral de la esclavitud, pero aspiramos a crear una sociedad de iguales, y estamos orgullosos de los pasos que hemos dado hacia ese ideal.

Pero la desigualdad extrema hace que nuestra aspiración sea una burla. En una sociedad caracterizada por las espectaculares desigualdades de ingresos y riqueza que han surgido en los Estados Unidos en los últimos decenios, no existe un sentido significativo en el que todos los ciudadanos, ricos y pobres por igual, puedan sin embargo relacionarse entre sí en pie de igualdad… Si la extrema desigualdad económica socava el ideal de una sociedad de iguales, ¿es sólo uno de sus efectos negativos, como su influencia corruptora en el proceso político? O, por el contrario, ¿es eso simplemente lo que importa la desigualdad económica como tal?

No creo que este argumento logre mucho. Por supuesto, la gente no puede considerarse como una sociedad de iguales en el sentido que Rawls y Scheffler favorecen si la sociedad permite desigualdades «extremas». Pero a menos que ya considere la igualdad como un bien en sí mismo, ¿por qué la noción de una sociedad de iguales le atrae? Invocar este ideal no ayuda al caso de la igualdad.

Scheffler podría responder de dos maneras. Podría decir que si aceptamos el valor de la igualdad, también veremos que hay un bien relacionado con ella, el de una sociedad de iguales, que tiene un valor independiente. De esa manera, obtenemos «dos bienes por el precio de uno». También podría decir que alguien podría primero encontrar valiosa la noción de una sociedad de iguales y de esa manera llegar a aceptar el valor de la igualdad.

No creo que ninguna de estas respuestas lleve muy lejos lo igualitario. El hecho de que un filósofo tan hábil como Scheffler no consiga nada mejor debería llevarnos a sospechar que no hay mucho de un caso de igualdad. No es más que «Debes creer en la igualdad—porque debes hacerlo».


Fuente.

Print Friendly, PDF & Email