Por qué los ahorros son tan importantes para mejorar el nivel de vida

0

Entre los conceptos esenciales que Mises analiza y enfatiza en La acción humana (1949), está la noción de capital. Mises concibe el capital como un factor de producción intrínsecamente diferente de la tierra y el trabajo. De hecho, el capital no es la naturaleza dada—su cantidad total aumenta o disminuye dependiendo de las elecciones humanas y las preferencias intertemporales—y su acumulación es el único camino que conduce al progreso tecnológico, a una mayor productividad del trabajo y a mejores niveles de vida. Por último, el capital se concibe en La acción humana como estrictamente relacionado con el elemento tiempo, es decir, el tiempo de trabajo almacenado y transferido al futuro para lograr una producción mayor o más sofisticada.

Medios y duración de la producción

La acción humana implica la producción para eliminar el malestar y mejorar el bienestar de los seres humanos activos. Para producir, los agentes activos pueden—y necesitan—emplear factores de producción: tierra, trabajo y capital. Entre ellos, sin embargo, sólo la tierra y el trabajo son factores de producción naturalmente dados (es decir, originales); el capital, en cambio, necesita ser creado por los propios seres humanos—no puede existir de otra manera—y puede ser considerado como un factor de producción producido. Como escribe Mises, los economistas clásicos

erró en clasificar el «capital» como un factor independiente de producción junto con los recursos materiales y el trabajo de la naturaleza. Los bienes de capital—los factores de producción adicionales producidos en el pasado—no son un factor independiente… Son más bien el trabajo, la naturaleza y el tiempo almacenado. (Mises [1949] 1998, p. 490)

El capital es una etiqueta que abarca cualquier medio de producción diferente de los recursos naturales (es decir, la tierra) y la mano de obra; por lo tanto, incluye tanto las máquinas (capital fijo) como los productos intermedios (capital circulante). En términos más generales, el capital es la producción acumulada, aún no consumida, que permite la transferencia de tierra, mano de obra y tiempo de trabajo hacia el futuro—facilitando así el proceso productivo en el futuro.

La transferencia de mano de obra, tierra y tiempo de trabajo hacia el futuro—es decir, el proceso de acumulación y establecimiento de capital—equivale a un alargamiento de la estructura productiva que se produce en el futuro. De hecho, significa que una tarea que, sin capital acumulado, requeriría un tiempo relativamente más largo para llevarse a cabo (o sería completamente inviable), gracias al capital acumulado se convierte en factible en un lapso más corto. Como explica Mises,

La diferencia entre la producción sin la ayuda de bienes de capital y la asistida por el empleo de bienes de capital consiste en el tiempo… Al comprar una máquina [es decir, el capital] él [el productor] compra los factores originales de producción… más el tiempo, es decir, el tiempo en que su período de producción se acorta. (Mises [1949] 1998, p. 490)

Por lo tanto, el capital es intrínsecamente diferente de la tierra y el trabajo—se deriva de las decisiones de los agentes sobre el ahorro y el consumo. En otras palabras, el capital se origina cuando los agentes deciden renunciar al consumo—es decir, a la satisfacción de deseos inmediatos, en favor del ahorro. Cuando los agentes deciden ahorrar, actúan de acuerdo con su disposición a esperar un tiempo más largo para disfrutar del consumo.

Ahorro y productividad

El acto mismo de ahorrar es lo que permite que el capital llegue a existir. En las propias palabras de Mises,

La condición sine qua non de cualquier alargamiento [es decir, acumulación de capital] de los procesos de producción adoptados es el ahorro, es decir, un exceso de producción actual sobre el consumo actual. (Mises [1949] 1998, pág. 487)

Concretamente, ¿qué significa esto? ¿Cómo se crea el capital mediante el ahorro? Un ejemplo podría aclarar algunas perplejidades.

Consideremos una hipotética tribu de hombres que deciden establecerse en un determinado territorio: al ser antiguos cazadores-recolectores errantes, los únicos factores de producción de que disponen son su propia mano de obra y los recursos naturales que les rodean (es decir, la tierra).

