Cómo los capitalistas sirven al interés público

0

La opinión del día es que los «ricos codiciosos» están sentados sobre montones de dinero escondidos en cuentas de bancos suizos o de las Islas Caimán que no hacen más que alimentar su vanidad adquisitiva al tiempo que impiden activamente la emancipación de sus semejantes. Con un poco de redistribución, esos montones de dinero podrían erradicar la pobreza de la faz de la tierra y financiar programas sociales que ayudarían a muchos. Después de todo, ¿quién necesita realmente mil millones de dólares, y mucho menos varios miles de millones?

El mayor reto al que se enfrentan hoy en día los defensores de la economía de mercado puede ser convencer al público en general de que la riqueza privada cumple realmente una función social beneficiosa para todos, y que es indispensable. La redistribución de la riqueza obtenida legítimamente a través del intercambio voluntario de bienes y servicios resultará en realidad perjudicial para todos y obstaculizará activamente la abolición de la pobreza.

En primer lugar, debemos aceptar que la mayoría de la gente siente un profundo sentimiento de desaprobación por la existencia misma de los extremadamente ricos. Les parece inconcebible que una persona pueda calentar su piscina privada durante todo el invierno mientras otros mueren de hambre. ¿Pero es esto realmente todo lo que los miles de millones de «ricos codiciosos» están haciendo? ¿Comprar yates y financiar fiestas de caviar con champán en hoteles de lujo?

La mayoría de las personas tienen la oscura sensación, por supuesto, de que cuando alguien se hace muy rico «lo invierte», sea lo que sea que eso signifique, pero no tienen una clara comprensión de cuáles son las consecuencias de esas inversiones. Tal vez piensen, como Marx, que «el capital genera ganancias». Lo único que hacen esos dólares digitales es acumular intereses, que se extraen de la economía, en lugar de pagarlos a cambio de aportar valor.

En su libro Socialismo (1922), Ludwig von Mises hizo una sorprendente observación comenzando con el hecho de que, en el uso común, el término propiedad se aplica típicamente a algo sobre lo que disfrutamos de control exclusivo para nuestro propio uso — la propiedad privada de un cepillo de dientes, digamos, o el uso exclusivo de la casa en la que vivimos. Muy pocas personas tienen problemas con esta forma de propiedad. Incluso los anarquistas clásicos, empezando por Proudhon, que declaró que «la propiedad es un robo», reconocieron el derecho a la propiedad para uso personal. El punto interesante que Mises hizo es que la riqueza acumulada del capitalista es casi lo opuesto a este tipo de propiedad. Los lujos para uso personal de los ultrarricos (como sus casas de vacaciones) constituyen una pequeña fracción de su riqueza total. Casi todo lo que poseen es adquirido para el uso casi exclusivo de otros.

Lo irónico es que mientras que es la riqueza que no es para uso personal la que es ampliamente censurada y vilipendiada por los oponentes de la riqueza, es precisamente esta riqueza la que cumple la mayor función social. Lo que los ricos consumen para uso personal no ayuda a nadie más que a ellos mismos y al pequeño número de personas que fueron pagadas para fabricarlo. Es precisamente lo que va más allá de sus necesidades personales lo que proporciona el servicio más valioso a los demás.

La inversión privada pone la riqueza acumulada de la sociedad al servicio del consumidor, es decir, tú y yo. El hombre de la calle es el árbitro final de lo que todas las máquinas, fábricas y corporaciones del mundo están obligadas a producir. Joe Public determina qué industrias se elevarán y cuáles caerán. Él dicta lo que los motores arrancan y lo que los laboratorios investigan. Si el café pasa de moda un año, las plantaciones deben cambiar a cultivar té al año siguiente.

El capitalista «codicioso» sólo se aferrará a su riqueza en la medida en que siga adaptándose a nuestros apetitos siempre cambiantes. Si tiene éxito en adivinar lo que la gente del mañana demandará, su riqueza crecerá. Esta es la forma en que la economía dice que esta persona ha demostrado hasta ahora ser capaz de tomar decisiones sabias con el capital que la sociedad ha acumulado, usándolo para proporcionar cosas de valor a otros en lugar de desperdiciarlo en la producción de bienes que el público no tiene interés en comprar. Está probado. Como consecuencia, se le asignan más recursos para dirigir. Si los maneja mal, serán arrancados de su posesión sin piedad. Todas esas fábricas, máquinas y compañías que sus activos representan serán liquidadas y vendidas a precio de saldo al siguiente concursante, alguien que crea que puede hacer un mejor trabajo usando esos valiosos recursos en el interés público tal y como el público lo ve.

