2020 será un año récord para la deuda. ¿Cuánto puede durar esto?

0

De hecho, para este año fiscal hasta julio, el déficit federal aumentó en más del 200 por ciento a partir de 2019, llegando a 2,8 billones de dólares. Para el mismo período de 2019 (de octubre a julio), el déficit fue de 866 mil millones de dólares. La última vez que el déficit se acercó fue cuando superó los 1,2 billones de dólares para el mismo período del año fiscal 2009.

Billones en nuevos préstamos

Preparados para añadir más de 3 billones de dólares a la deuda nacional en 2020, los EEUU están pidiendo prestado más que nunca, y comprometiéndose a cantidades cada vez mayores de dólares que deben ser pagados en la deuda de aproximadamente 25 billones de dólares.

Entonces, ¿qué tipo de pagos de la deuda estamos viendo? Incluso antes de que la crisis de la covid-19 golpeara, la Oficina Presupuestaria del Congreso estimó que los EEUU pagaría más de 400 mil millones de dólares en 2020 (en comparación con aproximadamente 650 mil millones de dólares para el presupuesto de defensa). Excepto que ahora los EEUU están pagando alrededor de 2 billones de dólares más de lo que se esperaba según las estimaciones del año pasado.

Además, es improbable que los EEUU estén produciendo grandes superávits en el futuro próximo. Es una apuesta segura que los déficits continuarán aumentando, y con ellos vendrán más pagos de intereses sobre la deuda.

«Los déficits no importan»

La mayoría de los americanos no parecen estar particularmente preocupados por esto.

Una encuesta reciente del Centro de Investigación Pew sugiere que menos de la mitad de los americanos califican el déficit federal como «un problema muy grande». ¿Y por qué deberían? La experiencia sugiere que los déficits—para usar las palabras del ex vicepresidente Dick Cheney—«no importan». Después de todo, en los últimos años la administración Trump ha acumulado déficits cada vez mayores, superando incluso el billón de dólares en 2019, y es poco probable que muchos estadounidenses vean alguna conexión entre los déficits y el malestar económico.

El problema del gasto masivo en déficit es más sutil que eso.

En algunos casos los problemas sólo se hacen obvios cuando los pagos de intereses de la deuda crecen considerablemente y comienzan a consumir el resto del presupuesto.

Por ahora, puede ser que el Tesoro «sólo» esté pagando unos 400.000 millones de dólares. Pero esto se debe en gran medida a que los EEUU pagan un tipo de interés muy bajo sobre la deuda. De hecho, los tipos de interés de la deuda de los EEUU están en mínimos históricos, con el bono a treinta años por debajo del 1,5 por ciento y los bonos a corto plazo a tipos aún más bajos.

Hay tipos de interés inusualmente bajos, e incluso la Oficina Presupuestaria del Congreso espera que los tipos de interés aumenten considerablemente en los próximos años.

¿Y qué pasa si los tipos de interés aumentan hasta incluso un 3 por ciento—lo cual sería un tipo de interés muy bajo históricamente? Si eso ocurriera, el servicio total de la deuda pagado por la deuda podría subir a un trillón de dólares o más. Esa es una cantidad similar al total pagado cada año en la Seguridad Social en este momento. Si eso sucediera, el Congreso tendría que encontrar ese dinero en algún lugar. Para pagar los intereses, tendrían que recortar los fondos de la Seguridad Social, la defensa, el gasto en infraestructura, Medicare, o en algún otro lugar.

A medida que los cheques del gobierno se reducían, el público finalmente empezaba a entender el problema de los déficits.

Convirtiendo la deuda en inflación de precios

Además, cuanto más dinero tiene que pedir prestado EEUU, más inunda el mercado con bonos de EEUU, lo que tendería a aumentar el tipo de interés pagado. Después de todo, si un gobierno va a sacar bonos aparentemente sin fin, tendrá que pagar más intereses para convencer a los inversores de seguir comprando los bonos.

Pero hay una gran razón por la que incluso ahora, cuando los EEUU añaden otros 3 billones de dólares al déficit de la noche a la mañana, los tipos de interés no suben.

Esa razón es el banco central de los EEUU, la Reserva Federal. En lugar de enfrentar la música de pagar más intereses a tasas más altas y recortar el gasto federal para hacerlo—el banco central está ayudando a mantener los tipos de interés bajos.

La Reserva Federal hace esto comprando nueva deuda de EEUU en el mercado abierto. Esto ayuda a mantener la demanda de instrumentos de deuda de EEUU alta, manteniendo los tipos de interés bajos.

En parte, esta es la razón por la que el balance de la Reserva Federal ahora supera los 7 billones de dólares. La Fed ha estado comprando las deudas del gobierno de los EEUU, entre otros activos, para mantener los tipos de interés bajos.

Por supuesto, esto no significa que el problema esté resuelto. El banco central generalmente hace estas compras con dinero recién creado. Eso significa que la oferta de dinero crece, con la consiguiente inflación de los precios tanto en los activos como en los bienes de consumo, todo lo demás es igual.

En otras palabras, la desventaja de los enormes y crecientes déficits está en un lugar que mucha gente no pensaría en buscar: en el aumento de los precios de las casas, en el aumento de los precios de los alimentos, y en el aumento general del costo de la vida.

Empeorando la desigualdad de ingresos

Nada de esto es un problema particularmente grande para las personas que ya son ricas o adineradas. De hecho, para los que trabajan en el sector financiero es una ganancia inesperada. Pero para las personas fuera del sector financiero, como las parejas jóvenes que quieren comprar su primera casa o los padres solteros que tratan de llegar a fin de mes, las cosas son menos maravillosas; esta implacable inflación puede ser un gran problema.

Políticamente, sin embargo, este esquema puede mantenerse mientras el dólar estadounidense siga siendo la moneda de reserva mundial. Cuando el dólar ya no tenga esta ventaja, los EEUU finalmente se enfrentará a una crisis de deuda soberana.

Pero algunos observadores aparentemente piensan que esto todavía puede ser evitado. Una reciente cita en The Hill muestra el tipo de ingenuidad que aún prevalece entre los observadores de la política estadounidense:

«Hemos pedido prestado 2,8 billones de dólares este año hasta ahora, el triple de lo que pedimos el año pasado», dijo Maya MacGuineas, la presidenta del Comité para un Presupuesto Federal Responsable.

«… tendrá que ir seguido de medidas para reducir la deuda una vez que la economía se haya recuperado», añadió.

Hasta que los EEUU realmente se enfrente a un movimiento global para deshacerse del dólar como moneda de reserva, o hasta que los tipos de interés en los EEUU realmente empiecen a subir, no habrá «medidas para reducir la deuda de nuevo». Estamos en una espiral de deuda terminal. La única pregunta es cuánto tiempo durará hasta que el paciente sucumba.


 

Print Friendly, PDF & Email