(Supongamos, por ejemplo, que estos cazadores-recolectores no han fabricado todavía ningún instrumento de caza, realizando sus cacerías sólo con piedras, palos, etc., es decir, con recursos naturales y no manufacturados y con mercancías—atribuibles a la tierra).

En otras palabras, estos cazadores-recolectores han consumido toda su producción diaria durante toda su vida, sin salvar ninguna fracción de ella y, por lo tanto, sin mejorar su productividad diaria ni ser capaces de conseguir presas cualitativamente más sofisticadas (es decir, rendimiento).

Sin embargo, asumamos que un día un miembro de la tribu averigua cómo fabricar lanzas ensamblando palos, tendones de animales y rocas afiladas. Las lanzas serían una especie de herramienta capital, que permitiría a los miembros de la tribu tanto matar más animales por día (aumentando así la productividad diaria de la tribu) como cazar animales más grandes, cuyo tamaño los haría de otro modo inaccesibles (poniendo así a la tribu en posición de alcanzar un rendimiento cualitativamente superior que de otro modo sería inalcanzable).

Pero las lanzas no son gratis. No son otorgadas a los miembros de la tribu por la naturaleza como lo son los recursos naturales (es decir, la tierra) y la mano de obra. Para fabricar lanzas, nuestros miembros de la tribu necesitarán—además de los conocimientos sobre cómo fabricar una lanza—en primer lugar, el tiempo necesario para mezclar el trabajo con las fuentes naturales; en segundo lugar, el ahorro que los sostiene mientras están ocupados fabricando lanzas y no pueden dedicar su tiempo a la caza habitual. Como escribe Mises,

Las personas deseosas de emprender procesos con un período de producción más largo deben acumular primero, por medio del ahorro, la cantidad de bienes de consumo necesarios para satisfacer, durante el tiempo de espera, todos aquellos deseos cuya satisfacción consideran más urgente que el incremento del bienestar que se espera del proceso más largo. (Mises [1949] 1998, pág. 488, negrita añadida)

Una vez completado este proceso y fabricadas las lanzas, los miembros de la tribu se dan cuenta de que ahora están más cerca de alcanzar objetivos que consumen más tiempo—como más unidades de juego por día y/o un tipo de juego que de otro modo sería inalcanzable, por ejemplo, debido a su tamaño—que antes. En las propias palabras de Mises,

Los bienes de capital son estaciones intermediarias en el camino que conduce desde el inicio de la producción hasta su objetivo final, la producción de bienes de consumo. El que produce con la ayuda de bienes de capital disfruta de una gran ventaja sobre el hombre que comienza sin bienes de capital; está más cerca en el tiempo del objetivo final de sus esfuerzos. (Mises [1949] 1998, p. 490, negrita añadida)

Gracias al capital acumulado, la tribu puede ahora recoger la misma presa en un plazo más corto—es decir, ahora es más productiva. Tareas que antes requerían más horas de trabajo y/o la cooperación de otros miembros de la tribu son ahora más manejables. Como explica Mises,

La prolongación del período de producción [es decir, la acumulación de capital] puede aumentar la cantidad de producción por unidad de insumo o producir bienes que no se pueden producir en absoluto en un período de producción más corto. (Mises [1949] 1998, pág. 526, negrita añadida)

Así, gracias al capital creado, nuestros miembros de la tribu se dan cuenta de dos cosas. Primero, su trabajo diario es ahora más productivo; segundo, ahora pueden alcanzar una calidad de producción que antes era inalcanzable dada la tierra y el trabajo a su disposición.

Conclusión

He aquí lo esencial de la ontología misesiana del capital: el capital surge de la producción salvada—es decir, de los anteriores ensamblajes de tierra y mano de obra que no se han consumido todavía—y es un medio para almacenar el tiempo de producción y transferirlo al futuro. La transferencia de tiempo de producción hacia el futuro es un alargamiento de la estructura productiva—es decir, permite la producción de artículos que no podrían haberse producido de otra manera y/o un aumento de la cantidad de artículos producidos por unidad de trabajo. En otras palabras, el capital es el gigante sobre cuyos hombros están los actuales productores.


Fuente.

Print Friendly, PDF & Email