El capital no «engendra beneficios» como pensaba Marx. Los bienes de capital como tales son cosas muertas que en sí mismas no logran nada. Si se utilizan de acuerdo con una buena idea, el beneficio resulta. Si se utilizan según una idea equivocada… se producen pérdidas. (Mises, La acción humana [1949])

Este proceso constante de riqueza que fluye de las manos de los malos inversionistas a las de los buenos es, en efecto, la constante reasignación de capital a aquellos que pueden manejarlo mejor. Ya sea que el público conozca (o apruebe) los grandes nombres de las personas más ricas del mundo, sus activos trabajan en un segundo plano para proporcionarles bienes y servicios más baratos y de mayor calidad. ¡Su riqueza nos está sirviendo! ¡Si alguien gasta cientos de millones de dólares en el desarrollo de una planta química que proporcione productos más baratos y mejores, los principales beneficiarios no son los propietarios sino el consumidor!

Debemos insertar la advertencia necesaria de que esto es cierto en proporción al grado en que realmente tenemos un mercado libre. Es decir, en la medida en que son los consumidores y no el gobierno los que deciden lo que se compra y se vende. La asignación de contratos gubernamentales a empresas favorecidas no reflejará con exactitud las preferencias de los consumidores, y las intervenciones en la economía a menudo crean condiciones preferenciales para las grandes empresas que desvían la producción de las líneas de producción que la gente podría preferir en un campo de juego uniforme. Según la Sunlight Foundation, una organización no partidista y sin fines de lucro cuyo objetivo es hacer que el gobierno sea más responsable y transparente, por cada uno de los 5.800 millones de dólares que las doscientas empresas más activas políticamente de los Estados Unidos gastaron en cabildeo federal y contribuciones a campañas entre 2007 y 2012, obtuvieron 741 dólares en sobornos y beneficios.1

La asignación de recursos a quienes los utilizan para producir lo que el público demanda con fines de lucro promueve la acumulación de capital a lo largo del tiempo, capital que también se pondrá a disposición del consumidor. La mayoría de la gente puede todavía tener la ilusión de que sólo la redistribución de esta riqueza a los necesitados cumplirá el fin social de eliminar la pobreza, pero en realidad es el aumento del capital social el que baja los precios de todos los bienes y servicios, aumenta la productividad del trabajo que permite salarios más altos y genera las innovaciones tecnológicas que nos permiten disfrutar de los niveles de vida materiales que tenemos. Si el precio de un televisor de pantalla plana cae en un 95 por ciento en veinte años, eso marca una verdadera diferencia para el comprador de un televisor. Como prácticamente todo es más barato que en el pasado, los que tienen salarios bajos siguen siendo más ricos que los que tenían salarios relativamente altos en el pasado, ya que poseen teléfonos más potentes que la computadora que aterrizó en la luna y bienes que antes se consideraban artículos de lujo, como un refrigerador, un teléfono, una lavadora, un aire acondicionado o una calefacción central.

Esta es la función social de destrucción de la pobreza de la propiedad privada de los medios de producción. Ya hemos visto este efecto en las naciones desarrolladas, y ahora, afortunadamente, se está extendiendo a lugares como Bangladesh, Indonesia, Camboya y muchas partes de África. Si tuviéramos que redistribuir esta riqueza y repartirla entre los pobres, pronto se gastaría y su posición no mejoraría mucho. Mientras tanto, se perdería una generación de infraestructura que promete la solución permanente a la pobreza mundial.

La propiedad privada de los medios de producción no es un privilegio especial que confiere ventajas a los muy ricos a expensas de todos los demás. De hecho, todos los demás se benefician de la propiedad privada de los medios de producción. La inversión de capital, «codiciosamente» destinada a obtener un beneficio, aumenta la calidad y disminuye el precio de los bienes, aumentando el valor de los salarios en términos reales. Después de todo, como dijo Adam Smith, «No es de la benevolencia del carnicero, el cervecero o el panadero que esperamos nuestra cena, sino de la consideración de su propio interés».


Fuente.

1.B. Allison y S. Harkins, «Fixed Fortunes: Biggest corporate political interests spend billions, get trillions», Sunlight Foundation, 17 de noviembre de 2014, https://sunlightfoundation.com/2014/11/17/fixed-fortunes-biggestcorporate-political-interests-spend-billions-get-trillions/.

Print Friendly, PDF & Email